Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como es tradición desde hace muchos años, el puerto de Funchal reunirá el próximo viernes, 31 de diciembre, siete cruceros de turismo para la despedida del año 2010 y bienvenida del nuevo año 2011, con el espectáculo de fuegos artificiales cuya fama es internacional.

Atracados y fondeados –pues todos no caben en el puerto madeirense- se darán cita los cruceros Queen Victoria, Oriana, Artemis, Balmoral, Boudicca, Saga Ruby y Saga Pearl II. A bordo de los siete buques viajan 8.140 pasajeros, la inmensa mayoría de nacionalidad británica, pues todos los barcos reseñados operan con base puertos ingleses. 

El crucero Queen Victoria llegará mañana a Funchal y cederá su atraque a mediodía del día 31 al crucero Oriana, fondeando en la bahía hasta el comienzo del nuevo año, en que continuará su viaje. También fondeará el crucero Saga Ruby, para atracar en la madrugada del 1 de enero.

Hace unos años, en tiempos de Pedro Anatael Meneses Roqué como presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, también se promocionó el fin de año en el puerto tinerfeño con un espectáculo de fuegos artificiales. Sin embargo, después de varias ediciones de indudable éxito pero pocos barcos, pues las programaciones ya estaban comprometidas con bastante antelación con el puerto de Funchal, se decidió sustituirlo por el concierto de Navidad.

Espectáculo de fuegos artificiales de Fin de Año en Funchal

Foto: Gregorio Cunha

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde que CEPSA inició en 1967 el servicio de “bunkering” a flote en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, con el buque-tanque Mayorga, el paso del tiempo ha demostrado la importancia que tiene como uno de los atractivos de la oferta portuaria, complementaria al servicio en línea de atraque.

En 1983, cuando se habían cumplido 15 años desde el inicio del servicio –que estuvo atendido, además, por los buques Ciudad Rodrigo, Monteleón, Tudela y Mencey– CEPSA dio otro salto importante con la incorporación de la barcaza Spabunker I, de 4.600 toneladas de capacidad, propiedad de CIRESA Bunker y fletada con tripulación propia, que permaneció en el puerto de Santa Cruz de Tenerife por espacio de casi veinte años.

En los últimos años, el servicio ha conocido algunos altibajos, cambios de barcos y capacidades, pero siempre ha mantenido su nivel, aunque ha estado condicionado a los intereses de la política comercial de la compañía prestataria, que ha incrementado o disminuido su actividad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en función de sus intereses comerciales y estratégicos en la zona, pues también tiene presencia en Algeciras, Ceuta y Las Palmas.

Durante unos años existió competencia de “bunkering” a flote en el puerto tinerfeño, cuando Petrolífera Ducar emplazó el buque-tanque Hespérides, hasta que lo compró Boluda y pasó a su flota con el nombre de Carmela B, con lo cual CEPSA volvió a quedarse como único suministrador por barcaza.

Vigilante permanente de la calidad y el rendimiento del servicio de “bunkering” ha sido la Asociación Provincial de Consignatarios y Estibadores de Buques, que en más de una ocasión ha hecho valer su voz para quejarse cuando las cosas no han ido bien.

En la actualidad, el servicio de “bunkering” está atendido por las barcazas Spabunker Cincuenta y Spabunker Sesentayuno, buques de nueva generación y doble casco pertenecientes a Boluda Tankers (Boluda Corporación Marítima) y fletadas por CEPSA. La primera tiene capacidad para 5.200 toneladas de fuel y gasoil y la segunda para 2.400 toneladas de los mismos productos.

La barcaza "Spabunker Cincuenta", al costado del crucero "Balmoral"

La barcaza "Spabunker Sesentayuno" suministra al crucero "Boudicca"

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo 

Procedente de Kole Terminal (Camerún), el petrolero Genmar Hope descarga desde mediodía de ayer un cargamento de crudo para la refinería de CEPSA en Santa Cruz de Tenerife, amarrado en el campo de boyas de la Hondura. La descarga finalizará la próxima madrugada, quedando a órdenes del armador, la sociedad General Maritime Corporation, con sede en Nueva York y operadora de una flota de 38 buques.

Puesto en servicio en 1999, es un petrolero tipo “suezmax” de doble casco construido en los astilleros Daewoo Heavy Industries Ltd. (Corea del Sur). De 81.526 toneladas brutas (GRT) y 159.539 toneladas de peso muerto, son sus principales dimensiones 274,48 metros de eslora total, 48 de manga y 17 de calado. Capacidad: 166.684 metros cúbicos. Para las operaciones de carga y/o descarga dispone de tres bombas capaces de trasegar un caudal de 3.500 metros cúbicos / hora. Código IMO 9173745.

El petrolero "Genmar Hope" descarga crudo para CEPSA

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es habitual que dos o más cruceros de una misma compañía coincidan en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, aunque tampoco es una excepción. En el día de hoy comparten atraque en el muelle sur los buques Boudicca y Balmoral, de Fred. Olsen Cruise Line, así como el crucero británico Artemis, que ayer estuvo en La Palma. Este último procede de Santa Cruz de La Palma y continuará viaje a Las Palmas.

Bonita estampa marinera en un día que amaneció espléndido pero que se complicó a partir de mediodía, con algunas chubascos ligeros y cielo cubierto, y cientos de pasajeros paseando por las calles del centro de Santa Cruz en un ambiente típicamente navideño, más otros cientos recorriendo el interior de la isla en las excursiones programadas.

El crucero Boudicca arribó procedente de San Sebastián de La Gomera y continuará viaje a Santa Cruz de La Palma, mientras que su compañero de contraseña Balmoral –el más nuevo y más grande de Fred. Olsen Cruise Line- llegó de Las Palmas y continuará también a Santa Cruz de La Palma.

Mañana se repetirá la escena en el puerto palmero, uno de los preferidos de la compañía noruega, con el añadido de la presencia del crucero Black Watch, gemelo del Boudicca, que arribará procedente de San Sebastián de La Gomera en viaje a Santa Cruz de Tenerife.

Los cruceros "Boudicca" y "Balmoral" coinciden en Tenerife

El crucero "Artemis", propiedad de P & O Cruises, en Tenerife

El crucero británico "Queen Victoria" está hoy en La Palma

Los cruceros "Queen Victoria" y "Saga Pearl II", ayer, en Tenerife

El crucero "Saga Pearl II" releva al veterano "Saga Rose"

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo y Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió ayer las escalas de tres cruceros de turismo, con casi siete mil pasajeros y unos tres mil tripulantes a bordo, por lo que la capital insular vivió una jornada bastante intensa, todo ello unido a la actividad habitual del casco histórico de la ciudad, y en especial de la calle Real, convertido en centro neurálgico.

En el dique del este atracaron los buques Artemis y Aidablu y en el muelle de ribera, el buque Aidabella. Coincidencia de dos barcos de la compañía Aida Cruises, que el día anterior también habían coincidido en el puerto de Funchal, protagonizando una llamativa estampa a la salida, como puede verse en la página web de nuestro estimado amigo y colaborador Sergio Ferreira (sergio@cruises).

A bordo del crucero Artemis viajan 1.863 pasajeros, ingleses en su mayoría; en el crucero Aidablu, 2.500 pasajeros y en su gemelo Aidabella, otros 2.326 pasajeros, todos ellos alemanes.

En el día de hoy, el huésped de honor es el crucero británico Queen Victoria, otro de los barcos asiduos del puerto de Santa Cruz de La Palma, con 2.010 turistas a bordo, que realizan el tradicional crucero de Fin de Año.

El CIT de La Palma, que preside Antonio Sosa, parece ser de los pocos que entiende la importancia de estas escalas. Dice el presidente del CIT, según recoge la prensa local,  que “estamos ante un acontecimiento importante para nuestro puerto que nos consolida, qué duda cabe, en esta zona del Atlántico. Ante la fuerte competencia que tenemos, entre todos debemos mantener el nivel de atenciones en la prestación de los distintos servicios de asistencia durante la estancia, para seguir siendo, después de Funchal, la que concita mayores niveles de aceptación dentro de este mercado de cruceros”.

Magnífica estampa marinera de los dos buques de AIDA Cruises

Los tres cruceros, vistos desde el mismo mirador

Otro excelente encuadre de los dos buques de Aida Cruises

La misma estampa, con la proa del crucero "Artemis"

Panorámica portuaria desde la carretera de La Grama

Fotos: Gabilón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Procedente de Serpentina Offshore Terminal (Guinea Ecuatorial), el petrolero bahameño Kaveri Spirit descargó un cargamento de crudo para la refinería de CEPSA en Santa Cruz de Tenerife, realizando sus operaciones, como es habitual, en el campo de boyas de la Hondura. Finalizada la descarga el pasado jueves, día 22 de diciembre, quedó a órdenes del armador, la compañía Teekay Tankers Ltd.

Puesto en servicio en 2004, es un buque de construcción surcoreana de 81.074 toneladas brutas (GRT), 51.751 netas (TRN) y 159.100 de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 274,48 metros de eslora total, 48 de manga y 17 de calado. Capacidad: 170.785 metros cúbicos. Código IMO 9286281.

El petrolero "Kaveri Spirit", en el campo de boyas de CEPSA

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como habíamos adelantado ayer, el puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió hoy la primera escala del nuevo megacrucero Disney Dream, que llegó de madrugada procedente de Bremerhaven y zarpó a las 19 horas con rumbo a Castaway Key, isla privada de la multinacional Disney situada en Bahamas.

El nuevo buque, propiedad de Disney Cruise Line, realiza su viaje de entrega. Ha sido construido en los astilleros Meyer Werft, en Papenburg (Alemania) y registra 128.000 toneladas brutas (GRT) en un casco con unas dimensiones de 339,80 metros de eslora 37 de manga y 8,32 de calado. Tiene  capacidad para 4.000 pasajeros y 1.400 tripulantes y está previsto que comience su actividad comercial el 26 de enero de 2011 con base en Los Ángeles.

El barco arribó muy temprano y totalmente iluminado

La contraseña de Disney está presente en las dos chimeneas del barco

Panorámica de la línea de atraque del muelle Sur aún de noche

El barco posee las más modernas instalaciones y una decoración muy original que hasta ahora no se ha visto en otro crucero, además de los mejores espectáculos a bordo tanto para niños como para adultos, caso de fuegos artificiales desde la cubierta o lanzarse desde una montaña rusa de unas dimensiones inimaginables que incluso sale por el exterior del barco. Los dibujos animados cobran vida y dinamizan el espectáculo con pantallas de video de altísima resolución que reflejan todo lo que sucede en el exterior y todo con los personajes Disney a bordo.

Entre los restaurantes destacan los denominados Animators Palace (con mucha animación y entretenimiento),  Royal Palace (de corte más elegante) y Enchanted Garden (con decoración que asemeja a los jardines de Versalles).

El megacrucero “Disney Dream” se convirtió en el protagonista del día

A bordo, al igual que en los actuales cruceros de Disney, hay una guardería para los más pequeños (edades entre los tres meses hasta los tres años), mientras que los niños con edades comprendidas entre los tres y los diez años tendrán varios rincones en el barco para divertirse como corresponde a un barco de su naturaleza. Los adolescentes y jóvenes tendrán zonas de videojuego, karaoke, discoteca, sala de ordenadores y diferentes tipos de juego. Y puesto que los padres también viajan a bordo, el barco también tiene muchas zonas para ellos, como bares, restaurantes, casino, teatro y discoteca.

Lo más esperado y la mejor innovación del crucero Disney Dream es el AquaDuck, construido en Alemania, desde el que es posible lanzarse de un tobogán acuático con giros, rápidos de río, caídas y hasta subidas.

Una cubierta casi completa está destinada a actividades infantiles, donde niños entre 3 y 10 años podrán explorar al máximo su creatividad en el Disney’s Oceaneer Club y en el Disney’s Oceaneer Lab, ambos diseñados para inspirar, entretener y despertar la imaginación de cada pequeño.

Vista de la popa del megacrucero “Disney Dream”

En Disney’s Oceaneer Club los niños juegan entre gigantescos personajes en la sección Andy’s Room, inspirada en la película Toy Story. En la sección Laugh Floor pueden  explorar con Mickey y Sully, los adorables monstruos de la película Monster.

Disney Oceaneer Lab está decorado con mapas, toda clase de instrumentos marítimos y accesorios de espadachines. Los niños sentirán que zarpan a una gran aventura, en la pueden convertirse en estrellas y navegar un barco por mares digitales.

El crucero tiene dos áreas especiales de entretenimiento para preadolescentes y adolescentes, los clubes Edge y Vibe. Edge es un club para niños entre 11 y 13 años donde sus invitados son las estrellas de postales fotográficas, los protagonistas de videos de karaoke que crearán en pantallas verdes y jugar con ordenadores.

Vibe es un club para adolescentes de 14 a 17 años. Mide 2.700 metros cuadrados y cuenta con modernos espacios bajo techo y al aire libre, cuyo acceso es posible por medio de una tarjeta digital.

El nuevo barco recrea a bordo el mundo encantado de Disney

Visto de proa por estribor, realmente imponente

Los adultos también podrán divertirse, consentirse y relajarse en la piscina privada, el spa y en The District, una zona de entretenimiento nocturno conformada por cinco locales, entre bares y clubes, cada uno con su particular diseño.

Los camarotes interiores tienen una ventana virtual con visión al exterior en tiempo real, proporcionada por cámaras de alta definición. Mientras se disfruta de la vista puede que los pasajeros se sorprendan de ver personajes animados de Disney. Esta opción viene a ser innovadora, pues ningún otro barco de la industria de cruceros ofrece algo similar.

Más de una década tienen los pasajeros llenando sus pasaportes con recuerdos de sus viajes alrededor del mundo con Disney Cruise Line. No obstante, destaca la publicidad oficial, un viaje en el nuevo crucero Disney Dream dejará más gratas experiencias para quienes decidan tomar la aventura de viajar en este barco tan innovador y divertido.

Fotos: Antonio Sáez, Juan Carlos Díaz Lorenzo y Pepe Marrero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibirá mañana la primera escala del nuevo megacrucero Disney Dream, que arribará de madrugada procedente de Bremerhaven y partirá a las 19 horas con rumbo a Castaway Key, isla privada de Disney situada en Bahamas y que sirve como puerto exclusivo para las operaciones de los buques Disney Wonder, Disney Magic y el nuevo Disney Dream.

El nuevo buque, propiedad de Disney Cruise Line, realiza su viaje de entrega. Ha sido construido en los astilleros Meyer Werft, en Papenburg (Alemania) y registra 128.000 toneladas brutas (GRT) en un casco de 339,80 metros de eslora 37 de manga y 8,32 de calado. Está consignado por Hamilton y Cía. y tiene capacidad para 4.000 pasajeros y 1.400 tripulantes.  Tiene  previsto que comience la ruta de cruceros a partir del 26 de enero de 2011.

En esta primera escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el barco viene con unos dos mil cruceristas pertenecientes a la propia naviera y un millar de tripulantes. Como es habitual, el capitán será agasajado por la Autoridad Portuaria.  Asimismo está previsto que un grupo folklórico le de la bienvenida y se entreguen gorros de navidad a los pasajeros junto a mapas y planos de la ciudad y dispondrán de un servicio de autobuses gratuito.

Este hotel flotante de lujo dispone de un teatro con capacidad para 1.340 plazas; tres restaurantes para 696 pasajeros y otro restaurante animado que cambia la decoración en cada comida, desde las películas clásicas al fondo marino de Nemo. Su decoración imita a los años treinta del Art Decó, con lámparas de cristales de Swarovski, distintas salas de animación dependiendo de la edad del pasaje y la proyección de películas en 3D. La última escala en  Santa Cruz de  Tenerife de un barco de esta naviera  la hizo el crucero Disney Magic en agosto de 2007.

El nuevo buque sale del astillero donde ha sido construido

Fuegos artificiales festejaron la puesta flote del nuevo buque

Fotos: Disney Cruises

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ayer estuvo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el crucero Oriana, abanderado en Bermudas, en la que ha sido su última escala en este año. Será, sin embargo, uno de los primeros en estrenar el nuevo 2011, pues anuncia su visita para el 2 de enero próximo, fecha en la que arribará procedente de Funchal en viaje a Las Palmas.

Nuestro estimado amigo y colaborador Antonio Sáez captó estas bonitas imágenes del buque de turismo británico, propiedad de P & O Cruises, fiel visitante de Tenerife desde su puesta en servicio en abril de 1995. Tiene capacidad para 1.975 pasajeros.

Como es habitual, arribó a primera hora de la mañana

Entró directo, maniobrando babor al muelle sur

Bonita imagen nocturna de un barco elegante

Escena portuaria desde el paseo del muelle de ribera

Fotos: Antonio Sáez

Huelva, próximamente

diciembre 23, 2010

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Huelva, próximamente” será el nuevo destino de Naviera Armas a partir del próximo mes de marzo, según aparece en la página web de la empresa. Se está pendiente de las autorizaciones pertinentes, pero todo parece indicar que será así. El barco que atenderá esta nueva línea, de carácter semanal, será el ferry Volcán del Teide, que será entregado en enero de 2011.

La nueva línea tiene un sobrado protagonismo y, a priori, parece llamada al éxito. De ese modo, el puerto de Huelva tendrá, por primera vez, una línea de pasajeros de carácter nacional, pues hasta ahora, Cádiz, Algeciras, Sevilla y Barcelona habían sido los destinos de Trasmediterránea en los enlaces con Canarias.

El ferry "Volcán del Teide" entrará en servicio en enero de 2011

En los últimos años, Huelva ha mejorado considerablemente las conexiones terrestres, de modo que las comunicaciones con las principales arterias nacionales y portuguesas son fluidas y fáciles, lo cual es una ventaja importante. Nace, así, un competidor del puerto de Cádiz en un segmento que hasta ahora permanecía ajeno.

La compañía del grupo Acciona, que está en venta y de cuyo accionariado también forma parte el presidente de Naviera Armas, encuentra un peligroso competidor, agravado por el serio malestar que existe entre los pasajeros con el posicionamiento del buque Albayzin en la línea Cádiz-Canarias, cuyas condiciones son sensiblemente inferiores a las de los buques tipo Sorolla.

Ello ha provocado un desvío de pasajeros y vehículos a la línea Canarias-Madeira-Portugal y viceversa, debido a los mejores precios, mejor barco y mejor servicio a bordo.  

Por esa razón, además, el establecimiento de la citada línea Canarias-Huelva aliviará la demanda que en la actualidad existe para viajar a la Península a través de Portugal, servicio que atiende el buque Volcán de Tijarafe, cuyo éxito entre los madeirenses es notable, habida cuenta de que gracias a Naviera Armas han conseguido recuperar el enlace marítimo entre la isla y el continente después de 25 años de abandono por las empresas navieras de su país.

Naviera Armas expande su presencia

Fotos: Naviera Armas y Juan Carlos Díaz Lorenzo