De regreso de Turquía

enero 31, 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los buques de transporte ligero “El Camino Español” y “Martín Posadillo” regresaron el pasado 28 de enero a Cartagena después de trasladar a Turquía una batería de misiles antiaéreos “Patriot” del Ejército de Tierra, que incluye el armamento, el vehículo lanzador y el sistema de armas, informa la Armada española. El contingente, que contribuye a la defensa antimisil del espacio aéreo de Turquía y de la OTAN, relevará a partir de este mes a las unidades holandesas, desplegando seis lanzadores de misiles Patriot y el sistema radar asociado. Este despliegue se complementa con el que unidades similares de EE.UU. y Alemania mantienen en Turquía.

A su llegada, los buques han sido recibidos en el Arsenal por el comandante de las Unidades de Acción Marítima en Cartagena, capitán de navío Juan Escrigas Rodríguez. En el regreso a su base en Cartagena, desde donde zarparon el 28 de diciembre de 2014, los buques han hecho escalas logísticas en los puertos de Heraklion (Grecia), Nápoles (Italia) y Cagliari (Italia). Los buques “El Camino Español” y “‘Martín Posadillo” son empleados en el transporte de todo tipo de vehículos del Ejército de Tierra, al que están adscritos. Sin embargo, estas unidades, con base en el Arsenal Militar de Cartagena, forman parte de la Lista Oficial de Buques de la Armada, a la que pertenece su dotación.

Los buques “Martín Posadillo” y “El Camino Español”, durante su escala en Nápoles

Foto: Armada española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días se encuentra varado en las instalaciones de Repnaval-Zamakona, en Las Palmas de Gran Canaria, el remolcador “Kadoka”, que no es otro que el antiguo “Gran Canaria”, el mismo que a partir de su puesta en servicio hace cuarenta años, prestó servicios en los puertos de la capital grancanaria y tinerfeña y en otros de la Península, entre ellos Palma de Mallorca. Nada ha cambiado en su estampa marinera, en cuyas amuras aún puede leerse el nombre con el que fue bautizado. Varado en seco lo ha fotografiado nuestro estimado amigo y colaborador Daniel Rodríguez Zaragoza.

Construido en el astillero Factorías Vulcano, en Vigo, entró en servicio en mayo de 1974 enarbolando la contraseña de la Compañía Canaria de Remolques. Después perteneció a Remolcanosa. En abril de 2011 fue vendido a intereses extranjeros y desde entonces ha navegado con los nombres de “Ferox” y “Kadoka”. Es un buque de 224 toneladas brutas, en un casco de 32,20 m de eslora total, 8,60 m de manga, 4,46 m de puntal y 3,74 m de calado. Propulsado por un motor de 2.800 caballos de potencia sobre un eje, que le permite mantener una velocidad de 12,7 nudos y una potencia de tiro de 35 toneladas. Código IMO 7312402.

El remolcador “Kadoka”, ex “Gran Canaria”, varado en Repnaval-Zamakona

En la amura puede leerse su nombre original y el actual

Fotos: Daniel Rodríguez Zaragoza

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El próximo verano se reforzará el billete único para viajar desde Barcelona y Valencia a Formentera, vía Ibiza, fruto del acuerdo de colaboración entre Trasmediterránea y Trasmapi, para el transporte de pasajeros  y que se ampliará para coches. A partir de mayo  se ofertará el transporte de vehículos a bordo del buque “Castavi Jet” que realizará como mínimo cuatro trayectos diarios, en cada sentido, entre Ibiza y Formentera, conectando con las líneas Barcelona-Ibiza y Valencia-Ibiza.

El director general de Trasmediterránea, Mario Quero y el director comercial de la naviera, Jose Vicente Herrero, y por parte de Trasmapi su consejero delegado Rafael Cardona y el director comercial, Alejandro Marí, han asistido ayer tarde en Fitur a la presentación en el stand de Ibiza y Formentera de las novedades de este año. El acto ha contado con la presencia del presidente de Consell, Jaume Ferrer, de la consejera de Turismo de Formentera, Alejandra Ferrer y por el gerente del Patronato Municipal de Turismo, Carlos Bernús, que ha presentado el acto.

Encuentro entre directivos de Trasmapi y Trasmediterránea

El acuerdo de colaboración combina los respectivos servicios de las dos navieras. Trasmediterránea conecta Barcelona e Ibiza cinco días a la semana en temporada alta y dos en invierno. Y desde Valencia opera  a diario en verano y ofrece seis salidas semanales el resto del año. En ambas líneas hay salidas nocturnas desde la Península que permiten estar a primera hora en Ibiza y conectar con las salidas regulares de la naviera Trasmapi, informa la compañía del Grupo Acciona.

Trasmapi dispone de seis buques para cubrir la ruta entre Ibiza y Formentera. En temporada baja ofrece ocho servicios en cada sentido con un  total de 16 trayectos diarios entre semana y 12 trayectos los fines de semana;  y en plena temporada realiza 48 trayectos con 15.000 plazas diarias entre Ibiza y Formentera. Asimismo,  ofrece el  mayor rango de horarios con el primer servicio desde Formentera a las 06 h y el último a las 23 h. desde Ibiza en los meses de verano.

Trasmediterránea participa, un año más, en el proyecto Melilla Náutica

Melilla Náutica 2015

Trasmediterránea colabora, un año más, en el proyecto Melilla Náutica que los responsables de la Ciudad Autónoma han presentado en Fitur bajo el lema “Un mar sin barreras”. Trasmediterránea es patrocinador oficial de la Semana Náutica de Melilla y participa en Melilla Náutica abanderando el proyecto “Acciona la vela”, destinado a acercar el deporte a personas con discapacidad. Al acto han asistido el director general de Trasmediterránea, Mario Quero, y  el director comercial de la compañía, José Vicente Herrero.

Fotos: Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cuatro meses después de su llegada al puerto de Arinaga (Gran Canaria), este es el aspecto que presenta el desguace del buque de desembarco “Hernán Cortés”, en imágenes captadas por nuestro estimado colaborador Manuel Figueroa. El desmantelamiento está a cargo de una empresa canaria  llamada Actuaciones Navales Las Palmas, lo compró para convertirlo en chatarra. La subasta pública fue publicada en el BOE de 18 de abril de 2013, con un precio mínimo de 241.188 euros. Llegó desde Cádiz a remolque del remolcador “Orion Bull”, después de ocho días de viaje. Los trabajos tendrán una duración estimada de seis meses.

Por espacio de quince años, el buque “Hernán Cortés” (L-41) perteneció a la Armada española. Tenía un gemelo llamado “Pizarro” (L-42), que fue desguazado en 2012. Ambas unidades, popularmente conocidas como “las cornudas” por el dispositivo emplazado a proa, cubrieron un vacío tras el desguace de los tres buques de desembarco de la clase “Velasco” y la construcción de los buques de la clase “Galicia”.

Vista de popa del ex “Hernán Cortés” (L-41). Llas chimeneas permanecen erguidas

En vida fue un buque tipo LST (landing ship tank) de la clase “Newport”, diseñado para la U.S. Navy . En total fueron construidos 20 unidades entre 1969 y 1972. El que nos ocupa es el antiguo “USS Barnstable County” (LST-1197), contratado en el astillero National Steel & Shipbuilding Co., en San Diego (California, EE.UU.), en el que tomaron forma 17 unidades. Los tres restantes, que fueron los primeros de la serie, tienen el sello del astillero Philadelfia Naval Shipyard.

El primer bloque de su quilla fue puesto en grada el 19 de diciembre de 1970 y botado el 2 de octubre de 1971 con el ceremonial acostumbrado. Entró en servicio el 27 de mayo de 1972, siendo su primer comandante el capitán de fragata Warren Reginald Ellsworth Jr, que había asumido el mando dos días antes. Tuvo una vida militar muy activa y participó en diferentes escenarios.

El 29 de octubre de 1994 causó baja en la U.S. Navy y el 22 de agosto siguiente pasó a formar parte de la Armada española, rebautizado con el nombre de “Hernán Cortés” (L-41). Comenzó, así, una nueva etapa en la que participó en misiones militares en la antigua Yugoslavia y Albania, misiones de ayuda humanitaria en Centroamérica y multitud de ejercicios y maniobras nacionales e internacionales. El 13 de noviembre de 2009 finalizó su vida marinera en la Armada, siendo su último comandante el entonces capitán de fragata Alejandro Herrero Pita.

Cuatro meses después de su llegada a Arinaga, este es el aspecto del desguace

Era un buque de 4.793 toneladas standard y 8.793 toneladas a plena carga, en un casco de 159,10 m de eslora total, 21,34 m de manga y 5,80 m de calado. El equipo propulsor estaba compuesto por seis motores ALCO 16-251E que sumaban una potencia de 16.000 caballos y accionaban dos ejes y hélices de paso variable, que le permitía mantener una velocidad de 20 nudos. A régimen económico de 13 nudos tenía una autonomía de 18.000 millas. Además de una dotación máxima de 245 personas, podía embarcar 270 infantes de Marina, 30 carros de combate, 17 camiones y cinco helicópteros. La capacidad para vehículos era de 1.607 metros cuadrados, la capacidad de carga máxima es de 1.814 toneladas y material para desembarco en playa, 453 toneladas.

Para su autodefensa disponía de un armamento formado por dos ametralladoras Oerlikon de 20 mm., seis ametralladoras Browning de 12,7 mm y cuatro lanzachaff SRBOC Mk-26.2. Cuando fue americano dispuso de un sistema Phalanx CIWS de 20 mm. En cuanto a electrónica disponía de un radar de exploración de superficie para detección de blancos aéreos y a baja cota AN/SPS-10F, un radar de navegación AN/SPS-64 (V) 9, un radar de navegación Raytheon Pathfinder, un sistema de identificación IFF AN/UPX-72, un sistema ESM de comunicaciones Elnath Mk-9100 y un sondador AN/UQN-4.

Fotos: Manuel Figueroa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En aguas del antepuerto tinerfeño vemos la estampa marinera del buque cementero “Antigua”, abanderado en Antigua y propiedad de la sociedad Chaspark Maritime Pte Ltd. Está al servicio de la compañía KGJ  Cement Singapore, que es, en realidad, una empresa filial de la sociedad noruega KGJ Cement Fleet Management. Como podemos apreciar en la foto de nuestro estimado colaborador Ramón Acosta Merino, tiene una proa llamativa. El diseño corresponde a la firma de ingeniería naval Shiptech Pte Ltd of Singapore.

Se trata de un buque construido en el astillero Ben Kien Shipbuilding Industry, en Haiphong (Vietnam) y puesto en servicio en octubre de 2012, después de 32 meses de construcción y 14 meses desde su botadura. Clasificado por DNV GL, registra 11.251 toneladas brutas y 16.800 toneladas de peso muerto, en un casco de 129,90 m de eslora, 23 m de manga, 13 m de puntal y 9,65 m de calado. Está propulsado por un motor MAN Burmeister & Wain 6S42MC. Código IMO 9512587.

El buque cementero “Antigua”, visto por la amura de babor

Foto: Ramón Acosta Merino

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de aprovisionamiento de combate “Patiño” (A 14) y la fragata “Canarias” (F 86) zarparon el pasado 26 de enero de la Base Naval de Rota para participar durante el mes de febrero en la operación de la OTAN “Active Endeavour” de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo, informa la Armada española. Los citados buques desarrollarán esta misión integrados en la Segunda Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2 en sus siglas inglesas) junto a la fragata canadiense “Fredericton”, la fragata turca “Tugurtreis” y el crucero estadounidense “Vicksburg”. 

Además de su dotación, los buques “Patiño” y “Canarias” embarcan para este despliegue un helicóptero de la Flotilla de Aeronaves de la Armada, un equipo operativo de seguridad de Infantería de Marina y el refuerzo de personal médico para aportar una capacidad sanitaria Role-1. La operación “Active Endeavour” se inició en 2001 y representa la contribución de esta Alianza a la lucha global contra el terrorismo en el Mediterráneo. España colabora regularmente aportando unidades militares, centros en tierra y medios civiles para supervisar el tráfico marítimo en apoyo a la lucha contra el terrorismo internacional.

El buque de aprovisionamiento “Patiño” (A 14), visto por la amura de estribor

Foto: Armada española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Normalidad relativa a bordo del buque de turismo “Boudicca”, que se dirige a velocidad moderada (nueve nudos) hacia el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde espera arribar mañana. Como ya hemos informado, en la madrugada de ayer se produjo un incendio en la sala de máquinas, que ha dejado inutilizados dos motores principales y tres auxiliares. Aunque algunas cabinas no tienen electricidad, la mayoría de los servicios a bordo funcionan con normalidad, informa la compañía naviera desde su sede operativa en Londres.

El buque “Boudicca” zarpó el 20 de enero del puerto de Southampton, en un crucero de 18 noches de duración con escalas en varios puertos de la Península, Canarias y Cabo Verde. Debido a este acaecimiento, el itinerario tendrá que ser modificado. A la llegada del barco a Santa Cruz de Tenerife esperan técnicos y talleres especializados para reparar los daños producidos por el incendio declarado en la sala de máquinas. Se ha puesto de manifiesto que en todo momento se ha mantenido la calma a bordo y no hay heridos. 

El buque “Boudicca” llegará mañana al puerto de Arrecife de Lanzarote

Foto: Fred. Olsen Cruise Line

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque “Boudicca”, uno de los cuatro cruceros de turismo de Fred. Olsen Cruise Line, permaneció durante unas siete horas sin energía eléctrica cuando navegaba a la altura de Casablanca, en viaje de Cádiz a Arrecife de Lanzarote. Según se ha informado, en torno a las cuatro de la pasada madrugada se produjo un incendio en la sala de máquinas, que fue sofocado por la propia tripulación.

Unas horas después se consiguió restablecer el fluido eléctrico y la propulsión, aunque el buque navega a velocidad moderada, pues dos motores principales y tres auxiliares están fuera de servicio. Algunos pasajeros hicieron uso de los chalecos salvavidas y acudieron a los puntos de reunión. No hay heridos entre los 784 turistas y 356 tripulantes que van a bordo. La noticia trascendió con rapidez debido a que un pasajero subió un mensaje a las redes sociales y la naviera reaccionó desde Londres con rapidez y aclaró el alcance del suceso.  

No hay novedad a bordo del buque “Boudicca”, que navega moderado

Foto: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Viendo como va largando el aparejo y ondea majestuosa la gran Bandera de España en la popa, la estampa marinera del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” se convierte a nuestros ojos en un blanco sueño de juventud. Recuerdo inolvidable del tiempo en el que, medido en lustros, tuvimos el privilegio de viajar a bordo. Y como sucede cada vez que pisamos su cubierta, el rosario de los recueros nos hace evocar la memoria fértil de los años idos para siempre.

Manuel V. Samper, viejo y buen amigo, amante de la mar y los barcos, nos envía esta foto del embajador navegante a su salida del puerto de Las Palmas de Gran Canaria cuando emprendía de nuevo el viaje que le llevará a tierras americanas. Por la proa, 27 singladuras de las que ya ha restado dos. Quedan 25 días de mar navegando a vela hasta la próxima escala, sucediéndose las guardias en el puente abierto y la vida cotidiana envuelta en un halo de tradición marinera al más puro estilo.

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” inicia una nueva singladura

Foto: Manuel V. Samper Díaz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vuelve a tomar fuerza la posibilidad de que Balearia sea quien compre Trasmediterránea. Si hace unas semanas se hablaba de un fondo buitre llamado Cerberus y hubo rumores de que la familia italiana Grimaldi también podría estar interesada, ahora retorna a primera línea informativa la naviera que preside Adolfo Utor –que también es el presidente de la patronal naviera española– y de la que forma parte el ex ministro Abel Matutes.

En esta semana, el periódico digital eleconomista.es ha publicado una noticia al respecto y profundiza en la situación de la naviera. El escollo principal está en saber las condiciones que pondrá la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia, sobre todo en Baleares, donde hay coincidencia de intereses. En los estamentos oficiales hay preferencia para que Trasmediterránea quede en manos españolas. De dinero, que es lo que interesa a la familia Entrecanales, no hay noticias.

Los últimos años han sido muy duros para Trasmediterránea

Foto: Juan Gabriel Mata