Juan Carlos Díaz Lorenzo

Viendo como va largando el aparejo y ondea majestuosa la gran Bandera de España en la popa, la estampa marinera del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” se convierte a nuestros ojos en un blanco sueño de juventud. Recuerdo inolvidable del tiempo en el que, medido en lustros, tuvimos el privilegio de viajar a bordo. Y como sucede cada vez que pisamos su cubierta, el rosario de los recueros nos hace evocar la memoria fértil de los años idos para siempre.

Manuel V. Samper, viejo y buen amigo, amante de la mar y los barcos, nos envía esta foto del embajador navegante a su salida del puerto de Las Palmas de Gran Canaria cuando emprendía de nuevo el viaje que le llevará a tierras americanas. Por la proa, 27 singladuras de las que ya ha restado dos. Quedan 25 días de mar navegando a vela hasta la próxima escala, sucediéndose las guardias en el puente abierto y la vida cotidiana envuelta en un halo de tradición marinera al más puro estilo.

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” inicia una nueva singladura

Foto: Manuel V. Samper Díaz

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El próximo 7 de abril arribará de nuevo a Santa Cruz de Tenerife el buque-escuela de la Armada Española “Juan Sebastián de Elcano”, en la primera escala de su 83º crucero de instrucción. La escala en el puerto tinerfeño está prevista hasta el 10 de abril, en que continuará viaje a Santiago de Cuba, Nueva York, Norfolk, Saint Maló y Lisboa. El periplo formativo concluirá en la Escuela Naval de Marín y después continuará a Cádiz, para entrar en trabajos de mantenimiento.

Desde abril de 2011, el buque-escuela ha sido sometido a una importante remodelación de los camarotes de los oficiales y la renovación completa de cableado y tuberías, trabajos que se han realizado, como es habitual, en el dique seco de Navantia en la factoría de La Carraca (San Fernando, Cádiz).

El buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", visto por la aleta de babor con el aparejo largo

Foto: Armada Española