Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dos buques supply ancleros del poderoso grupo naviero danés Maersk (Maersk Supply Services) se encuentran atracados en la Dársena Pesquera del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Se trata de los buques “Maersk Asserter” y “Maersk Provider”. Ambos llegaron procedentes de Río de Janeiro (Brasil) y están a órdenes. Desde luego no pasan desapercibidos, pues su considerable obra muerta y el color  característico de sus cascos llaman la atención.   

El mayor es el buque “Maersk Asserter”, construido en 2004 en Alemania. De 6.536 toneladas brutas, mide 90,3 m de eslora, tiene una planta propulsora de 23.500 caballos y una potencia de tiro de 282 toneladas. El buque “Maersk Provider”, construido en Noruega y puesto en servicio en 1991, tiene un peso muerto de 2.780 toneladas y mide 73,60 m de eslora. La planta propulsora tiene una potencia de 15.600 caballos y una potencia de tiro de 180 toneladas.

Los buques “Maersk Provider” y “Maersk Asserter”, en el puerto tinerfeño

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque atunero “El Duque” comenzó ayer su calendario de pruebas en aguas de Galicia previas a su entrega oficial, como vemos en la foto de nuestro colaborador Javier Alonso. Abanderado en Méjico, ha sido construido por encargo de Hercea, S.A. y es un buque de pesca de altura y congelador de última generación. Se estima que el contrato, a precio de catálogo, ronda los 20 millones de euros.

Construcción número 92 de Astilleros Armón, en Vigo, registra 2.042 toneladas brutas y son sus principales dimensiones 79 m de eslora y 14 m de manga. Código IMO 9766102. De la mencionada factoría, que tiene en este tipo de buques una de sus especialidades, han salido otros pesqueros similares para empresas mejicanas, caso de los buques “Titis” y “Camila”, en 2014 y “Manzanillo”, en 2015, este último construido en el astillero de Armón en Gijón.

El buque atunero “El Duque”, ayer, en su salida a la mar

Foto: Javier Alonso

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibirá en noviembre 28 escalas de buques de turismo, seis más que en igual mes de 2014 y un tráfico estimado de casi 40.000 turistas, unos 10.700 más con respecto a noviembre del año pasado, en que fueron 28.460 turistas. Hemos de sumar u8nos 15.800 tripulantes, muchos de los cuales bajan a tierra cuando están libres de servicio, con lo que el número total de visitantes supera los cincuenta y cinco mil.  

Hay tres novedades que corresponden a primeras escalas en el puerto palmero: “Aegean Odyssey”, “Marina” y “MSC Orchestra”. Otros buques son “Hanseatic”, “Seven Seas Mariner”, “Ventura”, “Queen Victoria” y “Mein Schiff 4”. En siete ocasiones coincidirán dos buques. Sólo el 13 de noviembre llegarán 4.200 cruceristas a bordo de los buques “Arcadia” y “AIDAblu”. La Autoridad Portuaria informa de que el puerto de Santa Cruz de La Palma cerrará 2015 con 128 escalas y 205.300 cruceristas.

El puerto de Santa Cruz de La Palma crece en escalas turísticas

Foto: cedida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife se encuentra atracado el megayate “Leander G”, abanderado en Bermuda, que muestra en su estampa la gracia y la elegancia de unas líneas marineras evocadoras de todo tiempo de la historia de la construcción naval. En la actualidad es propiedad de sir Donald Gosling, aunque el proyecto fue encomendado por el brigadier sir Thimoty Landon al diseñador Claus Kusch, para un buque de regusto clásico combinado con un toque de modernidad.

Construido en el astillero Peene-Werft, en Wolgast (Alemania), el armamento final y la acomodación se llevó a cabo en Inglaterra, correspondiendo los interiores a un diseño de Katalin Landon & Paulinne Nunns Associates y la decoración al alemán Heinz Vollers. Entró en servicio en 1992. El casco de acero evoca una canoa y tiene seis cubiertas, las tres superiores de aluminio con diversos usos comunales y privados para 22 pasajeros, que disponen de diez suites. La tripulación habitual está formada por 23 personas y el que puede alquilarse al módico precio de 490.000 dólares por semana.

El megayate “Leander G”, visto por la amura de estribor

De 1.930 toneladas brutas y 579 toneladas de peso muerto, mide 75 m de eslora, 12,90 m de manga y 4,20 m de calado. Está propulsado por dos motores Deutz, que suman una potencia de 3.500 caballos sobre ejes independientes y para las maniobras en puerto dispone de dos hélices transversales a proa y popa. Mantiene una velocidad de 18,5 nudos y tiene una autonomía de ocho mil millas a velocidad económica de 14,5 nudos. Dispone de plataforma de vuelo para un helicóptero y está equipado con sensores electrónicos y contramedidas.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Resuelto el trámite de abanderamiento en España, Naviera Sicar ha inscrito el buque “Ézaro” en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. De Marín viajó a A Coruña y en su primer viaje por cuenta de sus nuevos armadores cargó para Setúbal. En la foto de José R. Montero lo vemos a su salida del puerto coruñés. El buque es el cuarto de esta nueva etapa de la naviera que fundara Marcelo Castro Rial y tiene su sede en Cee. Los otros se llaman “Brens”, “Cape Cee” y “Swallow.

Ha sido adquirido a la compañía holandesa Feederlines, en la que desde su puesta en servicio en octubre de 2002 ha navegado con el nombre de “Varnadiep”. En una etapa anterior, esta sociedad naviera tuvo entre 1980 y 1992 un buque llamado “Playa de Ézaro”.

Construido en el astillero Bodewes, en Hoogezand (Holanda), se trata de un buque “multi purpose” de 4.938 toneladas brutas y 7.894 toneladas de peso muerto, en un casco de 118,55 m de eslora total, 15,20 m de manga, 8,45 m de puntal y 7 m de calado. Tiene dos bodegas con capacidad total para 9.414 metros cúbicos o 390 TEUS. Está propulsado por un motor Mak 8M32, con una potencia de 3.840 kw sobre un eje y mantiene una velocidad de 14 nudos. La tripulación la forman 12 personas. Código IMO 9263540.

El buque “Ézaro”, visto de popa, a su salida del puerto de A Coruña

Foto: José R. Montero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El acto simbólico de colocación de la primera piedra de Tenerife Shipyards, celebrado este mediodía en la concesión asignada a esta empresa en el dique del Este del puerto tinerfeño, es la continuidad de un trabajo emprendido hace tiempo. Hemos de resaltar una característica importante: unanimidad en el apoyo de quienes tienen responsabilidades políticas y respaldo a la iniciativa empresarial que ha hecho posible con su esfuerzo y dedicación lo que hoy es una realidad. Lo conseguido hasta ahora es solo una parte del camino que queda por recorrer.

Teníamos especial interés en asistir al acto de hoy, pues hemos seguido con gran atención la evolución del subsector de reparaciones navales, al que en otra época, en tiempos de NUVASA y de Astilleros de Tenerife, estuvimos vinculados. Conocemos la importancia que ello tiene y nos complace apreciar que estamos en el comienzo de una nueva etapa de prosperidad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, que ya es realidad.

Palabras muy claras en las intervenciones del presidente del Cabildo, Carlos Alonso; del alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez; del presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior y palabras también, muy precisas, de Beatriz Barrera, presidenta del consorcio de la Zona ZEC, en la que se encuadra esta actividad. Todas las intervenciones han sido más allá del compromiso político y han bajado a la arena de la realidad. Presencia notable de representantes de las fuerzas empresariales de Tenerife –CEOE, Cámara de Comercio, FEMETE…–, en un claro respaldo a esta iniciativa, de la que todos hemos de sentirnos orgullosos.

1

Tenerife Shipyards escenificó hoy el acto simbólico de su primera piedra

2

La asistencia del sector empresarial tinerfeño ha sido masiva

3

Miguel Ignacio Pérez González, la historia de un hombre hecho a sí mismo

4

Ricardo Melchior, al igual que los demás políticos, claro y preciso

5

Tres generaciones de la familia Pérez asisten al acto simbólico

La primera sorpresa fueron las palabras del presidente de Tenerife Shipyards, Miguel Ignacio Pérez González. Un hombre hecho a sí mismo, palmero de nacimiento, que no tuvo reparos en esbozar brevemente sus orígenes humildes, sus afanes, sus desvelos y su dedicación en el querer y poder ser más y mejores en la vida. Claridad en los valores y claridad también en lo que tiene que ser el trabajo bien hecho. Más de 1.800 clientes tiene la empresa Hidramar, matriz de Tenerife Shipyards y sólo el año pasado atendió a casi 400 buques y una docena de plataformas petrolíferas.

Hidramar es un claro referente en el sector de las reparaciones navales en esta zona del Atlántico. Ya hemos hecho referencia a ella en esta misma sección en ocasiones anteriores. Es una empresa familiar que tiene continuidad en su hijo Jonathan Pérez, que hoy hizo de maestro de ceremonias. También estaba allí su familia y la tercera generación, que presenció el acto en sus ojos infantiles y ha quedado grabada en la memoria para siempre.  

La creación de Tenerife Shipyards tiene, a nuestro juicio, una doble lectura. Primero, la dedicación de quienes como la familia de Miguel Ignacio Pérez González creen firmemente en su tierra y aportan valor, actividad y empleo y dos, una herramienta absolutamente necesaria para poner al puerto de Santa Cruz de Tenerife en el mapa internacional de las reparaciones navales. Ahora estamos en otra dimensión. Ahora sí podemos ofrecer servicios en el sector off shore con las debidas garantías. Estamos en el comienzo fehaciente y prometedor de una nueva etapa.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana será escenificada la puesta en escena de una nueva etapa en la actividad de reparaciones navales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. A mediodía, el presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior Navarro y el presidente ejecutivo de Tenerife Shipyards, Miguel Ignacio Pérez González, asistirán al acto simbólico de la colocación de la primera piedra en la parcela de 12.000 metros cuadrados que tiene asignada en la zona del dique del Este. 

Marca, así, el comienzo de las obras de lo que será un gran centro de reparaciones navales de Tenerife, liderado por la empresa Tenerife Shipyards, con una importante inversión que ya se está traduciendo en la creación de empleo especializado y volumen de negocio para el puerto. Mañana están convocados los representantes de los sectores políticos y empresariales que tienen relación directa con esta nueva etapa. 

En la imagen resaltado en rojo, la parcela adjudicada a Tenerife Shipyards

El aspecto más visible, en este momento, es el de las reparaciones de las plataformas petrolíferas, una actividad que requiere de un aporte considerable de la industria auxiliar. Una oportunidad magnífica para los jóvenes especialistas de formación profesional en este tipo de actividad. Pero hay más. Cada día se incrementa el número de reparaciones navales a flote y atracado, de modo que el sector promete y debe contar con el apoyo sin fisuras que requiere. La Autoridad Portuaria ya ha dado un paso significativo.   

Hasta la aparición de NUVASA, a finales de los años sesenta, la actividad de reparaciones navales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife tuvo un marcado carácter artesanal, destacando la etapa de Industrias Navales de Tenerife, en una parcela junto al muelle Norte. NUVASA tuvo el primer “syncrolift” que existió fuera de EE.UU. y tras una serie de vicisitudes, incluido el cambio de propiedad a Astilleros de Tenerife –sociedad controlada por empresarios surcoreanos–, finalmente desapareció para permitir la ampliación de la terminal de contenedores.

Foto: cedida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El petrolero de productos “Ionannis I”, al que vemos en la foto de José R. Montero entrando el pasado 22 de octubre en el puerto de Vigo, procedente de Huelva, tiene bandera de Chipre y es propiedad de Uniward Shipping Co. Ltd., una sociedad controlada por la naviera española Marflet Marine, con sede en Madrid y heredera de la famosa compañía petrolera Fletamentos Marítimos (Marflet), que cesó sus operaciones en 1992.

Fundada en 1957 en Ceuta por el industrial catalán Ramón Biosca Torrent –uno de los fundadores de DISA–, su primer barco se llamó “Claudio Sabadell” y era una antigua corbeta de la clase “Flower” reconvertida en buque mercante en el astillero de Cartagena. Primero navegó con el nombre de “La Güera” para la flota de IPASA y después pasó a llevar bidones de gasolina y gasoil y bombonas de butano.

El petrolero “Ionannis I”, a su entrada en la ría de A Coruña

Desde finales de la década de los años sesenta, en tiempos de la presidencia de Javier Cremades de Adaro y con fletes asegurados por largo tiempo, a su contraseña pertenecieron los petroleros “Ceuta”, “Málaga”, “Melilla”, “Barcelona”, “Aragón”, “Gibraltar” y “Tarragona”. Tuvo fletado con tripulación propia el petrolero “Elvira C”, inició la construcción del proyecto Deuterio, que luego acabó siendo el buque “Butaonce” e incluso quiso irrumpir en el sector de los cruceros de turismo, pero no llegó la financiación necesaria.

El petrolero “Ionannis I” pertenece a una serie de cuatro buques de doble casco, todos ellos construidos en el astillero Uljanik, en Pula (Croacia). Los otros tres se llaman “Loukas I”, “Markos I” y “Mattheos I”. Como recordarán nuestros lectores, este último estuvo secuestrado en septiembre de 2011 en aguas del golfo de Guinea. Otro buque del mismo tipo y abanderado en Panamá, llamado “Nautilus”, también forma parte de su flota.

Construcción número 458 de la mencionada factoría y puesto en servicio en abril de 2006, registra 27.207 toneladas brutas, 13.044 toneladas netas y 45.557 toneladas de peso muerto, mide 182,83 m de eslora total, 32 m de manga y 10,7 m de calado máximo.  Propulsado por un motor Man B&W 6S50MC-CMk6, le permite mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 9281580.

Foto: José R. Montero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hoy es un buen día para las empresas de transporte discrecional de viajeros en Santa Cruz de Tenerife. La presencia de cuatro buques dedicados a la industria del turismo marítimo ha motivado que 99 guaguas hayan salido desde primera hora por los diferentes recorridos turísticos de la isla con casi 2.200 pasajeros. Valle de La Orotava, Puerto de la Cruz, Loro Parque, La Laguna y el parque nacional de las Cañadas del Teide son los lugares más demandados por las excursiones ofrecidas y contratadas a bordo.   

Otros turistas aprovechan su estancia para jugar al golf y recorridos por el macizo de Anaga a bordo de ocho vehículos tipo jeep, contratados al efecto. El grueso de los ocho mil turistas que no han elegido excursiones y los tres mil y pico tripulantes que suman los cuatro buques que están en puerto recorren el centro de la ciudad, generando así un movimiento extraordinario en comercios, bares y restaurantes. Un día importante en la actividad portuaria, sin duda, aunque por otro lado habitual en esta época del año.

El puerto de Santa Cruz de Tenerife luce hoy esta estampa extraordinaria

Se ha organizado un servicio para conectar los barcos con el centro de la ciudad

Fotos: Ramón Acosta Merino y Juan Alayón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife vive hoy una jornada intensa, con la presencia de cuatro cruceros de turismo que llenan por completo el atraque disponible en la Dársena de Anaga, como podemos apreciar en la fotografía de Pablo Zurita Espinosa. En el muelle de ribera y por primera vez en su historia vemos al buque “Oriana” (69.840 TRB), en viaje de Lanzarote a La Gomera. Está atracado muy cerca del solar donde se construye la nueva terminal de cruceros de turismo.

En el muelle sur comparten atraque los buques “Mein Schiff 4” (99.526 TRB), de Dakar para La Gomera; “Celebrity Eclipse” (121.878 TRB), de Las Palmas para Funchal y “Britannia” (143.730 TRB), de Southampton para Phillipsburg. Entre los cuatro suman algo más de diez mil turistas y unos 4.500 tripulantes. Acompaña el buen tiempo otoñal después de las lluvias de los últimos días, por lo que la ciudad y los destinos de interés turístico vive hoy una jornada de extraordinaria animación.

Dos apuntes para la historia del puerto tinerfeño. Hacía mucho tiempo que no coincidían dos buques de P&O Cruises y hoy lo hacen el más veterano (“Oriana”) y el más nuevo de su flota (“Britannia”). Ambos lucen ya la nueva imagen corporativa en la que domina el color azul y la Union Jack pintada en grandes caracteres en la proa. Mañana el buque “Oriana” estará en Santa Cruz de La Palma y el buque “Mein Schiff 4” en San Sebastián de La Gomera.

Esta es la estampa marinera que luce hoy el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Foto: Pablo Zurita Espinosa