Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque atunero “El Duque” comenzó ayer su calendario de pruebas en aguas de Galicia previas a su entrega oficial, como vemos en la foto de nuestro colaborador Javier Alonso. Abanderado en Méjico, ha sido construido por encargo de Hercea, S.A. y es un buque de pesca de altura y congelador de última generación. Se estima que el contrato, a precio de catálogo, ronda los 20 millones de euros.

Construcción número 92 de Astilleros Armón, en Vigo, registra 2.042 toneladas brutas y son sus principales dimensiones 79 m de eslora y 14 m de manga. Código IMO 9766102. De la mencionada factoría, que tiene en este tipo de buques una de sus especialidades, han salido otros pesqueros similares para empresas mejicanas, caso de los buques “Titis” y “Camila”, en 2014 y “Manzanillo”, en 2015, este último construido en el astillero de Armón en Gijón.

El buque atunero “El Duque”, ayer, en su salida a la mar

Foto: Javier Alonso

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Astilleros Zamakona ha entregado hoy el buque atunero “Euskadi Alai” al grupo bermeano Echebastar, en el transcurso de un acto celebrado en la estación marítima de Getxo. En la ceremonia de bautizo actuó la señora Miren Arantxa Gabancho Munitz, accionista de la compañía armadora, en presencia de Kepa Echevarría, consejero delegado del Grupo Echebastar y Pedro Garaygordobil, presidente de Zamakona Yards. Asistió una nutrida representación del Gobierno vasco, puerto de Bilbao, astillero constructor, proveedores y clientes del grupo pesquero.

El buque “Euskadi Alai” es el tercero y último de una serie de tres atuneros de nueva generación, proyectados por la firma de ingeniería naval Cintranaval-Defcar. El coste de su construcción ronda los 30 millones de euros y tiene la superestructura en aluminio, con lo aligera pesos. Está equipado con la última tecnología para la detección de bancos pesqueros y sistemas de refrigeración y conservación del atún. El túnel de ultra congelación alcanza 60 grados bajo cero y dispone de un sistema de separación de pescado capturado que devuelve al mar el pescado vivo no objetivo sin apenas intervención de la tripulación. La  capacidad es de 1.900 metros cúbicos y tiene 20 cubas de inmersión en salmuera para la congelación y conservación del atún y una bodega para 1.330 toneladas de carga congelada.

Estampa marinera del buque atunero “Euskadi Alai”

El buque tiene la típica estampa de los atuneros, en los que llama la atención al mástil y el aparejo que levanta detrás de la superestructura. De 2.706 toneladas brutas, 811 toneladas netas y 2.549 toneladas de peso muerto, mide 88,65 m de eslora -72,70 m de eslora entre perpendiculares-, 14,35 m de manga, 9,35 m de puntal y está propulsado por un motor diesel de 4.500 kw, que le permite mantener una velocidad de 18 nudos. La tripulación máxima está formada por 42 personas. Debido a la zona donde va a realizar sus operaciones, en las islas Seychelles, dispone de compartimentos seguros con medios antipiratería.

Fundada en 1969, Pesqueras Echebastar se dedica a la pesca de atún en el Índico y dispone de una flota de cinco buques atuneros congeladores: “Campolibre Alai”, “Elai Alai” y “Alakrana”, que estuvo secuestrado por piratas somalís durante 47 días en otoño de 2009. El buque “Izaro”, entregado en enero de 2014, es el primero de la serie de nueva generación al que en marzo de 2015 se sumó el segundo, llamado “Jai Alai”. La construcción de los nuevos barcos tiene como objeto consolidar la posición de Echebastar en el mercado japonés, su principal cliente.

Foto: Zamakona Yards

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Astilleros Zamakona ha entregado hoy al grupo Pesqueras Echebastar el buque atunero congelador “Jai Alai”, construcción número 737 de la factoría naval de Santurce (Vizcaya). Al acto de recepción oficial, en el que actuó de madrina María Felicidad Madariaga Arenaza, han asistido Kepa Echevarría, consejero delegado del grupo pesquero y Pedro Garaygordobil, presidente de Zamakona Yards, así como algo más de dos centenares de invitados representantes del Gobierno vasco y central, gobierno de Seychelles y puerto de Bilbao, entre otras representaciones.  

El buque “Jai Alai” es el segundo de una serie de tres atuneros de nueva generación, proyectados por la firma de ingeniería naval Cintranaval-Defcar. El coste de su construcción ronda los 30 millones de euros y tiene la superestructura en aluminio, con lo aligera pesos. Está equipado con la última tecnología para la detección de bancos pesqueros y sistemas de refrigeración y conservación del atún. El túnel de ultra congelación alcanza 60 grados bajo cero y dispone de un sistema de separación de pescado capturado que devuelve al mar el pescado vivo no objetivo sin apenas intervención de la tripulación. La  capacidad es de 1.900 metros cúbicos y tiene 20 cubas de inmersión en salmuera para la congelación y conservación del atún y una bodega para 1.330 toneladas de carga congelada.

Estampa marinera del buque atunero “Jai Alai”, visto por la banda de babor

El buque tiene la típica estampa de los atuneros, en los que llama la atención al mástil y el aparejo que levanta detrás de la superestructura. De 2.706 toneladas brutas, 811 toneladas netas y 2.549 toneladas de peso muerto, mide 88,65 m de eslora -72,70 m de eslora entre perpendiculares-, 14,35 m de manga, 9,35 m de puntal y está propulsado por un motor diesel de 4.500 kw, que le permite mantener una velocidad de 18 nudos. La tripulación máxima está formada por 42 personas. Debido a la zona donde va a realizar sus operaciones, en las islas Seychelles, dispone de compartimentos seguros con medios antipiratería.

Fundada en 1969, Pesqueras Echebastar se dedica a la pesca de atún en el Índico y dispone de una flota de cinco buques atuneros congeladores: “Campolibre Alai”, “Elai Alai” y “Alakrana”, que estuvo secuestrado por piratas somalís durante 47 días en otoño de 2009. El buque “Izaro”, entregado en enero de 2014, es el primero de la serie de nueva generación al que ahora se suma el buque “Jai Alai”. La construcción de los nuevos barcos tiene como objeto consolidar la posición de Echebastar en el mercado japonés, su principal cliente.

Foto: Zamakona Yards

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Astilleros Barreras trabaja en los preparativos de un buque atunero encargado por el grupo mexicano Procesa, uno de los mayores comercializadores de atún del país. Se ha estipulado un plazo de entrega de 18 meses y se trata de un diseño integral del propio astillero denominado HJB-1600 América, desarrollado específicamente para el mercado americano. Medirá 79,50 m de eslora y 14 m de manga, con una capacidad de congelación de 1.600 metros cúbicos. 

La firma Procesamiento Especializado de Alimentos S.A. (Procesa) es una de las mayores empresas de su especialidad en México, ubicada en el parque Industrial de Puerto Madero, en Tapachula, Chiapas. Desde el año 2005 comercializa sus productos bajo la marca Marina Azul, presente en Europa, Asia, América del Sur y Estados Unidos. La firma cuenta con 120 trabajadores y mantiene pesquerías propias en aguas mexicanas.

Buque atunero “Panamá Tuna”, construido en Astilleros Barreras

Hijos de J. Barreras S.A. es el astillero privado español con mayor capacidad de producción del país. Fue fundado en 1892 y en la actualidad es uno de los líderes mundiales en la fabricación de barcos dotados con tecnología avanzada y alto valor añadido, como grandes ferries o buques offshore. A lo largo de su historia, fue el primer constructor naval especializado en buques de pesca. Desde su fundación, lleva fabricados más de 1.500 barcos. A partir del año 2012, sus accionistas de referencia son los grupos Emenasa y Albacora, y desde diciembre de 2013 también la sociedad PMI, filial del grupo mexicano Pemex.

Foto: Astilleros Barreras