Juan Carlos Díaz Lorenzo

El petrolero de productos “Ionannis I”, al que vemos en la foto de José R. Montero entrando el pasado 22 de octubre en el puerto de Vigo, procedente de Huelva, tiene bandera de Chipre y es propiedad de Uniward Shipping Co. Ltd., una sociedad controlada por la naviera española Marflet Marine, con sede en Madrid y heredera de la famosa compañía petrolera Fletamentos Marítimos (Marflet), que cesó sus operaciones en 1992.

Fundada en 1957 en Ceuta por el industrial catalán Ramón Biosca Torrent –uno de los fundadores de DISA–, su primer barco se llamó “Claudio Sabadell” y era una antigua corbeta de la clase “Flower” reconvertida en buque mercante en el astillero de Cartagena. Primero navegó con el nombre de “La Güera” para la flota de IPASA y después pasó a llevar bidones de gasolina y gasoil y bombonas de butano.

El petrolero “Ionannis I”, a su entrada en la ría de A Coruña

Desde finales de la década de los años sesenta, en tiempos de la presidencia de Javier Cremades de Adaro y con fletes asegurados por largo tiempo, a su contraseña pertenecieron los petroleros “Ceuta”, “Málaga”, “Melilla”, “Barcelona”, “Aragón”, “Gibraltar” y “Tarragona”. Tuvo fletado con tripulación propia el petrolero “Elvira C”, inició la construcción del proyecto Deuterio, que luego acabó siendo el buque “Butaonce” e incluso quiso irrumpir en el sector de los cruceros de turismo, pero no llegó la financiación necesaria.

El petrolero “Ionannis I” pertenece a una serie de cuatro buques de doble casco, todos ellos construidos en el astillero Uljanik, en Pula (Croacia). Los otros tres se llaman “Loukas I”, “Markos I” y “Mattheos I”. Como recordarán nuestros lectores, este último estuvo secuestrado en septiembre de 2011 en aguas del golfo de Guinea. Otro buque del mismo tipo y abanderado en Panamá, llamado “Nautilus”, también forma parte de su flota.

Construcción número 458 de la mencionada factoría y puesto en servicio en abril de 2006, registra 27.207 toneladas brutas, 13.044 toneladas netas y 45.557 toneladas de peso muerto, mide 182,83 m de eslora total, 32 m de manga y 10,7 m de calado máximo.  Propulsado por un motor Man B&W 6S50MC-CMk6, le permite mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 9281580.

Foto: José R. Montero

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El segundo intento para reflotar el petrolero “Tokyo Spirit”, embarrancado desde ayer en las proximidades de Cascais (Portugal), ha tenido éxito y el buque está de nuevo a flote, desde las 16,30 h, informan Luis Miguel Correia y José Luis Díaz Campa. Con la ayuda de la pleamar y de los remolcadores “Castelo de Sao Jorge”, “Castelo de Sines” y “Monte da Luz”, de mayor potencia, se ha conseguido zafarlo de su varada.

El buque, que está en lastre, aguardaba desde el pasado 14 de octubre en el mencionado fondeadero, en el que el mal tiempo reinante en la zona provocó el incidente. Se encontraba a órdenes de su armador y no parece que estuviera a la espera de realizar reparaciones, pues en la actualidad la capital portuguesa no dispone de instalaciones operativas para este tipo de buques. La tripulación ha permanecido a bordo y no se ha reportado derrame alguno. 

????????????????????????????????????

Esta tarde se ha conseguido reflotar el petrolero “Tokyo Spirit”

Foto: Luis Miguel Correia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El primer intento para reflotar el petrolero “Tokyo Spirit”, embarrancado desde ayer en las proximidades de Cascais (Portugal), se ha saldado sin resultado positivo. En la maniobra intervinieron los remolcadores “Montevil”, “Svitzer Funchal”, “Svitzer Leixoes” y “Svitzer Sines”, desplazados desde el puerto de Lisboa, informa Luis Miguel Correia. Razón por la cual se decidió esperar a la siguiente pleamar, en que se intentará de nuevo con la ayuda de los remolcadores “Castelo de Sao Jorge”, “Castelo de Sines” y “Monte da Luz”, de mayor potencia que los anteriores.

La varada del petrolero “Tokyo Spirit” se produjo en condiciones meteorológicas adversas, con fuertes vientos que hicieron garrear el ancla en fondeo. El buque, que está en lastre, aguardaba desde el pasado 14 de octubre en el mencionado fondeadero, en el que el mal tiempo reinante en la zona provocó el incidente. Contrariamente a lo publicado en principio, no parece que estuviera a la espera de realizar reparaciones, pues en la actualidad la capital portuguesa no dispone de instalaciones operativas para este tipo de buques. Puesto que la tripulación no corre peligro, ésta permanece a bordo, ha informado su capitán. No se ha reportado derrame alguno. 

El petrolero “Tokyo Spirit”, varado en las proximidades del puerto deportivo de Cascais

Ex “Princimar Loyalty”, ex “Navigator”, es un petrolero tipo suez-max abanderado en Bahamas de 149.996 toneladas de peso muerto, construido en el astillero de Tsu (Japón) y puesto en servicio 2006. Desde agosto pasado es propiedad de Teekay Tankers, después de que la multinacional canadiense comprase la compañía Principal Maritime, que tenía una flota formada por doce buques petroleros de crudo. Según lo publicado en la prensa internacional especializada, el contrato se ha cerrado en 662 millones de dólares. Código IMO 9296377.

Foto: Luis Miguel Correia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El petrolero “Tokyo Spirit” ha embarrancado hoy en las proximidades de Cascais, Lisboa (Portugal), en condiciones meteorológicas adversas, con fuertes vientos que hicieron garrear el ancla en fondeo, informa la prensa portuguesa. El buque, que está en lastre, aguadaba desde el pasado 14 de octubre en las proximidades para entrar en un periodo de reparaciones y el mal tiempo ha precipitado los acontecimientos.

Ex “Princimar Loyalty”, ex “Navigator”, es un petrolero de 149.996 toneladas de peso muerto, construido en el astillero de Tsu (Japón) y puesto en servicio 2006. Desde agosto pasado es propiedad de Teekay Tankers, después de que la multinacional canadiense comprase la compañía Principal Maritime, que tiene una flota formada por doce buques petroleros de crudo. Código IMO 9296377.

El petrolero “Tokyo Spirit”, tras su varada cerca de Cascais

Foto: Pedro Amaral (shipsppoting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De la flota de CEPSA vendida en abril de 1988 quedan a flote dos buques. Uno de ellos, al que ya nos hemos referido en esta misma sección, es el petrolero de productos “Tudela”, luego primer “Nivaria” de Naviera Petrogás. Desde agosto de 2013 navega con el nombre de “Lambayeque” y enarbola bandera peruana. El otro que sigue a flote es el antiguo “Arapiles”. Desde julio de 2010 ostenta el nombre de “El Valencia” y figura como propiedad de la sociedad panameña Top Agents.

Gemelo del “Moncloa” y de otro buque llamado en origen “Mobil Lubchem”, fue construido en Astilleros del Cantábrico y Riera, en Gijón y entró en servicio en abril de 1972, al mando del capitán José Carlos Escriña y Jacinto Díaz Hernando en la jefatura de máquinas. Vendido en la mencionada fecha a Mar Petrol y después a CIRESA Bunker, ha ostentado los nombres de “Spabunker Tres” (1989-1991), “Takis E” (1991-1993), “Teco” (1993-1999), “Eco” (1999-2010), “Alanje” (2010) y “El Valencia”, desde 2010.

El petrolero “El Valencia”, ex “Arapiles”, atracado en el puerto de Veracruz

De 2.053 toneladas brutas, 992 toneladas netas y 3.393 toneladas de peso muerto, mide 92,32 m de eslora total, 14 m de manga, 6,30 m de puntal y 5,36 m de calado. Tiene capacidad para cargar 3.604 metros cúbicos y está propulsado por un motor Stork-Werkspoor 10TM390, de cuatro tiempos y diez cilindros, con una potencia de 1.795 kw sobre un eje, que le permite mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 7208326.

Foto: Captain Ted (shipsspoting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El 6 de febrero de 2010 arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife –el de su matrícula naval– el petrolero “Tinerfe”, que venía en viaje de entrega desde la lejana Corea del Sur vía Cabo de Buena Esperanza. Sigue siendo el barco de mayor porte de la flota de Distribuidora Marítima Petrogás, la antigua Naviera Petrogás, que fundó en 1967 Antonio Biosca Carbonell y desde entonces ha sido el brazo naval de DISA.

El buque está fletado en un contrato de larga duración a la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) y habitualmente opera entre la zona del Mediterráneo. En ocasiones hace viajes por cuenta de CEPSA, al que corresponde esta foto, tomada en el fondeadero de la terminal de DISA en Melenara, en Gran Canaria, que nos envía el capitán Juan Castellano Couros.

El petrolero “Tinerfe”, por la amura de estribor, en el fondeadero de Melenara

Entregado en noviembre de 2009 y después de cargar completo de aceite en un puerto de Malasia, emprendió viaje a España por el Océano Indico, con escala en Ciudad del Cabo, en 50 singladuras. El día que llegó a Santa Cruz de Tenerife atracó en el dique del Este y por su popa se encontraba el petrolero “Hespérides”, que hasta entonces ostentaba el honor de ser el barco más grande de la naviera. En el antepuerto, a órdenes, estaban fondeados otros dos barcos de la misma contraseña, “Faycán” y “Guanarteme”, así como el butanero “Sigas Master”, entonces en arriendo.

Proyectado y construido como “Samho Freedom” por encargo de Samho Shipping Co., es la construcción número 1.106 del astillero Samho Shipyard Co., factoría de Tongyeong. Es un buque de doble casco, de 11.259 toneladas brutas, 5.265 toneladas netas y 17.539 toneladas de peso muerto, con un desplazamiento de 22.541 toneladas. Mide 144 m de eslora total –136 m de eslora entre perpendiculares–, 22,60 m de manga, 12,50 m de puntal y 9,20 m de calado máximo. La capacidad de carga es de 18.611 metros cúbicos, el promedio es de 1.800 m3/h y dispone de tanques para 15 segregaciones.

Está propulsado por un motor MAN Burmeister & Wain modelo 8S35MC, de 5.950 kw que acciona un eje y una hélice de paso fijo de cinco palas; dispone de tres motores auxiliares Yanmar de 745 kw cada uno, consume fuel IFO 380 y su velocidad de servicio a plena carga es de 13 nudos. Para las maniobras en puerto tiene una hélice transversal a proa de 500 kw. Está clasificado por el Germanischer Lloyd con la anotación 100 AS ESP IW VEC Chemical Tanker Type-2, Oil Tanker MC AUT INERT CM-PS. Código IMO 9498107.

Foto: Capitán Juan Castellano Couros

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Paco García Novell, buen amigo y colega, nos trae la noticia del fallecimiento, el pasado lunes en Plencia, su pueblo natal, del capitán José Miguel Amézaga Bilbao, a la avanzada edad de 93 años. Muy reconocido en lo personal y en lo profesional, desarrolló gran parte de su carrera en la flota de Fernando M. Pereda, el más destacado de los navieros de Cantabria en el siglo XX.

El capitán Amézaga estaba al mando del petrolero “Bonifaz”, propiedad de Naviera de Castilla, cuando resultó hundido en julio de 1964 en aguas de Finisterre, tras una colisión con el petrolero francés “Fabiola”. La historia está recogida en un extenso artículo de Francisco Rodríguez Aguilar y pronto verá la luz en forma de libro de Paco García Novell, quien se entrevistó en varias ocasiones con el capitán Amézaga.

Amézaga

José Miguel Amézaga Bilbao (1922-2015)

“Quizás la principal razón por la que acepté escribir aquella historia –explica García Novell– fue para así tener la oportunidad de honrar la memoria de quienes padecieron la catástrofe y la de aquellos que tuvieron comportamientos auténticamente heroicos y responsables. Y sin duda uno de ellos fue el capitán Amezaga, que tuvo un gesto de gran generosidad al permanecer en el buque hasta pocos segundos antes de que desapareciera hundiéndose en el mar”.

“He investigado muy a fondo lo que sucedió aquella noche en el Atlántico y puedo afirmar que el capitán y la tripulación del petrolero español fueron ajenos a toda responsabilidad y que la historia no ha hecho suficiente justicia con José Miguel Amezaga, cuyo gesto, heroico sin lugar a dudas, sigo admirando y proclamando a los cuatro vientos, y a quien recuerdo frente a mí con los ojos empañados y la mirada perdida en el vacío cada vez que me hablaba del triste final de su barco al que había querido como algo muy suyo, intimo y cercano”, concluye García Novell.

Foto: Archivo de Paco García Novell

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el puerto de Santa Cruz de Tenerife, nuestro estimado amigo y colaborador Jorge Rodríguez Suárez captó esta imagen del petrolero español “Castillo de Trujillo”, atracado en los duques de alba de la refinería de CEPSA. El citado buque, propiedad de la Empresa Naviera Elcano, descarga para la refinería tinerfeña procedente de Huelva, donde tiene su sede otra de las refinerías de la petrolera española controlada por IPIC.

El casco de este buque fue construido en Khersones (Ucrania), donde se encontraba inacabado cuando lo adquirió la Empresa Naviera Elcano. Los trabajos de armamento se llevaron a cabo en los astilleros Duzgit Gemi Insa San (Duzgit Group), en Turquía y entró en servicio en julio de 2004. Pertenece a una serie en la que figuran los buques “Castillo de Monterreal”, también de Elcano y “Mar Nuria”, que estuvo al servicio de MarPetrol.

Es un buque de 21.589 toneladas brutas, 7.754 toneladas de peso muerto y 30.564 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 182,10 m de eslora total, 25,30 m de manga y 11,30 m de calado. Propulsado por un motor diesel de 9.960 kw., mantiene una velocidad de 14 nudos. Figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. Código IMO 9293337.

El petrolero “Castillo de Trujillo”, en el puerto de su matrícula naval

Foto: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En medios marítimos de Las Palmas de Gran Canaria se comenta la posibilidad de que el destino final del petrolero “Silver” sea el desguace. Los daños son muy importantes y por lo que se dice es más caro el arreglo que lo que vale el barco, dada la cantidad de metros cuadrados de plancha en la obra viva que hay que renovar. En estos días ha estado varado en ASTICAN, donde se ha procedido a una revisión a fondo de la obra viva y todo parece indicar que los daños son muy considerables. Queda pendiente la decisión final del armador, pero existe bastante escepticismo al respecto.

Este buque, construido en 2001 en astilleros de Turquía, navegó su primera etapa con el nombre de “Mar Cristina” y contraseña de la compañía española Naviera Marot. En abril de 2012 fue rebautizado “Mar Carmen”. En enero de 2013 pasó a llamarse “Adrar” y desde mayo de ese mismo año ostenta el nombre de “Silver”, abanderado en Marruecos. Figura como propiedad de Marcab, sociedad con sede en El Aaiun, aunque la gestión comercial estaba a cargo de una sociedad española vinculada a sus primeros propietarios.

El petrolero “Silver” varó el 23 de diciembre de 2013 en la costa de Marruecos

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado mes de enero se encuentra en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria el petrolero marroquí “Silver”, después de que hubiera protagonizado una varada en la costa de Marruecos cargado con unas cinco mil toneladas de fuel. Cuando se consiguió ponerlo de nuevo a flote, el 14 de enero, viajó al puerto de la capital grancanaria para evaluar daños y decidir su reparación. Entonces se consideró la posibilidad de hacerlo en Navantia (Cádiz) o en ASTICAN, donde finalmente está siendo reparado.

El buque embarrancó el 23 de diciembre de 2013 en las proximidades del puerto de Tan-Tan. Nunca un accidente marítimo en la costa de Marruecos había causado tanta preocupación en la clase política y ecologista de Canarias como en esta ocasión. La proximidad a las costas de Lanzarote hizo temer los efectos de una marea negra, que no llegó a producirse. Dos remolcadores contratados por el armador, Derhem Sliman, consiguieron reflotar el barco, sin que se produjeran daños en el casco.

El petrolero marroquí “Silver”, varado en las instalaciones de ASTICAN

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo