Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Santa Cruz de La Palma la gracia y la elegancia del buque-escuela sueco “Gladan”, propiedad de la Escuela Naval del país escandinavo. Un barco y una institución que bien merecen un reconocimiento oficial, pues recala con frecuencia desde hace más de medio siglo y el nombre de La Palma es bien conocido y valorado en su tierra natal.

El pequeño “Gladan” y su gemelo “Falken” son viejos conocidos por estas latitudes desde que en 1947 y 1948, respectivamente, nacieran a la mar en los astilleros de Estocolmo. Viendo su estampa agraciada, nos hizo evocar la de aquel velero que forma parte de nuestra historia marinera y que se llamó “Benahoare”.

Es un barco bonito, con la gracia y la elegancia de un velero histórico

Aparejados de goleta, arbolan dos palos con igual número de velas cangrejas y varios foques a proa que largan una superficie vélica de 512 metros cuadrados. Son buques de 232 toneladas de desplazamiento y una eslora total de 42,50 metros, 7,27 de manga y 4,20 de calado en cascos de acero y disponen de un motor propulsor de 120 caballos.

Cumplen con su función docente en contacto directo con la mar, realizando largas campañas de instrucción y, fuera de temporada, también son utilizados por asociaciones civiles suecas para la instrucción de jóvenes en el arte de la navegación y la marinería, llevando a bordo, como máximo, 40 personas.

Foto: Alberto Pérez

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

P & O Cruises ha programado para este año tres escalas del megacrucero “Britannia” en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Serán el 21 de mayo, 11 de junio y 3 de octubre. La primera escala del buque insignia de la centenaria naviera británica coincidirá con el primer aniversario de su escala en Santa Cruz de Tenerife, puerto que, al igual que Las Palmas de Gran Canaria, también visitará en varias ocasiones en el transcurso de 2016.

El buque fue ordenado en 2011 y el 15 de mayo de 2013 se procedió a la colocación del primer bloque de su quilla en el astillero Fincantieri, factoría de Monfalcone, de cuya factoría es la construcción número 6.321. El 24 de septiembre siguiente se hizo público el anuncio de su nuevo nombre y el 14 de febrero de 2014 flotó por primera vez en el dique flotante donde ha tomado forma.

Tiene un registro de 142.000 toneladas brutas, en un casco de 330 metros de eslora y se le considera muy similar a los buques de la clase Royal, de Princess Cruises, otra de las compañías que forman parte del grupo norteamericano Carnival. Puede alojar a 3.647 pasajeros en 1.827 cabinas y 64 suites. Un número importante son exteriores y tienen balcón, siguiendo la moda de la construcción naval actual.

Estampa del buque “Britannia”, en su primera escala en Santa Cruz de Tenerife

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Tres cruceros de turismo coinciden hoy en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en el penúltimo día del año. Viene sucediendo así desde hace tiempo. En la víspera de que dos de ellos se encuentren mañana en Funchal para presenciar el espectáculo de la exhibición pirotécnica que es referente a nivel mundial. Unos 3.500 turistas tienen la oportunidad de disfrutar d elos innegables encantos de la capital palmera y de la isla. Recordamos especialmente el 30 de diciembre de 2010, cuando coincidieron tres barcos de Fred. Olsen Cruise Line: “Balmoral”, “Boudicca” y “Black Watch”.

El protagonismo hoy lo tienen los buques “AIDAsol”, en su habitual circuito semanal; “Black Watch” y “Thomson Majesty”, que zarparán a primera hora de la tarde para poner rumbo a Madeira, a donde llegarán mañana. Ha sido un buen año en escalas turísticas en La Palma, especialmente en el último cuatrimestre. El destino está consolidado. Algo que tienen claro la Autoridad Portuaria y las navieras que eligen esta escala. Sería deseable una actitud más ingeniosa y menos pasiva por parte del Cabildo Insular y el Ayuntamiento de la capital palmera, que para eso sus responsables cobran del erario público. Dicho de otra manera: hay que trabajar más.

Este es el aspecto que luce esta mañana el puerto de la capital palmera

Foto: Francisco Jiménez Acosta

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió hoy dos nuevas escalas de los buques “Queen Elizabeth” y “Boudicca”. Jornada dominical pasada por agua después de una calima densa, que amenaza con volver cuando haya pasado la cola del frente borrascoso que nos afecta. Lució el sol entre claros y algo más de dos mil turistas deambularon por el casco histórico de la capital palmera, cuyos políticos responsables y comerciantes parece que ya se van enterando de la importancia que tiene la presencia de este tipo de buques.

Otros, los menos, recorrieron en excursiones contratadas a bordo las zonas de especial interés del interior de la isla. Por el norte, hasta la histórica villa de San Andrés y por el sur, los volcanes de Fuencaliente y el valle de Aridane. Hubo un momento, además, en el que coincidieron los buques “Volcán de Taburiente” y “Benchijigua Express”. Este último y el mencionado “Boudicca” enarbolan una contraseña hermana, pues ambas sociedades están controladas por el poderoso grupo naviero noruego Fred. Olsen & Co.

Los buques “Queen Elizabeth”, “Volcán de Taburiente” y “Benchijigua Express”

El buque “Queen Elizabeth” es un poco más nuevo que su casi gemelo “Queen Victoria”. Es fácil distinguirlos. El cierre de popa aquí es recto, mientras que en el otro es escalonado. Ambos pertenecen a la serie Vista, modelo del que también existen otros barcos de Costa Crociere, P & P Cruises y Carnival. Cunard Line sigue apostando por La Palma, factor a tener en cuenta. Estamos seguros que la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife lo tiene claro, pero, la nueva consejera de Turismo y el presidente del Cabildo de La Palma ¿también lo tienen claro?.

El buque “Queen Elizabeth” canceló su anterior escala y llegó a medianoche

A primera hora de la mañana arribó el buque “Boudicca”

Pleno de barcos, hoy, en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Fotos: Facundo Cabrera, Alberto Pérez y Francisco M. Jiménez 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Santa Cruz de La Palma la estampa marinera del velero alemán “Alexander von Humboldt II”, que encuentra en aguas de Canarias en su habitual campaña invernal, formando a jóvenes en las artes marineras y el compañerismo a bordo de un buque de esta naturaleza.

Se trata del primer velero construido en Alemania desde 1958 –año en el que entró en servicio el buque-escuela “Gorch Fock”- y enarbola la contraseña de la Deutsche Stiftung Sail Training (DSST). La ceremonia oficial de su bautizo se celebró el 24 de septiembre de 2011 en Bremerhaven, en la que actuó de madrina la señora Brigitte Rönner.

A finales de octubre del citado año se hizo a la mar en un viaje de entrenamiento y a mediados de noviembre comenzó su primer viaje de instrucción marinera, con escalas en varios puertos europeos, Madeira, Canarias y Cabo Verde. Es un barco bonito, elegante, bien proporcionado y un referente en el sector. 

El buque-escuela alemán “Alexander von Humboldt”, en el puerto palmero

El nuevo buque cumple con la normativa de la IMO y SOLAS y dispone de alojamiento para 79 personas, de ellos 25 tripulantes fijos. Tiene todas las características de un velero clásico aunque se trata de un buque de nueva construcción, que ha costado 15 millones de euros. Releva a su predecesor, construido en 1906.

Registra 763 toneladas brutas y mide 65 m de eslora total, 10 m de manga, 33 m de quilla a perilla y 5 m de calado. Arbola tres palos y larga un aparejo de 24 velas con una superficie vélica de 1.360 metros cuadrados. Dispone de un motor diesel de 550 kw de potencia, que le permite mantener una velocidad de 12 nudos. Código IMO 9618446.

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibe hoy las escalas de los buques “Queen Victoria” y “AIDAsol”. El primero realiza su tradicional crucero de Navidad y el segundo su habitual rotación semanal. Entre ambos suman unos cuatro mil turistas y unos dos mil tripulantes, con lo cual, durante unas horas, el casco histórico de la capital palmera ha visto crecer el número de visitantes, deambulando por la calle Real y alrededores.

Otros han elegido excursiones por el interior de la isla. Unos, al norte, llegando hasta San Andrés y Sauces y otros por el sur, recorriendo los volcanes de Fuencaliente con parada en Bodegas Teneguía y el valle de Aridane. Con algunas salvedades, como es lógico, la oferta de excursiones al sur de La Palma es la misma desde la década de los años veinte, como hemos podido ver en algunas guías turísticas de la época. Mejores carreteras –que lo serán aún mejores si algún día finalizan las obras- y vehículos más cómodos.

El buque “Queen Victoria” maniobra a su entrada en Santa Cruz de La Palma

Foto: Pedro de la Fuente

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió ayer una nueva escala programada del buque “Braemar”, que coincidió con su compañero de contraseña “Boudicca”. Y mientras nuestro protagonista permaneció atracado hasta casi medianoche y arribó esta mañana temprano al puerto de Santa Cruz de Tenerife, el segundo continuó viaje a Funchal, donde hoy ha sido noticia por el nuevo color retro de su casco.

Es el tercero de los barcos que enarbolan la contraseña de Fred. Olsen Cruise Line, precedido por los buques “Black Prince” (1987-2009) y “Black Watch” y seguido de los buques “Boudicca” y “Balmoral”. Es un buque de factura española, construcción número 198 del astillero de Unión Naval de Levante, cuyo contrato fue firmado el 12 de diciembre de 1989. Es un buen barco y tiene un rendimiento muy aceptable. 

El buque “Braemar”, iluminado, en la quietud de la noche palmera

El 21 de marzo de 1991 fue puesto en grada el primer bloque de su quilla y el 31 de enero de 1992 se procedió a su botadura con el ceremonial acostumbrado. Entró en servicio el 1 de junio de 1993 bautizado con el nombre de “Crown Dynasty”. La entrega sufrió un retraso de tres meses debido a un incendio producido el 23 de febrero del citado año en uno de los salones, cuando se encontraba en fase de armamento a flote.

Desde  junio de 2008, en que finalizaron los trabajos de alargamiento en el astillero Blohm & Voss, en Hamburgo (Alemania), es  un buque de 24.344 toneladas brutas, 10.164 toneladas netas y 2.978 toneladas de peso muerto, en un casco de 195,92 m de eslora total. Está equipado con nuevas cabinas de mayor superficie –en total dispone de 484 camarotes–, piscina más amplia, salones panorámicos y puede alojar a 929 pasajeros.

El buque está propulsado por cuatro motores Wärtsila 8R22, acoplados a dos ejes e igual número de hélices de paso variable, así como dos hélices transversales a proa, con una potencia de 13.200 kw, que le permite mantener una velocidad de 15,5 nudos. Código IMO 9000699.

Foto: Alberto Pérez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es la primera vez que dos o más buques de Fred. Olsen Cruise Line coinciden en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Recordamos, especialmente, la fecha del 30 de diciembre de 2010, cuando coincidieron tres de los cuatro buques que tiene esta compañía: “Black Watch”, “Boudicca” y “Balmoral”. Y hoy lo han hecho los buques “Boudicca” y “Braemar”, en una jornada soleada como podemos apreciar en las fotos de nuestro estimado amigo y colaborador José Javier Pérez Martín.

Observamos, además, que el buque “Boudicca” tiene el casco pintado de color oscuro, en lo que parece ser la nueva imagen de la flota. La presencia de estos barcos ha coincidido, además, con un viaje extraordinario esta mañana del fast-ferry “Benchijigua Express”, propiedad de Fred. Olsen Express. Fred. Olsen & Co. está vinculada a La Palma desde la década de los años treinta del siglo XX, cuando la exportación frutera a Inglaterra y el Continente.

Los buques “Braemar” y “Boudicca”, en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Fred. Olsen Cruise Line siente especial predilección por La Palma

El buque “Boudicca” luce una nueva estampa con el casco pintado de oscuro

Fotos: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió ayer una nueva escala del crucero de turismo “Saga Pearl II”, abanderado en Malta, que fue el protagonista de la jornada en el puerto insular. En la maniobra de entrada, que hizo de popa y babor al muelle, estuvo auxiliado por el remolcador “Boluda Don Blas”. Es barco de llamativa estampa marinera, ejemplo de la construcción naval de otra época, como podemos apreciar en la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Alberto Pérez.

Es propiedad de Saga Cruises, compañía británica que va en crecimiento y cada día goza de más aceptación entre su clientela. El buque “Saga Pearl II” fue comprado en una subasta por Saga Cruises a mediados de 2009 para sustituir al veterano “Saga Rose”, retirado en diciembre del citado año. Construido en 1981 en astilleros alemanes, anteriormente ha ostentado los nombres de “Astor” (1981-1985), “Arkona” (1985-2001) y “Astoria” (2001-2009). No debe confundirse con el segundo “Astor”construido en 1985 y de estampa marinera muy parecida.

El buque “Saga Pearl II”, maniobrando ayer en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Foto: Alberto Pérez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días anda por aguas de Canarias el crucero de turismo “Minerva”, abanderado en Bahamas. Una de sus escalas ha sido en el puerto de Santa Cruz de La Palma, donde hizo su primera escala el 14 de marzo de 2012. Alberto Pérez nos ofrece la bonita imagen que acompaña de la presencia de este buque, que tiene un origen llamativo.

El casco, construcción número 1 del astillero Okean, en Nikolayev, ciudad de Ucrania, estaba destinado a un buque de investigación y espionaje de la Marina de Guerra de la URSS –“Okean”, sobre el proyecto- cuya construcción comenzó en 1989, pero unos meses después, debido a la desintegración de la Unión Soviética, las obras quedaron paradas.

Así transcurrieron varios años, hasta que en 1994, la sociedad Swan Hellenic Cruises, filial de V-Ships, compró el casco a precio de saldo con la finalidad de transformarlo en crucero de turismo. Para ello hubo que terminar las obras fundamentales que permitieron su botadura, el 10 de diciembre de 1994 y, a continuación, fue remolcado a los astilleros T. Mariotti, en Génova (Italia), donde se procedió a su reconversión para dedicarlo a turismo de expedición, una modalidad que está creciendo mucho en los últimos años.

Aspecto del buque “Minerva”. De proyectado espía a crucero de turismo

Bautizado con el nombre de “Minerva”, entró en servicio el 29 de abril de 1996 y el 7 de junio siguiente fue oficialmente bautizado en Londres, dando comienzo, a partir de entonces, a su explotación comercial con una programación de cruceros por Europa y el Mar Báltico, entre otros destinos.

En mayo de 2003 fue fletado por dos años por Saga Holidays y rebautizado “Saga Pearl”. Al vencimiento del contrato se abrió una nueva etapa de tres años de duración por cuenta del tour operador alemán Phoenix Reisen y el buque de esta historia pasó a llamarse “Alexander von Humboldt”, en homenaje al científico y botánico germano (1769-1859) tan arraigado a Tenerife en su célebre visita acontecida en 1799.

En enero de 2008 se constituyó la sociedad Artica Adventure & Cruise Shipping, domiciliada en Nassau (Bahamas) y cuando acabó el contrato con Phoenix Reisen, pasó a su control por espacio de seis años con el nombre original de “Minerva”.

De 12.331 toneladas brutas y 1.500 toneladas de peso muerto, mide 133 m de eslora total, 20 m de manga y 4,50 m de calado máximo. Está propulsado por dos motores MAN B & W PC2-6E, con una potencia de 6.920 kw sobre dos ejes que accionan igual número de hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de 16 nudos.

Tiene capacidad para 350 pasajeros en 181 cabinas –de ellas 44 exteriores con balcón privado- con un estándar clásico para este tipo de viajes, ambientado en estilo inglés. Entre noviembre de 2011 y febrero de 2012 ha sido modernizado en los astilleros Lloyd Werft, en Alemania. Código IMO 9141196.

Foto: Alberto Pérez