Juan Carlos Díaz Lorenzo

Unas declaraciones del secretario general de la OMI, Koji Sekimizu, en la apertura de la 29ª Asamblea General de la OMI, celebrada el pasado 23 de noviembre en Londres, suscitó un importante revuelo en todos los ambientes marítimos cuando dijo que Indonesia acababa de depositar el instrumento de ratificación por su país del Convenio de Gestión de Aguas de Lastre y que Marruecos lo había hecho la víspera.

Sekimizu advirtió a la Asamblea de que, “sujeto a una cuidadosa verificación de IHS Fairplay para confirmar la exactitud de los datos facilitados a la OMI en relación al tonelaje de registro bruto de Indonesia, el Convenio entrará en vigor el 24 de noviembre 2016”, leemos en la prensa especializada internacional.

Aunque la noticia no se ha confirmado oficialmente, esas dos ratificaciones llevan la cifra de tonelaje tan cerca del necesario 35% del tonelaje bruto mundial que la anunciada ratificación por Finlandia, que se espera para la semana próxima, podría disparar el proceso de entrada en vigor.

La OMI trata de regular la normativa del lastre de los barcos

Las estadísticas de la flota mercante mundial de IHS Fairplay se actualizan permanentemente, por lo que el porcentaje de la flota mundial que supone un determinado conjunto de países es en la práctica una cifra cambiante. De ahí que no sea evidente determinar si se cumplen o no las condiciones, especialmente cuando la diferencia puede ya ser de menos de un 0,5% del tonelaje bruto mundial.

Según varias fuentes, en la actualidad se discute con los servicios jurídicos de la OMI si debería considerarse el tonelaje que cada Estado tenía abanderado cuando presentó su ratificación o los tonelajes actualizados. En breve se espera disponer al respecto de una decisión oficial de la OMI.

Foto: tecnologiamaritima.com

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En su primera escala en el puerto tinerfeño, ayer, la estampa marinera del “bulkcarrier” “SBI Tango”, en escala técnica para suministro de combustible y víveres, en su largo viaje hacia Paradip (India) vía Cabo de Buena Esperanza, a donde tiene previsto arribar el próximo 3 de enero.

Se trata de un buque del tipo ultramax perteneciente a la flota de Scorpio Bulkers Inc., sociedd con sede en Mónaco. Esta sociedad ha incorporado en este año nada menos de 28 nuevos buques de un total de 79 nuevas construcciones contratadas, cuyos tonelajes oscilan entre 61.000 TPM y 180.000 TPM, según leemos en la página web de la mencionada empresa naviera.

Construido en el astillero Imabari (Japón) y abanderado en Islas Marshall, es un buque de 34.835 toneladas brutas y 61.286 toneladas de peso muerto, en un casco de 199 m de eslora, 32 m de manga y 12,80 m de calado. Tiene cuatro grúas para las operaciones de carga y/o descarga. Código IMO 9714707. En las fotos de Ramón Acosta Merino, lo vemos fondeado en aguas del antepuerto tinerfeño.

El “bulkcarrier” “SBI Tango”, fondeado en el antepuerto tinerfeño

Es un buque de nueva construcción, recién estrenado

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de San Sebastián de La Gomera la estampa marinera del recién estrenado buque “Mein Schiff 4”, en su habitual periplo de temporada. Tui Cruises GmbH repite la experiencia del buque “Mein Schiff 3”, que el año pasado, después de su viaje inaugural, también vino a Canarias. Viene al mando del capitán Todd Brugman y con la cámara completa, formada por 2.632 turistas. Mañana estará en el puerto de Santa Cruz de La Palma.

Este buque está orientado exclusivamente al turismo alemán, cuyo esquema responde a parejas de una media de edad de 50 años y buenos ingresos económicos, aunque la compañía también quiere atraer a familias, pues el mercado está registrando un fuerte crecimiento, de dos dígitos anuales. En los últimos años, TUI Cruises ha fortalecido considerablemente su posición en el mercado y ha contratado en el astillero finlandés Meyer Turku otros dos buques de la misma clase.

El buque “Mein Schiff 4”, maniobrando esta mañana en La Gomera

El nuevo buque-insignia de Tui Cruises GmbH está operado por Celebrity Cruises y tiene capacidad para 2.506 pasajeros en 1.253 cabinas y una tripulación de 1.253 personas. El contrato de la construcción número 1.384 fue firmado el 23 de septiembre de 2011. El primer bloque de su quilla se colocó el 6 de abril de 2013 y el 10 de abril de 2014 flotó por primera vez. En la ceremonia de su bautizo celebrada el pasado 5 de junio actuó de madrina Franziska van Almsick y al día siguiente comenzó el primero de dos cruceros cortos de instrucción para su tripulación.

Construcción número 1.384 del mencionado astillero, es un buque de 99.526 toneladas brutas, 63.078 toneladas netas y 7.900 toneladas de peso muerto, en un casco de 293,20 m de eslora total, 35,80 m de manga y 8 m de calado. Está propulsado por un sistema de cuatro motores diesel-eléctricos Wärtsila, que accionan dos azipods y le permite mantener una velocidad de 21,7 nudos. Está abanderado en Malta y ha costado unos 625 millones de dólares. Código IMO 9678408.  

Foto: Sergio Apolo Sánchez Montserrat

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La naviera portuguesa Transinsular, en colaboración con la operadora logística JFV y Marítima Consiflet, ha iniciado esta semana un nuevo servicio entre los puertos de La Coruña, Leixoes, Lisboa, Las Palmas de Gran Canaria, Cabo Verde y Mauritania, atendida por los buques portacontenedores “Lagoa” y “Christina”. Se trata de un servicio regular semanal que tiene el aliciente de situar al puerto de La Coruña como base de contenedores en el noroeste de España.

La nueva línea se produce en un momento en el que existe crecimiento y demanda, tanto de exportaciones como de importaciones, lo que ha animado a sus promotores a llevar adelante este proyecto. La situación geográfica del puerto de La Coruña le permite competir en condiciones ventajosas con los puertos de Vigo, Villagarcía de Arosa y Ferrol.  Además, afianza la posición de La Coruña como base de contenedores, un tráfico en el que hasta ahora había sido secundario.

El buque “Lagoa” es uno de los asignados a la nueva línea

Foto: b47b56 (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El avituallamiento y la limpieza de casco son dos de los servicios más solicitados en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, además de las reparaciones navales –que, como vemos, está en aumento- y el suministro de combustible, del que no se puede decir lo mismo. Aunque generalmente pasan desapercibidos, queremos hacer mención a ellos en esta oportunidad, pues de un adecuado servicio se traduce que ese cliente repita e incluso actúe como tarjeta de presentación ante otros armadores.

Es el caso del buque frigorífico “Summer Flower”, que se encuentra fondeado en el antepuerto. La empresa Reprosub Servicios Marítimos se ocupa de los trabajos de limpieza de casco y pulido de la hélice y la empresa Off Shore Tenerife –filial del grupo Boluda– del suministro de provisiones. Propiedad de la compañía griega Chartworld Shipping, registra 12.659 toneladas brutas, mide 169 m de eslora y entró en servicio en 1984. Código IMO 8413019.  

El buque “Summer Flower”, fondeado en el antepuerto tinerfeño

Foto: Ramón Acosta Merino

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Algo más de cien mil euros ha facturado la empresa de reparaciones navales Tenerife Shipyards, en apenas seis días, en los trabajos realizados a bordo del petrolero “BW Clyde”, atracado en el muelle sur del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Han consistido en la reparación del timón, motores auxiliares, caldera principal y un motor eléctrico de una de las bombas de lastre.

Treinta y cinco personas han trabajando en diferentes turnos 24 horas durante seis días, lo que contribuye a reducir los costes que supone a la naviera tener inoperativo el barco en puerto. “La eficiencia del astillero repercute también en la cuenta”, afirma el director general de Tenerife Shipyards, Jonathan Pérez.

Pero hay más. Flota Suardíaz ha decidido que el buque “Gran Canaria Car” realice reparaciones durante este fin de semana en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. El buque “Artova”, que se encuentra en la Dársena de Los Llanos desde el 31 de octubre, fecha en la que llegó remolcado desde Mauritania tras sufrir una avería en el cigüeñal y quedar a la deriva, es objeto trabajos a bordo.

TFE Shipyards reparaciones

Trabajos en el timón del petrolero “BW Clyde”

Foto: cedida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Más de seiscientos currículum de demandantes de empleo ha recibido en menos de una semana la empresa de reparaciones navales Tenerife Shipyards. La respuesta es consecuencia de una campaña de buzoneo lanzado por la empresa en los barrios de la capital tinerfeña solicitando trabajadores de múltiples perfiles para la puesta en marcha de su astillero.

Mientras tanto, las obras en la parcela adjudicada en el dique del Este del puerto de Santa Cruz de Tenerife van cumpliendo plazos sobre las fechas establecidas, confirma Jonathan Pérez, director general de la empresa. En su primera fase habrán concluido en mayo de 2016 y a partir de entonces llegará un dique flotante que posibilitará un salto cualitativo en las reparaciones navales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Tenerife Shipyards hace posible una nueva etapa en el puerto tinerfeño

Foto: cedida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ocho empresas auxiliares relacionadas con la actividad de reparaciones navales han sido autorizadas por el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, reunido en la mañana de ayer bajo la presidencia de su titular, Ricardo Melchior Navarro, para que puedan realizar su actividad en el dominio portuario.

Las empresas son las siguientes: Estructuras y cerrajería El Sobradillo, SL, Reparaciones navales Tiburón SL, Reparaciones navales Felipe del Rosario Hernández SL, Reparaciones y mantenimiento naval Servybunk Montajes SL, Reparación e instalación de equipos electrónicos a buques Navtec SL, Montajes y desmontajes de andamios y calorifugado Aislamiento Técnicos Canarios SL, Trabajos submarinos y servicios de apoyo Prosub Canarias SL y Trabajos submarinos Técnicas y Obras Subacuáticas SLU.

Reparación Naval Tenerife

Las reparaciones navales, un sector en auge en Tenerife

Esta recuperación de las industrias asociadas a las actividades portuaria y naval “supone una importante contribución a la diversificación e internacionalización de la economía insular, así como generación de riqueza y empleo para la sociedad tinerfeña”, precisa el presidente de la Autoridad Portuaria, que tiene muy claro cuáles son los caminos que hay que recorrer en esta nueva etapa.

Tras la reciente colocación de la primera piedra de los astilleros Tenerife Shipyards y los diversos contratos de reparaciones y mantenimiento de diversas navieras internacionales que se vienen realizando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, la actividad se ha convertido en un magnífico aliciente para las empresas del sector industrial, que empiezan a concentrarse en el puerto de la capital tinerfeña.

Foto: cedida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es frecuente que coincidan en el puerto de San Sebastián de La Gomera dos buques de una misma compañía naviera turística. Y lo es menos que lo sean de una clase poco común, como es el caso de los dos grandes yates “Sea Cloud” y “Sea Cloud II”, que esta tarde han compartido atraque en el puerto colombino. Desde hace unos días, ambos barcos están navegando por aguas de Canarias, en el transcurso de sus viajes con turismo de alto standing. Agradecemos a nuestro distinguido amigo Pedro de la Fuente el envío de estas fotografías, que ya son historia. 

El primero es un barco cargado de mucha historia, construido en 1931 en Alemania como yate privado. El segundo, mucho más moderno, es de factura española, pues tomó forma en Astilleros Gondán y entró en servicio en febrero de 2001. Un tercer buque, llamado “Sea Cloud Hussar”, que estaba en construcción en el astillero de Marín, se ha convertido en la triste historia de un grave fracaso y todavía no ha sido entregado. Sea Cloud Cruises es una prestigiosa compañía de capital alemán.

Los dos buques, atracados en el puerto de San Sebastián de La Gomera

“Sea Cloud II” y por su popa el histórico “Sea Cloud”

Fotos: Pedro de la Fuente

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde febrero de 2001, el veterano “Sea Cloud” tiene un compañero de singladuras llamado “Sea Cloud II”. Es un buque de factura netamente española, proyectado por la empresa SENER, fundada a finales de la década de los años cincuenta por el prestigioso ingeniero naval Enrique de Sendagorta Aramburu y construido en Astilleros Gondán (Asturias). Desde esta tarde se encuentra de nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde lo ha fotografiado nuestro estimado amigo y colaborador Julio A. Rodríguez Hermosilla.

Se trata de un buque de 3.849 toneladas de registro bruto y mide 117 metros de eslora total incluído el bauprés -81,50 m de eslora entre perpendiculares-, 16 de manga, 9,5 de puntal y 5,70 de calado máximo. Aparejado de barca de tres palos, despliega 24 velas con una superficie de 3.400 metros cuadrados. Además del casco, los mástiles de este velero están fabricados en acero naval de gran resistencia. La guinda -o altura total del palo mayor- mide 61 metros.

Con el aparejo aferrado, el buque “Sea Cloud II” arriba a Tenerife

Con el aparejo desplegado alcanza una velocidad normal de siete nudos, aunque con vientos constantes y en determinadas condiciones de mar puede alcanzar 16 nudos. Cuando los vientos no son propicios, dispone de dos motores Mak, con una potencia de 3.372 caballos, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 14,7 nudos. Tiene capacidad para 96 pasajeros en diferentes categorías de camarotes, aunque todos ellos de muy alto nivel y una tripulación de 63 personas. En su concepción y diseño, los armadores siguieron la línea del histórico “Sea Cloud” y en su construcción invirtieron 40 millones de dólares.

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla