Juan Carlos Díaz Lorenzo

Algo ha cambiado en el servicio a bordo del ferry italiano Albayzin, fletado por Acciona-Trasmediterránea para cubrir la línea Cádiz-Canarias durante la temporada de invierno. Desde la compañía, que se ha puesto en contacto con nosotros, se reconoce que el primer viaje del barco resultó poco afortunado, de ahí la aplicación de una serie de actuaciones para lograr su puesta a punto, que habían sido motivo de duras quejas por parte de los pasajeros, algunos de los cuales han dejado sus comentarios en nuestra web y en otros medios de comunicación.

Nos alegra este cambio de actitud por parte de la compañía, aunque pensamos que todo esto se hubiera podido evitar. El nivel del servicio al que nos tenía acostumbrados Acciona-Trasmediterránea era francamente estimable y, sin duda, superior al actual, caso del ferry Juan J. Sister –construido específicamente para esta línea- y sus sucesores Sorolla y Fortuny.

La crisis también está haciendo mella en Acciona-Trasmediterránea, hasta el punto de que ha ordenado el amarre del buque Super-Fast Balares, recién estrenado, lo mismo que el buque Super-Fast Canarias. Piensen por un momento –y con ello no estamos defendiendo a la compañía- lo que supone para una empresa naviera tener un barco nuevo y amarrado. Hace ya algún tiempo que casi todos los barcos de alta velocidad de Acciona-Trasmediterránea están amarrados, puestos en venta o como unidades de apoyo, caso necesario.

Los precios de los fletes no cubren los gastos de explotación de este tipo de barcos. Con las tarifas actuales que rigen el mercado, y la competencia existente, se trata de aprovechar la mayor capacidad de carga rodada del buque Albayzin frente al Murillo, que es el buque que cubrió la línea durante el verano. Claro que ello, como se puede apreciar, va en detrimento del pasaje. Y eso no puede ser. Ni debería permitirlo el Gobierno de Canarias, cuyo consejero de Transportes, parece que ha quedado satisfecho con las explicaciones que le han dado desde Madrid.

Desde hace unos días, se ha reforzado la presencia de más tripulantes españoles a bordo, algunos de ellos con responsabilidades y capacidad de decisión, para hacer más cómoda y agradable la travesía a los pasajeros invernales. También hay inspecciones más frecuentes de la propia compañía y aunque todavía quedan algunos flecos por resolver -como el adecuado alojamiento de los perros-, confiamos en que sean subsanados en breve.

Otro aspecto que no compartimos, y que tiene difícil solución en este barco, es que los coches viajan a la intemperie. El pasaje cuesta lo suyo como para que estén sometidos durante dos días a la acción de la marea. Este despropósito no lo habíamos visto en la compañía desde hace más de 35 años, antes de que llegara el ferry J.J. Sister (1975), cuando, por escasa capacidad de bodega, algunos coches eran estibados sobre cubierta en los buques Ernesto Anastasio, Ciudad de Cádiz, Isla de Formentera y Villa de Madrid.

La historia de este desaguisado nos hizo recordar a la EXPO 92, cuando el barco asignado para dicha línea excepcional, entre Canarias y Sevilla, era un ferry inglés llamado Rozel, el cual, cuando fue inspeccionado, fue desechado pues no reunía los estándares exigidos por la compañía. Entonces fue sustituido por el ferry Ciudad de Santa Cruz de La Palma –capitanes, Pedro Berenguer y Francisco Font-, que hizo una veintena de viajes con gran aceptación por el público que se sumó a la iniciativa EXPOCANTOUR, una de las buenas ideas de Leopoldo Mansito.

Oficina de recepción del buque "Albayzin"

Línea de comida caliente del "self service"

Se aprecia limpieza y orden en el mobiliario y estancia

Taburetes y mesas en sala de estar del buque

Acceso al comedor principal del buque

Camarote de dos camas, en perfecto estado

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife ha vivido una semana de lujo en lo que a escalas de cruceros de turismo se refiere. Ya lo habíamos adelantado en esta misma sección en su momento, y ahora lo resumimos para nuestros lectores.

Hace justo una semana, el 23 de octubre, coincidieron tres buques en el muelle sur, por el siguiente orden: AIDABlu, que arribó de madrugada, en su itinerario semanal habitual; Marco Polo, un clásico de los años sesenta y el gigante Independence of the Seas.

El domingo 24, con una hora de diferencia, arribaron los cruceros Azura y Celebrity Eclipse. El muelle sur acogió las escalas de ambos buques, y los miles de pasajeros que viajaban a bordo recorrieron las calles de la ciudad capital y unos cuantos cientos disfrutaron las excursiones programadas por el interior de la isla.

El lunes 25 llegó un clásico de los años setenta: Ocean Countess. Por la noche continuó viaje a San Sebastián de La Gomera, haciéndolo en mejores condiciones meteorológicas que el día anterior, que impidieron la escala del crucero Marco Polo en el puerto colombino.

El martes 26 le tocó el protagonismo al crucero Ventura, gemelo del Azura, en viaje de posicionamiento al Caribe, previendo su siguiente escala en Tórtola (Islas Vírgenes). Como conocen nuestros lectores, ambos buques son los más grandes de la flota de la compañía británica P & O Cruises.

El jueves 28 tuvimos tres buques de porte medio: Silver Spirit, en viaje al Caribe; Saga Ruby, otro clásico de prestigio, dando saltos entre las islas; y Grand Mistral, que esta temporada ha sido un asiduo del puerto tinerfeño.  

El viernes 29 arribó el megacrucero Navigator of the Seas, uno de los barcos de la clase Voyager, en viaje de posicionamiento a Port Everglades, con siete singladuras por la proa en su cruce del Atlántico.

Y hoy, sábado 30, nos visita el crucero Celebrity Century, también en viaje de posicionamiento en Miami, ante mañana estará en Santa Cruz de La Palma antes de cruzar el Atlántico y, como cada sábado, el crucero AIDABlu.

"Independence of the Seas", con las primeras luces del día

"Azura", maniobrando entre puntas aún de noche

"Celebrity Eclipse" y "Azura" comparten atraque

Maniobra del crucero "Ventura", gemelo del "Azura"

El ferry "Volcán de Timanfaya" se cruza con el crucero "Celebrity Century"

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vigo, como cualquier puerto de entidad comercial, registra un considerable movimiento de buques de diferentes tipos. En este caso, además, se trata del principal puerto de Galicia, en el que, además, se encuentran los astilleros privados punteros del sector a nivel nacional.

De ahí que, además de su indiscutible protagonismo en el tema pesquero, otros buques –cruceros de turismo, portacontenedores, cableros, petroleros, car carriers… – aseguren con su presencia el tráfico que mantiene la actividad comercial no sólo de la comarca, sino de una región mucho más amplia.

En las fotos de Alfredo Campos Brandón cuatro barcos en aguas de la ría de Vigo: los cruceros Independence of the Seas y Azura, todo un espectáculo durante su escala; los portacontenedores K-Wave y K-Stream, al servicio de la compañía holandesa WEC Lines y el car carrier Danube Highway.  

Perspectiva de los cruceros "Independence of the Seas" y "Azura"

Car carrier "Danube Highway"

Buque portacontenedores "K-Stream"

Buque portacontenedores "K-Wave"

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió hoy la escala del crucero Thomson Dream, procedente de Lisboa en viaje a Cherbourg, como se aprecia en las fotos de nuestro astimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón. Ocho horas de presencia, en la que una parte de sus pasajeros realizaron excursiones programadas y otros prefirieron conocer el centro de la ciudad.

Desde el pasado mes de abril este buque está fletado por TUI / Thomson. El barco fue construido en astilleros alemanes y salió a navegar en mayo de 1986 con el nombre de Homeric (Home Lines).  En noviembre de 1988 lo compró Holland America Line y entonces comenzó una nueva etapa con el nombre de Westerdam y que habría de prolongarse hasta abril de 2002, en que fue adquirido por Costa y por espacio de ocho años ostentó el nombre de Costa Europa.

En la actualidad es un buque de 53.872 toneladas brutas (GRT), mide 243 metros de eslora y tiene capacidad para 1.494 pasajeros.

Bonita imagen del crucero "Thomson Dream" en el puerto de Vigo

Visto de popa por babor, en un día típico otoñal

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Luciano de la Rosa, viejo y buen amigo desde los tiempos estudiantiles del instituto, es un consumado “spotter” del mundo de los aviones, aunque su vocación inicial está en los barcos que visitaban el puerto de Santa Cruz de Tenerife, cuando la línea de atraque del muelle sur estaba todos los días al completo.

Lejos de aminorar aquella vocación temprana, los barcos constituyen un referente permanente en la predilección fotográfica de este entrañable amigo y colaborador y, como otros muchos tinerfeños, presenció la salida del nuevo crucero británico Queen Elizabeth, en su escala del 19 de octubre. Aquí les ofrecemos, con mucho gusto, tres fotos de su buen quehacer que nos envía para nuestro archivo, y que nosotros ofrecemos, con mucho gusto, a nuestros lectores.

Bonita estampa del crucero "Queen Elizabeth" en el puerto tinerfeño

Los buques "Queen Elizabeth" y "Costa Luminosa" comparten atraque

El barco, en todo su esplendor, en la maniobra de salida

Fotos: Luciano de la Rosa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es frecuente que coincidan dos cruceros de turismo de una misma compañía en el puerto de Santa Cruz de La Palma, siquiera en otros puertos de las islas del Atlántico. Sin embargo, hace tres días, el miércoles 19, compartieron atraque los cruceros italianos AIDAcara y AIDAblu, de la compañía AIDA Cruises, una de las navieras del Grupo Carnival, dedicadas, preferentemente, al turismo alemán.

Ambos buques arribaron procedentes de Funchal y siguieron viaje Las Palmas y el puerto de la capital palmera coincidieron, además, con el rolón español José María Entrecanales, “flag ship” de Acciona-Trasmediterránea. En los blogs de los colegas especializados en cruceros de turismo podrán seguir las noticias de la presencia de estos buques en Funchal (sergio@cruises) y en Las Palmas (yeyo@cruises).

Los cruceros "AIDACara" y "AIDABlu", en Santa Cruz de La Palma

Son barcos de nueva generación propiedad de AIDA Cruises

El crucero "AIDABlu" y el rolón "José María Entrecanales"

Perspectiva de popa y por babor del crucero "AIDABlu"

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo acogió durante el día de hoy la escala del crucero Ocean Countess, que arribó a primera hora procedente de Plymouth y zarpó poco después de mediodía rumbo a Agadir, su próxima escala. En las fotos de Alfredo Campos Brandón, dos imágenes de la estancia del buque en el citado puerto gallego, en un bonito día otoñal. 

El próximo día 25 veremos a este buque en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, en su primera escala, fecha en la que arribará procedente de Arrecife de Lanzarote y al día siguiente estará en el puerto de San Sebastián de La Gomera. Pertenece al grupo de los clásicos y en sus primeros años de mar perteneció a Cunard Line con el nombre de Cunard Countess, lo mismo que su gemelo Cunard Princess. El buque es propiedad de la compañía griega Majestic International Cruises y está fletado, en un contrato de larga duración, por Cruise & Maritime Voyages, con base en el Reino Unido.

Bonita estampa del buque "Ocean Countess", visto de popa por babor

El buque, listo de maniobra, abandona la ría de Vigo

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En Santa Cruz de La Palma se repitió hoy el mismo espectáculo que ayer en Santa Cruz de Tenerife. La primera escala del crucero británico Queen Elizabeth atrajo la atención de cientos de personas interesadas en conocer de cerca el nuevo barco, cuya escala había sido previamente informada por los medios de comunicación. A media tarde, el barco continuó su viaje inaugural a Funchal, última escala de su primer periplo comercial.

La Palma es una isla con la que Cunard Line mantiene una entrañable relación desde la década de los años treinta del siglo XX, cuando recalaron al resguardo del Risco de la Concepción los primeros cruceros de turismo de su contraseña, los antiguos “liners” a los que la crisis del “crack” de 1929 había dejado ociosos para el cruce del Atlántico.

Desde finales de la década de los años ochenta, la presencia de la centenaria compañía británica es asidua en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Entonces fueron las escalas del buque Cunard Princess y, en los últimos años, han situado la elegancia de sus estampas marineras los buques Queen Elizabeth 2, Queen Victoria y, hoy, el nuevo Queen Elizabeth.

La presencia del nuevo crucero refuerza el prestigio de La Palma

Cunard Line mantiene una intensa relación con el puerto palmero

Un día otoñal y soleado acompañó la escala del nuevo buque

La escala del "Queen Elizabeth" era esperada con bastante expectación

Vista de la popa del barco por su banda de babor

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife estamos acostumbrados al hermoso espectáculo de los grandes cruceros de turismo que navegan por esta parte del mundo, y en los últimos años hemos vivido hitos importantes. Sin desmerecer, en absoluto, a los barcos de otras compañías, Cunard Line tiene aquí, sin embargo, un atractivo especial. Así se puso de manifiesto, una vez más, ayer, con la primera escala del nuevo crucero Queen Elizabeth.

Numeroso público acudió a la Avenida de Anaga, Muelle Norte y aledaños de Valleseco para presenciar  la salida del barco, que se lució en todo su esplendor con notable parsimonia –como lo hizo a la entrada, aún de noche-, despidiéndose para la ocasión con tres toques largos de la sirena que, para los amantes de la mar y los barcos, nos trajo la grata evocación de los históricos trasatlánticos del Atlántico Norte.

A pesar de la expectación que ayer se generó, convenientemente respaldada por los medios de comunicación, nada comparable a cuando vino, por primera vez, el crucero Queen Mary 2. En aquella ocasión, miles de personas acudieron a las zonas próximas al puerto y la salida del barco provocó un extraordinario caos de tráfico.

El espectáculo pudo haber sido mucho mayor si se permitiese el acceso del público al paseo del muelle sur, cerrado a cal y canto cuando hay escalas de cruceros de turismo. Se dice que es por razones de seguridad, y así lo creemos, pero no deja de ser una lástima que la ciudadanía tinerfeña no pueda disfrutar de uno de los encantos tradicionales de la ciudad y su puerto. Ello impidió que el pueblo de Santa Cruz disfrutara de la recreación de los fusileros del siglo XVIII, que desfilaron y dispararon salvas de ordenanza al costado del barco, ante la mirada atenta de cientos de turistas del Queen Elizabeth, momentos antes de que se iniciara la maniobra de salida.  

Ofrecemos a nuestros lectores una serie de fotografías que nos llegan gracias a nuestros colaboradores Antonio Sáez y Pepe Marrero y algunas nuestras. Que las disfruten.

Primera imagen del crucero "Queen Elizabeth" en Tenerife

El muelle Sur fue un constante trajín de personas

El nuevo crucero luce toda su elegancia en el puerto tinerfeño

El grupo de fusileros desfila hasta alcanzar su posición

Primera descarga de fusilería previa a la salida del barco

Se trata de una recreación de finales del siglo XVIII

Estampa marinera del crucero "Queen Elizabeth" en el puerto tinerfeño

Visto a contraluz, maniobrando entre puntas

Es un barco hermoso, propio del prestigio de Cunard Line

Fotos: Antonio Sáez, Pepe Marrero y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplieron las previsiones. El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió hoy la primera escala del crucero británico Queen Elizabeth, que realiza su viaje inaugural. Arribó bien temprano, procedente de Las Palmas, y después de hacer una larga demora al noroeste de Punta Anaga, atracando estribor al muelle sur, por detrás del crucero italiano Costa Luminosa, que es, en esencia, un gemelo suyo, pues ambos buques pertenecen a la clase Vista.

A mediodía se celebró a bordo la tradicional recepción con intercambio de obsequios y buenos deseos entre el capitán Wells y los representantes de la Autoridad Portuaria, Capitanía Marítima, Prácticos de Tenerife, Asociación Provincial de Consignatarios y la consignataria Hamilton y Cía., cuyo director general, Eduardo Álvarez Hamilton, es el verdadero artífice de que los cruceros hayan subido significativamente en los puertos canarios. De este asunto ya les contaremos con más detalle en otro momento.

El barco, que tuvimos ocasión de recorrer, nos ha gustado. Tiene la misma distribución que el crucero Queen Victoria, cuyo nivel interior, sin embargo, se nos antoja superior. Encontramos algunas diferencias en los espacios públicos como el Queen’s Room, el restaurante principal en dos cubiertas, situado a popa y el gran teatro en tres cubiertas, a proa, pues su decoración, inspirada en el “art-decó”, es distinta. Otros espacios también tienen algunos cambios respecto de su predecesor, pero hemos de decir que el crucero Queen Elizabeth es un gran barco y hace honor a la tradición de Cunard Line.

De todo esto y mucho más les contaremos en próximas crónicas. Ahora van unas fotos de la escala inaugural y de su salida, a las 18 horas, con puntualidad británica y haciendo sonar la sirena como en las grandes celebraciones y ésta ha sido una de ellas. Numeroso público se congregó en el muelle Norte y aledaños, haciendo fotos y comentarios elogiosos del nuevo barco, que ya forma parte de la historia inmediata del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Mañana estará en Santa Cruz de La Palma y el jueves, en Funchal, desde donde regresará a Southampton, su puerto de matrícula.

"Queen Victoria" y "Costa Luminosa" coinciden en el muelle Sur

La imagen corporativa de Cunard está bien representada

Zarpó con puntualidad británica y con este hermoso contraluz

En su estampa marinera es casi idéntico al "Queen Victoria"

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo