Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió ayer una nueva escala programada del buque “Breamar”, uno de los barcos de la flota de Fred. Olsen Cruise Line. Arribó a primera hora de la mañana en una estancia de once horas de duración, procedente de Sevilla en viaje a Hamburgo, con una expedición de 929 pasajeros y 379 tripulantes. Salieron ocho autobuses para realizar las excursiones contratadas a bordo, a los lugares de interés habitual. De la consignación se ocupó la delegación de Pérez y Cía. y nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón dejó constancia gráfica.

El buque “Braemar” es el tercero de los barcos que enarbolan la contraseña de Fred. Olsen Cruise Line, precedido por los buques “Black Prince” (1987-2009) y “Black Watch” y seguido de los buques “Boudicca” y “Balmoral”. Es de factura española, construcción número 198 del astillero de Unión Naval de Levante, cuyo contrato fue firmado el 12 de diciembre de 1989. El 21 de marzo de 1991 fue puesto en grada el primer bloque de su quilla y el 31 de enero de 1992 se procedió a su botadura con el ceremonial acostumbrado. Entró en servicio el 1 de junio de 1993 bautizado con el nombre de “Crown Dynasty”. La entrega sufrió un retraso de tres meses debido a un incendio producido el 23 de febrero del citado año en uno de los salones, cuando se encontraba en fase de armamento a flote.

El buque “Braemar·, en el puerto de Vigo, visto por la aleta de babor

Propiedad, entonces, de Crown Cruise Line (vinculada a Commodore Cruise Line), por espacio de cuatro años estuvo fletado a la prestigiosa compañía británica Cunard Line, en unión de su gemelo “Crown Jewel”. En esta etapa, ambos buques operaron en la costa este de EE.UU. con notable éxito debido a su tamaño medio y calidad de las instalaciones y servicios a bordo. Es de mencionar, además, que fueron los últimos buques de su clase construidos en España.

En marzo de 1997 el buque fue fletado a Majesty Cruise Line y rebautizado “Crown Majesty”. En ese mismo año, unos meses después, pasó a la propiedad de Norwegian Cruise Line y navegó con el nombre de “Norwegian Dynasty”. En octubre de 1999 fue recomprado por Commodore Cruise Line y recuperó su nombre original. En diciembre de ese mismo año pasó a la explotación de Crown Cruises y gerencia técnica y comercial de la mencionada propietaria.

Sin embargo, en febrero de 2000 sobrevino la quiebra de Commodore Cruise Line y en mayo de 2001 fue adquirido por Fred. Olsen Cruise Line. Entonces hizo viaje al puerto de Santa Cruz de Tenerife y aquí permaneció varios días mientras se ultimaban los detalles de su nueva etapa, viajando a continuación al astillero Blohm & Voss, en Hamburgo, donde se procedió a su puesta a punto.

El buque “Braemar”, visto de popa durante su estancia en Vigo

De nuevo en servicio en agosto de 2001, por entonces era un buque de 19.089 toneladas brutas y 1.800 toneladas de peso muerto, en un casco de 163,81 m de eslora total, 22,50 m de manga y 5,40 m de calado máximo. Su acomodación original de 820 pasajeros quedó reducida a 750 pasajeros, en un ambiente de gran confort. En diciembre de 2007, Fred. Olsen Cruise Line decidió el alargamiento del casco con una nueva sección de 32,11 m de eslora, que fue construida en el astillero Schichau Seebeck, en Bremerhaven, mientras que el corte y ensamblaje se llevó a cabo en el astillero Blohm & Voss, en Hamburgo.

Después de dos meses de trabajos, en junio de 2008 salió de nuevo a navegar y desde entonces es un buque de 24.344 toneladas brutas, 10.164 toneladas netas y 2.978 toneladas de peso muerto, en un casco de 195,92 m de eslora total. Está equipado con nuevas cabinas de mayor superficie –en total dispone de 484 camarotes–, piscina más amplia, salones panorámicos y puede alojar a 929 pasajeros. El buque está propulsado por cuatro motores Wärtsila 8R22, acoplados a dos ejes e igual número de hélices de paso variable, así como dos hélices transversales a proa, con una potencia de 13.200 kw, que le permite mantener una velocidad de 15,5 nudos. Código IMO 9000699.

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el puerto de Santa Cruz de Tenerife, nuestro estimado amigo y colaborador Jorge Rodríguez Suárez captó esta imagen del petrolero español “Castillo de Trujillo”, atracado en los duques de alba de la refinería de CEPSA. El citado buque, propiedad de la Empresa Naviera Elcano, descarga para la refinería tinerfeña procedente de Huelva, donde tiene su sede otra de las refinerías de la petrolera española controlada por IPIC.

El casco de este buque fue construido en Khersones (Ucrania), donde se encontraba inacabado cuando lo adquirió la Empresa Naviera Elcano. Los trabajos de armamento se llevaron a cabo en los astilleros Duzgit Gemi Insa San (Duzgit Group), en Turquía y entró en servicio en julio de 2004. Pertenece a una serie en la que figuran los buques “Castillo de Monterreal”, también de Elcano y “Mar Nuria”, que estuvo al servicio de MarPetrol.

Es un buque de 21.589 toneladas brutas, 7.754 toneladas de peso muerto y 30.564 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 182,10 m de eslora total, 25,30 m de manga y 11,30 m de calado. Propulsado por un motor diesel de 9.960 kw., mantiene una velocidad de 14 nudos. Figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. Código IMO 9293337.

El petrolero “Castillo de Trujillo”, en el puerto de su matrícula naval

Foto: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque “Sorrento” pertenece a una larga serie de una veintena de buques tipo ro-pax, de proyecto italiano, que ha tenido notable éxito, aunque también algunos siniestros de importancia, como el ocurrido en el buque “Norman Atlantic” y el que ahora nos ocupa. No todos son iguales, aunque su aspecto exterior sea muy parecido. Los de la misma serie del “Sorrento”, y entre ellos el “Albayzin”, fletado también por Trasmediterránea, tienen una considerable capacidad de carga, de 2.250 metros lineales y un millar de pasajeros, de ellos 370 en 93 camarotes.

Es propiedad de Grimaldi Ferries. Botado el 18 de enero de 2003 y bautizado con el nombre de “Eurostar Vaencia”, entró en servicio el 16 de junio siguiente y el 5 de julio se estrenó en la línea Salerno-Valencia. Asimismo, ha navegado en las líneas La Valletta-Túnez, Civitavecchia-Toulon, Civitavecchia-Cagliari y Civitavecchia-Bastia. Rebautizado “Sorrento” en junio de 2006, ha navegado en las líneas Civitavecchia-Porto Vecchio, Salerno-Palermo-Túnez, Civitavecchia-Trápani-Túnez, Livorno-Valencia, Brindisi-Igoumenitsa-Patras y desde marzo de 2014 está en la línea Valencia-Palma, fletado por Trasmediterránea.

El fuego ya ha hecho su trabajo. Ahora se trata de evitar que se hunda

Construcción número 197 del astillero Visentini, factoría de Porto Viro (Sicilia, Italia), es un buque de 25.894 toneladas brutas y 7.150 toneladas de peso muerto, son sus principales dimensiones 186 m de eslora total, 25,60 m de manga y 6,62 m de calado máximo. Está propulsado por dos motores MAN 9L48/60, con una potencia de 25.696 caballos que accionan igual número de ejes independientes y hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de 22 nudos. Código IMO 9264312.

Foto: Salvamento Marítimo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A medida que van pasando las horas vamos conociendo datos más precisos del incendio que ha destruido al ferry italiano “Sorrento”, fletado por Trasmediterránea y adscrito a la línea Palma-Valencia. El siniestro ha sido muy grave y ha ocurrido a unas 18 millas de la isla de Dragonera. Se especula con la posibilidad de que el barco pueda hundirse. El fuego se inició en la cubierta número 4, a la banda de babor y no en la sala de máquinas como inicialmente se había dicho. Todos los pasajeros y tripulantes están a salvo, aunque cuatro de ellos tuvieron que ser evacuados en helicóptero y atendidos en centros hospitalarios de Mallorca.

Hay versiones contradictorias sobre lo vivido a bordo, pues mientras algunos de los pasajeros hablan de “relativa calma”, otros se refieren a situaciones de nerviosismo e histeria. Se ha informado de que alguno de los botes del ferry italiano “Sorrento” no pudo arriarse. El incendio no pudo ser controlado con los medios disponibles, por lo que a las 13,50 h se pidió la intervención de Salvamento Marítimo y el capitán ordenó el abandono después de concentrar a los pasajeros en los puntos de reunión. La evacuación se realizó por la banda de estribor.

Las imágenes del incendio a bordo del “Sorrento” son impresionantes

Algunos pasajeros han informado de que durante su permanencia en los botes se escucharon varias explosiones provenientes del buque siniestrado, debidas posiblemente a reventones de neumáticos y los tanques de gasoil de los camiones. Un comunicado de la compañía afirma que no hay mercancías peligrosas a bordo. Dos barcos italianos fletados por Balearia, “Visemar One” y “Puglia”, el primero en la misma línea y el segundo en la línea Ibiza-Barcelona, fueron los primeros en acudir en ayuda del siniestrado “Sorrento”, sumándose después la lancha de salvamento “Salvamar Acrux” y entre todos participaron en las labores de rescate.

Se informa de que uno de los botes, con un centenar de personas a bordo, quedó inclinado y atascado en el momento del arriado, lo que provocó mayor nerviosismo. El estado de la mar ha dificultado el trasbordo de los ocupantes de los botes al costado del buque “Puglia”, al que accedieron 143 personas, entre ellos una madre y su bebé de un año. Tuvieron que hacerlo por una escala de gato hasta el portalón y a las 21 h llegaron al puerto de Palma.

Entre los 170 pasajeros y tripulantes que iban a bordo del ferry “Sorrento” suman trece nacionalidades, aunque en su mayoría son españoles. Además de Salvamento Marítimo, Cruz Roja, el Servicio de Emergencias 112, 061, Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local de Palma de Mallorca se han sumado al dispositivo montado en el puerto mallorquín. La intensidad del fuego hizo que la columna de humo fuera divisable desde larga distancia. La ministra de Fomento, Ana Pastor, se ha desplazado a la capital insular para hacer un seguimiento de las operaciones.

Foto: Salvamento Marítimo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un incendio de grandes dimensiones se ha declarado en torno a las 14 h a bordo del ferry italiano “Sorrento”, fletado por Trasmediterránea y adscrito a la línea Palma-Valencia. Las imágenes muestran claramente el alcance del siniestro. El buque está parado y se encuentra a unas 18 millas de la isla de Dragonera. Al parecer, el fuego comenzó en la sala de máquinas y se extendió con gran rapidez.

A bordo, unas 150 personas y hasta el momento se tiene constancia de tres heridos, que han sido evacuados en helicóptero, informa la prensa valenciana. En su ayuda han acudido los buques “Visemar One”, que navegaba unas millas por su proa y “Puglia”, ambos al servicio de Balearia, así como medios de Salvamento Marítimo. Entre todos ellos se están ocupando de la evacuación de pasajeros y tripulantes.

El fuego de grandes dimensiones se ha adueñado del buque “Sorrento”

Foto: Efe

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió ayer una nueva escala del megacrucero “Ventura”, todavía pintado con los colores tradicionales de P & O Cruises, que ha sido su distintiva durante muchos años. Arribó procedente de Southampton en viaje a Lisboa, con una expedición de 3.142 pasajeros y 1.177 tripulantes. Ocho autobuses realizaron las excursiones contratadas a bordo, a los destinos tradicionales: Compostela, Bayona y La Toja, además de una marea de turistas que recorrió durante unas horas el casco histórico de Vigo y llenó bares, cafeterías y restaurantes. Buen día para el comercio local, como apunta nuestro amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón. De la consignación se ocupó la delegación de Pérez y Cía., con su habitual eficacia.

Construcción número 6.132 del astillero Fincantieri en Monfalcone (Italia), el buque “Ventura” entró en servicio en abril de 2008. De 116.017 toneladas de registro bruto (GRT), 85.676 toneladas netas (GRN) y 8.400 toneladas de peso muerto, mide 291,40  m de eslora total, 36 m de manga y 8,50 m de calado. Dispone de acomodación para 3.597 pasajeros, repartidos en 1.557 camarotes, de los cuales 900 tienen balcón. Está propulsado por seis motores Wärtsila, con una potencia de 67.200 kw, que le permite desarrollar una velocidad de 21,7 nudos. Código IMO 9333175. Es un barco moderno y sofisticado, pero sin renunciar a la elegancia y serenidad de un crucero tradicional característico del estilo de la centenaria naviera inglesa P & O Cruises.

El megacrucero “Ventura”, visto por la amura de estribor

Visto de proa, a crujía, mientras maniobra para la salida

Fotos: Alfredo Campos Brandón

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Blas de Lezo” (F-103) zarpó ayer desde su base en Ferrol para tomar parte en el Mar del Norte y el Mar de Noruega en los ejercicios antisubmarinos “Dynamic Mongoose 2015”, considerado el adiestramiento de mayor envergadura sobre este tipo de capacidades organizado anualmente por la OTAN, informa la Armada española.

En los ejercicios participarán unidades militares de once países aliados. Bajo la dirección del comandante de la Fuerza de Submarinos de la OTAN, participarán nueve fragatas y seis helicópteros embarcados, dos petroleros, tres submarinos convencionales, un submarino nuclear, tres aviones de patrulla marítima, y dos helicópteros que operan en tierra.

En estas maniobras participará la Segunda Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2 en sus siglas en inglés), compuesta actualmente por cuatro buques al mando del contralmirante Brad Williamson, de la U.S. Navy, que ejercerá el mando táctico de todas las unidades de superficie y aeronavales embarcadas.

La fragata “Blas de Lezo” (F-103) se dirige hacia el Mar del Norte

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado fin de semana permaneció atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma el buque de salvamento y rescate submarino “Neptuno” –comandante, capitán de corbeta José María Guerrero Arconada–, en la que ha sido su segunda escala. Ocasión en la que abrió sus puertas para que el público que lo deseara tuviera la oportunidad de visitar sus instalaciones y conocer de primera mano la importante misión para que su personal está preparado. En la foto de nuestro estimado amigo y colaborador José Javier Pérez Martín, lo vemos atracado en el dique del este del puerto palmero.

Las principales misiones de este buque son el apoyo al salvamento y rescate de submarinos hundidos, con intervención humana y auxilio de un vehículo no tripulado (ROV), localización y rescate de objetivos sumergidos, exploración e intervención subacuática, apoyo a la caza de minas y escuela flotante de buzos y buceadores. El relevo del veterano “Poseidón” es en origen un remolcador de apoyo a plataformas, en servicio desde 1975 y adquirido por la Armada en 1988. Próximamente publicaremos una crónica más amplia sobre su misión y su vida marinera.

El buque de salvamento “Neptuno”, en el puerto de la capital palmera

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió ayer la primera escala, en viaje inaugural, del nuevo buque “Anthem of the Seas”, abanderado en Bahamas. Arribó procedente de Southampton en viaje a Gijón, donde se encuentra hoy. La llegada del nuevo buque de Royal Caribbean International “había generado especial expectativa, entre otras cosas porque es el relevo del megacrucero ‘Independence of the Seas’, tan popular entre nosotros y ahora destinado al Caribe”, informa nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan.

El buque “Anthem of the Seas” (158-350 GRT) es el segundo de mayores dimensiones que visita el puerto de Vigo, con una eslora de 347 m. Su gran novedad es la esfera de cristal que semeja a una joya, con capacidad para 14 personas. Denominada “North Star”, pesa 7,1 toneladas y en su máxima elevación alcanza los 300 m sobre el nivel del mar. Como era de esperar, hizo una demostración para deleite de los asistentes. En esta ocasión viajan a bordo 3.605 pasajeros y 1.716 tripulantes, parte de los cuales salieron en las excursiones a los lugares tradicionales. De la consignación se ocupó Bergé y Cía.

El buque “Anthem of the Seas”, en toda su eslora, visto por la banda de estribor

La escala de este buque en Vigo había generado una notable expectación

Durante la maniobra de salida hizo una exhibición de su llamativo “juguetito”

El nuevo es la apuesta de Royal Caribbean por el mercado del Atlántico europeo

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió hoy la escala primaveral del megacrucero “Azura”, pintado con los nuevos colores corporativos de P & O Cruises, en los que destaca la “Union Jack” en la proa y amuras. Arribó procedente de Southampton y Funchal, con una expedición de algo más de tres mil pasajeros y poco más de un millar de tripulantes. Un día espléndido, con la mar en calma, “como un plato”, como decimos aquí y un cielo azul, limpio y una temperatura magnifica, rondando poco más de veinte grados. Salieron varios autobuses con excursiones contratadas a bordo, entre ellas “Volcanoes & wines”, con destino a Fuencaliente. Durante su escala coincidió con el ferry italiano “Albayzin”, fletado por Trasmediterránea para cubrir la línea Cádiz-Canarias.

Construcción número 6.166 del astillero Fincantieri en Monfalcone (Italia), el buque “Azura” entró en servicio en abril de 2010. De 115.055 toneladas de registro bruto (GRT), 85.676 toneladas netas (GRN) y 8.400 toneladas de peso muerto, mide 289,60  m de eslora total, 36 m de manga y 8,50 m de calado. Dispone de acomodación para 3.597 pasajeros, repartidos en 1.557 camarotes, de los cuales 900 tienen balcón. Está propulsado por seis motores Wärtsila, con una potencia de 67.200 kw, que le permite desarrollar una velocidad de 21,7 nudos. Código IMO 9424883. Es un barco moderno y sofisticado, pero sin renunciar a la elegancia y serenidad de un crucero tradicional característico del estilo de la centenaria naviera inglesa P & O Cruises.

El megacrucero “Azura” y, en primer plano, el ferry “Albayzin”

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo