Juan Carlos Díaz Lorenzo

Royal Caribbean trata de contener el aluvión de quejas y el miedo que han pasado los 4.180 pasajeros que viajan a bordo del megacrucero “Anthem of the Seas”, que han experimentado la desagradable sensación de un “huracán extremo” en el transcurso del viaje desde Nueva York hasta Port Cañaveral, donde el barco ha llegado hoy con daños de importancia en su interior.

En la época de la nueva tecnología, circulan en twitter, facebook y otras redes sociales imágenes de los destrozos producidos a bordo. El temporal ha sido de envergadura. Olas de 11,5 metros y vientos sostenidos de 65 nudos, que se hicieron especialmente presentes a lo largo de ayer.

El capitán se defiende, según la compañía, al asegurar que “las condiciones extremas de viento y mar, con velocidades de viento superiores a las previstas”. Royal Caribbean dice que en “un exceso de precaución”, el capitán pidió a los pasajeros que permanecieran en sus cabinas hasta que el tiempo mejorase. No hay información de daños entre los turistas, pero sí daños materiales diversos en áreas públicas y algunos camarotes.

Royal Caribbean trata de contener el aluvión de críticas

Evolución del “hucarán extremo” este fin de semana en la costa este de EE.UU.

En las redes sociales circulan críticas muy duras contra la actuación del capitán, del que dicen que esperó demasiado tiempo antes de tomar una decisión. Bien es verdad que la mayoría de los pasajeros no saben de navegación ni de cómo maniobrar un barco en caso de tormenta, que se intensificó con gran rapidez y durante al menos cuatro horas lo pasaron francamente mal.

El capitán informó a los pasajeros de que estaba en comunicación con el U.S. Coast Guard y trataba de poner el buque proa al viento, pero que no podían avanzar. Las olas enfurecidas rompieron en la parte superior e inundaron la zona de piscinas. Las escoras producidas por el huracán fueron considerables, por lo que algunos pasajeros desobedecieron la indicación de permanecer en sus cabinas y se dieron cita en los puntos de reunión provistos de chalecos salvavidas.

El U.S. Coast Guard dijo que no había recibido ninguna llamada de auxilio del buque “Anthen of the Seas”, aunque permaneció en contacto cuando leyeron los mensajes de los pasajeros en las redes sociales. “En el barco dicen que todo está en orden y no han emitido llamadas de socorro”, agrega. El momento de mayor tensión se vivió cuando se encontraba frente a Charleston, con ráfagas de viento superiores a 80 nudos, informa la página web especializada gcaptain.com.

Fotos: Alfredo Campos Brandón y NOAA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife –el de su matrícula naval–, el petrolero “Castillo de Trujillo”, atracado en el pantalán de El Bufadero, descargando para Terminales Canarios, empresa que tiene presencia en el suministro de combustible en el aeropuerto Tenerife Sur. El citado buque, propiedad de la Empresa Naviera Elcano, descarga procedente de Las Palmas en viaje a Huelva, donde tiene su sede una de las tres refinerías de la petrolera CEPSA controlada por IPIC.

El casco de este buque fue construido en Khersones (Ucrania), donde se encontraba inacabado cuando lo adquirió la Empresa Naviera Elcano. Los trabajos de armamento se  realizaron en el astillero Duzgit Gemi Insa San (Duzgit Group), en Turquía y entró en servicio en julio de 2004. Pertenece a una serie en la que figuran los buques “Castillo de Monterreal”, también de Elcano y “Mar Nuria”, que estuvo al servicio de MarPetrol.

El buque “Castillo de Trujillo”, en el pantalán de Terminales Canarios

Es un buque de 21.589 toneladas brutas, 7.754 toneladas de peso muerto y 30.564 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 182,10 m de eslora total, 25,30 m de manga y 11,30 m de calado. Propulsado por un motor diesel de 9.960 kw., mantiene una velocidad de 14 nudos. Figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. Código IMO 9293337.

El petrolero “Castillo de Trujillo”, visto por la amura de estribor

Fotos: Ramón Acosta Merino

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Boluda se sube al tren del suministro de gas natural licuado y trata aprovechar las bondades del proyecto europeo GAINN4MOS. En colaboración con el estudio de ingeniería naval Seaplace, ha presentado un proyecto para adaptar la barcaza “Spabunker Cuarenta” con la instalación de tres tanques sobre cubierta, de modo que no limite la capacidad de carga de combustibles fósiles. Los motores propulsores del buque también serán adaptados para el consumo de gas natural licuado.

El proyecto GAINN4MOS contempla la construcción de cuatro buques prototipo y siete estaciones de “bunkering” de GNL, ninguna de ellas en España. La idea es que en 2020 estén debidamente implementadas en el Mediterráneo. El proyecto está financiado con 44 millones de euros. En el proyecto español participan la Fundación Valenciaport, Bureau Veritas, CIMNE (Centro International de Métodos Numéricos en Ingeniería) y Dirección General de la Marina Mercante. Previsiblemente, el cliente final será CEPSA.

Este será el aspecto de la barcaza con los tres tanques de GNL

Foto: Boluda Corporación Marítima

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Crystal Cruises, compañía con sede en Los Ángeles, ha mostrado su interés por recuperar el histórico trasatlántico “United States” y ponerlo de nuevo en servicio reconvertido en un barco exclusivo con capacidad para 800 pasajeros. Este icono de la navegación mundial permanece amarrado desde hace casi dos décadas en el puerto de Filadelfia y en varias ocasiones ha estado a punto de ir al desguace.

Lo cierto es que, según publica la prensa norteamericana, Crystal Cruises ha firmado una opción de compra y tiene un plan muy ambicioso para este buque, con una inversión estimada entre 700 y 800 millones de dólares. Por lo pronto, durante los nueve meses que durará el estudio de viabilidad, Crystal Cruises abonará los 60.000 dólares mensuales que hay que pagar en tasas portuarias y otros conceptos.

Crystal Cruises pretende recuperar y remodelar el buque “United States”

Foto: Crystal Cruises

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de aprovisionamiento de combate “Patiño” (A-14) zarpó el pasado jueves desde su base en Ferrol rumbo a Halifax (Canadá), para realizar un despliegue de dos meses en el que prestará apoyo a la Royal Canadian Navy. A su llegada se integrará en una agrupación de buques canadienses y norteamericanos para realizar las maniobras multinacionales TGEX-216 a lo largo de la costa Este norteamericana. Durante este ejercicio permanecerá embarcado un contingente de 35 marinos canadienses que recibirán adiestramiento por parte de sus colegas españoles mientras se realizan todo tipo de ejercicios en la mar.

Este despliegue es consecuencia de una solicitud a la Armada por parte de la Royal Canadian Navy, ante su falta de capacidad de aprovisionamiento en la mar. Este apoyo descansa en el principio de solidaridad entre miembros de la OTAN, por el que un país proporciona una capacidad de la que otro carece, todo ello sin que suponga un coste adicional y sin que suponga una merma en las propias capacidades operativas de nuestra Armada.

El BAC “Patiño”, a su salida de la ría de Ferrol

El objetivo que persigue la Marina canadiense con el despliegue del “Patiño” es mejorar el adiestramiento de su personal en el área de aprovisionamiento en la mar y en la protección de Unidades de Alto Valor. “Estos apoyos suponen para España una serie de ventajas, como el apoyo a la industria de defensa nacional, el prestigio exterior para la Armada, así como los beneficios del adiestramiento para las dotaciones y el intercambio de conocimientos y experiencias con la integración en otra marina aliada”, informa la Armada española.

El BAC “Patiño”, entregado a la Armada en 1995, tiene una dotación de 150 personas. Se trata de un buque de aprovisionamiento de combate con una capacidad aproximada de 9.000 metros cúbicos de combustible y 2.000 toneladas de munición, material y víveres, que puede suministrar a una Fuerza Naval en la mar.

Además, puede proporcionar atención sanitaria y apoyo logístico en operaciones no bélicas como son la ayuda humanitaria y la defensa medioambiental. Dispone también con varias capacidades que pueden desarrollar de forma similar a la de una fragata, como son las relativas a la seguridad marítima (control del tráfico marítimo, visita y registro, contra-piratería) o las operaciones de vuelo.

Foto: José R. Montero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la finalidad de protegerlo del temporal previsto a partir de la noche de mañana, la Autoridad Portuaria de Bilbao ha decidido atracar al buque “Modern Express” en otro muelle con mejor resguardo, no sea que el ímprobo esfuerzo realizado en estos días se vea afectado innecesariamente. Tiene una escora estable, dicen los técnicos que entienden del asunto, sin que los políticos que de todo saben estén por medio. Los técnicos de la compañía especializada Smit Salvage así lo han determinado, tras la instalación de diferentes sensores en el buque siniestrado.

De modo que el cambio de atraque dará más garantías para continuar con los trabajos de adrizado, cuyo plan de trabajo se está definiendo con precisión. Hay un equipo formado por la Dirección General de la Marina Mercante, Capitanía Marítima, Autoridad Portuaria de Bilbao, Salvamento Marítimo, Smit Salvage, prácticos, amarradores… gente que sabe del asunto, en definitiva. Se espera temporal con olas de diez metros y de mantenerse donde estaba podrían surgir dificultades que complicaran el panorama. Mejor prevenir, por si acaso. El asunto es muy serio. 

El buque “Modern Express” tiene una escora estable, pendiente de adrizar

Foto: Patxi Lati vía Víctor Morín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de Acción Maritima “Relámpago”, que se encuentra realizando operaciones de vigilancia marítima en el Archipiélago Canario, ha llegado esta mañana a Puerto del Rosario (Fuerteventura), en una escala operativa en la mitad de su participación en la operación permanente del Mando de Vigilancia y Seguridad Maritima, informa el Mando Naval de Canarias.

Asimismo, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, se desplazará a la isla en su primera visita oficial desde su toma de posesión en octubre pasado. Será, además, su primera visita a esta isla, como también sucedió en noviembre pasado en La Palma y en enero en El Hierro.  

El almirante del Mando Naval de Canarias realiza su primera visita a Fuerteventura

img_01

El BAM “Relámpago” es el tercero de la primera serie

El BAM “Relámpago” –comandante, capitán de corbeta Francisco García Flores- podrá ser visitado hoy, viernes, 5 de febrero, en horario de 15 h a 18 h y mañana, sábado, 6 de febrero, de 11 h a 13 h y de 15,30 h a 18 h.

El BAM “Rayo” (P-43) es el tercero de los Buques de Acción Marítima de la clase “Meteoro”, configurados como patrulleros oceánicos. Ha participado dos veces en la Operación Atalanta en el océano Índico habiendo finalizado su último despliegue a finales de mayo. Los Buques de  Acción Marítima cuentan con la más alta tecnología y disponen de los medios más modernos para llevar a cabo misiones relacionadas con la Seguridad Marítima.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Impresionan las imágenes que vemos de la escora del buque “Modern Express” amarrado a muelle seguro en el puerto de Bilbao. La primera parte del proceso ha culminado con éxito, después de una semana de incertidumbre, en la que los especialistas en la materia de salvamento marítimo han demostrado cómo hay que hacer las cosas para que salgan bien, lejos de la influencia de los políticos que todo lo dañan. Y el barco ha aguantado bastante bien un trance de este calibre, en el que con la carga corrida, la estanqueidad ha funcionado mejor de lo que cabía esperar.

El remolque consiguió su objetivo y el barco está siendo ahora inspeccionado por técnicos de la compañía especializada holandesa Smit Salvage para determinar los pasos a seguir, que consigan adrizarlo de nuevo. Aunque no hay peligro de contaminación se ha dispuesto una barrera flotante protectora en torno al buque. Cuando esté asegurado será trasladado a otro muelle para proceder a la descarga de la madera y la maquinaria que transporta. Es de destacar, y mucho, la labor realizada por quienes se han implicado en el salvamento, remolque y maniobra del buque, que han demostrado un ejercicio profesional de gran altura.

Aspecto de la impresionante escora del buque sobre la banda de estribor

Foto: Patxi Lati vía Víctor Morín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Final feliz para una historia que ha puesto de manifiesto, una vez más, el buen hacer de los profesionales que entienden del asunto. Y una gran expectación. El buque “Modern Express” ya está en el puerto de Bilbao, con su espectacular escora sobre la banda de estribor. El remolcador de salvamento “Centaurus” pasó el remolque a otros remolcadores de Salvamento Marítimo e Ibaizábal que se ocuparon de maniobrarlo siguiendo las indicaciones de los prácticos y de la autoridad competente.

Se ha informado de que a bordo del buque siniestrado hay maquinaria de obra pública y unas cuatro mil toneladas de madera procedente de Gabón. Ahora hay dudas sobre la legalidad de una parte del cargamento, que podría ser madera no procesada, lo que está prohibido desde 2010, según dice el gobierno del país africano. No hay derrame de combustible y a pesar de los embates de la mar y del tiempo que permaneció a la deriva, el barco ha aguantado bastante bien una situación tan delicada.

En una demostración de una arriesgada pericia profesional, un grupo de especialistas descolgados desde un helicóptero consiguió dar un cable al remolcador “Centaurus” el pasado lunes iniciando así su remolque y despejando la incertidumbre de su progresivo acercamiento a las costas de Francia, merced a la fuerza de la marea y los vientos dominantes. Al resguardo de la dársena exterior ahora toca adrizarlo, poner las cosas en orden y determinar responsabilidades. Los tripulantes descansan tranquilos desde que Salvamento Marítimo cumpliera, una vez más, con su loable labor de buen samaritano.  

El buque “Modern Express”, a su entrada en el puerto exterior de Bilbao

Foto: José Luis Díaz Campa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde diciembre pasado y hasta marzo próximo, el yate griego “Harmony V” realiza un circuito semanal con escalas en Las Palmas, Los Cristianos, Santa Cruz de La Palma, Valle Gran Rey (La Gomera), Santa Cruz de Tenerife, Marina Rubicón (Lanzarote), Corralejo (Fuerteventura) y Las Palmas. En el viaje actual se encuentra a bordo un grupo de touroperadores alemanes y el periodista especializado Javier Ortega Figueiral, entre otros pasajeros. El buque es propiedad de la compañía griega Variety Cruises, con sede en Atenas.

Abanderado en Grecia y clasificado por American Bureau of Shipping, se trata de un buque de 693 toneladas brutas, en un casco de 55 m de eslora, 8,20 m de manga y 3 m de calado. Dispone de 25 cabinas con capacidad para 49 pasajeros y alojamiento para 18 tripulantes. Está propulsado por dos motores Caterpillar, con una potencia de 1.440 caballos y mantiene una velocidad de 11 nudos. Construido en el astillero Dentas (Turquía), entró en servicio en junio de 2009. Anteriormente ha ostentado los nombres “Diogenis V”, “Turquaz” y “Tura”.

El yate griego “Harmony V”, esta tarde, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

El buque está abanderado en Grecia. Al fondo, el puerto de Los Cristianos

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo y Javier Ortega Figueiral

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 174 seguidores