Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Unidad de Buceo de Canarias ha estado este fin de semana en Tenerife para realizar labores de vigilancia y protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático, en coordinación con la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife. Ambas entidades comparten competencias en Patrimonio Arqueológico Subacuático, derivadas de la Ley de Navegación Marítima y de la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias, respectivamente.

El objetivo de las operaciones consistió en inspeccionar un ancla tipo “almirantazgo” de unos dos metros de longitud, sumergida al sudoeste de Tenerife, que podría haber pertenecido a uno de los pailebotes o goletas, que se utilizaban para el tráfico mercante entre las islas, Península y América, a finales del siglo XIX.

Luis M. García Rebollo, comandante naval de Santa Cruz de Tenerife

Este y otros restos arqueológicos subacuáticos podrían ser una fuente de información muy valiosa sobre el acervo histórico y comercial de Alcalá y Guía de Isora, en uno de sus periodos de mayor explosión demográfica, por lo que es muy conveniente su conservación.

Se prevén realizar otras inmersiones con la finalidad de identificar objetos, verificar su antigüedad y valorar su posible traslado a otra zona más idónea con el objetivo de asegurar su protección, evitar su expolio y que pueda servir de atractivo para las inmersiones de los buceadores locales. En este cometido pone especial empeño el comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, capitán de navío Luis M. García Rebollo, que tiene una especial sensibilidad por estos asuntos.

Foto: Parlamento de Canarias

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En aguas de Gibraltar se encuentra el buque-tanque asfaltero “Acacia Noir”, puerto en el que en agosto de 2015 se produjo el cambio de propietario. Entonces, SCF Mar Petrol –filial de la compañía petrolera rusa Sovcomflot– vendió el buque “Mar Paula” a la sociedad Wisby Shipmanagement AB. En la foto de nuestro amigo y colaborador Daniel Ferro lo vemos esta tarde fondeado en el citado puerto, tomando consumo abarloado.

En sus orígenes, Mar Petrol fue una compañía del grupo Wilson Walton -a la que también pertenecía Mar Oil- y creció a la sombra de CEPSA, para la que había trabajado desde sus inicios. Comenzó sus operaciones en 1978 con los buques quimiqueros “Eloísa” y “Leticia” y diez años después compró parte de la flota de CEPSA, incorporando posteriormente otros barcos de nueva construcción.

El buque “Acacia Noir”, ex “Mar Paula”, fondeado en Gibraltar

En agosto de 2006, las compañías rusas Sovcomflot y Novoship anunciaron en Moscú la operación de compra al 50 % cada una de las sociedades españoles Marpetrol y Naviera Marot, así como sus respectivas flotas, contratadas en su mayoría por CEPSA y CLH. En aquel momento, el Grupo Marpetrol tenía una flota de 12 buques con una media de 4,4 años, que sumaba una capacidad de carga de 130.000 TPM.

Construcción número 36 del astillero Selah, en Tuzla (Turquía), su estampa marinera denota fácilmente su origen. Corresponde al proyecto DLT-038 y es un buque de 3.923 toneladas brutas, 1.667 toneladas netas y 5.850 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 105 m de eslora total, 16,80 m de manga, 8,20 m de puntal y 6.30 m de calado máximo. Propulsado por un motor MAN Burmeister & Wain, de 3.360 kw acoplado a un eje y una hélice que le permite mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 9287993.

Foto: Daniel Ferro

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Málaga se encuentra desde ayer el patrullero finlandés “Merikarhu”, perteneciente al Coast Guard (Rajavartiolaitos) del país nórdico.  El buque forma parte de la misión Poseidón, despliegue de la UE para el control de fronteras en aguas del Mediterráneo (Frontex). Pintado de blanco y con la franja azul en el costado, antes lo estuvo de verde oscuro y tiene su base en Upinniemi.

El principal objetivo de la misión consiste en mejorar la seguridad en la frontera marítima entre Grecia y Turquía, en particular, para controlar y garantizar la gestión eficiente de las entradas ilegales, dijo la Guardia de Fronteras finlandesa. El buque “Merikarhu” es uno de los quince patrulleros desplegados por el Frontex. Según la Agencia de Refugiados de la ONU, en 2015 más de un millón de personas en esa condición cruzaron el Mediterráneo.

El patrullero finlandés “Merikarhu” maniobra en el puerto de Málaga

Construido en el astillero Finnyards Oy, en Rauma (Finlandia) y puesto en servicio en 1994, es un buque de 1.199 toneladas de desplazamiento, en un casco de 57,80 m de eslora, 11 m de manga y 4,70 m de calado. Está propulsado por dos motores Wärtsila, con una potencia de 2.800 kw, que le proporciona una velocidad de 15 nudos. La tripulación máxima la componen 28 personas. Código IMO 6131849.

Foto: Salvador de la Rubia Pedraza

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Existe optimismo ante la posibilidad de que Navantia consiga el contrato para la construcción de cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí, después de que se hayan cerrado los aspectos técnicos y financieros. La autorización definitiva está pendiente de la familia real de aquel país, según publica la edición digital de La Voz de Galicia. En el caso de que se confirme el contrato, lo que es factible que se produzca en breve, el astillero público español especializado en la industria naval militar tendrá cuatro años de carga de trabajo.

Los nuevos buques serían una versión avanzada y algo mayores del modelo Avante 2200 del catálogo de Navantia, cuatro de los cuales han sido construidos para Venezuela. No sólo se trata de la construcción de los buques, sino de la formación de las tripulaciones en cuando al adiestramiento y la transferencia tecnológica y mantenimiento. La carga de trabajo se repartirá entre los astilleros de Ferrol y San Fernando (Cádiz) y dará empleo a unas dos mil personas, aunque será el primero el que asuma la mayor parte del encargo.

Los buques para Arabia Saudí serán una versión mayor a los construidos por Navantia para Venezuela

Foto: Pepe Marrero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de acción marítima “Tornado” -comandante, capitán de corbeta Salvador Moreno Regil-, con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, ha partido esta mañana para participar en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico. La ceremonia a bordo ha estado presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo y a continuación se hizo a la mar. Está previsto que el 4 de febrero comience su despliegue efectivo.

El buque tiene una dotación de 51 tripulantes, a los que sumarán otros treinta y navega en dirección a Rota para una escala logística y el embarque de una parte del personal que participará en la misión, entre los que se encuentran once componentes de los equipos operativos de seguridad (EOS) y un comandante médico. También participa la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB) con 17 componentes y un helicóptero y en Yibuti embarcará un traductor de la marina de ese país.

El BAM “Tornado” (P-44), a su salida esta mañana de Las Palmas de Gran Canaria

El despliegue del BAM “Tornado” (P-44) forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.

La Armada española ha participado en esta iniciativa en colaboración con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores. En noviembre de 2013 el patrullero participó por primera vez en esta operación y permaneció hasta abril de 2014. Este es su segundo despliegue en la Operación “Atalanta”.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

AIDA Cruises está evaluando los daños de un incendio ocurrido en la noche del pasado 11 de enero a bordo del buque “AIDAprima”, que se encuentra en la fase final de su equipoamiento a flote en el astillero Mitsubhisi, en Nagasaki (Japón). Por lo que se ha informado, el fuego se produjo en la sección de popa y no ha habido daños de especial importancia.

Los operarios que se encontraban trabajando a bordo fueron evacuados inmediatamente y se procedió a la extinción del fuego. Se ha informado de que no hay heridos y pese a este contratiempo, AIDA Cruises confía en que el buque pueda iniciar su primera temporada el próximo 30 de abril, como está programado. La entrega del buque lleva acumulado un retraso considerable.

El incendio se ha producido en la sección de popa del buque “AIDAprima”

Foto: lappino (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En aguas del antepuerto tinerfeño se encuentra por primera vez el buque perforador “Pacific Khamsin” (60.936 TRB), abanderado en Liberia, que arribó ayer tarde procedente de Lagos (Nigeria), a órdenes de su operador, la compañía Pacific Drilling. Llega después de una campaña de dos años fletado por la petrolera norteamericana Chevron, para la que ha realizado diversos trabajos en las zonas asignadas.  

Se trata de un buque de perforación en aguas profundas, de última generación, construido en el astillero Samsung Heavy Industries, en Corea del Sur y entró en servicio en agosto de 2013. Está equipado para taladrar profundidades de 40.000 pies (12.192 m) y dispone de un sistema de posicionamiento dinámico de extraordinaria precisión. La tripulación está formada por 220 personas.

El buque perforador “Pacific Kahmsin”, visto en toda su eslora por estribor

Vista nocturna del buque perforador “Pacific Kahmsin”

Fotos: Elías Delgado Cañedo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) zarpó ayer desde su base en Ferrol para integrarse como buque de mando de la Agrupación Permanente núm. 1 de la OTAN (Standing NATO Maritime Group 1). Después de haber efectuado un periodo de calificación operativa, realizará hasta el mes de abril la primera rotación como buque de mando de las tres en las que se ha dividido el año del mando español de la SNMG-1, estando previsto que sea relevada por la fragata “Méndez Nuñez”, informa la Armada española.

El acto de despedida estuvo presidido por el contralmirante Antonio Pintos Pintos, comandante del Grupo de Acción Naval 1 (COMGRUP-1) y contó con la presencia de autoridades militares y familiares de la dotación de la fragata. A bordo se encuentra una dotación de 180 tripulantes, a los que se unirá el estado mayor internacional de la SNMG1, una unidad aérea embarcada para llevar a cabo y apoyar las operaciones aéreas del helicóptero, un equipo operativo de seguridad compuesto por personal de Infantería de Marina y un refuerzo de personal sanitario.

La fragata “Álvaro de Bazán”, a la salida de la ría de Ferrol

Durante el despliegue está previsto que participe en diferentes ejercicios internacionales como “Joint Warrior” o “Dynamic Guard” y visite diferentes puertos del atlántico oriental. El contralmirante José Enrique Delgado Roig asumió el mando de la SNMG-1 a mediados de diciembre en un acto celebrado en Cartagena, en el que relevó al contralmirante portugués Alberto Manuel Silvestre Correira, y lo ostentará hasta finales del presente año.

La Agrupación mantendrá su elevado grado de preparación y capacidad para llevar a cabo todo tipo de misiones marítimas convencionales. La SNMG-1 es uno de los grupos marítimos permanentes navales de fuerzas multinacionales integradas de la OTAN, que proyectan una presencia constante y visible de la solidaridad de la Alianza y la cohesión en vías marítimas del mundo.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En los primeros días de este año, una comisión compuesta por cinco especialistas hidrógrafos y el jefe del proyecto embarcó en Ushuaia (Argentina) a bordo del buque de investigación oceanográfica “Hespérides” con la finalidad de realizar la campaña Galileo-IHM, cuyo principal objetivo consiste en obtener posicionamiento del servicio abierto Open Service (OS) en altas latitudes y analizar las señales recibidas de sus satélites.

Durante el tránsito a bordo del BIO “Hespérides” desde Ushuaia hasta Isla Decepción se consiguió tener posicionamiento exclusivamente Galileo con cuatro de los cinco satélites que están plenamente operativos más las señales de uno en pruebas lográndose así el objetivo. Este posicionamiento, exclusivamente con señales Galileo, en altas latitudes del Hemisferio Sur supone un importante hito por tratarse del primer resultado del primer proyecto piloto de un país europeo, informa la Armada española.

El BIO “Hespérides”, fondeado en las proximidades de Isla Decepción

El proyecto piloto Galileo-IHM tiene como objetivo realizar pruebas de recepción del sistema satélite en altas latitudes del Hemisferio Sur. Dichas pruebas son necesarias para confirmar la calidad de la cobertura y la señal en zonas donde resulta difícil obtener datos medidos. Estos ensayos suponen un verdadero reto dado el estado inicial de la constelación Galileo, que actualmente dispone de solo cinco satélites plenamente operativos, más otros cinco en diferentes estados de alistamiento.

Por iniciativa y financiación de la Subdirección General de Gestión de Programas de la Dirección General de Armamento y Material y con el apoyo del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el Instituto Hidrográfico de la Marina está llevando a cabo este proyecto piloto de pruebas del nuevo Sistema de Navegación Global Satélite (GNSS) Europeo Galileo. Este plan piloto se enmarca en una solicitud de la Agencia Europea GNSS (GSA) a sus países miembros.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El 11 de enero de 1986 el bulkcarrier español “Castillo de Salas” (109.488 TPM) arribó al puerto de Gijón, procedente de Hampton Roads (EE.UU.) con un cargamento de 99.277 toneladas de carbón para la industria siderúrgica de Ensidesa. A las 08,55 h el buque quedó fondeado en condiciones meteorológicas adversas y a las 11 h embarrancó a unos 740 m del Cerro de Santa Catalina, frente a El Musel, después de que garreara el ancla que lo mantenía y quedara a merced del fuerte temporal.

Cuatro días después, cuando se intentaba su reflotamiento y debido al deterioro que había sufrido el casco al rozar contra el fondo, el buque de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante se partió en dos a la altura de la bodega número seis, lo que ocasionó los primeros vertidos de carbón y combustible. El 24 de enero la popa quedó hundida y transcurridos 43 días de problemas de todo tipo y protestas ciudadanas, el 22 de febrero se procedió al remolque de la sección de proa formada por cinco bodegas ya descargadas y se hundió a unas 40 millas al norte de Cabo Peñas, en unos cuatro mil metros de profundidad.

Partido en dos y con la popa hundida, el “Castillo de Salas” está herido de muerte

En la primavera de 1986, la empresa Fondomar se encargó de completar el desguace de los restos del barco, que correspondía a la sección de popa y  a rematar la limpieza de los restos de aceite y combustible. La zapatilla se encuentra hundida a una profundidad de 18 m. En 2001 volvió a filtrarse combustible y más carbón y hace poco se repitió la escena, como bien recuerda el periodista Marco Menéndez en una crónica conmemorativa del suceso, que publica hoy en la edición digital del periódico asturiano elcomercio.es.