Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de acción marítima “Tornado” -comandante, capitán de corbeta Salvador Moreno Regil-, con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, ha partido esta mañana para participar en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico. La ceremonia a bordo ha estado presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo y a continuación se hizo a la mar. Está previsto que el 4 de febrero comience su despliegue efectivo.

El buque tiene una dotación de 51 tripulantes, a los que sumarán otros treinta y navega en dirección a Rota para una escala logística y el embarque de una parte del personal que participará en la misión, entre los que se encuentran once componentes de los equipos operativos de seguridad (EOS) y un comandante médico. También participa la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB) con 17 componentes y un helicóptero y en Yibuti embarcará un traductor de la marina de ese país.

El BAM “Tornado” (P-44), a su salida esta mañana de Las Palmas de Gran Canaria

El despliegue del BAM “Tornado” (P-44) forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.

La Armada española ha participado en esta iniciativa en colaboración con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores. En noviembre de 2013 el patrullero participó por primera vez en esta operación y permaneció hasta abril de 2014. Este es su segundo despliegue en la Operación “Atalanta”.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) zarpó ayer desde su base en Ferrol para integrarse como buque de mando de la Agrupación Permanente núm. 1 de la OTAN (Standing NATO Maritime Group 1). Después de haber efectuado un periodo de calificación operativa, realizará hasta el mes de abril la primera rotación como buque de mando de las tres en las que se ha dividido el año del mando español de la SNMG-1, estando previsto que sea relevada por la fragata “Méndez Nuñez”, informa la Armada española.

El acto de despedida estuvo presidido por el contralmirante Antonio Pintos Pintos, comandante del Grupo de Acción Naval 1 (COMGRUP-1) y contó con la presencia de autoridades militares y familiares de la dotación de la fragata. A bordo se encuentra una dotación de 180 tripulantes, a los que se unirá el estado mayor internacional de la SNMG1, una unidad aérea embarcada para llevar a cabo y apoyar las operaciones aéreas del helicóptero, un equipo operativo de seguridad compuesto por personal de Infantería de Marina y un refuerzo de personal sanitario.

La fragata “Álvaro de Bazán”, a la salida de la ría de Ferrol

Durante el despliegue está previsto que participe en diferentes ejercicios internacionales como “Joint Warrior” o “Dynamic Guard” y visite diferentes puertos del atlántico oriental. El contralmirante José Enrique Delgado Roig asumió el mando de la SNMG-1 a mediados de diciembre en un acto celebrado en Cartagena, en el que relevó al contralmirante portugués Alberto Manuel Silvestre Correira, y lo ostentará hasta finales del presente año.

La Agrupación mantendrá su elevado grado de preparación y capacidad para llevar a cabo todo tipo de misiones marítimas convencionales. La SNMG-1 es uno de los grupos marítimos permanentes navales de fuerzas multinacionales integradas de la OTAN, que proyectan una presencia constante y visible de la solidaridad de la Alianza y la cohesión en vías marítimas del mundo.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Centinela” (P-72) zarpó en la tarde del 13 de octubre de la base naval de Dakar (Senegal) rumbo al Golfo de Guinea después de completar una estancia de 16 días en este país, en los que el buque español ha realizado diversas actividades en colaboración con la marina senegalesa en las áreas de buceo, visita y registro de buques mercantes, primeros auxilios y control de daños, informa la Armada española. Estas actividades están encuadradas en el marco del Plan de Diplomacia de la Defensa y del marco de la Estrategia de la Unión Europea.

El patrullero de altura “Centinela” recaló el 28 de septiembre en el puerto de Dakar, nueve días después de su salida de Ferrol. Ese mismo día recibió a bordo la visita del embajador de España en la República de Senegal, Alberto Virella Gomes. Las dos semanas de colaboración han estado centradas en actividades en puerto y en la mar.

El patrullero “Centinela” continúa con su despliegue en el Golfo de Guinea

Se han intercambiado conocimientos y puesto en práctica procedimientos en tcnicas de buceo y reconocimiento de casco y muelles con los buceadores de la base naval senegalesa; técnicas de abordaje a buques en la mar y procedimientos de visita y registro, procedimientos de primeros auxilios en accidentes de buceo y tratamiento de heridas para el personal de los trozo de visita y registro senegaleses y técnicas de taponamiento, apuntalamiento y achique con los bomberos de la base naval senegalesa.

Durante los cuatro días de mar se ha colaborado con los patrulleros “Kedougou” y “Ferlo” de la Marina senegalesa. Dentro de los actos programados para la Celebración del Día de la Fiesta Nacional, el buque organizó el domingo 11 de octubre una jornada de puertas abiertas para la comunidad española en Dakar.

Se organizaron diversas exposiciones con material y armamento del equipo operativo de seguridad y del trozo de visita y registro y material de control de averías y contraincendios de a bordo. Ese mismo día, por la tarde, se celebró una recepción para las autoridades militares senegalesas así como diversas autoridades civiles. A este acto acudieron el embajador de España y el 2º AJEMA de la Marina senegalesa, almirante Alioune Diop.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Canarias” (F-86) zarpó ayer tarde desde la Base Naval de Rota para incorporarse a la Operación “Sophia” de lucha contra el tráfico ilegal de seres humanos frente a las costas de Libia, informa la Armada española. En breve se integrará en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR MED), en la que permanecerá hasta enero. EUNAVFOR MED es una misión de carácter multinacional según decisión del consejo de ministros de la UE, de 18 de mayo de 2015.  

El objetivo de la fragata “Canarias” será impedir las redes de tráfico ilegal de personas que actúan a través del Mediterráneo central, practicando arrestos de traficantes y apresando y/o eliminando las embarcaciones y medios que utilizan antes incluso de su empleo, lo que contribuirá a prevenir la pérdida de vidas en el mar. Con su participación en este tipo de misiones, la Armada contribuye a construir la seguridad y defensa de España que va más allá de sus fronteras y empieza en países donde se genera inestabilidad.

La fragata “Canarias” actuará frente a las costas de Libia

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Centinela” (P-72) zarpó el pasado sábado desde su base en Ferrol para realizar un despliegue de cooperación en el Golfo de Guinea y países limítrofes, dentro del marco del Plan de Diplomacia de la Defensa y como continuación de la iniciativa “Africa Partnership Station” (APS), informa la Armada española.

La campaña está relacionada con las operaciones de seguridad marítima y seguridad cooperativa desarrolladas por el Ministerio de Defensa, el JEMAD y la Armada en África occidental y Golfo de Guinea y son continuidad de las desarrolladas en el primer trimestre de 2015 por el patrullero de altura “Vencedora”.

El despliegue del patrullero “Centinela” –comandante, capitán de corbeta José Manuel Faraldo Sordo– tendrá una duración de casi tres meses, tiempo en el que el buque permanecerá integrado en la estructura operativa de las Fuerzas Armadas dependiendo del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima.

El patrullero de altura “Centinela” se dirige hacia el golfo de Guinea

Están previstas tres fases. La primera abarca el transito hasta el Golfo de Guinea e incluirá la colaboración mutua en materia de seguridad cooperativa con Senegal. En la segunda, el buque permanecerá desplegado en las aguas del Golfo de Guinea y realizará actividades de apoyo militar en el ámbito marítimo de Ghana, centradas en la identificación de los riesgos inherentes en el entorno marítimo de la zona: terrorismo, tráficos ilícitos, inmigración ilegal y piratería.

La última fase será de colaboración de apoyo a Cabo Verde y se realizarán actividades de cooperación en el ámbito marítimo sobre vigilancia conjunta de los espacios marítimos bajo soberanía y jurisdicción de este país. Asimismo se harán actividades conjuntas con la marina de Mauritania referidas a vigilancia de pesca, salvamento de personas, lucha contra actividades ilícitas e inmigración ilegal.

El patrullero de altura “Centinela” apoyará el Plan de Diplomacia de la Defensa “con la finalidad de cooperar con los países ribereños del Golfo de Guinea para el desarrollo de sus capacidades y con el objetivo de fomentar el conocimiento y confianza mutuos, contribuyendo a la seguridad marítima regional y que a su vez repercuta en el incremento de la seguridad de España”, precisa la Armada española.

“Africa Partnership Station” es una iniciativa que pretende incrementar la estabilidad y seguridad marítima en la zona del Golfo de Guinea, aumentando las capacidades operativas de las naciones de África Occidental mediante la realización de ejercicios de adiestramiento conjuntos.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Vencedora” (P-79) arribó el pasado 5 de junio a su puerto base en el Arsenal de Cartagena, finaliza así, algo más de tres meses de despliegue a lo largo de la costa de África Occidental y el Golfo de Guinea, informa la Armada española. El buque, que ha permanecido este tiempo integrado en la estructura operativa de las Fuerzas Armadas dependiendo del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima, fue recibido por el almirante de la Fuerza de Acción Marítima, vicealmirante Salvador Delgado Moreno, además de las principales autoridades militares de Cartagena y multitud de familiares y amigos de la dotación.

Durante su periplo, que comprendió la visita a Gabón, Ghana, Senegal, Cabo Verde, Mauritania y Marruecos, se realizaron actividades de colaboración y cooperación en operaciones de vigilancia y seguridad marítima con dichos países y participó en dos ejercicios multinacionales comprendidos dentro de la Africa Partnership Station, denominados “Obangame Express” y  “Saharan Express”. Ambos ejercicios fueron realizados frente a las costas de Senegal, enfocados al control de tráfico marítimo, pesca ilegal y tráfico ilegal de sustancias y armas.

El patrullero de altura “Vencedora”, a su llegada al Arsenal Militar de Cartagena

En el puerto de Dakar, el patrullero “Vencedora“ recibió la visita del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado por el ministro de Defensa y el JEMAD, coincidiendo con su viaje de visita a las tropas españolas desplegadas en Mali y Senegal. También se realizó la donación de comida no perecedera, medicamentos, juguetes y ropa en la Colecta por África realizada los meses previos a la salida del buque a la mar. La donación fue realizada a la Congregación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul en Mauritania, que mostró su agradecimiento. El despliegue concluyó después de 97 días de viaje y 12.400 millas náuticas navegadas.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de transporte ligero “El Camino Español” regresó el 10 de mayo al Arsenal Militar de Cartagena, después de prestar apoyo logístico en dos misiones que se desarrollan en el Mediterráneo oriental, la operación de Naciones Unidas “Libre Hidalgo” en el Líbano y el despliegue de una batería de misiles Patriot en Turquía. Su misión ha sido el traslado y repatriación de material del Ejército de Tierra, informa la Armada española.

El buque comenzó su despliegue el 8 de abril. Tras una escala en el puerto de Valencia, donde realizó operaciones de carga y descarga, puso rumbo al puerto de Beirut e Iskenderun (Turquía). Además, durante los tránsitos, el buque efectuó escalas en La Valletta (Malta) y Civitavecchia (Italia). “El Camino Español” es un buque dedicado al transporte de todo tipo de vehículos y material del Ejército de Tierra, al que está adscrito.

El buque “El Camino Español”, visto por la amura de estribor

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de acción marítima “Tornado” (P-44), con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, zarpó la mañana del pasado jueves para participar en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, informa el Mando Naval de Canarias. El despliegue del BAM “Tornado”, cuarto buque de esta clase que participa en la operación “Atalanta”, forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.

El buque tiene previsto integrarse a principios de diciembre en esta misión dirigida por la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), sustituyendo al BAM “Meteoro” (P-41). Cuando regrese a su base habrá completado un despliegue de cinco meses. Al mando del capitán de corbeta Eduardo Guitian Crespo, el patrullero navega con una tripulación de 83 personas, 53 pertenecientes a la dotación al buque, 17 integrados en la Unidad Aérea Embarcada que apoya al helicoptéro AB-212, 11 miembros de la Unidad de Seguridad de Canarias, un médico y un intérprete.

El BAM “Tornado”, a su salida del puerto de Las Palmas de Gran Canaria

El BAM “Tornado” es el cuarto de los Buques de Acción Marítima de la clase “Meteoro”, configurado como patrullero oceánico. La concepción del programa BAM está basada en buques de altas prestaciones, costes de adquisición y mantenimiento reducidos y gran nivel de polivalencia, no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación y ayuda humanitaria.

Foto: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado viernes, primero de noviembre, la Royal Australian Navy celebró el acto de despedida del buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria” (A-15), en agradecimiento a la colaboración prestada por el buque español desde el pasado mes de febrero, informa la Armada española. La ceremonia estuvo presidida por el comandante de la Royal Australian Navy, vicealmirante Ray Griggs y se celebró en el muelle de cruceros de Garden Island, en Sidney, la que ha sido base adoptiva del BAC “Cantabria” durante su despliegue en Australia.

Concluido el acto, el BAC “Cantabria” cruzó por última vez la bahía de Sidney, iniciando la navegación de vuelta a casa. Se prevé que arribe a Ferrol el próximo 21 de diciembre, concluyendo un despliegue de un año. Durante los primeros días de su tránsito el BAC “Cantabria” realizará algunos ejercicios de adiestramiento con el buque de aprovisionamiento de la Royal Australian Navy, HMAS “Success” (OR-304), que volvió a la mar hace dos semanas después de un largo periodo de inmovilización por obras de gran carena. 

La campaña del BAC “Cantabria” en Australia ha durado nueve meses

Desde su salida de Ferrol el 3 de enero pasado, el BAC “Cantabria” ha navegado más de 34.000 millas náuticas en 167 días de mar, realizando algo más de 60 maniobras de aprovisionamiento. Durante su despliegue en las antípodas ha visitado los puertos australianos de Melbourne, Adelaide, Darwin y Cairns, donde se unió a los fuerzas armadas australianas en la importante celebración del ANZAC Day y participó exitosamente en los ejercicios multinacionales Talisman Saber 2013 y Triton Centenary 2013. Como colofón de su despliegue en Australia, el buque de la Armada española tuvo el privilegio de liderar la Quinta División de la Parada Naval Internacional que conmemoraba el centenario de la entrada de la primera flota australiana en Sidney. 

El BAC “Cantabria” llegó el 13 de febrero a Melbourne. En su largo viaje hizo escalas en los puertos de Souda (Creta) y Diego García (territorio británico del Océano Índico). Con una dotación de 146 hombres y mujeres, el buque ha contado también para esta navegación con un contingente de doce miembros de la Royal Australian Navy, que se han integrado plenamente en el BAC “Cantabria” para familiarizarse en la plataforma y en su adiestramiento en el manejo de los equipos. 

El BAC “Cantabria” ha tenido un destacado protagonismo en Australia

El despliegue del BAC “Cantabria” ha permitido a la Armada española operar en un escenario de marcado interés estratégico, mejorar el adiestramiento del buque y su dotación a unos niveles muy superiores a los que permite el actual escenario de restricciones presupuestarias, y poner a prueba los mecanismos de apoyo a despliegues de larga duración. La cooperación del barco español ha servido a la Royal Australian Navy para aumentar su adiestramiento y evaluar las capacidades del BAC “Cantabria” con vistas al reemplazo de sus buques de apoyo logístico, por lo que este despliegue ha permitido una detallada evaluación de sus capacidades como posible candidato al programa de obtención de los futuros buques de aprovisionamiento australianos. 

El 3 de julio de 2012 los jefes de Estado Mayor de la Royal Australian Navy, vicealmirante Griggs, y de la Armada española, almirante general Manuel Rebollo, firmaron en Madrid una declaración de intenciones con el que se ampliaba la cooperación existente entre ambas marinas más allá del ámbito industrial, contemplando el desarrollo de actividades operativas. En este documento se estableció el marco general para permitir el apoyo mutuo en despliegues y otras actividades. 

La declaración tuvo una aplicación práctica casi inmediata con el acuerdo del presente despliegue. El 5 de noviembre siguiente finalizó el trámite de aprobación y firma por parte de los Jefes de Estado Mayor de la Armada y de la Royal Australian Navy del proyecto de acuerdo que permitió el despliegue del BAC “Cantabria” a Australia durante 2013, y en el que se detallan los aspectos operativos, logísticos, de apoyo al personal y financieros del mismo.

Fotos: Armada española

 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El BAC “Cantabria” llegó esta mañana a Melbourne (Australia) después de 41 días de viaje y por espacio de nueve meses permanecerá desplegado junto a la Royal Australian Navy. El buque de aprovisionamiento de combate partió el 3 de enero de Ferrol, en una misión que permitirá a la Armada española operar en un escenario de marcado interés estratégico, mejorar el adiestramiento del buque y de su dotación, así como poner a prueba los mecanismos de apoyo a despliegues de larga duración.

La cooperación del buque español servirá a la Royal Australian Navy para aumentar su adiestramiento y evaluar las capacidades del BAC ante la previsión de reemplazo de sus buques de apoyo logístico, “por lo que este despliegue permitirá una detallada evaluación de sus capacidades como posible candidato al programa de obtención de los futuros buques de aprovisionamiento australianos”.

El BAC “Cantabria”, a su llegada a Melbourne, pasa por delante del “Canberra”

Para afrontar una campaña tan larga y lejana con garantías, el BAC “Cantabria” se ha sometido a un intenso alistamiento, incluyendo un periodo de varada en dique y sus correspondientes pruebas de mar en aguas de Ferrol. Después el buque se trasladó a la Base Naval de Rota para efectuar adiestramiento apoyado por el Centro de Evaluación y Valoración para el Combate, completar las certificaciones pendientes y comprobar el correcto funcionamiento de equipos y sistemas.

El 3 de julio de 2012 los jefes de Estado Mayor de la Marina australiana, vicealmirante Griggs, y de la Armada, almirante general Rebollo, firmaron en Madrid una declaración de Intenciones con el que se ampliaba la cooperación existente entre ambas marinas más allá del ámbito industrial, contemplando el desarrollo de actividades operativas.

En este documento se estableció el marco general para permitir el apoyo mutuo en despliegues y otras actividades. “La declaración no fue una mera expresión de buena voluntad, sino que tuvo una aplicación práctica casi inmediata con el acuerdo del presente despliegue”, señala el comunicado de la Armada.

Los objetivos del despliegue son los siguientes:

  • Incrementar la capacidad de apoyo logístico a las agrupaciones navales de la Marina Australiana durante las actividades y ejercicios programados.
  • Aumentar la interoperabilidad entre la Armada y la Marina Australiana.
  • Proporcionar adiestramiento colectivo mutuo.
  • Proporcionar instrucción y adiestramiento al personal de la Marina Australiana en los sistemas del Cantabria comunes a sus nuevas construcciones (LHD y AWD) a través del Programa de Intercambio de Personal.
  • Proporcionar oportunidades de adiestramiento individual del personal del buque a través del Programa de Intercambio de Personal.
  • Evaluar la capacidad del buque para informar la decisión de reemplazar los buques de apoyo logístico de la Marina Australiana.
  • Permitir a la Armada poner a prueba las capacidades del buque en un despliegue de larga duración a gran distancia de territorio nacional.

Foto: Royal Australian Navy / Navantia