Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Unidad de Buceo de Canarias ha estado este fin de semana en Tenerife para realizar labores de vigilancia y protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático, en coordinación con la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife. Ambas entidades comparten competencias en Patrimonio Arqueológico Subacuático, derivadas de la Ley de Navegación Marítima y de la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias, respectivamente.

El objetivo de las operaciones consistió en inspeccionar un ancla tipo “almirantazgo” de unos dos metros de longitud, sumergida al sudoeste de Tenerife, que podría haber pertenecido a uno de los pailebotes o goletas, que se utilizaban para el tráfico mercante entre las islas, Península y América, a finales del siglo XIX.

Luis M. García Rebollo, comandante naval de Santa Cruz de Tenerife

Este y otros restos arqueológicos subacuáticos podrían ser una fuente de información muy valiosa sobre el acervo histórico y comercial de Alcalá y Guía de Isora, en uno de sus periodos de mayor explosión demográfica, por lo que es muy conveniente su conservación.

Se prevén realizar otras inmersiones con la finalidad de identificar objetos, verificar su antigüedad y valorar su posible traslado a otra zona más idónea con el objetivo de asegurar su protección, evitar su expolio y que pueda servir de atractivo para las inmersiones de los buceadores locales. En este cometido pone especial empeño el comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, capitán de navío Luis M. García Rebollo, que tiene una especial sensibilidad por estos asuntos.

Foto: Parlamento de Canarias

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nuestro colaborador David Pérez Rivero ha fotografiado en estos días en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria al buque “off shore” “Siem Hanne” rodeado en todo su contorno de una alambrada, a modo de primera defensa contra los asaltos de los piratas que en los últimos tiempos han proliferado en aguas del Golfo de Guinea. Como conocen nuestros lectores, allí se produce una importante actividad relacionada con la búsqueda y extracción de petróleo y eso atrae la atención de estos grupos insurgentes.

En los últimos tiempos, los índices de piratería en el Golfo de Guinea es tanto o más preocupante que en el cuerno de África, donde se mantiene la operación “Atalanta”. El descanso de los ataques a pesqueros en la costa de Somalia coincide en el tiempo con el importante aumento de los asaltos en el golfo de Guinea. España y la OTAN trabajan desde hace tiempo en soluciones para frenar este nuevo avance de piratería.  Mientras en Somalia los piratas no suelen tener entrenamiento militar, en el golfo de Guinea es común la presencia de ex mercenarios, curtidos en multitud de conflictos africanos.

La alambrara rodea todo el contorno del buque “Siem Hanne”

La alambrada en su recorrido por el borde de la amura de babor

Otra perspectiva de la alambrada en la sección de popa

Fotos: David Pérez Rivero