Juan Carlos Díaz Lorenzo

El 11 de enero de 1986 el bulkcarrier español “Castillo de Salas” (109.488 TPM) arribó al puerto de Gijón, procedente de Hampton Roads (EE.UU.) con un cargamento de 99.277 toneladas de carbón para la industria siderúrgica de Ensidesa. A las 08,55 h el buque quedó fondeado en condiciones meteorológicas adversas y a las 11 h embarrancó a unos 740 m del Cerro de Santa Catalina, frente a El Musel, después de que garreara el ancla que lo mantenía y quedara a merced del fuerte temporal.

Cuatro días después, cuando se intentaba su reflotamiento y debido al deterioro que había sufrido el casco al rozar contra el fondo, el buque de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante se partió en dos a la altura de la bodega número seis, lo que ocasionó los primeros vertidos de carbón y combustible. El 24 de enero la popa quedó hundida y transcurridos 43 días de problemas de todo tipo y protestas ciudadanas, el 22 de febrero se procedió al remolque de la sección de proa formada por cinco bodegas ya descargadas y se hundió a unas 40 millas al norte de Cabo Peñas, en unos cuatro mil metros de profundidad.

Partido en dos y con la popa hundida, el “Castillo de Salas” está herido de muerte

En la primavera de 1986, la empresa Fondomar se encargó de completar el desguace de los restos del barco, que correspondía a la sección de popa y  a rematar la limpieza de los restos de aceite y combustible. La zapatilla se encuentra hundida a una profundidad de 18 m. En 2001 volvió a filtrarse combustible y más carbón y hace poco se repitió la escena, como bien recuerda el periodista Marco Menéndez en una crónica conmemorativa del suceso, que publica hoy en la edición digital del periódico asturiano elcomercio.es.

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El petrolero marroquí “Silver” se encuentra en aguas de Las Palmas de Gran Canaria, a remolque del remolcador de altura belga “Union Sovereign”, después de que fuera reflotado el pasado 14 de enero. Desde hace dos días, ambos se encontraban al sur de Gran Canaria, a la espera de la autorización de Capitanía Marítima para que pudiera atracar en el puerto de la capital grancanaria, informa Alberto Castellano en la edición digital de La Provincia.

El buque embarrancó el pasado 23 de diciembre en las proximidades del puerto de Tan Tan, con un cargamento de unas 4.400 toneladas de fuel que había cargado en Santa Cruz de Tenerife. Capitanía Marítima de Las Palmas quiso asegurarse de que el barco podía atracar sin problemas y para ello envió a unos buzos a reconocer el casco. El armador, Derhem Sliman, está en negociaciones con ASTICAN para la reparación del buque, que se estima considerable y también cabe la posibilidad de que pueda serlo en Navantia (Cádiz). 

Sección de popa del petrolero “Silver”, matrícula de Layouune (El Aaiún)

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El petrolero marroquí “Silver”, propiedad de la compañía Marcab, se encuentra varado en las proximidades del puerto de Tan Tan a consecuencia del mal tiempo reinante complicado con rachas de fuertes vientos, informan medios marítimos. El citado buque había cargado combustible en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria para abastecer a una central térmica. Se informa de que transporta unas cinco mil toneladas de combustible, lo cual, a la vista de las imágenes y de los calados parece que no se corresponde con la realidad.

Es un buque de doble casco, lo cual alivia la posibilidad de un derrame de combustible. Se trata de un cliente habitual del puerto de Las Palmas de Gran Canaria, y en los últimos meses ha estado navegando entre dicho puerto y otros de la costa de Marruecos. Hasta enero de 2013 fue propiedad de Naviera Marot, una filial de MarPetrol, compañía española del grupo ruso Sovcomflot (SCF). Desde su puesta en servicio en noviembre de 2001 y hasta abril de 2012 navegó con el nombre de “Mar Cristina” y figuró inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

El petrolero marroquí “Silver”, en una escala en el puerto de Las Palmas

A partir de entonces y hasta enero pasado ostentó el nombre de “Mar Carmen” y bandera de Malta. En los cuatro primeros meses de este año navegó con el nuevo nombre de “Adrar”, siendo rebautizado “Silver” en mayo pasado e inscrito en la matrícula naval de El Aaiún. Construido en el astillero Selah, en Estambul (Turquía), es un buque quimiquero IMO 2 de 4.401 toneladas brutas y 6.672 toneladas de peso muerto, en un casco de 114 m de eslora total, 16 m de manga y 6,20 m de calado máximo. Código IMO 9236303.

En las informaciones que leemos en la prensa canaria, en las que se hacen eco de lo dicho por Televisión Canaria y Salvamento Marítimo, se aprecian algunas inexactitudes. El buque no ha naufragado, ha embarrancado, que no es lo mismo. Tiene una ligera escora a la banda de babor, en cuyo costado rompen las olas con insistencia. Está por determinar con exactitud la cantidad y tipo de combustible que lleva en sus tanques -algo fácil de saber a la vista del manifiesto de carga- y se dice que la autoridad marroquí competente ha asumido la responsabilidad de su rescate.

Foto: Eddie Walker (shipspotting.com)