Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Esto parece que se anima, hoy fue un día movido”, nos dice, desde Vigo, nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón, con motivo de la coincidencia de los cruceros de turismo “Independence of the Seas”, “Vision of the Seas” y “Grand Princess”.  Los dos primeros pertenecen a Royal Caribbean International y el tercero, a Princess Cruises.

Una jornada de lujo, con más de ocho mil pasajeros y 3.500 tripulantes entre los tres barcos. Un día frío, poco apetecible, pero ello no impidió que cientos de ellos recorrieran el centro de la ciudad y el casco histórico y animaran tiendas, bares y restaurantes, más otros cientos que hicieron las excursiones programadas.

A las 16 h zarpó el buque “Grand Princess”, seguido del “Vision of the Seas” y del “Independence of the Seas”. Mañana, martes, más animación. Coincidirán dos buques de MSC Cruceros: “MSC Poesía” y “MSC Opera”. Vigo y Galicia están de moda. Desde hace tiempo, lo cual nos alegra especialmente.

Los tres buques coparon el atraque principal del puerto de Vigo

Estampa marinera del buque "Grand Princess"

El buque "Grand Princess", en toda su eslora por babor

El buque "Independence of the Seas" es un asiduo en Vigo

El buque "Vision of the Seas" enfila la salida de la ría de Vigo

Fotos: Alfredo Campos Brandón (alf-alfysumundonaval.com)

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió la escala de un barco pequeño, a modo de yate grande, dedicado a turismo de expedición, aquel que no se encuentra en los cruceros de turismo convencionales. Se llama “Clipper Oddysey” y desde hace unos días navega en aguas de Canarias y Madeira, mostrando la elegancia de su estampa marinera, unas líneas muy finas y atractivas, como podemos apreciar en las imágenes de nuestro estimado amigo José Javier Pérez Martín.

El buque fue construido en los astilleros Nippon Kokan, en Tsu (Japón) y entró en servicio en 1989 con el nombre de “Oceanic Grace” y destinado al mercado nipón. En junio de 1997 lo compró Spice Islands Cruises y fue rebautizado “Oceanic Oddysey”. En diciembre de 1999 pasó a la propiedad de Clipper Cruise Line y desde entonces navega con el nombre de “Clipper Oddysey”, abanderado en Bahamas. En 2007 se produjo un nuevo cambio de propiedad, ésta vez a International Shipping Partners.

Es un barco bonito, de líneas marineras bien proporcionadas

Desde el muelle de ribera, visto por la amura de babor

Desde el paseo marítimo, visto por la aleta de babor

En su vida marinera este buque ha sufrido dos percances de cierta consideración. El primero, en julio de 2002, embarrancó en St. Mattew Island, en el mar de Bering y en agosto de 2004 volvió a tocar fondo en Dutch Harbor, en las islas Aleutinas, obligando el suceso a la evacuación del pasaje y la tripulación. Aquel accidente provocó, además, el derrame de unos cinco mil galones de combustible. Dos meses después, reparado, volvió de nuevo al servicio.

Es un buque de 5.218 toneladas brutas, 1.565 toneladas netas y 938 toneladas de peso muerto, en un casco de 102,96 m de eslora total -92 m entre perpendiculares-, 15,40 m de manga, 6.20 m de puntal y 4,50 m de calado máximo. Propulsado por dos motores Wärtsila Vasa 16W22HA con una potencia de 7.000 caballos, acoplados a dos ejes y hélices de paso variable que le permite mantener una velocidad de 16 nudos. Dispone de alojamiento para 128 pasajeros en 64 cabinas y una tripulación de 74 personas. Código IMO 8800195.

Fotos: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Manuel Marrero Álvarez, ex delegado de Compañía Trasatlántica Española en Canarias, fue invitado a la última reunión a la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, celebrada en el Casino de La Laguna. Toda su vida profesional transcurrió vinculado a la centenaria naviera española, tristemente desaparecida hace unos años. Primero, como empleado de la consignataria La Roche y, en 1982, tras la creación de la delegación regional hasta la venta de la compañía al Grupo Odiel.

En esta oportunidad asistieron los académicos Enrique García Melón (presidente), Juan Carlos Díaz Lorenzo, Gonzalo Lozano Soldevilla, Manuel Garrocho Martín, Arturo Hardisson de la Torre, José Perera Marrero y Roberto González Díaz. Se da la circunstancia de que, por razones profesionales, Enrique García Melón y Manuel Marrero Álvarez se conocen desde hace más de cincuenta años.

Un encuentro muy agradable que se convirtió en evocación de los años intensos en los que los trasatlánticos de la emigración hacían escala en los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas –“Marqués de Comillas”, “Habana”, “Satrústegui”, “Virginia de Churruca”, “Begoña” y “Montserrat” -como el invitado evoca en su libro “Trasatlántica y la emigración canaria a América”– y del protagonismo que Compañía Trasatlántica Española tuvo en el transporte de carga entre América Latina y España, caso de la madera y el tabaco a bordo de los célebres cargueros de línea de Spanish Line.

Manuel Marrero Álvarez (centro) y los miembros de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, en su última reunión

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con las escalas, hoy, de los buques “Grandeur of the Seas” y “Serenade of the Seas”, el puerto de Santa Cruz de Tenerife cierra una semana y un mes de notable actividad en lo que a cruceros de turismo se refiere, con algo más de quince mil turistas. Se constata, una vez más, el especial interés que la compañía norteamericana Royal Caribbean Cruise Line tiene por esta zona del Atlántico, cuyo número de escalas sigue creciendo. La coincidencia de hoy tiene el mismo origen y las mismas escalas.

En esta semana han hecho escala los buques “Celebrity Solstice”, de Celebrity Cruises, una de las empresas del grupo Royal Caribbean; “Liberty of the Seas”, “Vision of the Seas”, “Independence of the Seas”, “Serenade of the Seas” y “Grandeur of the Seas”. Otra escala destacada fue la del “Grand Princess”, al que se le ha desmontado la discoteca panorámica de popa. Y como todo no son grandes barcos, también tuvimos dos pequeños: “National Geographic Explorer” y “Silver Explorer”. Y un clásico holandés de alto nivel llamado “Ryndam”.

Maniobra de salida del buque "Serenade of the Seas"

"Grandeur of the Seas", entre puntas

Los buques "Grand Princess" y "Vision of the Seas"

Royal Caribbean mantiene una presencia importante en Tenerife

Aspecto de la popa del buque "Grand Princess"

El buque "Independence of the Seas" es el mayor de su clase en Europa

Visto de popa, por la aleta de babor

Fotos: Antonio SáezJovilo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Es frecuente el paso de grandes yates por el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Cuando llega la temporada de cruce del Atlántico, en los viajes de ida al Caribe y en los de vuelta a Europa, recibimos las visitas de estas bellezas de la ingeniería naval para cuyos propietarios la crisis no existe. Es un tráfico que se podría potenciar si hubiera una oferta más amplia de servicios.

Las dos escalas más recientes corresponden a los yates “Titan” y “Baraka”, barcos en régimen de alquiler. El primero es un buque construido en Alemania y entregado en el verano de 2010, fruto del trabajo del arquitecto naval Abeking & Rasmussen y el diseñador Reymond Langton Design. Mide 78,43 m de eslora total y 12,40 m de manga y puede alojar a 14 huéspedes, con una tripulación de 19 personas. De propulsión diesel y una velocidad de 16,5 nudos.

El segundo, más modesto pero no por ello menos atractivo, aloja a doce huéspedes y tiene igual número de tripulantes. Construido en el astillero Proteksan, en Turquía, fue puesto a flote en abril de 2010. Mide 58,20 m de eslora total y 9,60 m de manga. De propulsión diesel, a velocidad económica de 12 nudos tiene una autonomía de 5.000 millas.

El yate "Titán", casco de acero y superestructura de aluminio

Estampa marinera del yate "Baraka"

Fotos: Jovilo y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Fundada en 1921, Spliethoff es una compañía holandesa que opera en todo el mundo y está presente en los puertos canarios desde hace muchos años. Tradicionalmente, uno de los tráficos habituales ha sido el transporte de bobinas de papel para la industria local, principalmente para las ediciones impresas de los periódicos y otros usos.

En ese cometido visitó el 27 de abril el buque “Sluisgracht” el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Arribó procedente de St. Thomas, en las Islas Vírgenes, donde estibó varios yates sobre cubierta para dejarlos en el Mediterráneo. El viaje lo había iniciado el 29 de febrero en Helsingborg, donde cargó las bobinas de papel y después de una escala en St. Petersburg, navegó en demanda del Atlántico rumbo a Puerto Cabello (Venezuela) y de allí a St. Thomas.

El buque "Sluisgracht", atracado en el muelle sur

Descarga de las bobinas de papel

Es un buque “multipurpose”, preparado para varios tipos de carga. A la banda de estribor tiene una grúa y unas compuertas que facilitan la carga y/o descarga de bobinas de papel y paletizado.  A la banda de babor, dos grúas y entre las tres atienden las operaciones de las bodegas de carga cerradas con siete escotillas.

De proyecto holandés y construido en el nuevo astillero de Szczecin (Polonia), entró en servicio en 2001. Es el noveno de una serie de once buques gemelos del tipo S construidos entre 2000 y 2004. En mayo de 2010 embarrancó a unos cinco kilómetros al NW de Cadzand, debido a un problema en el motor principal, siendo reflotado unas horas después.

Registra 16.641 toneladas brutas, 6.730 toneladas netas y 21.250 toneladas de peso muerto y son sus principales dimensiones 172,60 m de eslora total -168,21 m entre perpendiculares-, 25,20 m de manga, 14,38 m de puntal y 7,10 m de calado. Puede cargar 1.136 TEUS (de ellos 658 sobre cubierta) y está propulsado por un motor Wärtsila, de 16.400 caballos, que acciona un eje y una hélice de paso variable y le permite mantener una velocidad de 18 nudos. Código IMO 9202522.

Fotos: Jovilo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalmente será la compañía norteamericana Titan Salvage la encargada de reflotar el crucero de turismo italiano “Costa Concordia”, que embarrancó el 13 de enero de 2012 en la costa de la isla de Giglio. En los trabajos participará también la empresa italiana Micopieri, especialista en ingeniería y trabajos subacuáticos. Según publican los medios marítimos internacionales, los trabajos comenzarán en el próximo mes de mayo.

No existe precedente de este tipo en el mundo, con lo cual la atención es máxima. Por delante, un plazo de doce meses para concluir con éxito una operación en la que, entre otros requerimientos, deberá causar el menor impacto ambiental posible. En las próximas semanas se irá viendo la evolución del rescate que habrá de concluir con la retirada del megacrucero. De no haber embarrancado donde el capitán Schettino lo decidió, posiblemente estaríamos lamentando ahora una tragedia de dimensiones imprevisibles.

El accidente del "Costa Concordia" ha impactado a nivel mundial

Foto: Reuters

Juan Carlos Díaz lorenzo

Hace tiempo que el buque cementero “Naftocement III” es visitante asiduo de los puertos canarios y, sobre todo, de aquellos que tienen que ver con la distribución de cemento a granel. Hoy está en el puerto de Santa Cruz de La Palma, donde lo ha captado nuestro estimado amigo y colaborador José Javier Pérez Martín.

Abanderado en St. Vincent y Grenadines, el buque es propiedad de la compañía griega Naftotrade Shipping. Es muy parecido al buque cementero “Trader Arrow”, al que vimos en numerosas ocasiones en los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, en sus viajes con cemento a granel. Llama la atención por el aparatoso dispositivo que tiene situado a proa.

Este, en concreto, es un buque de 1.420 toneladas brutas y 2.312 toneladas de peso muerto en un casco de 76,90 m de eslora total, 12,20 m de manga y 3,30 m. de calado. Construcción número 150 de los astilleros Kanda, en Kure (Japón), entró en servicio en 1970 con el nombre de “Hokuyo Maru”. En mayo de 1997 fue rebautizado “Little Cowboy” y desde abril de 1998 navega con el nombre de “Naftocement III”. Código IMO 7109879.

El buque cementero "Nafotcement III", en Santa Cruz de La Palma

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la escala hoy, viernes, en el puerto de Valencia del  megacrucero “Liberty of the Seas”, Acciona-Trasmediterránea pone en marcha la Unidad de Atención a Cruceros como subagente de Intercruises, compañía líder a nivel mundial en la gestión de buques de turismo.

Acciona-Trasmediterránea  prevé atender este año más de 500.000 pasajeros y 205 escalas de cruceros, de ellas 56 consignadas a través de Intercruises, informa la compañía. El barco de estreno de esta nueva etapa es propiedad de Royal Caribbean International, compañía con una fuerte implantación en EE.UU. y Europa.

RCCL es un cliente importante en los puertos de escala

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de trece años al servicio de Fred. Olsen Express, el fabricante australiano Incat ha colgado en su página web el cartel de “se vende o se alquila” para el catamarán “Bonanza Express”, que en breve finalizará su presencia en Canarias. Como adelantamos ayer en esta misma sección, Fred. Olsen Express ha anunciado que a partir del próximo 7 de mayo, la línea El Hierro-Los Cristianos pasará de cuatro a dos servicios semanales, éstos en fin de semana, viernes y domingo, con lo cual se mantiene al menos la conectividad en las fechas de mayor demanda.

El servicio será atendido por el buque “Benchijigua Express” y tanto a la ida como a la vuelta habrá escala en La Gomera. Se procede, por tanto, a la retirada del buque “Bonanza Express”, que será devuelto a su propietario, la compañía australiana Incat, ya que se encuentra en régimen de fletamento desde su incorporación.

El catamarán "Bonanza Express" será devuelto después de 13 años de servicio

Puesto en servicio en febrero de 1999, el buque “Bonanza Express” –capitán, comodoro Servando Peraza- es el primer catamarán de alta velocidad de Fred. Olsen Express que llegó a Canarias y ha sido empleado en varias líneas: Tenerife-Agaete, La Gomera-Los Cristianos y El Hierro-Los Cristianos. Entre abril y julio de 2001 atendió la línea Miami-Grand Bahama. El 3 de diciembre de 2008 sufrió un accidente cuando maniobraba en el puerto de Los Cristianos, varando en la playa con daños de diversa consideración.

El buque 051 de Incat es el segundo de una serie de seis barcos de 96 metros de eslora del citado fabricante. Registra 5.191 toneladas brutas, 1.687 toneladas netas y 838 toneladas de peso muerto. Está propulsado por cuatro motores Ruston 20RK270, con una potencia de 28.320 kw que accionan dos “water jets” y le permite alcanzar una velocidad máxima de 48 nudos. Tiene capacidad para 755 pasajeros y 425 coches. Código IMO 9200225.

La crisis económica y la carestía del combustible están pasando factura al transporte marítimo en Canarias. Menos movimiento de pasajeros y mayores costes operativos, caso del alza imparable del precio del combustible. Fred. Olsen Express se ha visto obligada a reorganizar su estrategia y, a la retirada del catamarán “Benchi Express” que atendía el servicio interior de La Gomera, ahora procede de igual modo con el catamarán “Bonanza Express”. Por el contrario, en septiembre de 2011 incorporó un ferry convencional a la línea Las Palmas-Fuerteventura-Lanzarote, bautizado “Betancuria”.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo