Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días decembrinos hemos tenido la presencia en varios puertos de Canarias del buque de cruceros de turismo “Aurora”, propiedad de la compañía P & O Cruises y en la actualidad abanderado en Bermudas, por razones fiscales y de abaratamiento de costes. Este buque es el último exponente de una etapa de la citada compañía, muy parecido, aunque con algunas diferencias respecto del “Oriana”, su inmediato predecesor. Otras incorporaciones de segunda mano y más recientes, como el buque “Oceana”, mantienen el glamour clásico de esta histórica naviera.

P & O Cruises y otras compañías británicas, como Cunard Line, mantiene en el tiempo su decidida apuesta por Canarias como uno de sus destinos preferidos. Los cruceros a las islas del Atlántico se remontan a finales del siglo XIX, aunque sería desde mediados del siglo XX cuando se ha intensificado su presencia. Hoy comparten singladuras otros buques de su misma contraseña y de última generación, como los novísimos “Ventura” y “Azura”.

El buque "Aurora" zarpa del puerto de Las Palmas

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de La Estaca (El Hierro) recibió hoy la primera escala del crucero de turismo “Saga Pearl II”, que arribó esta mañana, bien temprano, procedente de Santa Cruz de La Palma y zarpó esta noche, a las 20 horas, en viaje a San Sebastián de La Gomera. A bordo, 431 pasajeros y 269 tripulantes.

Este barco, de llamativa estampa marinera, es propiedad de Saga Cruises, compañía británica que va en crecimiento y cada día goza de más aceptación entre su clientela.

El buque “Saga Pearl II” fue comprado en una subasta por Saga Cruises a mediados de 2009 para sustituir al veterano “Saga Rose”, retirado en diciembre del citado año. El buque fue construido en 1981 en astilleros alemanes y anteriormente ha ostentado los nombres de “Astor” (1981-1985), Arkona” (1985-2001) y “Astoria (2001-2009). No debe confundirse con el segundo “Astor, construido en 1985 y de estampa marinera muy parecida.

El buque "Saga Pearl II", hoy, por primera vez en El Hierro

Foto: Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el Puerto de Santa Cruz de La Palma la estampa marinera del crucero de turismo “Aurora” (76.152 GRT), ahora abanderado en Bermudas por razones fiscales, que arribó al alba, haciendo honor a su nombre, como apreciamos en las fotos de Alicia Fernández Concepción. El buque es propiedad de la compañía británica P & O Cruises.

En el dique se atraque coincide con los cruceros de turismo “Saga Pearl II” –ayer estuvo el buque “Saga Ruby”, de la misma compañía- y “La Belle de l’ Adriatique”, con lo cual hoy se vive en la capital insular otra jornada de especial actividad, al igual que aquellos otros que hayan elegido excursiones para recorrer los volcanes de Fuencaliente y el valle de Aridane.

Al alba, las luces del "Aurora" cerca de La Palma

Al fondo se recorta la silueta de La Gomera

El buque "Aurora" maniobra para atracar estribor al muelle

Fotos: Alicia Fernández Concepción

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El reciente encuentro de un grupo de antiguos directivos, capitanes y oficiales de Compañía Trasatlántica Española, que se reúnen dos veces al año en Madrid, sirvió para demostrar que el espíritu navegante de “aquella Trasatlántica” sigue vivo. De “aquella compañía” centenaria que fue orgullo de la Marina Mercante española y de cada uno de los países en los que enarbolaba su contraseña y desplegaba el pabellón patrio.

A mediados de la década de los años cincuenta del siglo XX, en tiempos de Juan Claudio Güell, Compañía Trasatlántica Española había renacido con una flota impuesta por el INI y limitada por las circunstancias, lo que tuvo sus consecuencias en el tráfico de la emigración española a América, pues mientras las compañías portuguesas e italianas lo hacían con barcos mejores y más atractivos, la torpeza política nacional impidió a Trasatlántica dotarse de medios y competir en mejores condiciones.

El grupo de "aquella" Trasatlántica se reúne dos veces al año en Madrid

En esas condiciones, “aquella Trasatlántica” cumplió su cometido con holgura y su protagonismo sigue vigente en la memoria de muchos pasajeros de sus barcos históricos: “Marqués de Comillas”, “Magallanes”, “Habana”, “Virginia de Churruca”, “Satrústegui”, “Covadonga”, “Guadalupe”, “Begoña” y “Montserrat”. 

Personas como las reunidas en Madrid aportaron su trabajo consecuente hasta hacernos concebir la idea del renacimiento de la naviera más importante y de mayor prestigio de España. Lamentablemente, el último tramo de la existencia de la Compañía Trasatlántica Española corresponde a una de las vergüenzas empresariales de este país.

José Ignacio de Ramón Martínez

En esta ocasión, la reunión contó con la presencia de José Ignacio de Ramón Martínez, ingeniero naval, que asumió durante años la dirección técnica de Compañía Trasatlántica Española, en la que relevó a Valeriano González Puertas. Su nombre está asociado al proyecto de construcción de los dos buques portacontenedores más grandes de la flota de Trasatlántica y de la Marina Mercante española en la década de los años ochenta: “Pilar” y “Almudena”. Combina su sólida formación técnica con su sabiduría humanística. Es hijo de José María Ramón de San Pedro, vicepresidente y consejero-delegado de Trasatlántica, personalidad relevante en la historia de la compañía.

Carlos Peña Alvear

Carlos Peña Alvear está estrechamente asociado al trasatlántico “Begoña”, que mandó desde 1971 hasta 1974, siendo entonces uno de los capitanes más jóvenes de la compañía. Es el autor del libro “Historia de barcos de Compañía Trasatlántica”, en el que compila su memoria precisa y sus muchas vivencias. Fue delegado de la compañía en Italia, pero lo suyo eran los barcos y volvió a navegar estando al mando de varios cargueros de línea.

Manuel Padín García

Manuel Padín García desempeñó durante años la dirección comercial de Compañía Trasatlántica. Gallego de pura cepa, forjado en el trabajo y el esfuerzo constante desde que entró a trabajar en Trasatlántica siendo un muchacho, es un luchador vital. Consciente de que la esperanza es lo último que se pierde, sigue en plena lucha sin desmayo ante las adversidades.

Luis Mínguez

Luis Mínguez es radiotelegrafista de la vieja escuela. Toda su vida profesional transcurrió en el trasatlántico “Virginia de Churruca”. Viejo y buen amigo del puerto de Santa Cruz de Tenerife, su preferido, su vida profesional está jalonada de multitud de anécdotas. En su última etapa profesional desempeñó el cargo de inspector de Flota de la Compañía.

Manuel Marrero Álvarez

Manuel Marrero Álvarez es otro de los legítimos representantes de la historia viva de “aquella Trasatlántica” y el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Comenzó a trabajar en 1949 en la consignataria La Roche, que en 1959 se trasladó de la calle del Castillo a la calle del Pilar. Fue el segundo delegado regional de la compañía, desde 1982 hasta el cierre de la delegación en 1994. Conjuga memoria y archivo, pues conserva numerosos documentos de la historia de la compañía en Tenerife, salvados de la basura o el fuego. Sus vivencias están recogidas en las páginas de su libro titulado “Trasatlántica y la emigración canaria a América”. Fiel, leal y entrañable amigo.

Lucinio Martínez Santos

Lucinio Martínez Santos trabajó en la Dirección Técnica de la compañía haciendo equipo con los ingenieros navales Javier Pinacho Bolaños-Rivadeneira y José Ignacio de Ramón Martínez. Testigo presencial de la transición de los barcos de pasaje a los barcos de carga y la expansión del tráfico de contenedores.

Excusaron su asistencia, por razones personales, el capitán Rafael Jaume Romaguera, que reside en Vigo; el jefe de máquinas Juan Cárdenas Soriano, en Algeciras y Juanjo Loredo, en Bilbao. Será la próxima vez.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con el aparejo aferrado y sobre la máquina, desde ayer fueron llegando al puerto de Santa Cruz de La Palma los protagonistas del XV Encuentro de Grandes Veleros, una cita consolidada en el tiempo, que se ha convertido en una estampa marinera y navideña realmente entrañable.

Cientos y cientos de personas han visitado hoy el puerto palmero y, además, muchos de ellos han podido visitar los veleros, pues este domingo de Navidad se ha convertido en una jornada de puertas abiertas. La instalación del mercadillo de Navidad a lo largo del muelle y en el interior de la Estación de Pasajeros ha proporcionado un mayor atractivo aún, si cabe, a esta cita.

Mástiles, aparejos, jarcias... evocación de la historia marinera de La Palma

En esta oportunidad los visitantes son los veleros “Alexander von Humboldt II”, “Lord Nelson”, “Tenacious”, “Roald Admunsen” y “Bessie Ellen”, los cuales compartieron atraque con el crucero de turismo “Thomson Destiny” y los buques del servicio interinsular “Benchijigua Express” y “Volcán de Tauce”.  Una estampa marinera preciosa, en la que ha acompañado el buen tiempo.

Este era el espectáculo que ofrecía el puerto en la noche del 24

Arribada del velero alemán "Alexander von Humboldt II"

"Alexander von Humboldt II", visto de popa

El velero alemán "Alexander von Humkboldt II", visto por la amura de babor

Popa del velero inglés "Lord Nelson"

"Bessi Ellen", el más pequeño de los veleros visitantes

El velero alemán "Roald Amundsen", visto desde el bauprés

La estampa portuaria, a la salida del "Benchijigua Express"

La línea de atraque, a la salida del ferry "Volcán de Tauce"

Fotos: Alicia Fernández Concepción y Gabilón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Reconocemos un especial interés por los cruceros de turismo de corte clásico, como es el caso del buque “Marco Polo”, que ayer estuvo en el puerto de Vigo, procedente de Tilbury en viaje a Lisboa, con una expedición de 752 pasajeros y 361 tripulantes. Atracó en el muelle de trasatlánticos y fue despachado por A. Pérez y Cía. Las fotos son de nuestro estimado amigo Alfredo Campos Brandón.

Como conocen nuestros lectores, el ex trasatlántico soviético “Aleksandr Puskhin” –cuya estampa marinera resulta inconfundible- es el único superviviente de los cinco buques de la serie “Iván Franko, construidos en astilleros de la entinta República Democrática Alemana (RDA) para la también extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). De ellos, tres han sido desguazados -en origen llamados “Shota Rustaveli”, “Taras Shevchenko”  e “Iván Franko”- y el último de la serie, “Mikhail Lermontov, se hundió en aguas de Nueva Zelanda.

El buque "Marco Polo", visto de proa por la amura de estribor

Es un barco bonito, propio de su tiempo, la década de los sesenta

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días tuvimos la especial satisfacción de encontrarnos en Tenerife con el muy estimado amigo Laureano García, autor de la página web www.trasmeships.es, dedicada a Compañía Trasmediterránea. Disfrutó de unos días de descanso en Playa Paraíso en compañía de su estimada esposa Emi.

Laureano García, jefe de máquinas jubilado, desarrolló su carrera profesional en dos etapas en Compañía Trasmediterránea y en la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante, así como en FECSA, en Barcelona. Natural de Cádiz, reside en Vilassar de Mar y desde su camarote digital nos obsequia con un magnífico trabajo en su página web, dotada de gran amenidad, rigurosidad documental y un excelente archivo fotográfico, que cada día se incrementa con nuevas aportaciones.

Durante su estancia tuvo la oportunidad de recorrer con detenimiento el interior de la isla, especialmente el parque nacional de las Cañadas del Teide, el valle de Masca y las comarcas del norte y el suroeste de Tenerife. Hubo tiempo para conversar con detenimiento de lo nuestro, es decir, de la mar y los barcos, que es el origen de nuestra amistad.

Laureano García y su esposa Emi pasaron unos días de descanso en Tenerife

Descanso en el mirador del volcán Chahorra, en El Teide

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Academia Canaria de Ciencias de la Navegación recibió en su última reunión a dos invitados, Lorenzo Soriano y Miguel A. Carballo, para exponer éste su proyecto de diseño de casco “s” para esloras pequeñas. La reunión, celebrada en el Casino de La Laguna, contó con la asistencia del catedrático Enrique García Melón, presidente de la Academia; Juan Carlos Díaz Lorenzo, vicepresidente y de los académicos doctores Alberto Darias Príncipe, Gonzalo Lozano Soldevilla, José Perera Marrero, Roberto González Díaz, Manuel Garrocho Martín y Luis Santos Jara.

Se trata de un diseño en el que sus líneas de agua se ensanchan hacia la proa de forma hidrodinámica y bajo la línea de flotación, para crear un vientre con el menor volumen de carena posible, facilitando el espacio de emplazamiento y anclaje del motor y logrando, de este modo, que el peso de éste sirva para dar más estabilidad autoadrizante y con ello favorecerse de inercia.

Según explica su autor, “mi diseño del casco S permite a las embarcaciones de pequeña eslora tener ubicado su motor bajo la línea de flotación, consiguiendo un punto de gravedad notablemente bajo y, a la vez, como si se tratase de un dardo adelantado a su eje de marcha. Esto produce dos consecuencias inmediatas y directas: la de mejorar la estabilidad autoadrizante y la de mantener una inercia en rumbo, más estable”.

Tras la presentación se abrió un interesante debate sobre el proyecto presentado. En el próximo número de la revista “Capitán”, que publica la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, aparecerá un artículo técnico sobre el novedoso proyecto de Miguel Ángel Carballo Castellano.

Miguel Carballo y Lorenzo Soriano (primera fila por la izquierda) junto a los miembros de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió hoy las escalas de los cruceros de turismo “Norwegian Jade” y “AIDAvita”. El primero viene por segunda vez y el segundo es un viejo conocido. Es interesante la apuesta que hace Norwegian Cruise Line por Tenerife, puerto del que ha estado ausente hasta hace poco. AIDA Cruises es un cliente asiduo y, como conocen nuestros lectores, el buque “AIDAsol” tiene aquí su base de operaciones semanal.

Los buques "Norwegian Jade" y "AIDAvita", atracados en el muelle sur

Foto: Pepe Marrero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma ha vuelto a registrar hoy un lleno absoluto, con la presencia de cuatro cruceros de turismo y un rolón de Flota Suardíaz, al servicio de Acciona-Trasmediterránea. Día gris y cubierto, típicamente otoñal, con algunas rachas de viento, lo cual no ha impedido que los turistas hayan podido disfrutar de sus paseos por la capital insular y aquellos otros que eligieron las excursiones por el interior de la isla.

En el dique principal atracaron los buques “AIDAvita”, italiano; “Kristina Katarina”, finlandés; y “Oceana”, abanderado en Bermudas. En el muelle de ribera lo hizo el buque “La Belle de l’ Adriatique” y el rolón “Suar Vigo”. En las fotos de nuestros estimados colaboradores Alicia Fernández Concepción, Gabilón y José Javier Pérez Martín, algunos momentos de la estampa portuaria de hoy.

El dique principal del puerto palmero, al completo

Los buques "AIDAvita", "Kristina Katarina" y "La Belle de l' Adriatique"

El puerto palmero, visto desde la carretera de La Grama

Ha sido un día de mucha actividad en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Bonita foto de la llegada del buque "Oceana"

El buque "Océana", visto de proa y desde una perspectiva poco frecuente

El buque italiano "AIDAvita", visto por la amura de estribor

"La Belle de l' Adriatique", un barco curioso y nuevo en la plaza

Fotos: Alicia Fernández Concepción, Gabilón y José Javier Pérez Martín