Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vicente Sanahuja, autor de la magnífica página web vidamaritima.com y a quien en este país debemos mucho por su generosa entrega y dedicación, ha publicado recientemente el primer volumen de la colección “Historias de la Marina Mercante española”. Se trata de un libro de 76 páginas, en formado apaisado, en el que reúne once barcos protagonistas ilustrados con fotos y acuarelas de Roberto Hernández, autor de elilustradordebarcos.com. El prólogo es de Joaquín María Tintoré Blanc, uno de los descendientes del famoso naviero catalán que unió sus esfuerzos para la creación de Compañía Trasmediterránea.

En esta ocasión, los buques incluidos en la edición y los autores de los textos son los siguientes: “General Armero” (Vicente Sanahuja), “Ebro” (Joaquín María Tintoré Blanc), “Los vapores Ugarte” (Juan María Martín Recalde), “Ciudad de Reus” (Vicente Sanahuja), “Atlante” (Laureano García Fuentes), “Ciudad de Melilla” (Laureano García Fuentes), “Socogui” (Alberto Mantilla”, “Mallorca” (Laureano García Fuentes), “Cristina” (Manuel Rodríguez Aguilar), “Río Miera” (Pedro Blanco” y “SAC nº 6” (Vicente Sanahuja).

Portada del primer volumen de “Historias de la Marina Mercante española”

La edición está muy cuidada y cada autor aporta datos interesantes y las necesarias referencias bibliográficas. Es un libro que no puede faltar en la biblioteca de cualquier amante de la mar y los barcos. Su promotor pretende seguir publicando otros volúmenes de libritos ilustrados, como él mismo los denomina, en los que recoge vida y recuerdo de algunos de los muchos barcos que han enarbolado la bandera española. Las crónicas están redactadas de manera muy amena y las fotografías y acuarelas de Roberto Hernández son de muy buena calidad.

Foto: Ediciones Sanahuja

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El reciente encuentro de un grupo de antiguos directivos, capitanes y oficiales de Compañía Trasatlántica Española, que se reúnen dos veces al año en Madrid, sirvió para demostrar que el espíritu navegante de “aquella Trasatlántica” sigue vivo. De “aquella compañía” centenaria que fue orgullo de la Marina Mercante española y de cada uno de los países en los que enarbolaba su contraseña y desplegaba el pabellón patrio.

A mediados de la década de los años cincuenta del siglo XX, en tiempos de Juan Claudio Güell, Compañía Trasatlántica Española había renacido con una flota impuesta por el INI y limitada por las circunstancias, lo que tuvo sus consecuencias en el tráfico de la emigración española a América, pues mientras las compañías portuguesas e italianas lo hacían con barcos mejores y más atractivos, la torpeza política nacional impidió a Trasatlántica dotarse de medios y competir en mejores condiciones.

El grupo de "aquella" Trasatlántica se reúne dos veces al año en Madrid

En esas condiciones, “aquella Trasatlántica” cumplió su cometido con holgura y su protagonismo sigue vigente en la memoria de muchos pasajeros de sus barcos históricos: “Marqués de Comillas”, “Magallanes”, “Habana”, “Virginia de Churruca”, “Satrústegui”, “Covadonga”, “Guadalupe”, “Begoña” y “Montserrat”. 

Personas como las reunidas en Madrid aportaron su trabajo consecuente hasta hacernos concebir la idea del renacimiento de la naviera más importante y de mayor prestigio de España. Lamentablemente, el último tramo de la existencia de la Compañía Trasatlántica Española corresponde a una de las vergüenzas empresariales de este país.

José Ignacio de Ramón Martínez

En esta ocasión, la reunión contó con la presencia de José Ignacio de Ramón Martínez, ingeniero naval, que asumió durante años la dirección técnica de Compañía Trasatlántica Española, en la que relevó a Valeriano González Puertas. Su nombre está asociado al proyecto de construcción de los dos buques portacontenedores más grandes de la flota de Trasatlántica y de la Marina Mercante española en la década de los años ochenta: “Pilar” y “Almudena”. Combina su sólida formación técnica con su sabiduría humanística. Es hijo de José María Ramón de San Pedro, vicepresidente y consejero-delegado de Trasatlántica, personalidad relevante en la historia de la compañía.

Carlos Peña Alvear

Carlos Peña Alvear está estrechamente asociado al trasatlántico “Begoña”, que mandó desde 1971 hasta 1974, siendo entonces uno de los capitanes más jóvenes de la compañía. Es el autor del libro “Historia de barcos de Compañía Trasatlántica”, en el que compila su memoria precisa y sus muchas vivencias. Fue delegado de la compañía en Italia, pero lo suyo eran los barcos y volvió a navegar estando al mando de varios cargueros de línea.

Manuel Padín García

Manuel Padín García desempeñó durante años la dirección comercial de Compañía Trasatlántica. Gallego de pura cepa, forjado en el trabajo y el esfuerzo constante desde que entró a trabajar en Trasatlántica siendo un muchacho, es un luchador vital. Consciente de que la esperanza es lo último que se pierde, sigue en plena lucha sin desmayo ante las adversidades.

Luis Mínguez

Luis Mínguez es radiotelegrafista de la vieja escuela. Toda su vida profesional transcurrió en el trasatlántico “Virginia de Churruca”. Viejo y buen amigo del puerto de Santa Cruz de Tenerife, su preferido, su vida profesional está jalonada de multitud de anécdotas. En su última etapa profesional desempeñó el cargo de inspector de Flota de la Compañía.

Manuel Marrero Álvarez

Manuel Marrero Álvarez es otro de los legítimos representantes de la historia viva de “aquella Trasatlántica” y el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Comenzó a trabajar en 1949 en la consignataria La Roche, que en 1959 se trasladó de la calle del Castillo a la calle del Pilar. Fue el segundo delegado regional de la compañía, desde 1982 hasta el cierre de la delegación en 1994. Conjuga memoria y archivo, pues conserva numerosos documentos de la historia de la compañía en Tenerife, salvados de la basura o el fuego. Sus vivencias están recogidas en las páginas de su libro titulado “Trasatlántica y la emigración canaria a América”. Fiel, leal y entrañable amigo.

Lucinio Martínez Santos

Lucinio Martínez Santos trabajó en la Dirección Técnica de la compañía haciendo equipo con los ingenieros navales Javier Pinacho Bolaños-Rivadeneira y José Ignacio de Ramón Martínez. Testigo presencial de la transición de los barcos de pasaje a los barcos de carga y la expansión del tráfico de contenedores.

Excusaron su asistencia, por razones personales, el capitán Rafael Jaume Romaguera, que reside en Vigo; el jefe de máquinas Juan Cárdenas Soriano, en Algeciras y Juanjo Loredo, en Bilbao. Será la próxima vez.