Juan Carlos Díaz Lorenzo

Durante esta semana la Armada española realiza en aguas de Murcia el ejercicio “Cartago 2014”, dedicado a la práctica de procedimientos para salvamento y rescate de submarinos. Incluye un ejercicio de localización, salvamento y rescate de un sumergible siniestrado, simulando las sucesivas fases de actuación y desplegando las unidades navales de localización y rescate. Uno de los objetivos consiste en mejorar la coordinación entre las unidades de la Armada y los organismos y agencias civiles en el caso de una emergencia real. 

En el ejercicio intervienen, por parte de la Armada, el submarino “Mistral”, el buque de salvamento y rescate “Neptuno” y el patrullero de altura “Infanta Elena”, así como los Estados Mayores de la Armada (Madrid), Flota (Rota), Fuerza de Acción Marítima y Flotilla de Submarinos (Cartagena). El Ejército del Aire aporta un avión “Hércules” y la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima colabora con los buques de salvamento “Clara Campoamor”, “Salvamar Mimosa”’ y un helicóptero. 

Image00001

El submarino “Mistral” simulará un accidente con posado en el fondo del mar

El martes 16 de septiembre el submarino “Mistral” simuló un accidente en aguas próximas a la bahía de Mazarrón, posándose en el fondo. Tras recibir la señal, se alertó del posible incidente y se activó el procedimiento de localización y salvamento del sumergible. Para establecer comunicaciones con el submarino se envió un avión del Ejército de Aire con un equipo de intervención inicial formado por personal de la Fuerza de Guerra Naval Especial. Confirmado el estado del submarino siniestrado, la Armada, en coordinación con Salvamento Marítimo, envió a la zona a los buques “Neptuno”, “Clara Campoamor” y “Salvamar Mimosa”. 

Salvamento Marítimo también participa en el ejercicio “Cartago 2014”

Ayer y hoy se simularán las fases denominadas PODEX y VENTEX con el submarino posado en el fondo. Consisten en la transferencia de diverso material a la dotación del submarino siniestrado, y la ventilación de la atmósfera interior desde la superficie. Mañana se desarrollará el ejercicio de escape de cinco miembros de la dotación por la esclusa de salvamento de proa. En esta maniobra se alistarán embarcaciones con buceadores, personal médico y cámaras hiperbáricas para asistir a la dotación en caso de necesidad. Se contará con una unidad de UVI móvil para casos de emergencia. 

A continuación comenzará el reflotado del submarino. Los buzos del buque de salvamento y rescate “Neptuno” conectarán mangueras de aire a los tanques de lastre del submarino y bombearán aire desde el buque de salvamento y rescate de la Armada con la finalidad de expulsar el agua de los lastres. Al desalojar el agua de estos depósitos, se aligerará progresivamente el peso del submarino, consiguiendo que emerja a la superficie desde una profundidad de unos 12 metros, dando por finalizado el ejercicio “Cartago 2014”, informa la Armada española.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El desguace del buque “Costa Concordia” se hará en dos fases y en dos zonas del puerto de Génova. La primera tendrá una duración estimada de cuatro meses, en la que se procederá al vaciado del mobiliario que no sea metálico y se llevará a cabo en Prà Volti. Después será trasladado a Sampierdarena y comenzará el desguace que acabará con su maltrecha estampa marinera. Se estima que los trabajos tendrán una duración de 22 meses.

La llegada, ayer, del convoy del buque “Costa Concordia” a Génova no fue motivo de celebración en Italia, aunque la expectación ha sido impresionante. Satisfechos de que haya culminado con éxito la formidable operación de ingeniería naval y salvamento marítimo, pesan y mucho las 33 víctimas que ha dejado este trágico episodio, cuando en la noche del 13 de enero de 2012 tocó fondo en el costado de babor al acercarse a la costa de la isla de Giglio. En septiembre se retomará el juicio que decidirá sobre el capitán Francesco Schettino.

El convoy del objeto flotante “Costa Concordia” ayer, a su llegada a Génova

El buque “Costa Concordia” acaba su vida marinera muy cerca de donde empezó. Tomó forma en el astillero de Sestri Ponente –de cuya factoría es la construcción número 6.122– y, puesto a flote el 19 de enero de 2004, fue bautizado el 2 de septiembre de 2005, fasto en el que actuó de madrina Eva Herzigova, con la anécdota de que la botella no se rompió al primer intento. Entró en servicio el 30 de junio de 2006.

Aunque su destino ya está sellado, todavía es un buque de 114.147 toneladas brutas y 8.900 toneladas de peso muerto, en un casco de 290,20 m de eslora total, 35,50 m de manga y 8,20 m de calado. Propulsado por seis motores Wärtsila 12V46C, con una potencia de 75.600 kw sobre dos ejes, en pruebas de mar alcanzó y mantuvo una velocidad de 19,6 nudos. Podía alojar a 3.700 pasajeros y pertenece a una serie de seis buques. Los cinco restantes ostentan los nombres de “Costa Serena”, “Carnival Splendour”, “Costa Pacífica”, “Costa Favolosa” y “Costa Fascinosa”. Código IMO 9320544.

Foto: Reuters 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al amanecer el convoy que remolca y escolta al objeto flotante llamado “Costa Concordia” se encontraba a unas 40 millas de su destino. En las últimas horas la velocidad se ha mantenido en 1,5 nudos. A las diez de la mañana hora local, el remolque estaba a 32,4 millas al SW de Portofino. La meteorología acompaña y ya es visible desde la costa de Génova. Las previsiones que se manejan es que en la próxima madrugada esté cerca del puerto de Voltri, punto final de su viaje, donde la espera el soplete.

Mañana, domingo, se hará la maniobra de entrada en el dique seco, en el que ya está todo preparado. El asunto tiene un hondo calado en Italia, hasta el punto de que el primer ministro, Matteo Renzi, tiene previsto desplazarse para presenciar la llegada.  Y como la oportunidad se presenta única, quienes lo deseen pueden presenciar el acontecimiento desde la Linterna de Génova, al precio de cinco euros por persona. Caso de que haya avalancha de público, se formarán grupos de 30 personas cada 20 minutos.

El convoy del objeto flotante “Costa Concordia” ha recorrido casi 200 millas

Foto: Departamento de Defensa Civil de Italia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Sin novedad en el convoy que remolca y escolta al objeto flotante llamado “Costa Concordia” en su último viaje hacia Génova, a donde llegará mañana, según las previsiones. En estos momentos navega frente a Livorno, al rumbo 357º y mantiene una velocidad de 2,7 nudos. Hace ya unas horas que dejó atrás, por babor, las costas de la isla de Córcega y por estribor la pequeña isla italiana de Capraia. La zona es de mucho tráfico marítimo, por lo que se han cursado avisos a los navegantes para extremar las precauciones.

La expectación en Génova es considerable. “La Stampa” dice que se piden 2.000 euros semanales por un apartamento con vistas al mar. El hotel “Méditerranée Pegli”, el más grande de la zona, está lleno. Los clientes no dicen claramente que están allí pendientes de la llegada del barco, pero es así. El dique seco en el que entrará el tristemente célebre buque “Costa Concordia” ya está preparado y será visible en los próximos cuatro meses, hasta que comience el desguace efectivo, que se prolongará por espacio de dos años.

El convoy del “Costa Concordia” transcurre sin novedad y mañana llegará a Génova

Foto: Departamento de Defensa Civil de Italia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Sin novedad en el remolque de un objeto que flota llamado “Costa Concordia”. Cuando todavía no han transcurrido 24 horas del inicio del viaje, el singular remolque se acerca a la ruta que habitualmente cubren los barcos que navegan entre Livorno y Olbia. En la última posición se encuentra rumbo noroeste a unas tres millas al sur de la isla Pianosa, que dejará por estribor, para pasar por el canal cercano a la isla de Córcega y enfilar después a Génova.

La expedición está compuesta por 14 buques, que tienen el encargo de garantizar la seguridad de la navegación. El remolque principal está a cargo de los remolcadores de salvamento “Blizzard” –buque de mando– y “Resolve Earl”. Si no hay cambios en la meteorología, el convoy llegará a su destino en la noche del próximo sábado. Tarea prioritaria antes el desguace será encontrar el cadáver del camarero Russel Rebello, último de los 32 fallecidos en el accidente ocurrido el 13 de enero de 2012.

El espectacular remolque, sin novedad camino de su destino en Génova

Foto: Departamento de Defensa Civil de Italia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Costa Crociere ha adjudicado a la compañía holandesa Dockwise el transporte de los restos del buque “Costa Concordia”, recientemente adrizado tras su larga permanencia en la isla de Giglio, donde embarrancó en la noche del 14 de enero de 2012. Se trata de una operación de gran calado y para ello empleará el buque dique “Dockwise Vanguard”, el mayor del mundo en su clase. Esta compañía se ocupó del traslado desde La Coruña hasta Australia del casco del buque LPD “Canberra”, construido en Navantia Ferrol para la Armada de aquel país, a bordo del buque semi-sumergible “Blue Marlin”.

Dockwise, filial de Royal Boskalis Westminster NV (Boskalis), tiene por delante uno de los mayores desafíos de la historia del salvamento mundial. El encargo consiste en que el barco reflotado sea ubicado en la cubierta del mencionado buque-dique para llevarlo al desguace donde proceda, operación que también entraña grandes dificultades. Se contempla la posibilidad de que pueda ser en Italia, condicionado a la garantía de flotabilidad para su amarre, si bien también de contempla la posibilidad de que sea desguazado en el propio buque-dique.

Boskalis (Dockwise) ha distribuido esta imagen del buque dique “Dockwise Vanguard” con el buque “Costa Concordia” a bordo

Para la colocación del buque “Costa Concordia” en la cubierta del buque “Dockwise Vanguard”, será preciso hacer algunas modificaciones en éste, de modo que se le pueda afirmar con todas las garantías. La operación está prevista para mediados del próximo año y el contrato asciende a unos 30 millones de dólares. La cubierta del buque semi-sumergible mide 275 m de eslora y 70 m de manga, medidas suficientes para garantizar el éxito de la operación.

Una de las compañías filiales de Boskalis, Smit Salvage –otro de los líderes del sector a nivel mundial– prestó sus servicios de emergencia en los primeros meses tras el accidente del buque Costa Concordia. En colaboración con la compañía italiana Tito Neri, entre enero y marzo de 2012 se ocupó de la retirada del combustible que contenían los tanques del crucero de turismo. Esta operación es uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta Boskalis y, al mismo tiempo, el mayor respaldo que puede recibir a su elevada competencia y acreditación profesional, pese a que en su hoja de servicios posee transportes extraordinarios.

Royal Boskalis Westminster NV es un proveedor global a nivel mundial de servicios especializados, tales como servicios marítimos de dragado, infraestructuras marítimas y soluciones integrales creativas e innovadoras para resolver problemas de infraestructuras. Además, Boskalis ofrece una amplia variedad de servicios marítimos y la contratación en el sector de la energía marina incluyendo infraestructuras submarinas, transportes pesados, levantamiento, remolque y salvamento. Tiene una flota de algo más de 1.100 unidades que operan en 75 países de seis continentes y da empleo a unas once mil personas.

Foto: Boskalis (Dockwise)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La primera parte del singular desafío que supone el levantamiento del buque “Costa Concordia” ya se ha cumplido. Desde la pasada madrugada y después de unas 20 horas de trabajo, el barco está otra vez adrizado y descansa sobre una plataforma submarina construida al efecto. Y aunque la operación realizada es importantísima, todavía queda un largo camino por recorrer, que los técnicos estiman conllevará un año, aproximadamente, hasta que el buque abandone su actual emplazamiento.

La operación de levantamiento del buque, escorado unos 65 grados sobre la banda de estribor desde que el capitán Schettino consiguió encallarlo la noche del 13 de enero de 2012 –evitando con ello, sin duda, una tragedia de mayores proporciones–, concluyó a las cuatro de la madrugada hora local y en ese momento  se hicieron sonar las sirenas que anunciaban el éxito del trabajo. Todo son parabienes para los técnicos que dirigen el extraordinario proyecto, que por ahora ha cumplido con las perspectivas. 

El término técnico con el que se conoce esta operación es “parbuckling” y en esta ocasión lo ha hecho posible un consorcio formado entre la compañía norteamericana Titan Salvage y la italiana Micoperi. Por lo que se ha publicado, el coste de la operación se estima en unos 600 millones de dólares y está dando trabajo a medio millar de personas, en su mayoría técnicos especializados en salvamento.

Al menos dos zonas de la banda de estribor presentan daños importantes

Las imágenes del barco nos permiten apreciar los destrozos que ha sufrido el barco en la banda de estribor, en la que dos zonas están muy dañadas debido al aplastamiento sufrido en el momento del vuelco y la permanencia de 20 meses en esa posición bajo el agua. En las primeras horas se vivieron los momentos más críticas, lo que retrasó el inicio de los trabajos, pues se trataba de separar el costado de las rocas y asegurar que el levantamiento transcurriera sin sorpresas.

Dado el destrozo ocasionado en el costado de estribor, se prevé que sea un problema añadido para la colocación de 15 cajones que actúan como flotadores-estabilizadores similares a los instalados en la banda de babor. Cuando finalice su instalación, un sistema neumático procederá al vaciado del agua y entonces, si toda va bien, se conseguirá de nuevo la flotabilidad y podrá ser trasladado. En esta primera fase, culminada con éxito anoche, unos gatos hidráulicos gigantescos tensaron los cables de acero unidos a la parte superior de los cajones y de las plataformas instaladas en la banda de babor, mientras que otros cables conectados a trece torretas en la banda de estribor trataban de mantener el equilibrio.

Se ha informado de que no se han producido vertidos, aspecto que preocupa mucho a la población de la isla de Giglio, que vive en parte de la actividad turística. Como se ha publicado, todavía queda un largo camino por recorrer para asegurar la flotabilidad del buque y su traslado a un puerto cercano que permita su desguace. Lo prioritario, en estos momentos, es rescatar los cuerpos de dos personas que figuran como desaparecidas, que corresponden a una pasajera y un tripulante. 

Foto: Reuters (corriere.it)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cada vez es más frecuente ver ejercicios de arriado e izado de botes y despliegue de los medios de salvamento durante las escalas de los cruceros de turismo, no sólo cumpliendo con los procedimientos establecidos y de entrenamiento de las tripulaciones, sino también como imagen de seguridad para los pasajeros, sobre todo después del accidente sufrido en enero de 2012 por el buque “Costa Concordia”.

Y eso es lo que sucedió ayer durante la escala en Vigo del buque “Ventura”, en la que, como precisa Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan, “se estuvieron realizando pruebas, comprobando los equipos de abandono de buque con ensayos del sistema, tanto por una banda como por la otra, para lo que el buque estuvo atracado en principio por la banda de babor y más tarde por la banda de estribor”.

El buque “Azura”, recién atracado babor al muelle

La meteorología ofreció a primera hora cielos cubiertos y espacio gris

“El sistema es similar al instalado en el buque de proyección estratégica “Juan Carlos I”, nuestro buque insignia de la Armada. Se trata de una plataforma hinchable que, lanzada al mar, queda unida al buque por dos tolvas por la que se lanzan las personas y es en la superficie del agua donde se aproximan los botes salvavidas para recoger a las personas. Esto motivó que la salida prevista para las 17 h se retrasase hasta las 19,15 h. Todo se realizo según lo previsto en cuanto a maniobras, así como logística de apoyo desde tierra con grúas”.

Los equipos de abandono del buque, al costado de estribor

Los ejercicios en puerto están previstos en los protocolos de seguridad

El buque arribó a las 07,30 h procedente de Southampton en viaje a Lisboa, en esta ocasión con 3.421 pasajeros y 1.184 tripulantes a bordo. Durante su estancia salieron diez autobuses con excursiones programadas, a Santiago de Compostela, Cambados y Bayona la Real “y también se formaron grupos de turistas con guía, para ver la ciudad caminando, todo esto animó la zona portuaria y el comercio de la ciudad, dando un aspecto festivo, también, durante el día”, agrega nuestro estimado amigo y destacado colaborador.

Después el buque dio la vuelta y atracó estribor al muelle

Construcción número 6.166 de los astilleros Fincantieri, en Monfalcone (Italia), entró en servicio en abril de 2008. Es un buque de 115.055 toneladas de registro bruto (GRT) y son sus principales dimensiones 289,60 m de eslora total, 36 m de manga y 8,50 m de calado. Dispone de acomodación para 3.476 pasajeros, repartidos en 1.557 camarotes, de los cuales 900 tienen balcón. Para los viajeros solteros, el buque “Azura” ofrece 18 cabinas individuales. El teatro, repartido en dos cubiertas, permite el asiento de 800 pasajeros en cada sesión. Está propulsado por seis motores Wärtsila, con una potencia de 67.480 kw, que le permite desarrollar una velocidad de 21,7 nudos. Código IMO 9424883.

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El BAM “Relámpago”, desplegado en la Operación “Atalanta” contra la piratería en el Océano Índico desde el 17 de agosto de 2012, prestó auxilio durante el pasado fin de semana a un esquife que se encontraba a la deriva en aguas del Golfo de Adén, informa la Armada española.

En la mañana del sábado 8 de septiembre, un avión de patrulla marítima japonés informó al buque español de la presencia de una embarcación que se encontraba en dificultades. Posteriormente, el helicóptero del BAM “Relámpago” detectó a un esquife a la deriva con más de 50 personas a bordo y a más de 60 millas de la costa. Ante esta situación, el buque se dirigió inmediatamente a la zona para prestar auxilio.

El esquife y sus ocupantes, tras su localización por el helicóptero del BAM

Comprobado el estado de los 68 ocupantes, de nacionalidades etíope y somalí, entre ellos una mujer embarazada y seis niños, se recibió la orden de remolcar el esquife hasta su puerto de origen en Bossaso, en la costa norte de Somalia. Sin embargo, y debido al empeoramiento de las condiciones meteorológicas en la zona, el comandante del BAM “Relámpago”, CC Antonio González del Tánago de la Lastra, decidió por razones de seguridad, embarcar al personal, facilitándoles atención médica, comida y bebida.

El esquife remolcado, al resguardo del costado del BAM “Meteoro”

Al llegar a las proximidades de Bossaso, un remolcador enviado por la autoridad portuaria se hizo cargo de la embarcación y el buque español retomó sus patrullas en el corredor internacional de tránsito en el Golfo de Adén.

El BAM “Relámpago” es el tercero de los buques de acción marítima de la clase “Meteoro” y entró en servicio el 6 de febrero de 2012. A bordo viaja una expedición de 81 personas, entre la dotación del buque, pilotos y personal de apoyo del helicóptero SH60B embarcado y los infantes de Marina del equipo operativo de seguridad. La Armada también mantiene desplegado en la zona al buque de asalto anfibio “Castilla” como parte del compromiso adquirido por España con la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalmente será la compañía norteamericana Titan Salvage la encargada de reflotar el crucero de turismo italiano “Costa Concordia”, que embarrancó el 13 de enero de 2012 en la costa de la isla de Giglio. En los trabajos participará también la empresa italiana Micopieri, especialista en ingeniería y trabajos subacuáticos. Según publican los medios marítimos internacionales, los trabajos comenzarán en el próximo mes de mayo.

No existe precedente de este tipo en el mundo, con lo cual la atención es máxima. Por delante, un plazo de doce meses para concluir con éxito una operación en la que, entre otros requerimientos, deberá causar el menor impacto ambiental posible. En las próximas semanas se irá viendo la evolución del rescate que habrá de concluir con la retirada del megacrucero. De no haber embarrancado donde el capitán Schettino lo decidió, posiblemente estaríamos lamentando ahora una tragedia de dimensiones imprevisibles.

El accidente del "Costa Concordia" ha impactado a nivel mundial

Foto: Reuters