Juan Carlos Díaz Lorenzo

El BAM “Relámpago”, desplegado en la Operación “Atalanta” contra la piratería en el Océano Índico desde el 17 de agosto de 2012, prestó auxilio durante el pasado fin de semana a un esquife que se encontraba a la deriva en aguas del Golfo de Adén, informa la Armada española.

En la mañana del sábado 8 de septiembre, un avión de patrulla marítima japonés informó al buque español de la presencia de una embarcación que se encontraba en dificultades. Posteriormente, el helicóptero del BAM “Relámpago” detectó a un esquife a la deriva con más de 50 personas a bordo y a más de 60 millas de la costa. Ante esta situación, el buque se dirigió inmediatamente a la zona para prestar auxilio.

El esquife y sus ocupantes, tras su localización por el helicóptero del BAM

Comprobado el estado de los 68 ocupantes, de nacionalidades etíope y somalí, entre ellos una mujer embarazada y seis niños, se recibió la orden de remolcar el esquife hasta su puerto de origen en Bossaso, en la costa norte de Somalia. Sin embargo, y debido al empeoramiento de las condiciones meteorológicas en la zona, el comandante del BAM “Relámpago”, CC Antonio González del Tánago de la Lastra, decidió por razones de seguridad, embarcar al personal, facilitándoles atención médica, comida y bebida.

El esquife remolcado, al resguardo del costado del BAM “Meteoro”

Al llegar a las proximidades de Bossaso, un remolcador enviado por la autoridad portuaria se hizo cargo de la embarcación y el buque español retomó sus patrullas en el corredor internacional de tránsito en el Golfo de Adén.

El BAM “Relámpago” es el tercero de los buques de acción marítima de la clase “Meteoro” y entró en servicio el 6 de febrero de 2012. A bordo viaja una expedición de 81 personas, entre la dotación del buque, pilotos y personal de apoyo del helicóptero SH60B embarcado y los infantes de Marina del equipo operativo de seguridad. La Armada también mantiene desplegado en la zona al buque de asalto anfibio “Castilla” como parte del compromiso adquirido por España con la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia.

Fotos: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Puesto que la zona en la que se encuentra averiado el crucero de turismo italiano “Costa Allegra” es poco segura, la dirección de la compañía ha tomado la decisión de cancelar el desembarque de los pasajeros y tripulación en la isla Desroches, y el barco será remolcado a la isla Mahé, en el archipiélago de las Seychelles, que ofrece más garantías, según leemos en los medios digitales italianos y españoles.

El buque zarpó el pasado sábado de Diego Suárez en viaje a Port Victoria (isla de Mahé, Seychelles), a donde tenía previsto arribar hoy en condiciones normales. Un incendio en la sala de máquinas afectó ayer a los generadores eléctricos, lo que dejó al barco sin energía eléctrica y sin gobierno. A bordo viajan, según se ha informado, 627 pasajeros –entre ellos 15 españoles- y 413 tripulantes, que están bien.

Un pesquero navega en las proximidades del buque "Costa Allegra"

Port Victoria, capital de las Islas Seychelles

El buque “Costa Allegra” –el más viejo de la flota de Costa Crociere- está a la estela de los remolcadores y estaba previsto, como se cita, que arribara hoy a la isla Desroches, situada a 230 kilómetros al SW de Mahé, pero hubo contraorden aconsejados por los expertos marítimos de la zona, por lo que, atendiendo a razones de seguridad, se tomó la decisión de llevarlo a Port Victoria, base importante del tráfico pesquero de la región. La llegada está prevista a primera hora de mañana.

Mientras tanto, Costa ha asegurado el suministro de víveres y artículos de uso personal mediante una operación con helicópteros, de manera que, dentro del inconveniente serio que supone que el barco esté sin energía eléctrica, pueda atenderse las necesidades básicas de turistas y tripulantes.