Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) zarpó ayer desde su base en Ferrol para integrarse como buque de mando de la Agrupación Permanente núm. 1 de la OTAN (Standing NATO Maritime Group 1). Después de haber efectuado un periodo de calificación operativa, realizará hasta el mes de abril la primera rotación como buque de mando de las tres en las que se ha dividido el año del mando español de la SNMG-1, estando previsto que sea relevada por la fragata “Méndez Nuñez”, informa la Armada española.

El acto de despedida estuvo presidido por el contralmirante Antonio Pintos Pintos, comandante del Grupo de Acción Naval 1 (COMGRUP-1) y contó con la presencia de autoridades militares y familiares de la dotación de la fragata. A bordo se encuentra una dotación de 180 tripulantes, a los que se unirá el estado mayor internacional de la SNMG1, una unidad aérea embarcada para llevar a cabo y apoyar las operaciones aéreas del helicóptero, un equipo operativo de seguridad compuesto por personal de Infantería de Marina y un refuerzo de personal sanitario.

La fragata “Álvaro de Bazán”, a la salida de la ría de Ferrol

Durante el despliegue está previsto que participe en diferentes ejercicios internacionales como “Joint Warrior” o “Dynamic Guard” y visite diferentes puertos del atlántico oriental. El contralmirante José Enrique Delgado Roig asumió el mando de la SNMG-1 a mediados de diciembre en un acto celebrado en Cartagena, en el que relevó al contralmirante portugués Alberto Manuel Silvestre Correira, y lo ostentará hasta finales del presente año.

La Agrupación mantendrá su elevado grado de preparación y capacidad para llevar a cabo todo tipo de misiones marítimas convencionales. La SNMG-1 es uno de los grupos marítimos permanentes navales de fuerzas multinacionales integradas de la OTAN, que proyectan una presencia constante y visible de la solidaridad de la Alianza y la cohesión en vías marítimas del mundo.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana, viernes 5 de septiembre, está prevista la escala en Las Palmas de Gran Canaria de dos fragatas tipo F-100 de la Armada Española, “Álvaro de Bazán” (F-101) y “Méndez Núñez” (F-104), que van a participar en unos ejercicios de Defensa Aérea del  Ejército del Aire denominados DACEX-14 (Defensa Aérea de Canarias). Durante su estancia en el muelle del Arsenal Militar, se realizarán unas jornadas de puertas abiertas,  con los siguientes horarios: el día 6, de 16 h a 18 h y  el día 7,  de 10 h a 13 h y de 17 h a 19 h, informa el Mando Naval de Canarias. 

Las fragatas “Álvaro de Bazán” –comandante, capitán de fragata José Enrique Delgado Roig– y “Méndez Núñez” –comandante, capitán de fragata José Lago Ochoa– pertenecen a la 31ª Escuadrilla de Escoltas, con base en el Arsenal Militar de Ferrol. Son buques de la  clase “Álvaro de Bazán”, de 5.800 toneladas de desplazamiento, moderno diseño y notables capacidades. Ambas se integrarán en el dispositivo de Control y Defensa del Espacio Aéreo de Canarias, responsabilidad del Mando de Combate del Ejército del Aire. 

La fragata “Álvaro de Bazán”, a su salida de la ría de Ferrol en viaje a Las Palmas

Los citados buques incorporan la más moderna tecnología y poseen aptitudes para hacerse presente en todo tipo de escenarios, lo que las convierten en una herramienta valiosísima al servicio de la política exterior del Gobierno de la Nación, no sólo mediante operaciones convencionales sino también en misiones de paz, ayuda humanitaria, imposición de las resoluciones de la ONU, etc. Su plena integración en el Ejercicio DACEX-14, junto con unidades del Ejército del Aire y Ejército de Tierra, es testimonio del alto nivel de interoperabilidad de la Armada y los Ejércitos en la actualidad.

Foto: José Luis Porta Vales

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, realizó el pasado lunes una visita a la fragata “Álvaro de Bazán”, desplegada en aguas de Somalia, donde actúa como buque de mando de la operación “Ocean Shield”. Durante su estancia a bordo estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés; el almirante Jefe de Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez; el almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado, el embajador de España en Yibuti y otras autoridades españolas.

Mariano Rajoy fue recibido a bordo por el contralmirante Eugenio Díaz del Rio, quien desempeña en la actualidad el mando de la operación y que realizó una presentación sobre las actividades de la fuerza. Después tuvo ocasión de departir con la dotación del buque, a la que agradeció el gran apoyo que está prestando a la seguridad marítima a lo largo de tantos días de dedicación exclusiva, mostrando su orgullo hacia los hombres y mujeres que sirven en esta Fuerza Naval, afrontando los retos que supone la piratería con magníficos resultados.

Mariano Rajoy se aproxima a la fragata “Álvaro de Bazán” a bordo de una zodiac

El contralmirante Eugenio Díaz del Río explica en el puente de mando del buque

Foto de familia en la cubierta de vuelo de la fragata “Álvaro de Bazán”

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La tripulación de la fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) rescató la mañana del pasado jueves a doce inmigrantes cuando trataban de cruzar las aguas del Mar de Alborán a bordo de una lancha neumática, informa la Armada española. Una primera información del  Centro de Operaciones de Vigilancia de Acción Marítima (COVAM) puso en preaviso de la presencia de una posible embarcación con ocupantes a unas cuarenta millas de su posición. Posteriormente se localizaron otras dos embarcaciones con unas 15 personas a bordo en cada una.

Un helicóptero embarcado en la fragata levantó el vuelo y confirmó la presencia de las lanchas neumáticas en mal estado y con ocupantes a bordo, por lo que el mando de la fragata procedió a la posición de la embarcación más próxima para prestarle auxilio, mientras acudía a su rescate a la lancha de salvamento marítimo “Denébola”, que había sido alertada por el centro de control de la Guardia Civil. Desde la fragata española se arrió una lancha que auxilió a los inmigrantes en apuros, dándoles agua, comida y apoyo sanitario.

La fragata “Álvaro de Bazán” dando resguardo a la lancha con inmigrantes

La fragata “Álvaro de Bazán” ostenta el mando de la flota permanente de la OTAN en el Mediterráneo (SNMG-2) y ha relevado a la fragata “Blas de Lezo” (F-103), que está de regreso en su base de Ferrol. En la actual campaña están previstas escalas en Casablanca, Túnez, Palermo, Aksaz y Antalya (Turquía), Souda (Grecia) y Haifa (Israel). Por el medio, en diciembre pasará al Indico en la misión de lucha contra la piratería y hará escalas en Dubai, Salalah, Maldivas, Isla Mauricio y Yibuti, donde en marzo de 2014 será relevada por la fragata “Cristóbal Colón” (F-105).

Por lo que se ha informado, la agrupación de la OTAN para la presente campaña estará formada, además de la fragata española “Álvaro de Bazán” como buque de mando, por la fragata alemana “Sachsen”, la fragata turca “Shalihreis”, la fragata italiana “Grecale”, la fragata rumana “Regina Maria”, ex “HMS London” y la fragata búlgara “Drazki”, ex “Vandelaar”. También está prevista la incorporación de la corbeta ucraniana “Ternopil”.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) zarpó el sábado 10 de marzo de la Base Naval de Rota en dirección al Mediterráneo oriental, para integrarse en la Primera Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-1), en la operación “Active Endevour”, informa la Armada Española.

El 7 de marzo salió de su base en Ferrol con 201 tripulantes a bordo y en su escala en Rota se sumaron otros 33 militares, compuestos por un equipo de Infantería de Marina para protección de la fuerza, un médico y un lingüista, entre otros. También se embarcó un helicóptero SH60-B “Sea Hawk”.

La operación “‘Active Endeavour” es consecuencia de las medidas que la OTAN acordó como respuesta inmediata a los ataques del 11 de septiembre de 2001. Desde el primer despliegue en octubre de 2001, la operación ha evolucionado y en la actualidad sirve de apoyo a la detección, la disuasión y la protección frente a buques sospechosos de realizar actividades relacionadas con el terrorismo.

La fragata "Álvaro de Bazán" sale por la ría de Ferrol

Foto: Armada Española

Redacción

La fragata Álvaro de Bazán –comandante, capitán de fragata Gonzalo Sanz Alisedo- relevó el pasado 29 de septiembre a su homónima Almirante Juan de Borbón en la operación de embargo de armas a Libia, informa la Armada española en su página web. Desde hace unos días se ha incorporado a la operación “Protector Unificado” de la Alianza Atlántica frente a las aguas de Libia.

Al acto de despedida asistió la ministra de Defensa, Carme Chacón, acompañada por el almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Manuel Rebollo. En su discurso, la ministra de Defensa resaltó que no le cabe duda de que la fragata Álvaro de Bazán cumplirá su cometido con la misma profesionalidad y la misma entrega que han demostrado sus compañeros.

Estampa marinera de la fragata española "Álvaro de Bazán"

“Actuaciones tan eficaces como la de la fragata Almirante Juan de Borbón, y como la que estoy segura que desarrollará la fragata Álvaro de Bazán, son las que permiten que las Fuerzas Armadas españolas sean un ejemplo, dentro y fuera de nuestras fronteras”, concluyó.

La participación de la fragata española en la operación “Protector Unificado” se enmarca en las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 1970 y 1973 del presente año, y más recientemente en la resolución 2009, por las que se establece un embargo marítimo sobre los puertos libios controlados por las fuerzas gubernamentales leales a Gadafi.

Durante su despliegue en aguas del Mediterráneo, la fragata Almirante Juan de Borbón ha realizado un total de 37 registros a buques mercantes, lo que representa el 12,8 % del total hasta la fecha, siendo el buque que más inspecciones ha llevado a cabo desde que comenzó la operación. Además ha interrogado a otros 146 buques que navegaban por esas aguas, convirtiéndose en un elemento decisivo para el éxito del embargo de armas decretado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Es significativa la actuación que llevó a cabo la dotación de la fragata Almirante Juan de Borbón el pasado mes de julio a unas 100 millas de la costa de Libia, cuando salvaron la vida a 114 personas que se encontraban a la deriva (entre ellas cinco mujeres embarazadas y seis niños pequeños), sin agua ni comida, en un barco con el motor averiado.

La fragata española se desvió más de 50 millas de su posición para localizarles y rescatarles, y les proporcionó atención médica, cobijo y alimentos. Las cinco personas que requerían tratamiento médico especializado fueron transportadas a tierra en helicóptero.

Foto: U.S. Navy