Juan Carlos Díaz Lorenzo

AIDA Cruises está evaluando los daños de un incendio ocurrido en la noche del pasado 11 de enero a bordo del buque “AIDAprima”, que se encuentra en la fase final de su equipoamiento a flote en el astillero Mitsubhisi, en Nagasaki (Japón). Por lo que se ha informado, el fuego se produjo en la sección de popa y no ha habido daños de especial importancia.

Los operarios que se encontraban trabajando a bordo fueron evacuados inmediatamente y se procedió a la extinción del fuego. Se ha informado de que no hay heridos y pese a este contratiempo, AIDA Cruises confía en que el buque pueda iniciar su primera temporada el próximo 30 de abril, como está programado. La entrega del buque lleva acumulado un retraso considerable.

El incendio se ha producido en la sección de popa del buque “AIDAprima”

Foto: lappino (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La reputación del astillero Mitsubhisi Heavy Industries está en duda a consecuencia de los aplazamientos consecutivos que lleva acumulado en la construcción del buque “AIDAprima”, el nuevo “flag-ship” de Aida Cruises., con capacidad para 3.300 pasajeros. Construido en el astillero de Nagasaki y puesto a flote el 3 de mayo de 2014, debía entrar en servicio en marzo de 2015 y por lo pronto lleva un retraso de seis meses, algo incomprensible cuando se afronta un proyecto de esta naturaleza con unos plazos muy definidos.

Por lo pronto el astillero nipón está dando como fecha de entrega septiembre próximo. Si no hay más retrasos, el 1 de octubre de 2015 zarpará de Yokohama en su viaje inaugural. Esta situación está provocando un conflicto serio entre Carnival y Mitsubhisi, tanto por la remodelación de la programación de flota e itinerarios –como bien señala Pedro J. Muñoz López en su blog ferrymanía.com– y las plazas vendidas en el nuevo buque, como por los extracostes y penalizaciones que el retraso está suponiendo para el astillero.

El buque “AIDAprima” lleva un retraso de seis meses en su plazo de entrega

Foto: AIDA Cruises

Juan Carlos Díaz Lorenzo

AIDA Cruises ha contratado con el astillero Mitsubhisi Heavy Industries la construcción de dos nuevos buques, que serán los mayores de su flota. El primero de ellos ya tiene nombre: “AIDAprima” y entrará en servicio en marzo de 2015. El segundo está previsto para 2016. Los nuevos buques suponen un salto importante en la estrategia de la compañía del grupo Carnival y reforzarán el protagonismo de AIDA Cruises en el mercado alemán.

El viaje inaugural comenzará en la ciudad de Yokohama el 22 de marzo de 2015 y arribará a Hamburgo el 16 de junio siguiente, donde se procederá a la ceremonia oficial de bautizo del nuevo buque. El viaje, con una duración de 86 días, hará escalas en 39 puertos de 22 países. Los precios oscilan entre 9.490 euros por pasajero en cabina interior, 12.130 euros en cabina exterior y 14.090 euros en cabina con balcón. A su llegada realizará viajes de siete días con base en Hamburgo.

La imagen nos aproxima a la apariencia externa del nuevo “AIDAprima”

Visto desde otra perspectiva. El turismo alemán está de enhorabuena

“2015: rediscover cruising” es el lema con el que AIDA Cruises ha presentado la nueva generación de AIDA, con los que la compañía turística pretende acomodarse a la nueva era del crucero, según manifestó su director general, Michael Ungerer: “Animados por los deseos de nuestros huéspedes, estamos pensando constantemente más allá del horizonte. Nuestro nuevo buque insigne ofrece más espacio, más variedad, más individualidad que nunca antes”.  

La construcción de los nuevos buques de AIDA Cruises concede protagonismo a la industria naval japonesa, que hasta ahora ha tenido un papel discreto en la producción de este tipo de barcos. Por las imágenes que hemos visto de su estampa marinera, vuelve la proa recta, evocación de los trasatlánticos de finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX y el resto, al menos en apariencia, es un enorme cajón flotante con muchos balcones, como es habitual en los buques de su clase de nueva generación.

De 124.500 toneladas brutas (GRT), medirán 300 m de eslora, 37,60 m de manga y 8,10 m de calado máximo. Estarán propulsados por cuatro motores con una potencia de 14,4 MW que accionarán una hélice de paso variable y dos “pods” y para las maniobras dispondrá de tres hélices transversales con una potencia de 3.000 kw. La velocidad de crucero será de 16 nudos y la velocidad máxima, según contrato, de 21,5 nudos. 

Foto: AIDA Cruises