Juan Carlos Díaz Lorenzo

El acto simbólico de colocación de la primera piedra de Tenerife Shipyards, celebrado este mediodía en la concesión asignada a esta empresa en el dique del Este del puerto tinerfeño, es la continuidad de un trabajo emprendido hace tiempo. Hemos de resaltar una característica importante: unanimidad en el apoyo de quienes tienen responsabilidades políticas y respaldo a la iniciativa empresarial que ha hecho posible con su esfuerzo y dedicación lo que hoy es una realidad. Lo conseguido hasta ahora es solo una parte del camino que queda por recorrer.

Teníamos especial interés en asistir al acto de hoy, pues hemos seguido con gran atención la evolución del subsector de reparaciones navales, al que en otra época, en tiempos de NUVASA y de Astilleros de Tenerife, estuvimos vinculados. Conocemos la importancia que ello tiene y nos complace apreciar que estamos en el comienzo de una nueva etapa de prosperidad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, que ya es realidad.

Palabras muy claras en las intervenciones del presidente del Cabildo, Carlos Alonso; del alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez; del presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior y palabras también, muy precisas, de Beatriz Barrera, presidenta del consorcio de la Zona ZEC, en la que se encuadra esta actividad. Todas las intervenciones han sido más allá del compromiso político y han bajado a la arena de la realidad. Presencia notable de representantes de las fuerzas empresariales de Tenerife –CEOE, Cámara de Comercio, FEMETE…–, en un claro respaldo a esta iniciativa, de la que todos hemos de sentirnos orgullosos.

1

Tenerife Shipyards escenificó hoy el acto simbólico de su primera piedra

2

La asistencia del sector empresarial tinerfeño ha sido masiva

3

Miguel Ignacio Pérez González, la historia de un hombre hecho a sí mismo

4

Ricardo Melchior, al igual que los demás políticos, claro y preciso

5

Tres generaciones de la familia Pérez asisten al acto simbólico

La primera sorpresa fueron las palabras del presidente de Tenerife Shipyards, Miguel Ignacio Pérez González. Un hombre hecho a sí mismo, palmero de nacimiento, que no tuvo reparos en esbozar brevemente sus orígenes humildes, sus afanes, sus desvelos y su dedicación en el querer y poder ser más y mejores en la vida. Claridad en los valores y claridad también en lo que tiene que ser el trabajo bien hecho. Más de 1.800 clientes tiene la empresa Hidramar, matriz de Tenerife Shipyards y sólo el año pasado atendió a casi 400 buques y una docena de plataformas petrolíferas.

Hidramar es un claro referente en el sector de las reparaciones navales en esta zona del Atlántico. Ya hemos hecho referencia a ella en esta misma sección en ocasiones anteriores. Es una empresa familiar que tiene continuidad en su hijo Jonathan Pérez, que hoy hizo de maestro de ceremonias. También estaba allí su familia y la tercera generación, que presenció el acto en sus ojos infantiles y ha quedado grabada en la memoria para siempre.  

La creación de Tenerife Shipyards tiene, a nuestro juicio, una doble lectura. Primero, la dedicación de quienes como la familia de Miguel Ignacio Pérez González creen firmemente en su tierra y aportan valor, actividad y empleo y dos, una herramienta absolutamente necesaria para poner al puerto de Santa Cruz de Tenerife en el mapa internacional de las reparaciones navales. Ahora estamos en otra dimensión. Ahora sí podemos ofrecer servicios en el sector off shore con las debidas garantías. Estamos en el comienzo fehaciente y prometedor de una nueva etapa.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana será escenificada la puesta en escena de una nueva etapa en la actividad de reparaciones navales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. A mediodía, el presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior Navarro y el presidente ejecutivo de Tenerife Shipyards, Miguel Ignacio Pérez González, asistirán al acto simbólico de la colocación de la primera piedra en la parcela de 12.000 metros cuadrados que tiene asignada en la zona del dique del Este. 

Marca, así, el comienzo de las obras de lo que será un gran centro de reparaciones navales de Tenerife, liderado por la empresa Tenerife Shipyards, con una importante inversión que ya se está traduciendo en la creación de empleo especializado y volumen de negocio para el puerto. Mañana están convocados los representantes de los sectores políticos y empresariales que tienen relación directa con esta nueva etapa. 

En la imagen resaltado en rojo, la parcela adjudicada a Tenerife Shipyards

El aspecto más visible, en este momento, es el de las reparaciones de las plataformas petrolíferas, una actividad que requiere de un aporte considerable de la industria auxiliar. Una oportunidad magnífica para los jóvenes especialistas de formación profesional en este tipo de actividad. Pero hay más. Cada día se incrementa el número de reparaciones navales a flote y atracado, de modo que el sector promete y debe contar con el apoyo sin fisuras que requiere. La Autoridad Portuaria ya ha dado un paso significativo.   

Hasta la aparición de NUVASA, a finales de los años sesenta, la actividad de reparaciones navales en el puerto de Santa Cruz de Tenerife tuvo un marcado carácter artesanal, destacando la etapa de Industrias Navales de Tenerife, en una parcela junto al muelle Norte. NUVASA tuvo el primer “syncrolift” que existió fuera de EE.UU. y tras una serie de vicisitudes, incluido el cambio de propiedad a Astilleros de Tenerife –sociedad controlada por empresarios surcoreanos–, finalmente desapareció para permitir la ampliación de la terminal de contenedores.

Foto: cedida