Juan Carlos Díaz Lorenzo

Tres años después de permanecer amarrado en el puerto de Almería, el ferry marroquí “Berkane” ha sido finalmente subastado y será remolcado a Turquía donde se procederá a su desguace, informa la prensa almeriense.  El buque, en otro tiempo propiedad de la naviera noruego-marroquí Comarit, estaba inactivo desde enero de 2012 y en diciembre pasado fue adjudicado a la compañía turca Bereket Gemi Sokum Ithalat Ticaret, en un precio de 1,8 millones de euros.

Cifra bastante alejada de los 5,8 millones de euros más IVA de la primera subasta, aunque el adjudicatario tendrá que abonar otros gastos a la Autoridad Portuaria que suman unos dos millones de euros. El barco fue declarado en abandono en octubre de 2013. Ha sido un proceso largo, de varios embargos y subastas, que ha llevado el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Almería, desde que Comarit entrara en barrena. El buque, ex “Napoleón”, fue construido en 1976 y desde 2002 enarbola bandera marroquí.

El ferry “Berkane” fue uno de los mejores barcos de la flota de Comarit

Foto: Mike Barker (shipspotting.com)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Grupo Suardíaz inauguró el pasado lunes, 19 de enero, la “autopista del mar” entre los puertos de Vigo y St. Nazaire. El servicio está a cargo de los buques “L’ Audace” y “La Surprise” y para la ocasión, como es uso y costumbre, acudieron al puerto gallego los políticos de turno para hacerse la foto junto al barco. El viaje tiene una duración de 35 horas, una rotación de tres veces por semana y cada buque puede cargar 95 unidades semi-remolques.

Se trata de una línea subvencionada por la Comisión Europea, de acuerdo con el programa Marco Polo y tiene la finalidad de facilitar el transporte marítimo como alternativa al transporte por carretera, ayudando así a descongestionar las autopistas de tráficos pesados. El primer viaje del buque “L’ Audace” ha salido lleno, tanto de coches del grupo PSA como de carga rodada diversa.

El buque “L’ Audace” maniobra en aguas de la ría de Vigo

Foto: Fernando Montes (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” –comandante, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro– se encuentra desde la mañana de ayer en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, en la segunda escala de su 86º crucero de instrucción. A bordo viajan 76 guardiamarinas de cuarto curso de la Escuela Naval Militar de Marín y 14 aspirantes de cabos primeros de la Escuela de Especialidades de Ferrol. Durante su estancia podrá ser visitado por el píblico que lo desee, hoy, miércoles, de 15,30 h a 18 h y mañana, jueves, en el mismo horario.

El viaje comenzó el pasado 10 de enero en el puerto de Cádiz. Un día después arribó al puerto Ceuta, tras una ausencia de 62 años. Desde el puerto grancanario cruzará el Atlántico y hará escalas en Río de Janeiro, donde desembarcarán los cabos primeros; Montevideo, Punta Arenas, Valparaíso, El Callao, Veracruz, Pensacola y Boston. Durante este periplo cruzará el temido Cabo de Hornos y el retorno al Atlántico lo hará por el canal de Panamá. El 16 de julio estará presente en la festividad de la Virgen del Carmen, en la que serán entregados los despachos a los nuevos oficiales de la Armada.

Con las primeras luces del día, el buque-escuela arribó al puerto de Las Palmas

Iluminado en la noche grancanaria, podrá ser visitado hoy y mañana

Fotos: Rafael Sacristán (vía Manuel V. Samper) y Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Sesenta y dos años, nada menos, hacía desde la anterior escala del buque-escuela Juan Sebastián de Elcano” en el puerto de Ceuta. De ahí que, como siempre ocurre cada vez que el emblemático embajador flotante de España arriba a cualquier puerto, el número de visitantes sea considerable. En el caso que nos ocupa, además, fue objeto de un cálido recibimiento institucional y en el Palacio de la Asamblea ceutí se celebró una recepción en la que el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas, se refirió que Ceuta comparte con el buque-escuela “esencia, identidad y carácter”.

La anterior escala se produjo en 1953.  Ha pasado demasiado tiempo y bien queremos sugerir al Estado Mayor de la Armada la consideración de que el buque-escuela pueda visitar en los próximos años aquellos puertos del país donde todavía no ha estado o en los que hace mucho que no está. Mañana arribará de nuevo al puerto de Las Palmas de Gran Canaria –comandante, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro– en la segunda escala de su 86º crucero de instrucción.

La Asamblea de Ceuta ofreció una recepción en su sede

Informa la página web del Gobierno de Ceuta que, cuando el barco entró en servicio en 1927, coincidió con la inauguración del Palacio de la Asamblea ceutí, acto que contó con la presencia del rey Alfonso XIII. En su primera vuelta al mundo, en 1928, iba a bordo del buque-escuela un ceutí llamado Cristóbal Serrán, cuyo hijo Ginés escribió “La memoria del viento”, un diario confeccionado con los recuerdos que atesoraba su padre de aquel crucero. Casualidades de la vida, el actual comandante del buque también vivió parte de sus años infantiles en  Ceuta.

Foto: gobiernodeceuta.es

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Viking Line batió en 2014 su propio récord con una cifra total de 6.610.146 pasajeros transportados, lo que supone un crecimiento de poco más de un uno por ciento en relación al año anterior, informa la naviera finlandesa. “La cifra es alentadora, pues demuestra que estamos disfrutando de la confianza de nuestros clientes y, además, hemos alcanzado el mayor registro de pasajeros de todos los tiempos, por lo cual podemos estar orgullosos”, dice Jan Hanses, CEO de Viking Line.

También subió la carga transportada, con un movimiento de 129.255 unidades en 2014, lo que supone un incremento del ocho por ciento con respecto a 2013. Han mejorado los patrones de explotación en verano en la línea Helsinki-Tallin. Los buques “Mariella” y “Gabriella”, adscritos a la línea Helsinki-Estocolmo, permanecían todo el día en el puerto de la capital finlandesa y en los meses estivales realizan una salida diurna de ida y vuelta a Mariehamn, capital del archipiélago autónomo Aland, lo que se ha traducido en un incremento del nueve por ciento en pasajeros.  Razón por la cual en la programación de 2015 ya figura la repetición de este servicio.

Estampa marinera del ferry “Mariella”, en el puerto de Helsinki

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos 12 desaparecidos es el balance del naufragio del ferry “Vicente”, ocurrido el pasado 8 de enero a unas cuatro millas del puerto de Vale dos Cabaleiros, cerca de la isla de Fogo, en aguas de Cabo Verde, donde recientemente se ha producido una erupción en el volcán de su mismo nombre. Ya han sido rescatados diez cadáveres y hay al menos tres supervivientes. Entre los tripulantes desaparecidos figuran tres oficiales de Flota Cubana de Pesca, que estaban contratados por Tuninha Ferry: Claudio M. Ferrer González, capitán; José A. Sauque Telles, primer oficial y Lázaro Abreu Chapey, jefe de máquinas, informa Carlos Góñiz en su página facebook Cuaderna Cubana. Algunas fuentes dicen que el naufragio fue resultado de una mala maniobra. Al parecer, el buque iba escorado y posiblemente sobrecargado.

Con casi 50 años de vida marinera, el ferry “Vicente” era un buque de factura alemana, construcción número 608 del astillero de Flensburg. Entró en servicio en agosto de 1965 bautizado con el nombre de “Sydfyn” y contraseña de la compañía danesa Nordisk Færgefart A/S. En abril de 1976 fue vendido a la naviera yugoslava Jadranska Linijska Plovidba (Jadrolinja), etapa en la que navegó con el nombre de “Vis”. Y desde marzo de 2011 enarbolaba pabellón de Cabo Verde, rebautizado “Vicente” y cubría la línea Mindelo-Porto Nova. De 959 toneladas brutas, medía 57 m de eslora, 14,94 m de manga y 3,35 m de calado. Tenía capacidad para 500 pasajeros y 56 vehículos y estaba propulsado por dos motores MAN, con una potencia de 2.440 caballos. Código IMO 6518279.

Desde marzo de 2011, el buque hundido navegaba en aguas de Cabo Verde

Foto: Ingo (shopspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de La Estaca, El Hierro, se encuentra desde esta mañana el buque-escuela sueco “Falken”, que realiza un crucero de entrenamiento invernal por aguas de Canarias. Ayer estuvo en La Palma y hoy muestra la gracia y la elegancia de su estampa marinera en la Séptima Isla, como la denominaba su siempre bien recordado cronista José Padrón Machín y al que vemos en el momento de su arribada, en imagen captada por el capitán José Ignacio Rodríguez Feliciano. El buque es propiedad de la Real Marina de Suecia y tiene un gemelo llamado “Gladan”, asimismo visitante asiduo de los puertos canarios.

Construido en el astillero de Estocolmo, en casco de acero y aparejado de goleta y puesto en servicio en 1948, arbola dos palos con igual número de velas cangrejas y varios foques a proa que largan una superficie vélica de 512 metros cuadrados. Desplaza 232 toneladas en un casco de 42,50 m de eslora, 7,27 de manga y 4,20 m de calado. Está propulsado por un motor de 120 caballos. Cumplen con su función docente realizando largas campañas de instrucción y, fuera de temporada, también son utilizados por asociaciones civiles suecas para la instrucción de jóvenes en el arte de la navegación y la marinería, llevando a bordo, como máximo, 40 personas.

El buque-escuela sueco “Falken”, a su llegada esta mañana a El Hierro

Foto: José Ignacio Rodríguez Feliciano

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en aguas de Canarias la gracia y la elegancia del buque-escuela sueco “Falken”, propiedad de la Escuela Naval del país escandinavo, al que vemos a su salida del puerto de Santa Cruz de La Palma, donde hoy ha coincidido con la escala semanal del buque “AIDAStella”. El pequeño “Falken” y su gemelo “Gladan” son viejos conocidos por estas latitudes desde que en 1948 y 1947, respectivamente, nacieran a la mar en los astilleros de Estocolmo. Viendo su estampa agraciada, nos hizo evocar la de aquel velero que forma parte de nuestra historia marinera y que se llamó “Benahoare”.

Aparejados de goleta, arbolan dos palos con igual número de velas cangrejas y varios foques a proa que largan una superficie vélica de 512 metros cuadrados. Son buques de 232 toneladas de desplazamiento y una eslora total de 42,50 metros, 7,27 de manga y 4,20 de calado en cascos de acero y disponen de un motor propulsor de 120 caballos. Cumplen con su función docente en contacto directo con el mar, realizando largas campañas de instrucción y, fuera de temporada, también son utilizados por asociaciones civiles suecas para la instrucción de jóvenes en el arte de la navegación y la marinería, llevando a bordo, como máximo, 40 personas.

Todavía dentro de la bahía palmera ya había largado todo el aparejo

Es un barco dedicado a la formación marinera, en servicio desde 1948

Fotos: José Javier Pérez Martín

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vicente Sanahuja, autor de la magnífica página web vidamaritima.com y a quien en este país debemos mucho por su generosa entrega y dedicación, ha publicado recientemente el primer volumen de la colección “Historias de la Marina Mercante española”. Se trata de un libro de 76 páginas, en formado apaisado, en el que reúne once barcos protagonistas ilustrados con fotos y acuarelas de Roberto Hernández, autor de elilustradordebarcos.com. El prólogo es de Joaquín María Tintoré Blanc, uno de los descendientes del famoso naviero catalán que unió sus esfuerzos para la creación de Compañía Trasmediterránea.

En esta ocasión, los buques incluidos en la edición y los autores de los textos son los siguientes: “General Armero” (Vicente Sanahuja), “Ebro” (Joaquín María Tintoré Blanc), “Los vapores Ugarte” (Juan María Martín Recalde), “Ciudad de Reus” (Vicente Sanahuja), “Atlante” (Laureano García Fuentes), “Ciudad de Melilla” (Laureano García Fuentes), “Socogui” (Alberto Mantilla”, “Mallorca” (Laureano García Fuentes), “Cristina” (Manuel Rodríguez Aguilar), “Río Miera” (Pedro Blanco” y “SAC nº 6” (Vicente Sanahuja).

Portada del primer volumen de “Historias de la Marina Mercante española”

La edición está muy cuidada y cada autor aporta datos interesantes y las necesarias referencias bibliográficas. Es un libro que no puede faltar en la biblioteca de cualquier amante de la mar y los barcos. Su promotor pretende seguir publicando otros volúmenes de libritos ilustrados, como él mismo los denomina, en los que recoge vida y recuerdo de algunos de los muchos barcos que han enarbolado la bandera española. Las crónicas están redactadas de manera muy amena y las fotografías y acuarelas de Roberto Hernández son de muy buena calidad.

Foto: Ediciones Sanahuja

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dos capitanes contratados por Naviera Armas, ex primeros oficiales de Fred. Olsen, se encuentran en el puerto de Motril donde está amarrado el catamarán “Milenium Tres”, para hacerse cargo del buque y pendientes de recibir la orden para traerlo a Canarias. Está previsto que se le desmonte la rampa que tiene a popa y como ya habíamos avanzado en esta misma sección, en principio relevará al catamarán “Alborán” en la línea El Hierro-Los Cristianos, que tiene que realizar su revisión anual reglamentaria.

El citado buque, similar a los que opera Fred. Olsen, ha causado baja en la flota de Trasmediterránea. Es propiedad de una sociedad llamada Koala, que lo alquila a la demanda y desde finales de noviembre de 2014 está en situación de disponible. Según fuentes solventes, la naviera del grupo Acciona hacía tiempo que se lo quería quitar de encima, pues sus costes de explotación no encajan en su modelo de negocio actual y a la vista está que ha sido así.

El hecho de que Naviera Armas, que opera tres veces al día en la línea Las Palmas-Santa Cruz de Tenerife y viceversa –donde no lo hace Fred. Olsen–, quiera meterse también en Agaete, conlleva según lo estipulado por la Consejería de Transportes del Gobierno de Canarias disponer de dos embarcaciones de alta velocidad. Falta saber la resolución de las franjas horarias y dónde está el segundo barco de estas características, según el pliego de condiciones. 

El catamarán “Milenium Tres” aguarda en Motril la orden para venir a Canarias

Y aunque Naviera Armas había renegado sistemáticamente a utilizar embarcaciones de alta velocidad tras el fiasco del monocasco “Volcán de Tauro”, “donde dije digo digo Diego”. Con un suculento contrato subvencionado por la módica cantidad de 18 millones de euros en cuatro años, asumió la línea El Hierro-Los Cristianos, sacando así de un apuro al Gobierno de Canarias, pues la reacción que se estaba formando en la Séptima Isla –como la llamaba José Padrón Machín–  ante los problemas de conectividad marítima hacía presagiar tensiones imprevisibles.

El catamarán “Milenium Tres” entró en servicio en noviembre de 2006. Ha sido un visitante asiduo del puerto de Málaga, donde ha tenido su base operativa la mayor parte de estos años, aunque también ha operado en otras líneas, caso de la zona del Estrecho con base en Algeciras y otras sustituciones. En la época de vacas gordas, Trasmediterránea incorporó varios buques de alta velocidad, haciéndolo en 2002 en la zona del mar de Alborán, en los enlaces entre el sur de la Península y la ciudad de Melilla. Pero los tiempos han cambiado y la casi centenaria naviera los ha retirado casi todos.

Foto: hfmcoooper (shipspotting.com)