Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde que CEPSA inició en 1967 el servicio de “bunkering” a flote en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, con el buque-tanque Mayorga, el paso del tiempo ha demostrado la importancia que tiene como uno de los atractivos de la oferta portuaria, complementaria al servicio en línea de atraque.

En 1983, cuando se habían cumplido 15 años desde el inicio del servicio –que estuvo atendido, además, por los buques Ciudad Rodrigo, Monteleón, Tudela y Mencey– CEPSA dio otro salto importante con la incorporación de la barcaza Spabunker I, de 4.600 toneladas de capacidad, propiedad de CIRESA Bunker y fletada con tripulación propia, que permaneció en el puerto de Santa Cruz de Tenerife por espacio de casi veinte años.

En los últimos años, el servicio ha conocido algunos altibajos, cambios de barcos y capacidades, pero siempre ha mantenido su nivel, aunque ha estado condicionado a los intereses de la política comercial de la compañía prestataria, que ha incrementado o disminuido su actividad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en función de sus intereses comerciales y estratégicos en la zona, pues también tiene presencia en Algeciras, Ceuta y Las Palmas.

Durante unos años existió competencia de “bunkering” a flote en el puerto tinerfeño, cuando Petrolífera Ducar emplazó el buque-tanque Hespérides, hasta que lo compró Boluda y pasó a su flota con el nombre de Carmela B, con lo cual CEPSA volvió a quedarse como único suministrador por barcaza.

Vigilante permanente de la calidad y el rendimiento del servicio de “bunkering” ha sido la Asociación Provincial de Consignatarios y Estibadores de Buques, que en más de una ocasión ha hecho valer su voz para quejarse cuando las cosas no han ido bien.

En la actualidad, el servicio de “bunkering” está atendido por las barcazas Spabunker Cincuenta y Spabunker Sesentayuno, buques de nueva generación y doble casco pertenecientes a Boluda Tankers (Boluda Corporación Marítima) y fletadas por CEPSA. La primera tiene capacidad para 5.200 toneladas de fuel y gasoil y la segunda para 2.400 toneladas de los mismos productos.

La barcaza "Spabunker Cincuenta", al costado del crucero "Balmoral"

La barcaza "Spabunker Sesentayuno" suministra al crucero "Boudicca"

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Realizando operaciones de carga y/o descarga de combustible, así como suministro para consumo o pendientes de cargamento, esta tarde se encuentran once buques petroleros en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, tres de los cuales están atracados en el dique del Este, así como las dos barcazas de Boluda al servicio de CEPSA.

Este espacio portuario, cuya construcción comenzó a finales de la década de los años cincuenta, da abrigo a las terminales de contenedores –una de las cuales está en fase de expansión-, y constituye una de las parcelas más productivas de la actividad comercial del puerto tinerfeño. Precisamente, en una esquina del arranque del dique del Este se inició tímidamente el movimiento de contenedores a comienzos de la década de los setenta, a cargo de Contenemar y Líneas Marítimas Hespérides.

Las dos primeras alineaciones del dique del Este estaban esta tarde ocupadas por los siguientes buques petroleros: Guanarteme, Spabunker Cincuenta, Yukon Star, Sichem Sablon y Spabunker Sesentayuno.

En aguas del antepuerto estaban fondeados los petroleros Mencey, Atlantis Alhambra, Mar Virginia, Nord Nightingale y Hellespont Creation y en el muelle de CEPSA, el buque-tanque Mar Victoria. Completaban la escena portuaria los ferries Volcán de Tauce, Volcán de Tijarafe, Murillo, el rolón Super-Fast Baleares, el portacontenedores Beatriz B y el remolcador de salvamento Punta Salinas.

El buque-tanque "Mare Victoria" maniobra en la terminal de CEPSA

La primera y segunda alineación del dique del Este, al completo

Vista de proa del buque-tanque "Guanarteme"

"Yukon Star", el mayor buque atracado en el dique del Este

"Silchem Sablom" y "Yukon Star"

Popa de la barcaza "Spabunker Sesentayuno"

Foto a contraluz de la barcaza "Spabunker Cincuenta"

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo