Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un helicóptero del buque rompehielos chino “Xue Long” consiguió rescatar en cinco viajes de 45 minutos a los 52 pasajeros del buque ruso “Akademik Sholkaskiy”, después de diez días apresados entre los hielos de la Antártida. La noticia ha dado la vuelta al mundo, pues no en vano ha tenido en vilo después de que les haya tocado pasar a bordo el Día de Navidad y también Año Nuevo.

La última noticia al respecto, según informa la Australian Maritime Safety Autothority (AMSA), es que los pasajeros están sin novedad a bordo del buque de apoyo “Aurora Australis” y que el rompehielos chino que acudió en su ayuda también está aprisionado entre los hielos. A la espera de que mejore el tiempo, se mantiene a la expectativa de que en breve plazo pueda ganar más abierta. Habrá que ver quién paga el gasto que supone el rescate de esta expedición, cuya naturaleza ha sido contestada en algunos sectores científicos.

El buque “Akademik Sholkaskiy”, atrapado entre los hielos de la Antártida

El buque rompehielos chino “Xue Long” también está atrapado

Los expedicionarios se encuentran a bordo del buque “Aurora Australis”

La expedición que viajaba a bordo del buque “Akademik Sholkaskiy” rememora la campaña antártica del explorador australiano Douglas Mawson, realizada en la zona entre 1911 y 1914. Capas de hielo de tres metros inmovilizaron el barco que, aunque tiene el casco reforzado para la navegación en aguas polares, no es un rompehielos. La tripulación rusa permanece a bordo y tratará de salir de su trampa con la ayuda del buque chino, que ahora también está bloqueado.

El viaje, que comenzó en noviembre, ha terminado antes de lo previsto. El 24 de diciembre se complicó la situación y el capitán del buque “Akademik Sholkaskiy” pidió ayuda. La llamada fue captada por la AMSA y al día siguiente otros dos barcos especializados se dirigían en su ayuda. El 27 de diciembre se encontraban a 15 y 20 millas de distancia, pero el empeoramiento de las condiciones atmosféricas retrasó el salvamento de los 52 pasajeros. Sólo los pingüinos que habitan en la zona se acercaron al costado del buque apresado para contemplar al extraño visitante de sus dominios.

El buque “Akademik Sholkaskiy” es el tercero de una serie de diez unidades de la clase “Akademik Shuleykin”, construidos entre 1982 y 1985 en el astillero Oy Laivateollisuus, en Turku (Finlandia). Se trata, en origen, de barcos equipados para labores de investigación del Servicio de Hidrología y Meteorología, Academia de las Ciencias, Ministerio de la Industria del Gas y Ministerio de Geología en tiempos de la URSS. Registra 1.754 toneladas brutas, 526 toneladas netas y 620 toneladas de peso muerto y mide 71,60 m de eslora total, 12,60 m de manga y 4,70 m de calado. Está propulsado por dos motores Ruskiy, con una potencia de 3.180 caballos y anda 12 nudos. 

Fotos: AFP, Yong Wang (Chinese Arctic and Antarctic Administration) y Alex Kozyr.  

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace algo más de una semana se encuentra atrapado en la Antártida el buque ruso “Akademik Shokalskiy”, con 74 personas a bordo, entre científicos, turistas y 22 tripulantes. Zarpó de Nueva Zelanda el 29 de noviembre con el afán de conmemorar el primer centenario de la expedición del explorador australiano Douglas Mawson y quedó atrapado el 24 de diciembre, cuando se encontraba a unas cien millas al este de la estación antártica francesa Dumont d’ Urville.

El buque rompehielos “Xue Long”, construido en 1983 en astilleros de Ucrania, fracasó en su primer intento por liberar al buque científico ruso. La niebla y la nieve han impedido el vuelo de un helicóptero para el rescate y el grosor del hielo han dificultado la aproximación, obligando a desistir también a un rompehielos australiano. El punto más cercano a mar abierta está a unas 16 millas, según estimaciones de los técnicos. El estado de ánimo a bordo es bueno y han celebrado la despedida de 2013 y la bienvenida de 2014.

El buque ruso “Akademik Sholkalskiy”, atrapado en la Antártida

Foto: AFP