Juan Carlos Díaz Lorenzo

El fabricante de motores marinos Wärtsila, que recientemente ha cambiado su denominación a Wärtsila Marine Solutions, ha anunciado el despido de unas seiscientas personas a nivel mundial, con lo que espera ahorrar unos 40 millones de euros anuales. La medida se hará efectiva a partir del tercer trimestre de 2015 y se habrá completado el año próximo. Los costes no recurrentes en relación con la reestructuración se estiman entre 25 y 30 millones de euros.

De los 600 despidos, 160 corresponden a Finlandia. Wärtsila Marine Solutions tiene algo más de siete mil empleados en todo el mundo. El ajuste se mantendrá mientras no aumente la demanda, pues debido a la crisis financiera global, los pedidos de nuevos motores y equipos navales ha descendido. Además, en el caso de la actividad “of shore” se ha visto afectada por los precios del petróleo a la baja. Wärtsila afirma que el compromiso con sus clientes se mantiene intacto, pese a la racionalización de la organización.

Wärtsila Marine Solutions anuncia 600 despidos en todo el mundo

Foto: Wärtsila

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Wärtsila es uno de los iconos tecnológicos de Finlandia y, haciendo honor a su condición, ha ganado el concurso abierto para el diseño de un nuevo ferry ecológico que cubrirá la línea entre Vaasa y Umeå. Será un buque innovador, eficiente y aliado del medio ambiente. El proyecto se denomina “Midway Alignment of the Bothnian Corridor”, es decir, un corredor logístico a través del golfo de Botnia. El contrato fue firmado el 4 de agosto y estará terminado en el segundo trimestre de 2015.

Una parte importante del diseño del nuevo buque tendrá en cuenta la flexibilidad operativa, puesto que las necesidades del transporte en la zona varían según las estaciones. Aunque la ocupación de carga rodada es estable durante todo el año, la demanda de pasaje sólo es considerable en verano. No primará la velocidad, sino la eficiencia energética y, además, hay que tener presente los condicionantes del duro invierno. La estética es uno de los elementos añadidos para un buque puntero del siglo XXI.

En el diseño del nuevo ferry no prima la velocidad. Lo importante es la eficiencia

Foto: Wärtsila

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es frecuente ver a un buque rompehielos en aguas de los puertos canarios. Bien es verdad que, en este caso, cumple con su cometido de buque oceanográfico al servicio del Arctic and Antarctic Research Institute (AARI, vinculado al Federal Service for Hydrometeorology and Environmental Monitoring of Russian Federation (Roshydromet). Se llama “Kapitan Dranitsyn”, tiene bandera rusa, es propiedad de Murmansk Shipping Co. y nuestro amigo y colaborador Bermaxo lo captó en la imagen en que lo vemos fondeado en aguas de Las Palmas de Gran Canaria.

Nuestros lectores recordarán el protagonismo que tuvo en 1996, cuando se convirtió en el primer buque de su clase que dio la vuelta al mundo y su intervención en el rescate, en ese mismo año, del buque de turismo “Hanseatic”, con 135 pasajeros a bordo. En 2000 hizo otro viaje de especial interés, consistente en una vuelta al mundo en latitudes árticas, partiendo de Hammerfest (Noruega) y escalas en Keflavik (Islandia), Stromfiord (Groenlandia), regiones de Canadá, Alaska, Chukotka y Murmansk.

Estampa marinera del buque rompehielos “Kapitan Dranitsyn” en aguas de Las Palmas

Es el tercero de una serie de cuatro buques similares, iniciada en 1977 con la entrega del “Kapitan Sorokin”. A éste le siguió en 1978 el buque nombrado “Kapitan Nikolaev” y tras el que nos ocupa, en 1981 entró en servicio el cuarto y último de ellos, llamado “Kapitan Khlebnikov”. Los tres primeros tuvieron su base en Murmansk y el cuarto en Vladivostok. Aquellos eran los tiempos de la URSS y Finlandia suministró –y lo sigue haciendo en la actualidad– parte importante de los buques especializados, tanto de rompehielos oceánicos como fluviales.

Construcción número 132 del astillero Wärtsila, Helsinki (Finlandia), entró en servicio en diciembre de 1980. Se trata de un buque rompehielos convencional clasificación RMRS LL3. A medida que creció el interés turístico por las regiones árticas, el buque fue modificado para alojar a 102 pasajeros en 46 cabinas exteriores, lleva una tripulación de 60 personas y dispone de una plataforma para las operaciones de un helicóptero. Desde 1995 está dedicado a misiones científicas, aunque también ha hecho viajes turísticos por el Ártico y norte de Rusia, caso del archipiélago Frants Joseph, Spitzbergen, New Land, Chukokta, estrecho de Bering y Polo Norte geográfico.

Es un buque de 12.919 toneladas brutas, 3.876 toneladas netas y 4.515 toneladas de peso muerto. Mide 129 m de eslora total -121,30 m de eslora entre perpendiculares-, 26,54 m de manga, 12,30 m de puntal y 8,50 m de calado. Está propulsado un sistema diesel-eléctrico, formado por seis motores Wärtsila Sulzer 9ZL40/48, con una potencia de 24.660 caballos y tres motores eléctricos que suman otros 21.715 caballos, acoplados a reductoras que accionan tres ejes y hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de 19 nudos en aguas abiertas y dos nudos en capas de hielo con un espesor de 1,3 m. Código IMO 7824405. 

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado 15 de enero, cinco días después de su entrega oficial, entró en servicio el buque “Viking Grace”, un “cruise ferry” propiedad de Viking Line, primero en el mundo de su clase propulsado por gas natural licuado. De nuevo Finlandia se pone a la cabeza en innovación tecnológica, pues el citado buque ha sido construido en el astillero STX Europe, en Turku.

El contrato, por un valor estimado de 240 millones de euros, se firmó el 22 de diciembre de 2010. La construcción comenzó el 28 de noviembre de 2011 y el 6 de marzo de 2012 se procedió a la puesta de la quilla. Cinco meses después, el 10 de agosto, flotó por primera vez. El 17 de febrero de 2012 se hizo público el nombre del nuevo buque.

Estampa marinera del “cruise ferry” finlandés “Viking Grace”

Destinado a la línea Turku-Mariehamn-Estocolmo, registra 57.000 toneladas brutas y son sus principales dimensiones 218 m de eslora total y 31,8 m de manga. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico Wärtsila 8L50DF, con una potencia de 30.400 kw acoplados a reductoras y dos ejes, que accionan sendas hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de crucero de 22 nudos. Código IMO 9606900.

Dispone de alojamiento para 2.800 pasajeros –de ellos 880 en cabinas- y 200 tripulantes y un garaje con capacidad para 1.275 metros lineales de carga rodada y mil metros lineales para vehículos de diversos tipos. En la actualidad, el gas natural licuado (GNL) es el combustible marino alternativo más limpio, pues elimina en un 99% las emisiones de óxidos de azufre y reduce las de nitrógeno y partículas en un 85% y de gases de efecto invernadero en un 15%.

Foto: Eerik Laine (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“CMA CGM Marco Polo” es el nombre del nuevo buque que desde comienzos del pasado mes de noviembre ostenta un nuevo récord mundial en capacidad de portacontenedores, con 16.000 TEUS. Se trata del primero de una serie de tres unidades que construye el astillero Daewoo para la compañía francesa, que entrarán en servicio en el transcurso de 2013.

El nuevo buque cubre el servicio denominado French Asia Line (FAL 1), que no incluye escalas en puertos españoles. Curiosamente, siendo un orgullo de la Marina Mercante francesa, el gigante recién estrenado está abanderado en el Reino Unido.

Se trata de un buque de 396 m de eslora y 54 m de manga. Mide un metro menos de eslora y dos metros menos de manga que el buque “Emma Maersk”, con lo que la fila es de 21 TEUS, uno menos que su predecesor. En cambio tiene un calado de dos metros más y también carga un poco más de mil TEUS con respecto al buque insignia de Maersk Line. La velocidad es de 22,5 nudos, casi tres nudos menos.

Estampa marinera del buque “CMA CGM Marco Polo”

Las publicaciones especializadas destacan el equipamiento de las últimas tecnologías de máximo respeto al medio ambiente, entre las que destacan un sistema de “by-pass” para el tratamiento de los gases de exhaustación, comparable a un turbocompresor de baja presión en los coches, que optimiza la eficiencia energética del motor. Incorpora, asimismo, un sistema de tratamiento que filtra el agua de lastre y la pasa por lámparas de rayos UV, para asegurar que los tanques de lastre no transportan organismos vivos que puedan llegar a otras zonas marítimas y afectar al equilibrio del entorno marino.

Está propulsado por un motor Wärtsilä de 68.000 kw de potencia controlado por sistemas electrónicos que reduce el consumo de combustible en un tres por ciento y de aceite en un 25% de media. El motor es la versión de once cilindros del mayor motor del mundo, que es el instalado a bordo de los buques de clase E de Maersk (se trata de motores de 14 cilindros modelo 14RT-flex96C, de 80.080 Kw).

En los motores de los nuevos buques de CMA CGM se han hecho modificaciones para reducir los NOx en los gases de exhaustación y cumplir con el nivel III de las emisiones, así como en el sistema de alimentación para facilitar el uso de diesel oil con bajo contenido de azufre en los puertos europeos.

Se anticipa así a lo dispuesto en la normativa de la OMI que exige calcular un Índice de Eficiencia Energética (Energy Efficiency Design Index, EEDI)  para los buques mayores de 400 toneladas GT que se contraten a partir del 1 de enero de 2013, o sean entregados a partir del 1 de julio de 2015, por el que establece unos porcentajes de reducción progresiva con el tiempo. La OMI ha fijado como objetivo un 30% de reducción del EEDI en 2025. El buque “CMA CGM Marco Polo” tiene un índice 10,37, con lo que cumple ese objetivo de 2025.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al segmento intermedio de los cruceros de turismo pertenece el buque “Delphin”, que hoy ha hecho escala en el puerto de Santa Cruz de La Palma, donde lo ha fotografiado nuestro estimado amigo y colaborador José Javier Pérez Martín. A sus 37 años de vida marinera vemos que se conserva magníficamente y sus líneas marineras evocan, de inmediato, su origen soviético, pues este buque es el primero de una serie de cinco ferries gemelos construidos en Finlandia en tiempos de la URSS.

El encargo lo firmó la histórica compañía estatal Black Sea Shipping Co. (BLASCO), muy arraigada con los puertos canarios, tanto por sus escalas turísticas como de apoyo en los largos viajes entre la URSS y Cuba y en las misiones internacionales de la revolución cubana en Angola y en Etiopía, en la que fletaban los buques con capacidad trasatlántica de ésta y otras compañías soviéticas.

Estampa marinera del buque “Delphin” en el puerto de Santa Cruz de La Palma

El contrato de los cinco buques firmados con el astillero Wärtsila, en Turku, fue uno de los más importantes que recibió la industria naval finlandesa a comienzos de la década de los años setenta, en tiempos del presidente Kekkonen. Recibieron los nombres de “Belorrusiya”, “Azerbayhzan”, “Gruziya”, “Kareliya” y “Kazakhstan” y entraron en servicio en el transcurso de 1975.

Construidos como ferries con capacidad para 505 pasajeros y 256 automóviles y destinados a líneas interiores de la URSS y algunas de carácter internacional en el ámbito europeo, posteriormente fueron reacondicionados como cruceros de turismo con capacidad para 650 pasajeros, que en la actualidad ha sido reducido a 590.

Es un buque de 16.331 toneladas brutas y 2.251 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 156,27 m de eslora total, 22 m de manga y 5,90 m de calado máximo. Está propulsado por dos motores Pielstick 18PC2V –fabricados, bajo licencia, en los talleres de Wärtsila-, con una potencia de 13.240 kw sobre dos ejes y una velocidad de 21,5 nudos. Código IMO 7347536.

Cuando desapareció la URSS, los cinco buques pasaron a bandera de Ucrania y a partir de entonces sus destinos han sido variados, salpicados de algunos accidentes e incidentes. El buque de esta historia fue rebautizado en diciembre de 1993 con el nombre de “Kazakhstan II” y por espacio de un par de años estuvo fletado por la compañía alemana Delphin Seereisen.

En junio de 1995 fue vendido a la sociedad chipriota Lady Lou Shipping Co., y en mayo de 1996 pasó a manos de la sociedad maltesa Sea Delphin Shipping, navegando desde entonces con el nombre de “Delphin”. De los cuatro buques restantes existen tres, pues el antiguo “Kazakhstan” fue desguazado a finales de 2011 en Alang (India).

Foto: José Javier Pérez Martín