Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace mucho tiempo que la firma de construcción naval italiana Fincantieri tiene una acreditada competencia en el sector. Una parte importante de los buques dedicados a la industria turística que actualmente existen han sido de sus factorías. La cartera de trabajo es considerable y para muestra dos botones. El pasado jueves, 25 de junio, fueron puestos a flote dos nuevos buques llamados “Carnival Vista” y “Viking Sea”.

El primero es el buque-insignia de Carnival Cruise Line y el mayor de su historia. Ha tomado forma en el astillero de Monfalcone y es el primero de dos unidades de 133.500 toneladas y 321 m de eslora, con capacidad para 3.936 pasajeros. Está previsto que entre en servicio en noviembre de 2016 y aunque su bautizo y estreno será en Europa, estará destinado al mercado norteamericano.

Este será el aspecto exterior del imponente megacrucero “Carnival Vista”

El buque “Viking Sea”, construido en el astillero de Ancona, es el segundo de una serie de tres unidades contratadas por Viking Ocean Cruises, compañía de nuevo cuño propiedad de Viking Cruises. Corresponde a un segmento menor, de 47.800 toneladas y acomodación para 930 pasajeros en 465 cabinas. Será entregado en la primavera de 2016. El primero, llamado “Viking Star”, entró en servicio en marzo pasado y el tercero, “Viking Sky”, será entregado a comienzos de 2017.

Desde 1990, el grupo italiano Finncantieri ha construido setenta buques dedicados al mundo turístico. Sólo 47 de ellos lo han sido desde 2002 y en estos momentos tiene una cartera de otros 14 buques. El grupo norteamericano Carnival es su principal cliente, que ha renovado por completo las flotas de la propia Carnival, P & O Cruises, Cunard Cruises y Princess Cruises, entre otras compañías líderes del sector.

Foto: Carnival Cruise Line