Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado 15 de enero, cinco días después de su entrega oficial, entró en servicio el buque “Viking Grace”, un “cruise ferry” propiedad de Viking Line, primero en el mundo de su clase propulsado por gas natural licuado. De nuevo Finlandia se pone a la cabeza en innovación tecnológica, pues el citado buque ha sido construido en el astillero STX Europe, en Turku.

El contrato, por un valor estimado de 240 millones de euros, se firmó el 22 de diciembre de 2010. La construcción comenzó el 28 de noviembre de 2011 y el 6 de marzo de 2012 se procedió a la puesta de la quilla. Cinco meses después, el 10 de agosto, flotó por primera vez. El 17 de febrero de 2012 se hizo público el nombre del nuevo buque.

Estampa marinera del “cruise ferry” finlandés “Viking Grace”

Destinado a la línea Turku-Mariehamn-Estocolmo, registra 57.000 toneladas brutas y son sus principales dimensiones 218 m de eslora total y 31,8 m de manga. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico Wärtsila 8L50DF, con una potencia de 30.400 kw acoplados a reductoras y dos ejes, que accionan sendas hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de crucero de 22 nudos. Código IMO 9606900.

Dispone de alojamiento para 2.800 pasajeros –de ellos 880 en cabinas- y 200 tripulantes y un garaje con capacidad para 1.275 metros lineales de carga rodada y mil metros lineales para vehículos de diversos tipos. En la actualidad, el gas natural licuado (GNL) es el combustible marino alternativo más limpio, pues elimina en un 99% las emisiones de óxidos de azufre y reduce las de nitrógeno y partículas en un 85% y de gases de efecto invernadero en un 15%.

Foto: Eerik Laine (shipspotting.com)

Anuncios