Juan Carlos Díaz Lorenzo

El “fast ferry” “Federico García Lorca”, hasta hace poco al servicio de la compañía Balearia, ha sido pintado con los colores de la compañía venezolana Nueva Conferrys –expropiada en septiembre de 2011 en tiempos del presidente Hugo Chávez– y ayer salió del astillero Gibdock, en Gibraltar, donde se encontraba desde el 6 de noviembre y está amarrado en el puerto de Algeciras, a la espera de iniciar su viaje de cruce del Atlántico camino de Venezuela. Es posible que lo veamos pasar por los puertos de Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas de Gran Canaria, como escala técnica.

No sabemos si el buque “Federico García Lorca” ha sido vendido, alquilado o alquilado con opción a compra a Nueva Conferrys. Sí sabemos que ha habido contactos desde Venezuela con Fred. Olsen Express interesados en el buque “Benchijigua Express”, que es el mayor trimarán del mundo. En el pasado mes de agosto, Trasmediterránea vendió el catamarán “Euroferrys Pacífica” a Nueva Conferrys y en el viaje de entrega hizo escala técnica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, rebautizado con el nombre de «Virgen del Valle II». En la actualidad presta servicio en la línea La Guaira-Punta Piedras, en un viaje de siete horas de duración.  

El buque «Federico García Lorca», a su salida, ayer, del puerto de Gibraltar

El “fast ferry” “Federico García Lorca” es un buque monocasco de aluminio naval construido en el astillero Rodriquez, en Pietra Ligure (Italia) y entró en servicio en 2001. Es una repetición más afortunada del buque «Volcán de Tauro», construido en casco de acero para Naviera Armas. De 5.637 toneladas brutas y 2.000 toneladas de peso muerto, mide 115 m de eslora total -96,20 m de eslora entre perpendiculares-, 17 m de manga. 11 m de puntal y 2,50 m de calado. Está propulsado por cuatro motores diesel que accionan “water jets” y le permite mantener una velocidad de 34 nudos. Tiene capacidad para 896 pasajeros y 195 coches. Código IMO 9241542.

Foto: David Michael Sánchez vía Daniel Ferro