Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace 17 años, cada 25 de diciembre es una fecha de referencia para el encuentro de veleros en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Bien es verdad que su número ha ido reduciéndose con el tiempo, de hecho ayer sólo había tres, en parte porque la crisis económica también afecta a estas embarcaciones, que son propiedad de asociaciones privadas que dependen de subvenciones para cumplir con su cometido formativo y otros pretenden exenciones tarifarias totales para llegar a la isla.

No obstante, la presencia de tres veleros –“Alexander von Humboldt II”, “Roald Amundsen” y “Tenacious”- y dos cruceros de turismo –AIDAblu y MSC Armonía– atrajeron la atención de cientos de personas que disfrutaron de un día de Navidad diferente, en una isla de larga tradición marinera. La iniciativa, iniciada en 2005 por Conny Spelbrink, contó con el apoyo del Patronato de Turismo de La Palma, Autoridad Portuaria y la Casa Cabrera, que está celebrando su 150º aniversario.

El buque “Alex von Humboldt II”, visto por la banda de estribor

Roald

El buque “Roald Amundsen” es fruto de una reconversión

El buque “Tenacious”, con el aparejo aferrado, enfila la bocana del puerto

Fotos: José Javier Pérez Martín

 

 

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el 21 de enero se encuentra atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el elegante velero noruego “Statsraad Lehmkuhl” –capitán M. A. Seidl–, que luce en su estampa marinera toda la gracia y la elegancia de sus cien años de vida sobre el mar. Comparte atraque con otros dos veleros alemanes, dedicados también la misión de escuelas navegantes: “Gorch Fock” y “Alexander von Humboldt II”, los tres viejos conocidos de los amantes de la mar y los barcos.

El buque-escuela noruego, aparejado de barca de tres mástiles, es propiedad de la Fundación Statsraad Lehmkuhl, con sede en Bergen. Rinde homenaje a la memoria del ministro Kristoffer Lehmkuhl quien, en colaboración con la compañía Det Bergenske Dampskibsselskab (Bergen Line), en 1921 consiguieron comprarlo al gobierno de Gran Bretaña y entró en servicio en 1923. En la actualidad es uno de los barcos de su clase más viejos del mundo en servicio activo.

En nuestra sección De la mar y los barcos, el lector encontrará un amplio artículo sobre la vida marinera de este histórico buque.

El buque-escuela “Staatsraad Lehmkuhl”, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Los buques “Statsraad Lehmkuhl”, “Alexander von Humboldt II” y “Gorch Fock” comparten atraque en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los barcos veleros tienen un encanto especial. Y aquellos que son históricos, como el buque-escuela ruso Sedov”, aún lo resaltan más. Cargado de años y miles de singladuras, sin embargo se mantiene siempre joven. Así lo consiguen sus tripulaciones con su esfuerzo, trabajo y dedicación.

De su reciente escala en Vigo –antes había estado en Santa Cruz de Tenerife-, nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón nos envía una selección de fotografías que publicamos con mucho gusto, evocadoras de una época de la navegación ya ida para siempre, aunque aún nos quedan testigos de excepción.

Cuatro mástiles y el bauprés, con el aparejo aferrado, apuntan al cielo

La arboladura del buque destaca en el entorno portuario

Detalle de la popa, con el nombre "Sedov", tercero en la historia marinera del buque

Proa a las islas Cíes para enfilar el canal de salida de la ría

Detalle de la proa, bauprés y trinquete del velero ruso

Con el práctico a bordo, en demanda de mar abierta y libre

Fotos: Alfredo Campos Brandón