Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Barcos que dejan huella” es el título de un libro del navalista gallego Lino J. Pazos Pérez (Pontevedra, 1950), convertido, como dice en su portada, en apuntes para una memoria marítima. Se trata de un volumen de 96 páginas, publicado en 2010 por Damaré Ediciones, que se suma a su larga lista de trabajos divulgativos. Libro entretenido y bien documentado, que se lee de un tirón.

El autor nos introduce en la situación y la evolución de la flota española en el primer tercio del siglo XX y, a continuación, entra en detalle de su trabajo dividido en dos grupos, dedicado el primero a buques a vapor y el segundo a buques a motor, acompañado de fotografías en blanco y negro y color.

Portada del libro de Lino Pazos, con una foto del petrolero “Campaláns”

En la selección de los primeros figuran los buques “Hidria”, “Hidria II”, “Roberto”, “Suevia”, “Campaláns”, “San Esteban” y las dragas “Jaizkibel” y “Arroutado”. Los barcos a motor son los llamados “Lea”, “Maniños”, “Barcia”, “Carmen Barcia”, “Espiñeiro”, “Bernardo Alfageme” e “Islas Ficas”.

De todos ellos, tratados con amplitud documental y fotográfica, destaca el petrolero “Campaláns”, del que su autor recuerda su triste final, cuando “comienza su verdadero calvario, corroyéndose poco a poco  en medio de la desidia de las autoridades que no son capaces de tomar la decisión de salvar al veterano petrolero, pese a los continuos avisos por parte de algunos sectores concienciados de lo interesante que sería conservar esta pieza única de la industria viguesa, digna de museo”.

Anuncios