Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por espacio de tres décadas el motovelero español “Olimpic III”, en otro tiempo dedicado al transporte de turistas, formó parte de la escena marítima en el puerto de Los Cristianos. Desde la noche del 26 de febrero reposa en el fondo marino de la costa suroeste de Tenerife, a donde fue llevado por el remolcador “V.B. Risban” y hundido después de haberle retirado cualquier elemento susceptible de contaminación.

Estaba fondeado en la bahía de Los Cristianos desde 1982 y en ocasiones también lo estuvo en Las Galletas. En el Boletín Oficial de la Provincia aparecen publicados diversos anuncios emitidos por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, en los que se requiere a su propietario, Antonio Marcelino Ledesma, para que la retirase, pues se “encontraba indebidamente y sin título administrativo alguno ocupando bienes del dominio público portuario”.

Desde 1982 el buque formó parte del paisaje marítimo de Los Cristianos

El procedimiento administrativo en su contra siguió adelante, así como de otras embarcaciones de su propiedad nombradas “Estrella de Mar”, “Tati Uno” y “Cristina”. Finalmente llegó la hora de sacarlo de la bahía y en la oscuridad de la noche desapareció bajo las aguas, después de permaneciera fondeado por espacio de 33 años. Allí le vimos muchas veces y allí lo fotografió nuestro estimado amigo Jorge Rodríguez Suárez, en un documento que ya es historia.

Construido en casco de madera, salió a navegar en 1953 y era un buque de 191 toneladas brutas y 69 toneladas netas. Medía 26,16 m de eslora total, 8 m de manga, 4,40 m de puntal y 2,44 m de calado. Tenía dos palos, bauprés y botavara, el casco pintado de negro, la caseta de gobierno y alojamientos a popa y estaba propulsado por un motor diesel de 200 caballos de potencia. Bien pudo haber sido restaurado y conservado, como aquél histórico “Marino Riquer” que descansa desde hace años en las profundidades de Anaga.

Era un barco bonito, construido en 1953 y tenía el casco de madera

Bien pudo haber sido conservado y que formara parte del patrimonio marítimo

Fotos: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero Island Escape se encuentra de nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, teniendo previsto comenzar el próximo viernes con sus rotaciones semanales. El buque entró en el dique seco del astillero de Setúbal para una puesta a punto y fue puesto de nuevo a flote en la tarde del pasado 5 de febrero y fondeó en la ría, zarpando al día siguiente hacia Tenerife.

Pero algún problema debió surgir en la travesía, ya que el remolcador de salvamento Miguel de Cervantes salió en su ayuda a las nueve de la mañana de hoy y lo ha acompañado durante las últimas 50 millas, según informa nuestro colaborador Antonio Sáez. A su llegada a puerto se hicieron cargo los remolcadores V.B. Tenerife y V.B. Risban, que maniobraron para atracarlo, de ahí que sea de suponer que tenga problemas en los motores.

El citado buque permanecerá en esta zona hasta el próximo mes de abril, teniendo programadas nueve rotaciones semanales. En la pasada campaña alcanzó un considerable éxito y ahora toma el relevo del crucero Thompson Spirit.

Los remolcadores de servicio se hacen cargo del crucero "Island Escape"

El crucero, atracado, con el remolcador "Miguel de Cervantes" al costado

Fotos: Antonio Sáez