Juan Carlos Díaz Lorenzo

Reflejo de los nuevos tiempos que corren, la corporación rusa United Shipbuilding Corporation (USC) ha comprado el resto de las acciones que estaban en manos de STX Finland Oy y ahora tiene el cien por cien de la propiedad del astillero Arctech, en Helsinki, especializado en el diseño y construcción naval de buques árticos. Hasta ahora, USC tenía el 50 % y el porcentaje restante estaba en manos de la mencionada STX Finland Oy, una filial del gigante surcoreano. El astillero tiene en cartera seis buques hasta 2017.

Sus promotores señalan que este cambio en la estructura accionarial de Arctech fortalecerá aún más la cooperación en materia de construcción naval entre Finlandia y Rusia. Es posible que USC quiera desarrollar las capacidades del astillero a largo plazo, pues su capacidad tecnológica y experiencia del personal es muy considerable. En los últimos tiempos se han producido cambios notables en el sector. El gran astillero de Tuku está ahora en manos de la familia alemana Meyer y el grupo naviero Silja Lines está controlado por Tallink, los vecinos de Estonia.

El buque rompehielos asimétrico “Baltika”, construido en el astillero Arctech

Foto: Tupsumato

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Unidad de Buceo de Ferrol, dependiente del comandante de las Unidades de la Fuerza de Acción Marítima de dicho departamento, colabora en el proyecto arqueológico submarino de localización e identificación de los restos del galeón “La Ragazzona”, hundido en aguas ferrolanas en 1588, informa la Armada española.

La Facultad de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) es la encargada de este proyecto de investigación, liderado por el investigador doctoral del Departamento de Historia, David Fernández Abella, que dispone de información sobre los aspectos más destacados y los detalles de la prospección.

“La Ragazzona” fue uno de los mayores galeones artillados de su época

La Armada apoya esta iniciativa mediante la aportación de medios y personal, así como el uso de embarcaciones, la recarga de botellas, el depósito de equipos respiratorios en sus instalaciones y la asistencia de buceadores, siempre bajo la supervisión de un arqueólogo.

La Ley Orgánica de la Defensa Nacional asigna a la Armada responsabilidades de “vigilancia de los espacios marítimos como contribución a la Acción del Estado en la mar”. De ahí que el acuerdo interdepartamental entre los Ministerios de Defensa y Cultura sobre colaboración y coordinación en el ámbito de protección del Patrimonio Subacuático establece que “dentro de sus cometidos, la Armada es responsable de la vigilancia y seguridad del Patrimonio Arqueológico Subacuático”.

Imagen: Andrés López / Armada Española