Juan Carlos Díaz Lorenzo

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se impacienta y advierte a Europa de “graves consecuencias” si el primero de los dos buques anfibios de la serie “Mistral”, construidos en Francia, no le es entregado a principios de diciembre próximo, informa la prensa digital moscovita después de unas declaraciones en televisión del citado mandatario. El gobierno de Rusia firmó en 2011 el contrato antes de que comenzara la crisis de Ucrania, cuyo desarrollo ha transformado y complicado en las últimas semanas las relaciones internacionales entre los dirigentes de Moscú y Occidente. El primero de los buques, llamado «Vladivostok», ya está terminado. 

El presidente de Francia ha dicho que si no hay cambios en las condiciones políticas, no habrá autorización para la entrega de los barcos, cuya capacidad militar anfibia es notable. La situación en Ucrania complica el escenario y se considera factible que la entrega de los dos buques pueda ser pospuesta –algo probable dada la fuerte presión ejercida por EE.UU. y otros países europeos– e incluso cancelada. Ello tendría consecuencias más graves para Francia que para Rusia, pues hablamos de un contrato de 1.200 millones de euros. Y Rusia, mientras tanto, amenaza con demandas y otras acciones.

800px-BPC_Dixmude

Estampa marinera del buque anfibio «Dixmude», de la serie «Mistral»

Foto: Simon Ghesquiere/Marine Nationale