Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Gobierno español ha dado el visto bueno a la creación del Registro Especial de Empresas de Buques de Pesca Españoles (RESAE), en el que, inspirado en el Segundo Registro de Buques de Canarias, se conceden beneficios fiscales a las empresas y tripulaciones que se inscriban en el mismo. Se trata de una vieja demanda del sector que ha avanzado desde 2008 con pasmosa lentitud y, finalmente, ha visto la luz con su publicación el pasado 23 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado. 

La medida trata de evitar la sangría de pesqueros españoles que son abanderados en otros registros por razones fiscales. Para ello se conceden desgravaciones fiscales y reducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social, si bien queda limitado a aquellos buques que figuren inscritos en el registro de la flota pesquera comunitaria, faenen en aguas extracomunitarias y capturen exclusivamente túnidos o especies afines. Ello lo limita a los buques atuneros y palangreros de superficie. Habrá que ver si las nuevas condiciones son suficientes frente a las de terceros países.

El RESAE está reservado para buques atuneros y palangreros de superficie

De todos modos, como informa la edición digital de La Voz de Galiciahasta el momento sólo existe el nombre, pues hay que desarrollar el reglamento de la estructura y su funcionamiento, así como el adecuado control de las ayudas. Sobre los registros de otros países existe la duda de que se cumpla la supervisión de la actividad pesquera, sobre todo en lo referido a la pesca ilegal, no controlada y no regulada (conocida como pesca IUU). El RESAE deja fuera a la mayoría de los pesqueros tradicionales. 

Se pregunta Foro Naval cuál será el puerto de registro: “¿Bermeo, principal base de buques atuneros ? ¿La Coruña, primer puerto español de pesca fresca? ¿Vigo, principal puerto español y europeo de pesca congelada?, ¿Las Palmas quizás?”. Es de observar que en el caso del Segundo Registro de Buques de Canarias -cuya gestación también fue larga y ha tenido sucesivas revisiones para hacerlo más atractivo- los puertos de inscripción son Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

La triste realidad es que, pese a las ventajas que ofrece, siguen siendo más atractivos otros registros, caso de Madeira, Malta, Bahamas, Panamá, etc., en los que la mayoría de los armadores españoles tienen registrados sus flotas. Otros permanecen fieles a la bandera nacional y bien pudieran tener sus barcos o parte de ellos en pabellones de conveniencia. Existen algunos casos en los que los buques han sido construidos con ayudas estatales, cubren tráficos nacionales, tienen bandera extranjera y emplean a tripulantes no españoles. Y sus dirigentes se sientan en la patronal naviera ANAVE.

Foto: Gildo M. Couceiro (shipspotting.com)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las empresas especializadas en gestión de tripulaciones José María Candina S.L.U. y Agencia Marítima Ibernor disponen de la autorización de servicios privados MLC 2006, referido al Convenio del Trabajo Marítimo, que les faculta por la autoridad competente para la contratación de marinos mercantes en buques de bandera nacional y la colocación de marinos españoles en buques de bandera extranjera.

En realidad, ambas empresas y otras que se dedican a la misma finalidad vienen ejerciendo dicha función desde hace muchos años, aunque ahora lo hacen con el aval del MLC 2006, autorizado por la Dirección General de la Marina Mercante, lo que las sitúa a un nivel superior en eficacia y formalidad. Dicha autorización entrará el vigor el próximo 20 de agosto. Ambas empresas tienen su sede en Bilbao. 

José María Candina Laka, CEO de José María Candina SLU

Foto: José María Candina SLU

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El pasado 26 de septiembre, la ministra de Fomento, Ana Pastor, presentó en el Congreso de los Diputados las líneas generales del Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI 2012), que establecerá la hoja de ruta de la nueva política en estas materias con el horizonte temporal de 2024.

En relación con el transporte marítimo el PITVI recoge la siguiente “actuación estratégica”: “Se adecuará el marco regulatorio-administrativo a las necesidades de competitividad del sector, con el fin de articularlo como elemento al servicio de su desarrollo y de la competitividad de la economía española especialmente de los sectores con mayor grado de apertura internacional. Esta adecuación se realizará respetando el criterio general de proporcionar un marco de seguridad jurídica estable y homologable a nivel internacional”.

El buque “Albayzin” tiene bandera italiana, cámara con hondureños y cargos de confianza de Acciona Trasmediterránea

La patronal naviera,  ANAVE, ha dicho que “viene pidiendo la modificación de algunos aspectos de la regulación laboral aplicable a los buques inscritos en el Registro Especial de Canarias (REC), en particular, para eliminar la inseguridad jurídica que existe actualmente en la contratación de marinos extranjeros. De este modo se reforzaría la competitividad del REC frente a otros registros de buques europeos (como Malta, Chipre, Madeira, etc.) que resultan hoy opciones más atractivas”.

“Ello haría posible el mantenimiento de mayores niveles de flota mercante bajo pabellón español lo que redundaría también en mejores oportunidades de empleo para los marinos nacionales. Por tanto, valoramos muy favorablemente la formulación de este objetivo, que entendemos va en la dirección correcta”, concluye.

Foto: José Javier Pérez Martín