Juan Carlos Díaz Lorenzo

La prensa británica se hace eco en estos días de una corriente de opinión que pide el regreso a Glasgow del trasatlántico “Queen Elizabeth 2”, que se encuentra amarrado y con evidentes señales de descuido en Dubai. Entre quienes últimamente se han manifestado en ese sentido figura Stephen McCabe, alcalde de Inverclyde, vecino de Clydebank, ciudad en la que se encuentra el astillero John Brown, donde nació a la mar el emblemático buque de la Marina Mercante británica, además de otros barcos famosos, como los trasatlánticos “Lusitania”, “Queen Mary” y “Queen Elizabeth”.

El citado político calificó de “desgarrador” el declive en el que se encuentra el emblemático buque, que fue orgullo de Cunard y del Reino Unido hasta su venta en 2008 a un consorcio gubernamental de Dubai, que pretendía reconvertirlo en hotel de lujo. Pero la recesión económica frustró los planes y la arena, el calor y la humedad de Port Rashid se han adueñado del “Queen Elizabeth 2”, que muestra una triste decadencia.

El trasatlántico «Queen Elizabeth 2» es un icono del Reino Unido

El proyecto consiste en traerlo a Glasgow y transformarlo en hotel, centro de congresos y atracción turística. En un país de larga tradición marítima, el empeño no parece imposible. Y para ello se apela al sentimiento nacional, pues el buque es uno de los iconos de la industria naval. Por lo pronto ya hay movimientos políticos al máximo nivel y los habrá con el gobierno de Dubai para llegar a un acuerdo y hacer posible que el QE2 vuelva a casa. Al Clyde, por supuesto, que es donde nació. Una ciudad muy orgullosa de su pasado industrial.

Foto: Gabriele Goldbeck

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de meses de negociaciones con posibles inversores y estudiar sus proyectos han quedado dos finalistas de los cuales uno de ellos podrá adjudicarse la explotación del emblemático trasatlántico “United States”, informa Mario Álvarez-Garcillán. Uno estaría situado cerca de un conocido casino en la ciudad de Chester, Pensilvania y otro en Manhattan, Nueva York. La decisión se conocerá a finales de noviembre próximo.

Todo parece indicar que en esta oportunidad sí se está en el mejor camino, dados los pasos claros y significativos que se han dado en torno al buque que es insignia nacional de EE.UU. El proceso se abrió en el pasado mes de abril y han concurrido más de 200 empresas con la intención de utilizar el citado trasatlántico con usos mixtos.

La campaña para salvar el trasatlántico «United States» parece que tiene éxito

La propuesta de incorporarlo como parte del Harrah’s Casino ofrece un enfoque sinérgico para la conservación del buque, en el que albergaría un hotel, varios restaurantes, espacios para actos y celebraciones y un museo de rango mundial. El trasatlántico “United States” formaría parte, además, del atractivo de la ciudad de Chester como un nuevo icono de referencia.

La segunda propuesta lo sitúa en el río Hudson, en Manhattan y podría atar a otros grandes proyectos de desarrollo del singular barrio de Nueva York. La intención es situar al buque en su puerto comercial de origen como parte de un complejo hotelero que incluye centro comercial, restaurantes, espacios para actos y celebraciones, un museo de arte experimental y otros usos, destacando el empleo de energías verdes.

Foto: SSUS Conservancy