Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los ingleses, que para esto de la mar y los barcos son únicos, rindieron homenaje anoche a la memoria de quienes perdieron la vida a bordo del trasatlántico “Titanic” hace cien años. A bordo del crucero de turismo “Balmoral”, de la flota de Fred. Olsen Cruise Line, se celebró un ceremonial muy emotivo en el que, al final, se lanzaron tres coronas de flores al mar, en la posición en la que ocurrió la tragedia.

Fue una ceremonia ecuménica, respetuosa en el marco de un viaje especial conmemorativo de la trágica efeméride. A popa de la cubierta 7 del buque “Balmoral” se izó la contraseña de la compañía White Star Line, a la que pertenecía el tristemente célebre barco. Un siglo después, a bordo se hizo el silencio y sólo se escuchó la voz del sacerdote que rezó una plegaria en memoria de quienes entonces perdieron la vida.

El sacerdote rompió el silencio de la noche con su plegaria

Las coronas de flores se lanzaron en la posición donde ocurrió la tragedia

La contraseña de la White Star Line se izó en la popa del "Balmoral"

Fotos: Fred. Olsen Cruise Line

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero de turismo “Balmoral”, que zarpó el 8 de abril del puerto de Southampton en su histórico viaje del centenario del hundimiento del trasatlántico “Titanic”, tuvo que desviar su ruta para acercarse a la costa de Irlanda y evacuar a un pasajero enfermo en un helicóptero, informa Fred. Olsen Cruise Line.

Tras la evacuación, que alargó la demora unas dos horas, el buque retomó el rumbo asignado y navega rumbo a Nueva York, haciendo la misma derrota que el tristemente célebre trasatlántico inglés. En la noche del 14 al 15 de abril, el buque “Balmoral” estará en el lugar donde se produjo el hundimiento y se realizará una ceremonia de homenaje.

A bordo viajan 1.309 pasajeros de 28 nacionalidades. Los billetes se agotaron hace bastante tiempo. Los precios de las suites han alcanzado 7.200 euros. El menú para esa noche será muy similar al que degustaron los pasajeros de primera clase del “Titanic”. Una orquesta tocará música de la época y durante el viaje se ha organizado un ciclo de conferencias que reúne a especialistas en la materia.

El crucero de turismo "Balmoral", en aguas de Funchal

Foto: Sergio Ferreira