Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibirá mañana once mil cien cruceristas y 3.850 tripulantes, informa la Autoridad Portuaria, en una nueva jornada histórica en la que coincidirán cinco buques: “AIDAcara”, “Thomson Majesty”, “MSC Magnífica”, “Costa Deliziosa” y “Queen Mary 2”. Precisamente, éste último –y sin menospreciar a los demás– es el más mediático de todos y suma una nueva escala en el puerto que siempre ha figurado entre los preferidos de Cunard Line.

Como ya habíamos avanzado en esta misma sección hace unos días, diciembre está siendo un mes espectacular en cuanto a escalas de cruceros de turismo en el puerto de tinerfeño. A lo que hay que sumar un notable cambio en el incremento numérico en movimiento de mercancías, de lo que ofreceremos datos concretos en breve, lo que es un indicador claro de que el consumo está mejorando. Sin olvidar el impulso que representa el sector de las reparaciones navales y la esperanzadora gestión del actual equipo de la Autoridad Portuaria, todo lo cual nos hace comprender que estamos inmersos en un nuevo ciclo.

El emblemático “Queen Mary 2” estará mañana en Tenerife

Foto: Brian Burnell

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como era de esperar, no ha acompañado hoy el buen tiempo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, pues desde hace unos días estamos sintiendo los efectos de una borrasca atlántica, pero no por ello hemos de dejar de destacar la especial satisfacción que nos produce ver al puerto tinerfeño con la línea de atraque llena. Bien es verdad que ello sólo sucede en determinadas épocas del año, pero mientras sea así, el menos disfrutamos de la atractiva estampa marinera y del intenso movimiento de pasajeros y tripulantes que deambulan por el centro de la ciudad o viajan al interior de la isla, en las excursiones contratadas a bordo.

Hoy ha sido uno de esos días especiales, motivo de satisfacción. En el muelle sur estaban atracados los buques “Mein Schiff 3”, “Europa”, “Azamara Journey” y “Thomson Majesty”. Y en el muelle de ribera, en su habitual escala semanal, el buque “AIDAblu”. Maniobrando, en viaje de ida a Gran Canaria, el ferry “Volcán de Timanfaya” y un rato después, llegando de Agaete, el fast-ferry “Bencomo Express”. Y en contrapunto, como testigo de otra época de la navegación, el centenario vapor “La Palma”. Una estampa portuaria “como la de los años de los trasatlánticos de la emigración”, en el buen decir de nuestro amigo Manuel Marrero Álvarez, conocedor, como pocos, del último medio siglo de historia del puerto tinerfeño.

Esta es la estampa del puerto tinerfeño, hoy, en un día otoñal

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nos ha llamado la atención que sea la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife la que de explicaciones de lo que sucedió ayer a bordo del crucero de turismo “Thomson Majesty” en el puerto de Santa Cruz de La Palma, toda vez que ningún representante de esta entidad oficial se encontraba a bordo cuando sucedió la tragedia. Nos llama también la atención que no haya sido el capitán, el primer oficial del buque o un representante autorizado de la compañía Thomson Cruises quienes hayan salido a la palestra, o el capitán marítimo de Santa Cruz de Tenerife en primera línea, que es persona altamente cualificada y tiene potestad y experiencia suficiente para hablar de estos menesteres.

No vamos a entrar en otros detalles de algunos personajes de la política local que hablaron ayer por la Televisión Canaria refiriéndose con detalles al suceso de oídas cuando, en fin, ese trance doloroso debe ser explicado por los profesionales que vivieron el suceso y realmente entienden del tema. Es curioso que los haya que saben de todo sin haber estudiando Náutica ni haber hecho una maniobra de arriado e izado de un ténder a lo largo de su vida para dar explicaciones de estos temas, pero así son las cosas.

La tragedia se ceba, por segunda vez, en el buque ahora fletado por Thomson Cruises

Nos quedamos con dos comentarios. El primero, el de Manuel Marrero Álvarez, que fue delegado de Compañía Trasatlántica Española en Santa Cruz de Tenerife y conoce como pocos la dinámica portuaria: “El protagonismo de otros, para alardear de los pasajeros y tripulantes que pasan por el puerto, no viene a cuento, porque nada tiene que ver con este triste suceso”. Y dos, el apunte del capitán José Nordelo, con experiencia en buques de pasaje: “La IMO prohíbe realizar ejercicios de abandono con personal a bordo en los botes. Han muerto más de 75 personas en los últimos diez años por realizar estas maniobras con arriado de botes con pasaje a bordo”.

Lo cierto es que una desgracia se cebó ayer con cinco tripulantes del buque “Thomson Majesty” que encontraron la muerte en un ejercicio de rutina durante la escala en Santa Cruz de La Palma. Otros tres se salvaron por los pelos. Se trata de un accidente raro, es cierto, pero ha sucedido. El barco parece que está gafado. En una etapa anterior protagonizó otro grave accidente en aguas del Mediterráneo, cuando en marzo de 2010 un golpe de mar rompió los cristales de proa y causó la muerte de dos pasajeros. Y la noticia de ayer ha dado la vuelta al mundo y ha puesto involuntariamente al puerto de Santa Cruz de La Palma en primera línea informativa.

Foto: Alicia Fernández Concepción

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife ha hecho público un comunicado en el que informa de la secuencia del trágico accidente ocurrido este mediodía en el buque “Thomson Majesty”, atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en el que han perdido la vida cinco tripulantes y otros tres han resultado heridos aunque de menor consideración.

El citado buque, fletado por Thomson Cruises, atracó a las 08,20 h procedente de Las Palmas en viaje a Funchal, con salida prevista para las 15 h, como es habitual en su circuito semanal. A bordo, 1.498 pasajeros en su mayoría británicos y 594 tripulantes. A las 10,30 h inició un ejercicio de rutina de comprobación de los medios de salvamento, consistente en el arriado de botes “con la tripulación”. A las 11,45 h se inició el izado del bote afectado. A las 11,50 h, cuando ya estaba en la parte alta del costado de estribor, “justo en la cubierta en la que va colocado, partió el cable del pescante de proa y se quedó con la proa en vertical hacia el agua y seguidamente el gancho de popa se soltó por el peso cayendo el bote al agua quedando con la quilla al sol”. La caída se produjo desde unos veinte metros de altura.

El bote siniestrado, junto al costado de estribor del buque “Thomson Majesty”

La reacción de los medios de salvamento fue muy rápida, conocida la noticia

El bote siniestrado fue remolcado al interior de la dársena del puerto

En la imagen vemos el pescante desde el que se precipitó el bote

El buque “Thomson Majesty” permanece en el puerto de Santa Cruz de La Palma

En su interior quedó atrapada parte de la tripulación que iba a bordo durante la realización del ejercicio, ya que se trata de un bote con cerramiento superior. A las 11,54 h el mando del buque avisó al control de tráfico portuario del accidente y éste pasó aviso al jefe de zona, “diciendo que ya se dirigía con su lancha el lugar de los hechos y había avisado a la ‘Salvamar Alphard’ para colaborar con las tareas de rescate de los tripulantes”.

A las 12,10 h el capitán solicitó la presencia de buzos para inspeccionar el bote por dentro. Se avisó a los buzos de Bomberos Voluntarios y AEA, y también colaboran el helicóptero del GIES, Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Portuaria, Ayudantía Naval de La Palma y prácticos del puerto.

Se hace constar que tres tripulantes accidentados que pudieron salir del bote por sus medios fueron evacuados al Hospital General de La Palma. Uno de ellos ya está de regreso en el barco y los otros fuera de peligro. Los buzos recuperaron cuatro cadáveres del interior del bote y un quinto en parada respiratoria que falleció unos 45 minutos después. Se trata de tres indonesios, un filipino y un ghanés, mientras que los tres heridos son dos griegos y un filipino. Posteriormente se personaron el juez de guardia y la forense. A las 16,45 h llegó el equipo científico de la Guardia Civil procedente de Tenerife para realizar las inspecciones e informes del accidente, que ha conmocionado a La Palma y al sector crucerístico internacional. La noticia ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

Fotos: José Javier Pérez Martín, Carlos Aciego, Francisco J. García Sicilia y Alicia Fernández Concepción

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Todo parece indicar que un fallo mecánico provocó este mediodía la rotura de uno de los cables que sujeta un bote de salvamento del buque “Thomson Majesty”, situado a la banda de estribor, y cayó al agua desde una altura aproximada de unos veinte metros cuando ya estaba izado y se procedía a su trincaje, provocando la muerte de cinco tripulantes y otros tres heridos. El citado buque se encuentra atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en su habitual escala semanal de temporada.

Por lo que se ha informado, los tripulantes realizaban un simulacro de salvamento que es habitual, consistente en el arriado e izado de los botes para comprobar su adecuado funcionamiento. Se da la circunstancia de que en su caída al agua el bote siniestrado quedó con la quilla al sol y provocó el ahogamiento y la fractura de algunos de sus ocupantes. Los tres supervivientes han sido evacuados al hospital general de La Palma, donde han recibido asistencia sanitaria.

Los tripulantes fallecidos son tres indonesios, un filipino y un ghanés, mientras que los tres heridos son dos griegos y un filipino, informa la edición digital de Diario de Avisos. Personal de Capitanía Marítima instruye el informe técnico para determinar con exactitud las circunstancias del trágico accidente. Mientras tanto, la salida del puerto, prevista para las 15 horas, se ha aplazado hasta que la autoridad competente lo autorice.

Personal de Salvamento Marítimo y otros medios de emergencias y fuerzas del orden han intervenido con inmediatez en el suceso que ha causado una profunda conmoción. La trágica noticia ha sido portada en los informativos nacionales y regionales y pone una nota triste en este día de Carnaval en el que la capital palmera tiene todo preparado para la celebración mañana de la multitudinaria llegada de los indianos. Los actos de hoy se han suspendido en señal de duelo.

El buque “Thomson Majesty” es un cliente habitual del puerto palmero

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma ha vivido hoy una jornada memorable, con la presencia de tres cruceros de turismo, que han aportado algo más de seis mil pasajeros y disfrutado de una estancia muy agradable. Buen tiempo en La Palma –parece que no estuviéramos en diciembre-, ideal para quienes eligieron las excursiones contratadas a bordo y para la inmensa mayoría de pasajeros y tripulantes francos de servicio que durante unas horas han llenado las calles de la capital palmera.

En el dique principal atracaron los buques “Queen Victoria” y “Thomson Majesty” y en el muelle de ribera lo hizo el buque “AIDAbella”, en operaciones que dirigió el práctico Francisco Noguerol. En su horario habitual, además, coincidió el ferry “Volcán de Taburiente” y a la salida del buque de Tui Cruises llegó el fast ferry “Benchijigua Express”. Como la siguiente escala es Funchal, donde mañana presenciarán el espectáculo de fuegos artificiales de Fin de Año, que tiene fama mundial, a media tarde empezaron a salir y bordeando la costa este de La Palma arrumbaron al sur de Madeira, dejando la imagen y el sabor de un día singular

Al alba, la silueta del “Queen Victoria” se recorta en las primeras luces del nuevo día

Las luces de la ciudad y del nuevo vía reciben al elegante “Queen Victoria”

Maniobra de atraque babor al muelle del buque “Queen Victoria”

A esa hora ya había entrado el buque italiano “AIDAbella”

Es un barco llamativo, dedicado al turismo alemán

“Thomson Majesty”, construido en Finlandia y fletado por Tui Cruises

Los tres buques, vistos desde el inexistente mirador de La Grama

“Queen Victoria”, nivel superior en la industria de los cruceros de turismo

AIDA Cruises mantiene una presencia constante en La Palma

El buque “Thomson Majesty” es un barco bonito, elegante y bien proporcionado

Salida del buque “AIDAbella”, que maniobró atrás hasta quedar libre entre puntas

Fotos: Fernando Rodríguez Sánchez, José Javier Pérez Martín y Alicia Fernández Concepción

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife ha vivido hoy otra jornada intensa, con la presencia de cinco cruceros de turismo, que han ocupado la línea de atraque del muelle sur y la segunda alineación del muelle de ribera. A bordo, casi siete mil pasajeros y 2.395 tripulantes. Una jornada invernal magnífica, con una agradable temperatura, lo que ha favorecido el paseo de varios cientos de visitantes por las calles del centro de la ciudad y las excursiones por el interior de la isla contratadas a bordo.

En el muelle sur atracaron los buques “Queen Victoria”, “Balmoral”, “Boudicca” y “Thomson Majesty”, este último en su habitual escala semanal. El buque “La Belle de l’ Adriatique” es un barco de río que repite campaña invernal en estas latitudes. Es de destacar la coincidencia de dos buques de Fred. Olsen Cruise Line y la del emblemático buque de Cunard Line, casi gemelo del “Queen Elizabeth”. El buque insignia de la compañía británica es el famoso “Queen Mary 2”. La despedida ha sido amenizada por un gripo folklórico.

Los cuatro buques mayores atracaron en el muelle sur

Foto: La Farola del Mar (facebook)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por primera vez en el puerto de Santa Cruz de La Palma la estampa marinera del crucero de turismo “Thomson Majesty”, que es la de un barco bonito, elegante y bien proporcionado. Está al servicio de Tui Cruises, fiel cliente de los puertos canarios en la temporada de invierno y sustituye al buque “Thomson Destiny”, ahora explotado por Louis Cruises en el Mediterráneo.

De 40.876 toneladas brutas, 21.602 toneladas netas y 2.700 toneladas de peso muerto, mide 207,26 m de eslora total, 27,60 m de manga y 6,20 m de calado. Está propulsado por cuatro motores Wärtsila 6R42, con una potencia de 21.120 kw sobre dos ejes y una velocidad de 20,5 nudos. Tiene capacidad para 1.460 pasajeros. Código IMO 8814744.

Es un barco bonito, elegante y bien proporcionado

Construcción número 1.312 del astillero Wärtsila, en Turku (Finlandia), el buque fue contratado por la compañía Birka Line y sobre el proyecto iba a llamarse “Birka Queen”. Construido en dique seco, el 23 de enero de 1990 se procedió a la colocación del primer bloque de su quilla y el 15 de noviembre de 1991 flotó por primera vez. Diferencias surgidas en torno al precio final, al parecer por un error de cálculo del astillero y la quiebra de Wärtsila, lastraron la entrega del buque a su propietario.

Kvaerner Masa, sociedad industrial de nueva creación compró el astillero de Turku y gestionó la terminación y venta del buque, que fue entregado en julio de 1992 a Majesty Cruise Line y bautizado con el nombre de “Royal Majesty”. Comenzó entonces una etapa con bastante éxito con base en el puerto de Nueva York.

Visto por la amura de estribor, en su primera escala en el puerto palmero

En mayo de 1997 se vendió a la compañía Norwegian Cruise Line y lo abanderó en Bermudas con el nuevo nombre de “Norwegian Majesty”. Entre los meses de enero y abril de 1999 fue alargado con una nueva sección de 33,60 m de eslora, realizándose los trabajos en el astillero Lloy-Werft, en Alemania.

En abril de 2008 el buque fue vendido a Louis Cruise Line, aunque siguió al servicio de Norwegian Cruise Line. En noviembre de 2009 pasó a bandera de Malta con el nuevo nombre de “Louis Majesty” y unos meses después, el 3 de marzo de 2010, su nombre saltó a primera línea informativa cuando un golpe de mar en medio de un fuerte temporal en el mediiterráneo occidental provocó la rotura de cristales y dos muertos, entrando de arribada forzosa en el puerto de Barcelona.

Fotos: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Thomson Cruises y Louis Cruises han llegado un acuerdo para sustituir el buque “Thomson Destiny” por el buque “Thomson Majesty”, a partir del próximo mes de mayo. El tour operador británico trata así de rejuvenecer parte de su flota formada, además del citado “Thomson Destiny”, por los buques “Thomson Spirit”, “Thomson Celebration”, “Island Escape” (operado por Island Cruises, que también forma parte del grupo Thomson) y “Thomson Dream”, este último fletado en contrato de larga duración a Costa Crociere.

El buque "Thomson Destiny" será rebautizado "Louis Olympia "

Louis Cruises, por su parte, considera más adecuado para sus intereses el buque “Thomson Destiny”, que será rebautizado “Louis Olympia”, según se informa en los medios marítimos especializados. En función del citado acuerdo, Louis Cruises fleta a Thomson Cruises el buque “Louis Majesty”.

En marzo de 2010, su nombre saltó a primera página de la actualidad marítima cuando, navegando con mal tiempo por el Mediterráneo, un golpe de mar rompió los cristales frontales e inundó parte del buque. En realidad, ambos pertenecen a Louis Cruises, compañía griega con su flota abanderada en Chipre.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo