Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esperábamos que la inauguración ayer de la Terminal de Contenedores de Tenerife (TCT) se hubiera visto acompañada de la presencia de uno o dos buques portacontenedores de nivel, que proyectaran ilusión sobre el futuro inmediato de esta instalación, pero no fue así. Lo que hemos conocido hasta ahora son barquitos de poca monta, de andar por casa, que dicen bien poco de lo que se espera de ella, a no ser que lleguen los chinos y arreglen esto.

Más allá de las declaraciones de la ministra Ana Pastor, nada nuevo bajo el sol. Mucho cargo público en su papel pendiente de salir en la foto. Ojalá las palabras del señor Villar-Mir, presidente de OHL, sean algo más que la paja que suele hablarse en estos casos para quedar bien y pronto veamos lo que realmente importa: barcos y movimiento de contenedores. Transbordos, en realidad, pues el tráfico cautivo no da para más.

Hasta ahora hemos visto en la terminal de OHL barquitos de andar por cosa.

Pensamos que siendo empresarios que están arriesgando sus dineros, los señores de OHL habrán meditado bien lo que están haciendo. Desde luego, es de agradecer la apuesta por el puerto de Santa Cruz de Tenerife, cuando casi todo está concentrado a 50 millas de distancia. Con una maquinaria de segunda mano esperan mover equis miles de contenedores al año y en régimen ascendente… pero, la pregunta es, ¿a partir de cuándo?. Porque algunas fuentes nos dicen que en este año, nada de nada.

Está muy lejos todavía el puerto tinerfeño –y lo decimos con hondo lamento– de ser el puerto que esperamos, competitivo y, por qué no, agresivo en su estrategia comercial. No vamos a entrar en otros detalles que el sector portuario conoce en profundidad. Ojalá se convierta en una plataforma logística tricontinental en el Atlántico y que ello se traduzca en empleo y bienestar. Ojalá. Ahora, lamentablemente, somos seguidores del apóstol Tomás: ver para creer. La parafernalia de equiparación a Singapur, Miami y San Borondón, de los chinos y del barquito que se fugó sin que los que estaban de guardia lo advirtieran y no hayan rodado cabezas de responsabilidad… de eso hablaremos en otro momento.

Foto: La farola del mar (facebook)

CAPSA cumple 50 años

abril 23, 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Compañía Auxiliar del Puerto (CAPSA) cumplió ayer 50 años. Medio siglo de historia y de servicios en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde tiene y mantiene un protagonismo destacado. Nació gracias a la iniciativa de un grupo de consignatarios para alquilar maquinaria –Ángel Cruz Fernández, delegado de AUCONA, fue uno de sus grandes protagonistas– y conocimos a la empresa más de cerca entre 1984 y 1997, etapa en la que trabajamos en Diario de Avisos y tuvimos a nuestro cargo la sección marítima, extinguida desde entonces.

CAPSA montó la primera terminal de contenedores que existió en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, acorde a las necesidades que entonces tenía dicho tráfico. Pero antes de que eso fuera así, en el inicio de esta actividad se reservó el “codo” del enlace del dique del Este, en el que operaban los barcos de Líneas Marítimas Hespérides y Contenemar. Ambas compañías ya desaparecieron y de aquel tráfico inicial hemos llegado en los últimos cuarenta años al considerable desarrollo que conocemos en la actualidad.

Panorámica de la terminal de contenedores de CAPSA

Entre los gestores técnicos que le dieron un nuevo impulso figuran el actual presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior Navarro y el ex presidente de ASINCA, Ramón Villalba, ambos ingenieros industriales de acreditada competencia. CAPSA, además, tuvo un magnífico personal en todas sus áreas y trabajar en esta empresa era un sinónimo de prestigio laboral. Luego vino la ampliación de la terminal del dique del Este, la creación de SOCAESA y el ruidoso litigio con Alberto Herrera, entonces presidente de Naviera Pinillos.

Llegó un momento en el que todo aquello acabó con la venta de la sociedad al mejor postor. Por el camino se habían perdido oportunidades extraordinarias para haber crecido y unas veces por la miopía de la Autoridad Portuaria y otras por los intereses sectoriales, el gran polo del movimiento de contenedores en Canarias está en el puerto de Las Palmas. A la vista está que el avance del tráfico en el puerto tinerfeño se ha visto encorsetado. El asunto es mucho más amplio como para tratarlo aquí en dos palabras.

CAPSA pudo haber crecido más y no lo hizo. Perdió su capacidad de liderazgo

CAPSA, ciertamente, es un importante referente logístico en el tráfico de contenedores del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Desde 1999 es propiedad de Grup Marítim TCB y en los últimos años ha mejorado su capacidad operativa, de modo que en 2012 movió un volumen de 268.000 TEUs, un 71,79% más que hace una década. Hasta el momento su actividad representa el 90 % del total de contenedores del puerto y siempre hemos pensado que si los intereses fueran otros, ahora tendríamos a una Super-CAPSA y no a una CAPSA a secas. No obstante, con la presencia de un nuevo competidor se abre un tiempo de ilusión y esperanza, que esperamos y deseamos sea fructífero.

En su evolución material y tecnológica, en la década de los años ochenta CAPSA trajo una grúa móvil American para dar servicio a los buques de Naviera Pinillos en el muelle de ribera.  Su primera grúa Tango llegó en 1988, cuando se le adjudicó la terminal del dique del Este. Después vendrían las tres grúas Paceco, fabricadas en Bilbao. La terminal de El Bufadero le fue adjudicada en 1993 y en 1999 todas las instalaciones existentes se unificaron en una sola concesión, resuelto el lío judicial que provocó la concesión a SOCAESA.

Fotos: La farola del mar (facebook)

Redacción

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife acordó esta mañana, en el transcurso de su sesión ordinaria, la adjudicación de las obras correspondientes a las “Instalaciones para un escáner de contenedores en el puerto de Santa Cruz de Tenerife”, a la empresa Elimco Soluciones Integrales, S.A. por un plazo de seis meses y un prepuesto de adjudicación de 396.104 euros. Dicha adjudicación supone un nuevo avance en el proceso que culminará con la puesta en marcha de dicha herramienta de control, proceso iniciado el pasado mes de abril con los trabajos de habilitación de la explanada donde se ubicará la misma.

Integran este nuevo proyecto los trabajos de construcción de dos casetas de control, una para uso de la Autoridad Portuaria y otra para la Guardia Civil; del tinglado bajo el que se ubicará el escáner de contenedores; la urbanización del entorno y las instalaciones eléctricas, de alumbrado y telecomunicaciones.

La distribución del tinglado que acogerá el escáner se ha realizado teniendo en cuenta las condiciones de radiación del equipo a instalar, impidiendo el acceso de personas en el área de influencia de la radiación.

Terminal de contenedores del puerto de Santa Cruz de Tenerife

El futuro escáner para contenedores del puerto capitalino tinerfeño estará ubicado entre la nueva terminal de contenedores del Dique del Este y el Centro de Inspección Portuaria, en el mejor lugar para la realización de la tarea para la que fue ideado suponiendo su actividad la mejora y agilización en la inspección de mercancía contenerizada, tanto desde el punto de vista de la seguridad como del control aduanero.

Ya han concluido los trabajos de habilitación de la explanada iniciados el pasado mes de abril, habiendo integrado los mismos el acondicionamiento de la escollera de protección de la explanada; la generación de una superficie de protección para caso de rebase así como de un vial de rodadura de entrada y salida de las instalaciones y vallado del lado mar, que a su vez servirá de cierre definitivo del recinto.

Con fecha 24 de junio de 2011 la Agencia Estatal de Administración Tributaria publicó en el Boletín Oficial del Estado la adjudicación del suministro de “sistema reubicable para inspección no intrusiva de contenedores” a Telecomunicación, Electrónica y Conmutación, S.A. Junto al suministro se incluye el mantenimiento preventivo y correctivo de dicho sistema, ascendiendo el presupuesto base de licitación a 2.257.500 euros.

Foto: Pepe Marrero