Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buen tiempo ha acompañado durante toda la jornada en Santa Cruz de Tenerife, lo que ha permitido disfrutar a los miles de turistas y tripulantes que hoy han llegado a bordo de los buques “Norwegian Epic”, “Mein Schiff 4” y “AIDAsol”. Han sido los protagonistas durante unas horas, con un constante ajetreo de unos diez mil visitantes deambulando por la avenida de Anaga, plaza de España y plaza de la Candelaria y calles del centro de la ciudad.

Cafeterías llenas y muchos de ellos entrando en los comercios, que acaban de abrir la temporada de rebajas. Otros, en excursiones contratadas a bordo o a pie de muelle, para visitar los lugares de mayor interés del interior de la isla: Cañadas del Teide, valle de La Orotava y El Puerto de la Cruz y el monte de las Mercedes y el macizo de Anaga. Vimos también grupos en bicicletas y otras opciones por la franja costera de la ciudad. Un día estupendo del mes de enero.  

Así luce el muelle sur del puerto tinerfeño, visto desde el muelle de ribera

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Segunda escala de temporada del recién estrenado buque de turismo italiano “AIDAstella” en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. AIDA Cruises es una compañía fiel desde hace varios años y hasta la temporada pasada utilizó el puerto tinerfeño como base de operaciones de su campaña invernal. Por razones que desconocemos, en esta temporada el puerto base está en Las Palmas de Gran Canaria. ¿Qué ha sucedido para que eso sea así?, ¿qué se ha hecho mal en el puerto tinerfeño?, ¿dónde está el problema?.

Nos duelen este tipo de situaciones, pues cada escala supone un movimiento estimado de unos 2.200 pasajeros que desembarcan después de un periplo semanal y otros tantos que embarcan. Sin desmerecer lo que ello implica para la Autoridad Portuaria como ente público prestatario de servicios y eminentemente recaudatorio, la lectura es más amplia: los pasajeros que llegan y los que se van utilizan guaguas de turismo en sus desplazamiento al aeropuerto y generan consumo, lo mismo que los relevos de los tripulantes, pues aprovechan unos y otros su estadía para recorrer el centro de la ciudad y consumen en bares, cafeterías y restaurantes, además de taxis y más cosas, entre otras cuestiones.

El buque “AIDAstella”, en su primera en Tenerife el viernes pasado

A la Autoridad Portuaria le decimos que hay que trabajar más. Tenemos que pensar mejor en cómo se están haciendo las cosas antes de causar daño, aunque sea involuntario, a los sectores del comercio y servicios cuando se pierden clientes así, que además son buenos clientes. No podemos permitirnos lujos de este tipo y que no sepamos el por qué de las cosas. No debemos perder clientes cuando tenemos claro que los atractivos y el nivel de los servicios que podemos ofrecer son como mínimo los mismos que se ofrecen a 50 millas de distancia,. aunque allí se mueven de una manera diferente y parece que tienen más nervio. Con ello aquí perdemos fuelle y capacidad de acción. Y los cruceros de turismo, aunque no lo son todo en la actividad portuaria, tienen su importancia en la temporada invernal. Por ello decimos que hay que ser más cuidadosos. 

Los buques de AIDA Cruises son incofundibles y buenos clientes

El buque “AIDAstella” es el más nuevo de la serie construida en Alemania

AIDA Cruises está orientada en exclusividad al mercado alemán

Hasta la temporada pasada, la base de operaciones estuvo en Santa Cruz de Tenerife

Fotos: Jorge Rodríguez Suárez