Juan Carlos Díaz Lorenzo

Teekay Spain vendió hace unos días a armadores griegos el petrolero español “Tenerife Spirit” y desde el pasado 3 de diciembre se encuentra en aguas de El Pireo. El buque estaba fletado por CEPSA en un contrato de trece años de duración, que comenzó en julio de 2000, cuando entró en servicio entonces con el nombre de “Bosco Tapias” y contraseña de Naviera F. Tapias.

La baja del buque del contrato con CEPSA podría estar relacionada con el descenso en la actividad de la refinería de Tenerife, que en este año ha realizado una parada larga, justificada por la situación de los mercados del crudo y el refino de petróleo. El petrolero “Tenerife Spirit” es un tipo “suez-max” de 160.383 TPM y desde junio de 2004 está operado por Teekay Spain.

El petrolero “Tenerife Spirit” ha estado 13 años al servicio de CEPSA

Foto: Rafael Martínez Bescós (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife –el de su matrícula naval– la estampa marinera del petrolero “Tenerife Spirit”,  que maniobró a media mañana en el campo de boyas de la terminal marítima de CEPSA para descargar un cargamento de crudo procedente de Usan Offshore Oil Field, OPL 222, en Nigeria, operado por una filial de la compañía francesa Total. En las fotos de nuestro estimado amigo y colaborador Jorge Rodríguez Suárez, varios momentos de la maniobra.

Propiedad de Teekay Shipping Spain y operado por Teekay Marine Glasgow UK, es un buque de 83.724 toneladas brutas y 160.383 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 275 m de eslora total, 48 m de manga y 9,5 m de calado. Construido en el astillero Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering, factoría de Goeje (Corea del Sur), entró en servicio en 2000 bautizado con el nombre de “Bosco Tapias” (Naviera F. Tapias). Desde junio de 2004 cambió a su actual denominación. Código IMO 9203784.

DSC_0358

Bonita foto a contraluz mañanero del petrolero “Tenerife Spirit”

Tres remolcadores asistieron la maniobra en la terminal marítima de CEPSA

Momento en el que baja la cadena y se fondea el ancla de estribor

Con el ancla y la cadena hecha firme sigue la maniobra

El remolcador “Isidre Nonell” dando de carnero por la amura de estribor

Finalizada la maniobra, los remolcadores participantes se retiran

Se trata de una maniobra compleja, que requiere de tiempo y precisión

El petrolero está inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife

Fotos: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Antes de que existiera la refinería, Santa Cruz de Tenerife ya era un puerto petrolero en el Atlántico. Coexistía, incluso, como base carbonera hasta que el combustible líquido el ganó en poco tiempo la partida. Cuando la competencia advirtió que la recién nacida CEPSA planeaba construir una petrolífera –que así la llamaba la voz popular- a cuatro kilómetros de la ciudad, la Sociedad Petrolífera Shell envió al puerto tinerfeño un petrolero a modo de pontón llamado “Trophon”.

Cuando llegó el primer cargamento de crudo, en noviembre de 1930, que trajo desde Venezuela un petrolero auxiliar de la Royal Navy llamado “RMAS Oleander”, comenzó un ciclo industrial que se mantiene en la actualidad. La refinería se convirtió, a partir de entonces, en fuente de riqueza y empleo muy valorado para quienes tuvieron y tienen la suerte de pertenecer a una empresa tan destacada. Lástima que en los últimos años, CEPSA se haya distanciado tanto de la sociedad tinerfeña.

"Algeciras Spirit", matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife

Panorámica de una parte de la ciudad y la refinería, con el petrolero al fondo

El ciclo de la actividad de la refinería comienza con la llegada del petróleo crudo, como el que descarga en el campo de boyas de La Hondura el petrolero español “Algeciras Spirit”, al que vemos en la foto que nos envía nuestro estimado amigo Pepe Marrero. Y después del proceso de refino y tratamiento en las unidades especializadas, se distribuye en el mercado insular e interinsular a través de Distribuidora Marítima Petrogás, que es el brazo naval de DISA.

Como quiera que la producción actual de la refinería (3,7 millones de toneladas anuales, menos de la mitad del máximo que llegó a destilar) no es suficiente para cubrir la demanda de Canarias, es frecuente la presencia de petroleros que traen productos refinados o, al contrario, cargan para otros destinos. Es el caso del petrolero “AS Lutetia”, al que vemos atracado en el pantalán de los duques de alba, que forma parte de la terminal marítima de CEPSA.

"Faycán", uno de los barcos de Distribuidora Marítima Petrogás

El petrolero de productos "AS Lutetia", en los duques de alba

Fotos: Pepe Marrero