Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una colisión entre el crucero de turismo “Celestyal Cristal” y el petrolero de productos “STI Pimlico”, ocurrido ayer a las 22,25 GMT en el Estrecho de los Dardanelos, cerca del faro de Gallipoli, se ha saldado con graves daños materiales en ambos buques y la evacuación de los 852 pasajeros que viajaban a bordo del primero. No hay víctimas. El suceso provocó el cierre del tráfico marítimo en la zona durante unas horas, mientras intervenían los equipos de rescate. Se ha informado de que el Centro de Control de Tráfico Marítimo les había advertido del peligro de colisión. 

El buque “Celestyal Cristal” está fletado por Celestyal Cruises y regresaba de un crucero por las islas del Egeo. Es el antiguo “Sally Albatross”, barco de accidentada historia y es propiedad de Citron Navigation, una filial de la compañía griega Louis Cruise Lines. El petrolero “STI Pimlico”, de 37.000 toneladas de peso muerto y abanderado en Islas Marshall, pertenece a Scorpio Tankers, una filial de la empresa alemana Offen Reederei, con sede en Hamburgo y procedía de Tuapsé cargado de nafta. Ha sufrido daños en el costado de babor y se ha producido algún derrame leve, según la prensa turca. 

La proa del buque “Celestyal Cristal” tras la colisión con el petrolero “STI Pimlico”

Foto: Guardacostas de Turquía