Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de tres semanas de varada en el dique seco del astillero de Gibraltar, el ferry italiano “Albayzin” está de nuevo en la línea Cádiz-Canarias. Ayer tomó el relevo al ferry “Sorolla” en el puerto gaditano, que la ha atendido durante su ausencia y desde anoche ha pasado a cubrir la línea Almería-Melilla. Además, este año, a la vista de los pobres resultados de la campaña pasada, no hay producto “avión + barco”, pues no compensan los costes con los ingresos. Razón de más para mejorar la calidad del servicio en la línea marítima por excelencia. 

Ya lo hemos dicho otras veces y lo volvemos a repetir. El ferry “Albayzin” no es el barco adecuado y menos en los meses de verano. No tiene espacios públicos suficientes para el pasaje cuando el barco tiene una ocupación elevada y para más inri, los coches viajan al aire libre. Incomprensible. Por el contrario, el ferry “Sorolla” dispone de mejores instalaciones, los coches están a cubierto y, además, ofrece piscina, cine, discoteca y una mejor calidad de servicio a bordo.

Parece que los papeles están invertidos. El ferry “Sorolla” y su gemelo “Fortuny” fueron proyectados para las líneas de Baleares, si bien después el segundo de ellos sustituyó al ferry “Juan J. Sister” –del que se rumorea un posible regreso– en la línea de Canarias. El ferry “Sorolla” cubre la línea Almería-Melilla en unas ocho horas y nos envían a un barco que es el que debiera estar en una línea con esa duración –muy criticado durante la temporada que permaneció en Baleares– y no las treinta y pico horas que invierte sólo en el tramo entre Cádiz y Lanzarote. Luego sigue a Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma y retorno vía Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Puerto del Rosario y Arrecife de Lanzarote.

Echamos de menos en Canarias a dirigentes políticos más preocupados y sensibles por la calidad del transporte marítimo con la Península, como sucede en Melilla con Juan José Imbroda. Seguramente, Trasmediterránea sería entonces más considerada con la atención al servicio en la línea Cádiz-Canarias, de la que cobra una subvención estatal. La alternativa está clara. La línea Canarias-Huelva con el ferry “Volcán del Teide” –de similares características al “Sorolla”–, gana cada día más adeptos. Así el público tiene donde elegir. Y también los cargadores, que son el meollo de la cuestión, pese a que en este aspecto Trasmediterránea tiene uno de los barcos más modernos y capaces de la Marina Mercante española, como es el buque “José María Entrecanales”.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como habíamos adelantado en esta misma sección, esta tarde se ha incorporado a la línea Cádiz-Canarias el ferry “Sorolla”, que relavará durante tres semanas al ferry italiano “Albayzin”, que entra en el dique seco de Gibraltar para su revisión anual reglamentaria. Para ello, Trasmediterránea ha movido ficha y, mientras tanto, el ferry “Zurbarán”, que se encontraba amarrado desde el 5 de marzo en Palma de Mallorca, ha sido reactivado para cubrir la línea Málaga-Melilla, en la que hasta ahora estaba el ferry “Sorolla” y a la que volverá cuando acabe el relevo. Mientras tanto, el ferry “Murillo” sigue amarrado en el puerto palmesano, a la espera de su venta definitiva a unos armadores de Bulgaria. 

Por eso decimos que no se hagan ilusiones, pues en la errática trayectoria de Trasmediterránea y, en concreto, en lo que a la línea Cádiz-Canarias se refiere, hemos retrocedido notablemente. Repetimos que el ferry “Albayzin” no es el barco adecuado, desde luego que no para la temporada de verano, que es cuando mayor demanda existe y más comodidad se requiere, pues las instalaciones del ferry “Sorolla” son muy superiores (cine, piscina, restaurante a la carta, discoteca, etc.), además de la calidad del servicio a bordo. Y hay que recordar que existe un contrato con el Estado, recientemente firmado y a cambio de una subvención, en el que se mantiene la línea, pero lejos de atenderla con el barco adecuado, la compañía nos obsequia con más de lo mismo. De auténtica pena.

El ferry “Sorolla” cubrirá durante tres semanas la línea Cádiz-Canarias

Foto: Marcos Moreno / Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El próximo martes, 20 de mayo, el ferry “Sorolla” tomará el relevo en el puerto de Cádiz al ferry “Albayzin”, que entrará en dique seco para su revisión anual reglamentaria. No se hagan ilusiones. Trasmediterránea no ha cambiado de opinión. En principio, la sustitución tendrá una duración de tres o cuatro semanas, al cabo de las cuales volverá el barco italiano, que será quien atienda la campaña de verano, cuando mayor demanda de plazas existe en la línea.

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones y lo volvemos a repetir. El buque “Albayzin” no es el adecuado para la línea Cádiz-Canarias, máxime cuando Trasmediterránea tiene otros buques, caso del “Sorolla” o su gemelo “Fortuny” e incluso el veterano “Juan J. Sister”, con mejores instalaciones para el pasaje en todos los aspectos. Estos barcos son del mismo modelo que el ferry “Volcán del Teide”, de Naviera Armas, que está ganando cada día más clientes en la línea Canarias-Huelva.

Este es el tipo de barco adecuado para la línea Cádiz-Canarias y no al revés

Foto: Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A veces pensamos que Trasmediterránea no tiene remedio. Y que no entiende o no quiere entender, lo que es peor. La compañía había conseguido mantener un coeficiente de ocupación aceptable y una opinión favorable en la línea Cádiz-Canarias con la incorporación del ferry “Murillo”, que es un barco digno, aun no siendo el más adecuado. Con la excusa de que tenía que entrar en dique para la revisión anual reglamentaria, nos enviaron como sustituto al ferry italiano “Albayzin”, de inferiores condiciones  para el servicio de que se trata, pues son muchas horas de viaje. Y nos ha vuelto a meter un gol sin jugar el partido. 

Desde hace unos días, el ferry “Murillo” está cubriendo la línea Valencia-Palma. Así es como nos trata Trasmediterránea. Y el barco que debiera estar en la línea Cádiz-Canarias, el ferry “Sorolla”, lo tenemos desde hoy en la línea Málaga-Melilla relevando al ferry “Juan J. Sister”, que entra en dique. Ojalá hubieran dejado a éste en la línea para la que fue construido en Finlandia hace casi 22 años, aunque el barco está desmejorado por las noticias que nos llegan. Nada de extrañar tiene que la línea Canarias-Huelva, atendida por un buque similar al “Sorolla”, vaya ganando cada vez más clientela.  

Trasmediterránea sabe que el ferry “Albayzin” no es el adecuado para la línea de Canarias. La compañía parece que está al revés, pues poco le importa

Foto: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Trasmediterránea refuerza desde ayer, 2 de diciembre, las conexiones con Baleares con la incorporación del ferry “Sorolla”. La compañía ofrece casi cien mil plazas de  pasaje durante el periodo vacacional, del 20 de diciembre al 7 de enero, entre Barcelona y Valencia con  Palma, Ibiza y Mahón. Las tarifas para residentes están disponibles desde 24,5 € por trayecto en acomodación butaca, comprando ida y vuelta, informa la naviera. 

El ferry “Sorolla”, con capacidad para un millar de pasajeros, duplica la oferta de pasaje de ferry “Zurbarán”, que ha hecho viaje a Gibraltar para entrar en dique y pasar su revisión anual reglamentaria. A mediodía de ayer hizo su primera salida de Palma de Mallorca en viaje a Barcelona desde donde alternará las conexiones con Palma, Ibiza y Mahón, respectivamente, después de haber permanecido amarrado durante mes y medio en el puerto palmesano. 

Después de mes y medio de amarre, el ferry “Sorolla” está de nuevo en servicio

Trasmediterránea opera en Baleares durante la temporada de invierno con cinco buques, cuatro de ellos dedicados a pasaje y carga y un buque puro de carga. La compañía  realiza  seis servicios semanales a Palma de Mallorca desde Barcelona y otros seis servicios semanales  desde  Valencia.

Con Ibiza mantiene cinco conexiones semanales desde Valencia y dos desde Barcelona; y Mahón tiene tres conexiones desde Barcelona y una conexión semanal desde Valencia vía Palma. Estas frecuencias de carga y pasaje se refuerzan con dos servicios semanales de carga desde Barcelona y Valencia.

Desde mediados de octubre, Trasmediterránea opera sus buques mixtos de pasaje y carga en los  nuevos muelles comerciales de Es Botafoc  y atiende en las nuevas instalaciones  la venta de billetes, entrega de tarjetas de embarque y servicios de carga. La compañía mantiene también su oficina de ventas en la zona del casco antiguo de la ciudad de Ibiza, para facilitar los servicios a sus pasajeros.

Foto: Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El viaje de esta semana será el último de la sustitución del ferry “Sorolla” en la línea Cádiz-Canarias. Cumpliendo con su itinerario, el barco estuvo hoy en el puerto de Santa Cruz de La Palma –como vemos en la foto de José Javier Pérez Martín–  y en el momento de escribir estas líneas se encuentra llegando al puerto de Santa Cruz de Tenerife. De aquí seguirá a Las Palmas, Puerto del Rosario, Arrecife de Lanzarote y Cádiz, a donde llegará a mediodía del próximo lunes.

En el puerto gaditano tomará el relevo el ferry “Murillo”, que es el buque de Acciona Trasmediterránea ha programado para el verano en la línea Cádiz-Canarias. Es mejor barco, sin duda, que el ferry “Albayzin”, pero inferior al “Sorolla” que, con su gemelo “Fortuny”, son los barcos que Canarias necesita para sus conexiones marítimas con la Península, al menos en verano. Lo que muchos tenemos claro, parece que no es así en los despachos de Acciona Trasmediterránea en Madrid.

El ferry “Sorolla”, esta mañana, en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Desconocemos los números que maneja la compañía –al final es cuestión de eso y más en los tiempos que corren-, pero parece claro que sí el barco ha estado cuatro semanas en esta línea en sustitución del anterior y a la espera de su relevo, bien podría atender la campaña de verano, con todo lo que ello tendría de indudable satisfacción para los pasajeros y de mejora de imagen para la compañía. La próxima semana veremos al “Sorolla” en la línea Málaga-Melilla. Incomprensible.

No es mal barco el “Murillo” que, como hemos dicho, es mejor que el “Albayzin”. Pero tiene algunas carencias, como la piscina y el solarium, que es uno de los grandes atractivos que tienen los buques del tipo “Sorolla” y el “Juan J. Sister”. Y mucho antes, la tenían también los ferries “J.J. Sister” y “Manuel Soto” y los cuatro buques de la serie Albatros, cuyo cabeza de serie se llamaba “Juan March”. Para una travesía de algo más de treinta horas entre Lanzarote y Cádiz, se necesita un barco que ofrezca más alicientes y los de la clase “Sorolla” los tienen: cine, piscina, cervecería, veranda, discoteca, comedor a la carta… Parece que no aprendemos.

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La presencia del ferry “Sorolla” en la línea Cádiz-Canarias nos hace evocar la presentación oficial de este buque en el puerto de Barcelona, en mayo de 2001. Ocasión a la que tuvimos el honor de asistir atendiendo a una invitación del entonces presidente de Compañía Trasmediterránea, Miguel Ángel Fernández Villamandos, acaso uno de los mejores gestores que ha tenido la casi centenaria empresa naviera. Punto de partida de una nueva etapa con unos barcos que han marcado un hito en la historia del transporte marítimo nacional y de la construcción naval española.

De aquel encuentro recordamos a David Cabodevila, que fue su primer capitán, a quien habíamos conocido al mando del ferry “Ciudad de La Laguna” en las líneas interinsulares canarias. Entre los invitados se encontraban dos figuras históricas de la flota de la compañía: Salvador Ventura Moreno y José Bruguera Batllori, primeros capitanes y titulares de los ferries “J.J. Sister” y “Manuel Soto”, con quienes compartimos mesa y mantel y evocamos viejos tiempos. Ahora, en el tiempo que nos toca vivir, Marcos Guillemot es el capitán del buque –salió de segundo oficial en su primera tripulación– y con él y su primer oficial Ricardo Villar y el jefe de máquinas Roberto Fernández hemos tenido la oportunidad de visitarlo de nuevo.

Estampa marinera del ferry “Sorolla” en el puerto de Santa Cruz de La Palma

La contraseña de Acciona Trasmediterránea está presente en cinco islas de Canarias

El capitán Marcos Guillemot y quien suscribe, en el puente del ferry “Sorolla”

Desde hace once años, los ferries “Sorolla” y “Fortuny” son los buques más destacados de la flota de pasaje de Acciona Trasmediterránea. El proyecto de ambos está inspirado en el ferry “Juan J. Sister”, aunque son mayores y más rápidos. Si bien se construyeron para las líneas de Baleares y Levante en sustitución de los “canguros”, son los barcos ideales para la línea Cádiz-Canarias, pues poseen unas instalaciones adecuadas y atractivas para una travesía de poco más de treinta horas en su tramo más largo.

Por sus características es un magnífico barco para la línea Cádiz-Canarias

La interconexión entre cubiertas de pasaje está resuelta de manera satisfactoria

Las escaleras troncales son espaciosas y de escalones suaves

Sin embargo, en los últimos años hemos conocido vaivenes en este servicio, lo cual, a nuestro juicio, ha favorecido en parte el éxito de la competencia en la línea Canarias-Huelva. Cierto que Acciona Trasmediterránea es la única naviera que ofrece cinco escalas en otras tantas islas –Gran Canaria, Tenerife, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote-, lo cual es de gran importancia para la exportación frutera y de otros productos y evita transbordos a los residentes en las islas menores.

El concepto del buque corresponde a tres cubiertas para uso y disfrute del pasaje –piscina, solárium, discoteca-bar, comedor espacioso, comedor a la carta, cine, veranda, cervecería a proa, cubierta de paseo, club del conductor, enfermería y dos clases de cabinas– con una considerable capacidad de alojamiento: 812 plazas en camarotes y 288 butacas y un máximo de 71 tripulantes. Tiene salones coquetos, que invitan a la lectura y el disfrute del viaje por mar, en un barco que hemos visto bien conservado, limpio y ordenado. El trato de la tripulación, exquisito.

El salón de popa de la cubierta principal es un espacio muy atractivo

En la zona dominan los tonos rojos y ocres, de impacto visual agradable

El acceso a la cubierta superior en el salón de popa

La discoteca es otro de los espacios atractivos que posee el buque

El proyecto de estos buques comenzó a tomar forma a finales de la década de los años noventa. El éxito del ferry “Juan J. Sister” –construido en Finlandia en tiempos de la presidencia de Luis Delso Heras y puesto en servicio en mayo de 1993– aportó una serie de experiencias positivas que se tomaron en cuenta a la hora de concretar las especificaciones de las nuevas unidades.

El primer contrato, firmado el 30 de julio de 1999, corresponde al buque “Sorolla”, que se adjudicó el astillero Hijos de J. Barreras, en Vigo, de cuya factoría es la construcción número 1.580. El segundo contrato, considerando los plazos de entrega contractuales, se adjudicó a la factoría de Astilleros Españoles en Puerto Real (Cádiz).

Recepción y punto de información central del buque

Los pasillos son amplios. El barco está limpio y ordenado

Panorámica del comedor principal del ferry “Sorolla”

El comedor es funciona, amplio y luminoso. Un espacio impecable

La veranda, situada a la banda de babor, es una de las zonas más coquetas

Toda la zona está decorada con fotos antiguas de barcos de la compañía

La cervecería, situada a popa, es un punto de encuentro distendido

El barco tiene rincones muy agradables para conversar, leer y descansar

Las posibilidades son varias. Este rincón, otro punto atractivo del barco

El 11 de enero de 2000 se procedió a la puesta de quilla y el 25 de octubre del citado año resbaló por la grada y se entregó el 10 de mayo de 2001. Once días después se estrenó en la línea Barcelona-Palma de Mallorca, de gran demanda de pasaje y vehículos en verano. En el mes de junio pasó a cubrir la línea Valencia-Palma y no sería hasta septiembre de 2006 cuando llegó por primera vez al puerto de Santa Cruz de Tenerife –su puerto de matrícula naval-, en sustitución del ferry “Juan J. Sister” en la línea Cádiz-Canarias. En el puente de mando de este buque, muy cerca de la imagen de la Virgen del Carmen, existe una placa colocada en julio de 2011 en memoria del capitán Bernardo L. Suau Calderay, fallecido en edad temprana.

El solárium y la piscina, un magnífico espacio al aire libre

La tienda está aceptable, aunque echamos en falta productos corporativos

Las salas de butacas permiten ver la televisión con comodidad

Puente de mando del ferry “Sorolla”. Tecnología avanzada de su momento

El equipo propulsor se ha revelado eficiente: cuatro motores Wärtsila 8L46A, cuatro tiempos y simple acción, con una potencia total de 39.372 caballos acoplados a dos reductoras e igual número de ejes que accionan dos hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad máxima de 23,5 nudos. Sala de máquinas diáfana y fácil de moverse entre los motores principales, auxiliares y otros equipos, todo controlado por sistemas informáticos de nueva generación desde la sala de control y el puente de mando. Para las maniobras en puerto dispone de dos hélices transversales de 1.300 caballos de potencia.

Motores principales Wärtsila de la banda de estribor

Motor auxiliar ABB Wärtsila, fabricado en España bajo licencia

Reductora de los motores de estribor, vista desde la parte superior

Ala izquierda de la cámara de control de la sala de máquinas

Es un buque de 26.916 toneladas brutas, 14.308 toneladas netas y 5.000 toneladas de peso muerto, en un casco de 172 m de eslora total -157 m de eslora entre perpendiculares-, 26,20 m de manga, 9,20 m de puntal y 6,20 m de calado. Dispone de una gran bodega con capacidad para 1.809 metros lineales y dos cubiertas para 336 coches. A popa, dos rampas de acceso de 18 m de largo x 8,50 m de ancho, todo lo cual confiere al buque una estampa marinera compacta y bien proporcionada. Código IMO 9217125. 

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El ferry “Sorolla” se incorpora hoy a la línea Cádiz-Canarias en la que releva al ferry “Albayzin”, si bien, todo hay que decirlo, es una sustitución temporal pues, según lo que está previsto, el barco que cubrirá la línea a partir de mediados de marzo será el ferry “Murillo”. En la actualidad se encuentra en dique seco pasando la revisión anual reglamentaria, la misma razón por la que el ferry “Sorolla” sustituyó al ferry “Juan J. Sister” en la línea Málaga-Melilla.

El ferry “Murillo” ya es conocido de los pasajeros de la línea Cádiz-Canarias, pues en ocasiones anteriores ha hecho sustituciones temporales. Es buen barco –mejor que el “Albayzin”, sin duda, que pasa a las líneas de Baleares– y tiene más capacidad de carga rodada, factor importante, pues Acciona Trasmediterránea mantiene su liderazgo en dicho sector y, además, la incorporación de este buque refuerza las necesidades del transporte frutero.

Durante tres o cuatro semanas tendremos al “Sorolla” en la línea de Canarias

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde ayer, domingo, el ferry “Sorolla” cubre la línea Melilla-Málaga en sustitución del ferry “Juan J. Sister”, con motivo de su varada anual reglamentaria. Durante las tres próximas semanas estará operando este buque con los mismos horarios y programación del buque al que sustituye hasta mediados de febrero, informa la compañía.

Este buque y su gemelo “Fortuny” son los mayores de la flota de Acciona Trasmediterránea. Disponen de servicios similares a los cruceros y capacidad  para mil pasajeros que pueden viajar en acomodación de camarotes clase club y clase turista y camarotes para personas con movilidad reducida y butacas. Pueden transportar 330 vehículos y 1.800 metros lineales de carga.

Estampa marinera del ferry “Sorolla”, matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife

Este buque alcanzó la máxima calificación del  club automovilista alemán ADAC en colaboración con  los otros clubes europeos, sobre seguridad  en los ferries europeos, además de otros galardones por la configuración de sus servicios para pasajeros con  movilidad reducida. El buque dispone también de casetas certificadas por la Fundación Affinity y zonas de paseo para animales domésticos.

El ferry “Sorolla” realiza la programación habitual en la línea Melilla-Málaga, con salidas desde Melilla los lunes a las 23:59  h., y de martes a sábado a las 23:30 h.  Y desde Málaga  a Melilla,  lunes y domingos   a las 23 h.  y de martes a sábado a las 13 h. Los lunes este buque hace una salida de Melila a Almería a las 09 h y de Almería a Melilla a las16:30 h.

En el resto de conexiones con Almería  sigue operando el ferry “Las Palmas de Gran Canaria”,  con salidas diarias desde Melilla a  Almería -excepto lunes que hace esta conexión el ferry “Sorolla”- de martes a domingo a las 13 h., menos los viernes que la salida es a las 14 h. Desde Almería a Melilla las salidas se realizan  de martes a domingo a las 23:30 h. El ferry “Las Palmas de Gran Canaria” hace una salida los lunes a las 12 h de Melilla a Almería y a las 23 h de Almería a Melilla.

Foto: Javier Ortega Figueiral

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días hemos tenido la gran satisfacción de conocer al capitán Marcos Guillemot, titular del ferry “Sorolla”, de la flota de Acciona Trasmediterránea. A sus 48 años de edad, desde hace cinco está al mando de este buque, en el que salió de segundo oficial cuando su puesta en servicio en mayo de 2001. Recordamos el acto de presentación en el puerto de Barcelona, atendiendo a una invitación del entonces presidente de la compañía, Miguel Ángel Fernández Villamandos, en presencia de diversas autoridades y de su primer capitán, David Cabodevila.

El capitán Marcos Guillemot y quien suscribe, en el puente del buque “Sorolla”

Y recordamos especialmente el encuentro posterior, en el comedor del buque, con dos protagonistas de la historia de mar y barcos de la compañía: Salvador Ventura Moreno y José Bruguera Batllori, a quienes conocimos y tratamos durante mucho tiempo en la línea Cádiz-Canarias al mando de los buques “J.J. Sister” y “Manuel Soto”. Ambos hace ya tiempo que emprendieron su última singladura, pero su recuerdo permanece inalterado. Bruguera nos dejó un libro titulado “Navegante por la memoria” escrito en catalán, que un día nos hizo llegar Laureano García. Recuerdo que se hace presente a los capitanes Matías Enseñat Massot y Luis Segarra Badillo, que hacían los relevos de éstos.

El capitán Marcos Guillemot ha hecho toda su carrera profesional en Trasmediterránea. Es un hombre jovial, de trato muy agradable, buen conversador y orgulloso de su barco, que nos ha mostrado con todo detalle. A pesar del tiempo transcurrido y los miles de pasajeros y vehículos transportados se conserva muy bien, está limpio y ordenado. Es el resultado del esfuerzo de una tripulación comprometida con su medio de vida y de servicio al público y de los distintos departamentos de la compañía que tienen que ver con ello. No en vano, junto a su gemelo “Fortuny” son los “flag ships” de Acciona Trasmediterránea.

El ferry “Sorolla”, atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Foto: José Javier Pérez Martín