Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de año y medio de permanencia en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde efectuó reparaciones y trabajos de mantenimiento de diversa naturaleza, la plataforma “off shore” Southern Cross abandonó esta tarde su atraque en el dique del Este, camino de Túnez, a remolque de los remolcadores Sea Wolf 1 y Sea Bear, respectivamente. Se trata de buques de 2.590 GRT, especializados en el remolque y anclaje de plataformas petrolíferas. Tienen una potencia de 15.000 caballos cada uno y son propiedad de la compañía noruega Deep Sea Supply Plc.

La maniobra de salida de este artefacto se convirtió en todo un espectáculo.  Mide 79,25 metros de eslora, 48,16 de manga y 6,63 de calado, alcanzando el punto más alto de la torre 160 metros sobre el nivel del mar. Inicialmente se preveía una estancia de dos o tres meses, que al final se han convertido en 18 meses, por circunstancias del mercado, tiempo durante el cual su presencia ha generado trabajo y beneficios para unos cuantos.

La plataforma ha permanecio 18 meses en el puerto tinerfeño

Los remolcadores contratados esperan en el dique del Este

El remolcador "Sea Bear" salió el primero, como apoyo del remolque

 Fotos: Antonio Sáez