Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de una larga travesía en la que ha cruzado el Atlántico desde Montevideo (Uruguay), ayer, a primera hora de la tarde, arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife el crucero Delphin, coincidiendo a su llegada con la salida del catamarán Bencomo Express. A medianoche continuó viaje a Las Palmas, desde donde iniciará esta noche un nuevo crucero que le traerá mañana, por segunda vez, al puerto tinerfeño y continuará a medianoche a Santa Cruz de La Palma, Funchal, Lisboa y Hamburgo, donde rendirá viaje.

Este buque es el primero de una serie de cinco gemelos construidos en los astilleros Wärtsila, en Helsinki (Finlandia) destinados a la flota de pasaje de la extinta URSS y fue entregado el 15 de enero de 1975 a la compañía estatal Black Sea Shipping Co., con sede en Odessa, bautizado con el nombre de Belorrusiya. Los cuatro buques restantes recibieron los nombres de Azerbaihzan, Gruziya, Kareliya y Kazakhstan, respectivamente.

Los cinco buques habían sido construidos con un garaje para 256 coches, que, posteriormente, sería reconvertido en cubierta para pasajeros, aumentado así su capacidad de 505 plazas iniciales, a 650 en la actualidad, y emplazados en el mercado turístico europeo. Los trabajos se realizaron en los astilleros Lloyd, en la República Federal de Alemania.

En 1991, tras la desintegración de la URSS, este buque pasó a pabellón de Ucrania. El 25 de octubre de 1992, cuando se encontraba reparando en astilleros de Singapur, se produjo una vía de agua que inundó parcialmente el barco, siendo reflotado y remolcado a los astilleros Lloyd para su reacondicionamiento, entrando de nuevo en servicio en diciembre de 1993 rebautizado con el nuevo nombre de Kazakhstan II.

Desde entonces el buque está fletado por Delphin Seereisen y dedicado al turismo alemán, con bastante éxito. En junio de 1995, la propiedad del barco pasó a la sociedad Lady Lou Shipping Co., abanderado en Chipre y desde mayo de 1996 figura a nombre de la sociedad Sea Delphin Shipping Co., abanderado en Malta con el nuevo nombre de Delphin.

Es un buque de 16.331 toneladas brutas y 2.251 toneladas de peso muerto y mide 156,27 metros de eslora total, 22 de manga y 5,90 de calado máximo. Está propulsado por dos motores Pielstick-Wärtsila 18 PC2V, con una potencia de 13.240 kw sobre dos ejes y hélices de paso variable, que le permite mantener una velocidad de 21,5 nudos. Su estampa marinera permanece inalterable desde que salió a navegar, por lo que, al igual que sus gemelos –todos a flote- resulta inconfundible.

A su llegada, el crucero "Delphin" se cruzó, de vuelta encontrada, con el catamarán Bencomo Express

Es un barco bonito, construido en Finlandia en 1975

Maniobra de atraque en el muelle sur del puerto tinerfeño

Fotos: Antonio Sáez

Anuncios