“Balmoral” en Leixoes

noviembre 22, 2010

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque insignia de Fred. Olsen Cruise Line, Balmoral, situó hoy su elegante estampa marinera en el puerto de Leixoes, como se aprecia en la fotografía de nuestro estimado amigo y colaborador José Modesto. Es un barco bonito, que acredita la trayectoria de la compañía de origen nórdico tan arraigada en Canarias desde comienzos del siglo XX.

Fred. Olsen Cruise Line empezó su andadura turística en 1987 con el crucero Black Prince. Venía avalada por su experiencia, conocimiento y fama en las líneas regulares de pasajeros entre Noruega y el Norte de Europa, así como entre Inglaterra y Canarias, en la época de zafra frutera.

La experiencia se demostró viable y tras el remozado Black Prince llegaron los cruceros Black Watch, Braemar, Boudicca y, por último, el vistoso Balmoral. Tiene una clientela fiel, ingleses en su mayoría, muchos de ellos repetidores. Las limitaciones del convenio SOLAS 2010 determinaron la venta del crucero Black Prince, construido en 1966.

Vendido a la compañía venezolana SAVECA y rebautizado Ola Esmeralda, el gobierno chavista puso todas las trabas posibles y consiguió que la iniciativa fracasara. Posteriormente, el barco pasó a bandera de Sierra Leona y desde hace varios meses se encuentra en Puerto Príncipe (Haití), como buque-hotel de las fuerzas desplegadas en el desgraciado país antillano.

"Balmoral", un barco elegante, hoy en Leixoes

Foto: José Modesto

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela desautorizó a los armadores del crucero de turismo de su misma nacionalidad Ola Esmeralda, la sociedad SAVECA, para el inicio de su primer viaje por el litoral del país, previsto para el pasado 20 de noviembre.

SAVECA había promovido una campaña de publicidad en varios diarios y páginas web de Venezuela, pero el Ministerio del Ambiente retrasó la autorización pertinente e incluso exigió la retirada de toda actividad que lo promueva hasta que no se conozcan los resultados de un estudio de impacto ambiental.

En el programa del primer viaje del crucero Ola Esmeralda, con tiene su base en el puerto de La Guaira, figura el fondeo en las proximidades de las pequeñas islas de Los Roques y La Tortuga, zonas consideradas “sensibles” por su alto valor ecológico y limitadas a una presencia regular de turistas. También tenía previsto recalar al norte de la isla de Margarita, sin necesidad de atracar en puerto, ya que el buque está dotado de una marina desplegable a popa que facilita el uso y disfrute del mar y de los deportes náuticos.

El presidente de Servicios Acuáticos de Venezuela, C.A. (SAVECA), Juan Aguilera, declaró al periódico El Nacional su deseo de encontrar las mejores soluciones posibles que levanten la prohibición, contemplando tanto la reducción de escalas previstas como un cuidadoso respeto a las normas medioambientales, que impidan deterioro alguno de los espacios naturales incluidos en el itinerario del buque.

SAVECA es la primera compañía venezolana dedicada a cruceros de turismo y la propietaria del crucero Ola Esmeralda, que opera con el nombre comercial de Ola Cruises. El barco, que fue entregado a sus nuevos armadores en el puerto de Southampton el pasado 6 de noviembre, es un viejo conocido de los puertos canarios, pues se trata del histórico Black Prince, buque señero, durante muchos años, de la flota de Fred. Olsen.

Fred. Olsen Cruise Lines acordó la venta del buque a sus nuevos propietarios el 6 de mayo de 2009 y las gestiones se hicieron a través de un broker de EE.UU. El crucero noruego finalizó su último viaje en Southampton el 16 de octubre y a continuación se procedió a los trámites para su entrega. El buque, construido en astilleros alemanes en 1966, navegó durante la temporada de zafra frutera entre Canarias, Inglaterra y el Continente y en verano, rebautizado Venus, cubrió diversas líneas de pasaje entre Inglaterra y el Norte de Europa.

En 1987 fue reconvertido en crucero de turismo, iniciando así una nueva etapa que marcó el comienzo de Fred. Olsen Cruise Line. La compañía dispone en la actualidad de una flota de cuatro buques: Black Watch, Braemar, Boudicca y Balmoral y opera en el mercado británico, preferentemente.

En declaraciones a la prensa turística especializada, el presidente ejecutivo de SAVECA, Juan Aguilera, dijo que una de las razones que motiva a los venezolanos a viajar en un crucero es que ofrece una buena relación precio-valor, en comparación a los paquetes turísticos. “Los cruceros te permiten disfrutar de una excelente gastronomía, descubrir paisajes paradisíacos, disfrutar de juegos acuáticos y, además, controlar los gastos, ya que no tienes que estar preocupado por pagar comidas, hoteles o traslados. Es decir, sólo debes concentrarte en relajarte”.

El crucero venezolano Ola Esmeralda, con capacidad para 474 personas, representa una gran oportunidad turística para el venezolano ya que recorrerá tres de los lugares más atractivos del Caribe: La Tortuga, Margarita y Los Roques. “Si analizamos el mercado turístico del país, un paquete para estos lugares es muy costoso y, a veces, hasta está dolarizado. Esto no ocurrirá con los viajes de Ola Cruises, ya que han sido diseñados pensando en las necesidades y características del venezolano. Por esta razón, nuestros precios son muy accesibles para todos los estratos de la población”, comenta Aguilera.

Es importante resaltar que para tomar este crucero no es necesario trasladarse previamente a Margarita o salir del país. “Nuestro viaje ha sido diseñado para zarpar desde el puerto de La Guaira, además no se necesita utilizar el cupo de Cadivi, ya que nuestros precios son en bolívares. Por esta razón, Ola Cruises representa una gran oportunidad turística para todos los venezolanos quienes deseen tener unas vacaciones inolvidables”.

El buque Ola Esmeralda es un “crucero ambientalista” que navegó en aguas europeas, en rutas con escalas en las costas de Inglaterra, Irlanda, Canarias y Mar Báltico, cumpliendo con los más altos estándares internacionales en materia ecológica. Además, está dotado con las últimas tecnologías para garantizar el mayor cuidado del medio ambiente y cuenta con un personal altamente calificado “que transmitirá en todo momento a la tripulación y a los turistas del crucero la importancia de cuidar el ecosistema de nuestro Mar Caribe”.

La programación inicial del crucero Ola Esmeralda consiste en dos itinerarios de tres y cuatro noches y unos precios por persona desde 275 bolívares fuertes.  En algunos medios se dice que el retraso en la decisión de los entes gubernamentales es posible que se postergue o incluso se deniegue el permiso.

El crucero venezolano "Ola Esmeralda" es el antiguo "Black Prince", viejo conocido de los puertos canarios

La marina del crucero "Black Prince", desplegada en una escala en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Fotos: Adolfo Ortigueira Gil y Juan Carlos Díaz Lorenzo