Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía italiana Grimaldi, propietaria del ferry “Sorrento”, fletado por Trasmediterránea, ha solicitado autorización al Ministerio de Fomento para que el buque sea remolcado al puerto de Sagunto. Del remolque se ocupará la compañía holandesa Smit Salvage, que ha sido contratada para ello. Según se ha informado, el fuego no ha afectado gravemente a la estructura interior del buque, por lo que tras el amarre y sucesivas inspecciones se decidirá sobre su futuro. Lo importante ahora es, además de asegurar su flotabilidad, proceder a la extracción del combustible, estimado en unas 750 toneladas de fuel.

Los trabajos ahora se centran en enfriar las zonas afectadas por el fuego y anular cualquier posibilidad de rebrote del fuego. A simple vista se aprecia el desplome de la cubierta superior, provocada por las elevadas temperaturas registradas durante el incendio. El buque se encuentra a unas 18 millas de Dragonera y tiene cabos dados al remolcador italiano “Gian Emilio C”, contratado por Grimaldi. Se especula con la posibilidad de que el causante del fuego haya sido el cortocircuito de un camión frigorífico situado en la cubierta número 4. El hecho de que el buque tenga amplios espacios abiertos a ambas bandas que permite la corriente de aire, favoreció el desarrollo del fuego.

El ferry “Sorrento” está a la espera de su remolque a Sagunto

Foto: Salvamento Marítimo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un helicóptero de Salvamento Marítimo evacuó ayer a un tripulante del crucero de turismo italiano “AIDAstella”, cuando el buque navegaba en dirección a Arrecife de Lanzarote, donde se encuentra atracado hoy. A las 16,30 h, el capitán informó por megafonía de que en 45 minutos se aproximaría una aeronave con dicha finalidad.

El barco paró máquinas y primero lo intentó por proa (17.15 h), resolviendo hacerlo por popa (17,52 h). El evacuado es un tripulante joven que fue trasladado a un centro sanitario. En el momento de la despedida, los pasajeros, en su inmensa mayoría alemanes, aplaudieron la operación mientras el helicóptero se alejaba cumplida su misión. 

El helicóptero de Salvamento Marítimo se aproxima al buque “AIDAstella”

Poco más de media hora invirtió la evacuación del tripulante enfermo

Los turistas, alemanes en su mayoría, aplaudieron la despedida del Helimer

Fotos: Alexander Geistlinger

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Salvamento Marítimo ha reforzado con un tercer remolcador las labores para intentar reflotar a los dos buques portacontenedores encallados en la costa de El Saler, Valencia, tras el fortísimo temporal registrado en la noche del pasado viernes, que los ha dejado literalmente en seco y varados en un banco de arena. Por lo que hemos escuchado en los informativos televisivos de hoy, se trata de dragar un canal para favorecer la entrada de agua y que tenga calado suficiente para reflotar.

Los buques varados son “BSLE Sunrise” (5.988 GRT), abanderado en Panamá y construido en 1992, tiene 18 tripulantes a bordo y está cargado de tubos, mientras que el buque “Celia” (6.264 GRT), abanderado en Antigua & Barbuda y construido en 2005, lleva 12 tripulantes y está cargado con contenedores vacíos, en su mayoría de Maersk, por lo que hemos visto en las imágenes. Los trabajos tratan de enfilar la proa de los barcos a mar abierta.

Los dos buques han quedado muy próximos a la playa

El buque “Celia” está cargado de contenedores vacíos

Los remolcadores “Punta Mayor” y “SAR Mesana” intentan desde que amainó el temporal ponerlos a flote, pero los trabajos se antojan más complicados de lo inicialmente previstos. El buque “BSLE Sunrise” ha sido desplazado unos 45 metros y 90 grados respecto de su posición original. La presencia de los dos buques se ha convertido en un atractivo para muchas personas, mientras otras miles pasan apuros, necesidades y profundas tristezas tras los devastadores efectos del temporal.

Fotos : Agustín Alapont Manuel Hernández Lafuente

Literalmente en seco

febrero 16, 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La imagen del catamarán español “Maverick 2” resulta lo suficientemente elocuente. El barco está literalmente en seco, subido sobre una gran roca, lo que nos hace comprender la magnitud del accidente, afortunadamente sin víctimas, aunque el buque ha sufrido daños de importancia.

La compañía propietaria, Baleària, dice que investiga las causas pero no ofrece explicación alguna sobre lo sucedido. Se sabe que el citado catamarán, que cubría la línea entre Ibiza y Formentera, embarrancó anoche, a las 19,55 h, en el lugar conocido como S’ IlIot de Sa Torreta, en Espalmador. A bordo iban 27 personas -21 pasajeros y seis tripulantes-, registrándose sólo un herido leve, con dolencia en cuello o espalda.

Desde el momento en el que se conoció la noticia, Capitanía Marítima y Salvamento Marítimo activaron los protocolos establecidos para estos casos, desplegándose en la zona la lancha “Salvamar Markab”, que llegó al lugar del suceso a las 20,25 h, así como el buque “Marta Mata” y un helicóptero.

En este estado quedó el catamarán "Maverick 2", tras el accidente

Los pasajeros y tripulantes, excepto el capitán y el primer oficial que permanecieron a bordo, fueron evacuados en 40 minutos a partir de las 21,20 h mediante una lancha neumática a la Salvamar, y después a tierra, desembarcando a las 23,45 h en el puerto de La Savina, todo ello con mucho frío en el ambiente, por lo que fueron arropados con mantas. Los pasajeros alaban el trato recibido por parte de la tripulación, según leemos en la  edición digital de ultimahora.es.

Se ha comprobado que no se ha producido vertido de los tanques de combustible del buque siniestrado, que han sido sellados. No obstante, según informa Baleária, se ha activado de forma preventiva la prealerta del Plan Cambal (Plan Especial de Contingencia por Contaminación en aguas marinas), mientras la compañía trabaja en el plan de reflotamiento del buque.

El servicio entre Ibiza y Formentera se mantiene sin alteraciones atendido por los buques “Nixe” y “Maverick”, gemelo del siniestrado. Se trata de un catamarán convencional, de 40 m de eslora y capacidad para 356 pasajeros, que desarrolla una velocidad de 30 nudos. Anteriormente habían sido explotados por la compañía italiana SNAV.

Foto: Salvamento Marítimo

Ejemplo de valor y coraje

febrero 5, 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días hemos tenido la inmensa satisfacción de compartir una velada entrañable con el capitán Tomás González Sánchez-Araña y su esposa, Soledad Méndez, tras conseguir recalar a buen puerto, al resguardo de la vida, después de un año de singladuras difíciles, capeando los temporales más duros con los que jamás se había enfrentado. Lo ha hecho en las mejores condiciones posibles, con buen calado y francobordo y hoy tiene y mantiene una sonrisa y la expresión sincera en su rostro de su talante entrañable.

El amigo Tomás nos dijo el mismo día en que le diagnosticaron un cáncer que iba a capear el temporal que se le avecinaba como nunca lo había hecho hasta entonces. Y nosotros, que conocemos su vida marinera, su arrojo y su valentía, sabíamos a ciencia cierta que lo iba a hacer con todo su esfuerzo, su gran capacidad y su mayor tesón. Y así ha sido.

Tomás y Sole, un esfuerzo compartido y bien respaldado

Hace unos días, los doctores que le han atendido en el Hospital La Candelaria, donde ha recibido el tratamiento correspondiente, le han dado el alta médica y ahora toca hacer las revisiones periódicas. Durante todo este tiempo nos hemos mantenido en permanente contacto. Sin duda, el que las cosas hayan salido bien se debe, asimismo, al empeño y la dedicación constante y permanente que ha puesto Sole, abnegada y entregada en todo tiempo y circunstancia.

Tomás tiene de nuevo su voz clara y su expresión vital latente. Su alegría es un canto a la vida. Sus ganas de vivir y sus ansias de emprender nuevas singladuras, oteando la línea del horizonte desde Las Caletillas o desde Hermigua, o quizás desde las tierras anchas y llanas de la castellana Zamora. Da igual. Lo importante, lo realmente importante, es mantener el rumbo correcto y seguir compartiendo singladuras emocionales, una forma de disfrutar de su amistad, su experiencia y sus conocimientos en CEPSA, Fred. Olsen, Alisur y en Salvamento Marítimo. Una escuela de sabiduría náutica inagotable.

Con un loro que vino de Venezuela, en sus años de mar y barcos

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo