Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las fragatas “Almirante Juan de Borbón” y “Blas de Lezo” han participado entre los días 4 y 15 de octubre en los ejercicios multinacionales “Joint Warrior” realizados en aguas de Escocia. Se trata de unas maniobras avanzadas que organizada cada semestre la Royal Navy para su adiestramiento en operaciones conjuntas, informa la Armada española. En esta edición ha participado un amplio número de unidades navales, aéreas, submarinas y terrestres procedentes de numerosos países aliados.

La fragata “Blas de Lezo” está integrada en la Agrupación Permanente de Escoltas 1 de la OTAN (SNMG-1). El ejercicio se ha desarrollado en un escenario de crisis con varios conflictos realistas que simulan disputas territoriales, en un ambiente de actividad terrorista, piratería y otras amenazas actuales. Para los dos buques españoles ha supuesto una excelente oportunidad de operar dentro de un marco conjunto donde se integran los ámbitos marítimo, aéreo, submarino y cibernético.

img_01

Suministro de combustible en navegación a una de las fragatas españolas

La novedad en esta edición ha sido la inclusión de una amenaza de misiles balísticos, que ha servido de antesala a la actividad At Sea Demonstration (ASD-15), organizada por el Multi-National Missile Defence Forum (MTMD), para adiestrarse frente a la amenaza de este tipo de misiles. En esta demostración toma parte la fragata “Almirante Juan de Borbón” en aguas al norte de Escocia junto a buques de Holanda, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Noruega.

El objetivo de estas maniobras consiste en evaluar la nueva capacidad instalada de forma temporal a bordo del buque español, que le permite detectar y hacer seguimiento de misiles balísticos. Durante la celebración del ASD-15, la fragata “Almirante Juan de Borbón” contribuye al sistema de defensa contra misiles balísticos multinacional, además de efectuar un lanzamiento de misil contra un blanco aéreo convencional.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife se encuentra, en escala para descanso de su tripulación, la fragata británica “HMS Iron Duke” –comandante, capitán de fragata Thomas Treday–, cuarta de la clase “Duke” (Type 23), formada por 16 unidades que forman el grueso de la fuerza naval británica de ataque, junto a los buques del denominado Type 45. Tres de ellas han causado baja y en la actualidad navegan con pabellón chileno. A las restantes todavía les queda mucha vida operativa por delante, pues su baja está programada entre 2023 y 2036.

Estos buques, de 4.900 toneladas de desplazamiento y poderoso armamento, sustituyeron a la clase “Leander” y las fragatas Type 21. Aunque fueron proyectadas para la lucha antisubmarina en el Atlántico Norte en tiempos de la guerra fría para contrarrestar a los submarinos soviéticos, el cambio de escenario ha motivado su empleo en diversas operaciones, incluso de tipo humanitario, dada su versatilidad.  El buque que nos ocupa, numeral F-234, fue construido en el astillero Yarrow y entró en servicio en mayo de 1993.

La fragata británica «HMS Iron Duke», atracada en el puerto tinerfeño

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A primera hora de esta tarde arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque oceanográfico británico “HMS Enterprise”, en escala técnica de dos días de duración, quedando atracado en el extremo del muelle sur como se aprecia en la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Esteban González Mendoza.

En realidad se trata de un buque SVHO, es decir, “survey vessel – hidrographic oceanographic” y tiene un gemelo llamado “HMS Echo”. Son los primeros barcos de la Royal Navy provistos de hélices azimutales, las cuales, unidas a un sistema de posicionamiento dinámico, permiten una gran maniobrabilidad y precisión en el desarrollo de sus trabajos.

En su condición de “survey vessel” puede prestar apoyo a submarinos y operaciones anfibias, así como el desempeño de un rol secundario como buque de mando y plataforma operativa para el uso de contramedidas de minas.

El buque "HMS Enterprise", a su llegada a Santa Cruz de Tenerife

El buque que hoy nos visita ha sido construido en los astilleros de Appledore, subcontratado en junio de 2000 por Vosper Thornycroft. Botado el 27 de abril de 2002, entró en servicio el 17 de octubre de 2003. Numeral H-88, tiene su base en Devonport.

Desplaza 3.470 toneladas standard y son sus principales dimensiones 90,60 m de eslora total, 16,80 m de manga y 5,50 m de calado máximo. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico y mantiene una velocidad de 15 nudos. Tiene una autonomía de 9.300 millas a velocidad económica de 12 nudos. La tripulación está formada por 72 personas. Dispone de armamento convencional y equipamiento electrónico característico de un buque de su clase.

Foto: Esteban González Mendoza (imaxfotocanarias)