Juan Carlos Díaz Lorenzo

La prensa de Rusia destaca el nuevo récord de viaje del buque rompehielos “Vaygach”, que ha completado el tránsito por la ruta del norte en siete días y medio, desde el lado siberiano del estrecho de Bering hasta alcanzar el Mar Blanco. Una distancia de algo más de 2.200 millas náuticas, entre los días 17 y 25 de diciembre, que cubrió a una velocidad promedio de 12 nudos.

Otros tránsitos por esta ruta se han hecho en ocho días o más, por lo que el nuevo récord, lejos de verlo como un éxito, se asume con preocupación porque las condiciones del hielo en la zona ártica están cambiando. En Rusia están considerando la posibilidad de que esta ruta sea de índole comercial, siguiendo las propuestas de una conferencia reciente celebrada en St. Petersburgo.

Estampa marinera del buque rompehielos «Vaygach»

El buque rompehielos “Vaygach” es propiedad de la compañía estatal Atomflot, con sede en Murmansk. Excepto el reactor, que tiene una potencia de 50.000 caballos y es de fabricación rusa, el resto fue construido en el astillero Wärtsila en Helsinki (Finlandia) y entró en servicio en 1990. De 20.791 toneladas brutas, mide 151,80 m de eslora, 29 m de manga y 8,50 m de calado. Código IMO 8417493.

Foto: Tuomas Romu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Murmansk” es el nombre de un nuevo buque rompehielos, construido en el astillero Arctech, en Helsinki (Finlandia), que fue puesto a flote el pasado 25 de marzo, en ceremonia que amadrinó la señora Marina Vasilyevna Kovtun y en presencia del gobernador de la región ártica de la que toma su nombre. El nuevo rompehielos forma parte del programa de renovación de flota del Ministerio de Transportes de Rusia y es el primero de una serie de tres unidades.

Un 40 % de los bloques y otros componentes de la construcción número 509 han sido fabricados en el astillero de Vyborg y el armamento final y puesta en marcha se hace en el astillero finlandés, cuya propiedad es rusa. La entrega está prevista para finales de este año y operará en aguas heladas del Ártico. La potencia propulsora instalada será de 27 MW y podrá intervenir en la lucha contraincendios, transporte de carga y remolque. Mide 119,80 m de eslora y 27,50 m de manga, podrá romper capas de hielo de 1,5 m y operar en ambientes de -40º C.

Este será el aspecto final del buque rompehielos «Murmansk»

Foto: Arctech

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es frecuente ver a un buque rompehielos en aguas de los puertos canarios. Bien es verdad que, en este caso, cumple con su cometido de buque oceanográfico al servicio del Arctic and Antarctic Research Institute (AARI, vinculado al Federal Service for Hydrometeorology and Environmental Monitoring of Russian Federation (Roshydromet). Se llama “Kapitan Dranitsyn”, tiene bandera rusa, es propiedad de Murmansk Shipping Co. y nuestro amigo y colaborador Bermaxo lo captó en la imagen en que lo vemos fondeado en aguas de Las Palmas de Gran Canaria.

Nuestros lectores recordarán el protagonismo que tuvo en 1996, cuando se convirtió en el primer buque de su clase que dio la vuelta al mundo y su intervención en el rescate, en ese mismo año, del buque de turismo “Hanseatic”, con 135 pasajeros a bordo. En 2000 hizo otro viaje de especial interés, consistente en una vuelta al mundo en latitudes árticas, partiendo de Hammerfest (Noruega) y escalas en Keflavik (Islandia), Stromfiord (Groenlandia), regiones de Canadá, Alaska, Chukotka y Murmansk.

Estampa marinera del buque rompehielos «Kapitan Dranitsyn» en aguas de Las Palmas

Es el tercero de una serie de cuatro buques similares, iniciada en 1977 con la entrega del “Kapitan Sorokin”. A éste le siguió en 1978 el buque nombrado “Kapitan Nikolaev” y tras el que nos ocupa, en 1981 entró en servicio el cuarto y último de ellos, llamado “Kapitan Khlebnikov”. Los tres primeros tuvieron su base en Murmansk y el cuarto en Vladivostok. Aquellos eran los tiempos de la URSS y Finlandia suministró –y lo sigue haciendo en la actualidad– parte importante de los buques especializados, tanto de rompehielos oceánicos como fluviales.

Construcción número 132 del astillero Wärtsila, Helsinki (Finlandia), entró en servicio en diciembre de 1980. Se trata de un buque rompehielos convencional clasificación RMRS LL3. A medida que creció el interés turístico por las regiones árticas, el buque fue modificado para alojar a 102 pasajeros en 46 cabinas exteriores, lleva una tripulación de 60 personas y dispone de una plataforma para las operaciones de un helicóptero. Desde 1995 está dedicado a misiones científicas, aunque también ha hecho viajes turísticos por el Ártico y norte de Rusia, caso del archipiélago Frants Joseph, Spitzbergen, New Land, Chukokta, estrecho de Bering y Polo Norte geográfico.

Es un buque de 12.919 toneladas brutas, 3.876 toneladas netas y 4.515 toneladas de peso muerto. Mide 129 m de eslora total -121,30 m de eslora entre perpendiculares-, 26,54 m de manga, 12,30 m de puntal y 8,50 m de calado. Está propulsado un sistema diesel-eléctrico, formado por seis motores Wärtsila Sulzer 9ZL40/48, con una potencia de 24.660 caballos y tres motores eléctricos que suman otros 21.715 caballos, acoplados a reductoras que accionan tres ejes y hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de 19 nudos en aguas abiertas y dos nudos en capas de hielo con un espesor de 1,3 m. Código IMO 7824405. 

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un helicóptero del buque rompehielos chino “Xue Long” consiguió rescatar en cinco viajes de 45 minutos a los 52 pasajeros del buque ruso “Akademik Sholkaskiy”, después de diez días apresados entre los hielos de la Antártida. La noticia ha dado la vuelta al mundo, pues no en vano ha tenido en vilo después de que les haya tocado pasar a bordo el Día de Navidad y también Año Nuevo.

La última noticia al respecto, según informa la Australian Maritime Safety Autothority (AMSA), es que los pasajeros están sin novedad a bordo del buque de apoyo “Aurora Australis” y que el rompehielos chino que acudió en su ayuda también está aprisionado entre los hielos. A la espera de que mejore el tiempo, se mantiene a la expectativa de que en breve plazo pueda ganar más abierta. Habrá que ver quién paga el gasto que supone el rescate de esta expedición, cuya naturaleza ha sido contestada en algunos sectores científicos.

El buque «Akademik Sholkaskiy», atrapado entre los hielos de la Antártida

El buque rompehielos chino «Xue Long» también está atrapado

Los expedicionarios se encuentran a bordo del buque «Aurora Australis»

La expedición que viajaba a bordo del buque “Akademik Sholkaskiy” rememora la campaña antártica del explorador australiano Douglas Mawson, realizada en la zona entre 1911 y 1914. Capas de hielo de tres metros inmovilizaron el barco que, aunque tiene el casco reforzado para la navegación en aguas polares, no es un rompehielos. La tripulación rusa permanece a bordo y tratará de salir de su trampa con la ayuda del buque chino, que ahora también está bloqueado.

El viaje, que comenzó en noviembre, ha terminado antes de lo previsto. El 24 de diciembre se complicó la situación y el capitán del buque “Akademik Sholkaskiy” pidió ayuda. La llamada fue captada por la AMSA y al día siguiente otros dos barcos especializados se dirigían en su ayuda. El 27 de diciembre se encontraban a 15 y 20 millas de distancia, pero el empeoramiento de las condiciones atmosféricas retrasó el salvamento de los 52 pasajeros. Sólo los pingüinos que habitan en la zona se acercaron al costado del buque apresado para contemplar al extraño visitante de sus dominios.

El buque “Akademik Sholkaskiy” es el tercero de una serie de diez unidades de la clase “Akademik Shuleykin”, construidos entre 1982 y 1985 en el astillero Oy Laivateollisuus, en Turku (Finlandia). Se trata, en origen, de barcos equipados para labores de investigación del Servicio de Hidrología y Meteorología, Academia de las Ciencias, Ministerio de la Industria del Gas y Ministerio de Geología en tiempos de la URSS. Registra 1.754 toneladas brutas, 526 toneladas netas y 620 toneladas de peso muerto y mide 71,60 m de eslora total, 12,60 m de manga y 4,70 m de calado. Está propulsado por dos motores Ruskiy, con una potencia de 3.180 caballos y anda 12 nudos. 

Fotos: AFP, Yong Wang (Chinese Arctic and Antarctic Administration) y Alex Kozyr.  

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace algo más de una semana se encuentra atrapado en la Antártida el buque ruso «Akademik Shokalskiy», con 74 personas a bordo, entre científicos, turistas y 22 tripulantes. Zarpó de Nueva Zelanda el 29 de noviembre con el afán de conmemorar el primer centenario de la expedición del explorador australiano Douglas Mawson y quedó atrapado el 24 de diciembre, cuando se encontraba a unas cien millas al este de la estación antártica francesa Dumont d’ Urville.

El buque rompehielos “Xue Long”, construido en 1983 en astilleros de Ucrania, fracasó en su primer intento por liberar al buque científico ruso. La niebla y la nieve han impedido el vuelo de un helicóptero para el rescate y el grosor del hielo han dificultado la aproximación, obligando a desistir también a un rompehielos australiano. El punto más cercano a mar abierta está a unas 16 millas, según estimaciones de los técnicos. El estado de ánimo a bordo es bueno y han celebrado la despedida de 2013 y la bienvenida de 2014.

El buque ruso «Akademik Sholkalskiy», atrapado en la Antártida

Foto: AFP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un plazo de siete meses, el estudio de ingeniería Aker Arctic Technology diseñará el primer buque rompehielos que tendrá la República Popular China, informa la compañía finlandesa. El encargo es una acción conjunta del State Oceanic Administration (SOA), Chinese Arctic  and Antarctic Administration (CAA) y Polar Research Institute of China (PRIC), interesados en construir un nuevo buque para la investigación en territorios árticos y antárticos.

La experiencia de Aker Arctic, que ha diseñado y construido el 60 % de los buques de su tipo existentes en el mundo, ha resultado determinante para el encargo del Gobierno chino. En líneas generales se trata de un buque de 120 m de eslora, 22,30 m de manga y 8,50 m de calado. Estará propulsado por un sistema diesel-eléctrico que accionará hélices azimutales y dispondrá de alojamiento para 90 personas. La clasificación corresponde al Lloyd’s Register y la China Classification Society (CCS).

Imagen aproximada del aspecto exterior del futuro rompehielos chino

Foto: Aker Arctic